Príncipe Cautivador – Capítulo 71

Traducido por Akatsuki

Editado por Sakuya


—¡Príncipe Heredero! —Leng Zi se paró frente al príncipe heredero. Aunque sus heridas aún no se habían recuperado, nunca llegó tarde. Sin embargo, a pesar de que se esforzaba, el Príncipe Heredero nunca le dejaba hacer algo. Era como una persona ociosa criada por el príncipe heredero.

Esos ojos grandes, como perlas negras que ondulaban en un mar profundo, eran puros y claros, y emitían una corriente interminable de luz. Su pequeña boca estaba ligeramente caída, haciéndolo parecer un niño que ignoraba los asuntos del mundo.

Leng Zi miró al príncipe heredero y preguntó sin saber qué decir.

—Príncipe Heredero, soy muy obediente, ¿podrías dejar que te siga? —Estaba claro que la residencia del príncipe heredero era fría, pero era unida. Había una especie de calor helado que le impedía contener su envidia.

Shang Wu Xin caminó hacia él y preguntó—: ¿Por qué? Debes saber que, si quieres seguir a mi lado, no serás el joven maestro de la Residencia Leng, sino mi guardia, un subordinado ordinario.

De hecho, Shang Wu Xin tenía sus propios pensamientos desde el principio cuando aceptó a Leng Zi, y ahora que estaba en una situación difícil, lo estaba haciendo a propósito.

Leng Zi miró al Príncipe Heredero y vio que se veía cada vez más hermoso. Ahora llevaba una túnica blanca. Aunque no había estado a su lado, podía verlo desde lejos. Incluso estuvo muy preocupado después de verlo envenenado, pero no podía acercarse, esto le hizo saber que era débil.

—Desde que entré en la residencia del príncipe heredero, he sabido quién soy. —Respondió Leng Zi en voz baja.

—Eso es bueno. —Shang Wu Xin asintió —Dado que ese es el caso, vamos a buscar algunas cosas para jefe Steward Hai. Aunque no hayas peleado con otros como el joven maestro de la Residencia Leng, espero que te adaptes rápidamente.

Tan pronto como entró a su habitación, Shang Wu Xin frunció el ceño. Hubiera sido una tontería por parte suya no saber quién era esta persona, pero al mismo tiempo, se quedó sin palabras.

Sin embargo, justo cuando entró a su dormitorio, algo la sujetó repentinamente por la muñeca. Como no esperaba que hiciera tal cosa, apretó fuertemente la muñeca de Shang Wu Xin.

Debido a que la sujetaban de la muñeca, ambos estaban extremadamente cerca. Shang Wu Xin levantó la cabeza y vio el hermoso perfil de Han Xuan Hao. Sus rasgos eran como si los hubiera creado un artesano, y su nariz recta acentuaba aún más su atractivo perfil lateral.

—¿Qué sucede contigo? —Shang Wu Xin preguntó. Al mismo tiempo, movió su muñeca para recuperarla, pero no esperaba que Han Xuan Hao fuera tan fuerte. Shang Wu Xin luchó, pero no pudo liberarse, y justo cuando se preparaba para usar su energía interna…

—Está bien. —Entonces Han Xuan Hao la atrapó entre sus brazos, sus ojos se llenaron de alegría y miedo. Estaba tratando con algunos asuntos cuando recibió la noticia de que el príncipe heredero había sido envenenado, por lo que se apresuró a regresar. Aunque había recibido la noticia de que el príncipe heredero estaba bien, no se sintió aliviado y se dirigió a la mansión. Fue solo ahora que lo vio de pie sano y salvo a su lado, que finalmente se sintió tranquilo.

Finalmente pudo confirmar sus pensamientos mientras olía la fragancia del Príncipe Heredero. Había tenido miedo antes. Después de todo, este joven le había salvado la vida, y ahora estaba interesado en este frío y extraordinario príncipe heredero. No había amado a nadie, pero ahora estaba seguro de que estaba enamorado de este joven, no de el joven con el título, sino de él.

Tras la muerte de la princesa mayor, los siguientes eventos solo profundizaron su amor por el Príncipe Heredero.

¡Bang!

Mientras Han Xuan Hao abrazaba al Príncipe Heredero, fue repentinamente golpeado por una ráfaga de viento. Si no hubiese estado alerta y el Príncipe Heredero hubiera realizado un movimiento asesino, entonces no solo habría terminado contra la pared, también habría terminado gravemente herido.

Los ojos de Shang Wu Xin que miraban a Han Xuan Hao, quien se estrelló contra la pared, eran fríos. No sabía qué pudo haberle pasado a este hombre por la cabeza para querer hacerle esto. Ella quería matarlo, pero recordando como este hombre malvado la ayudó, solo uso su energía interna para despegarse de él.

—¿Quieres morir? —Preguntó Shang Wu Xin tristemente al hombre que tosía en la pared.

Han Xuan Hao, que logró recuperarse, miró al Príncipe Heredero parado frente a él sin la menor preocupación. Sus ojos comenzaron a brillar mientras miraba al Príncipe Heredero como si fuera algún tesoro encontrado.

—Wu Xin, eres realmente cruel, ¿no éramos amigos? Te has vuelto muy cruel. —Habló Han Xuan Hao de manera ofendida. Sus ojos ligeramente caídos, le daban una belleza desgarradora.

Era una pena que Shang Wu Xin no sintiera nada. Solo sentía que los hombres a su alrededor se estaban volviendo cada vez más extraños.

—Príncipe Heredero, ¿sucedió algo? —Una voz firme se escuchó desde afuera de la habitación. Lo escuchó cuando regresó del palacio y cuando ingresó a su habitación, aunque no se atrevía a entrar, pero viendo como el Príncipe Heredero no respondía.

—Puedes irte. —Shang Wu Xin no quería que nadie supiera de Han Xuan Hao. Si alguien se enterase que el Príncipe Heredero y el Señor del Pabellón de la Estrella Fría estuvieron juntos, realmente habrían graves problemas.

—¿El Príncipe Heredero confía en esa sirvienta? —Preguntó Han Xuan Hao confundido. Había visto a esta sirvienta antes y sabía que el Príncipe Heredero tenía a dos criadas a su lado. Aunque no eran bellezas, eran personas extremadamente capaces. Sintió que debería tener un especial cuidado con ellas dos. Después de todo, están al servicio del Príncipe Heredero. ¿Qué sucedería si las toma para sí?

—¿Te gusta? —Preguntó Shang Wu Xin. Ella era su sirvienta personal, por lo que no interferiría con sus sentimientos. Mientras fuera lo suficientemente leal a la persona que ama y no lo amenacé, lo toleraría.

—¿Qué? —Han Xuan Hao se asustó —¡No me gusta! ¿Qué pasa contigo?

Shang Wu Xin no respondió, y Han Xuan Hao se sintió aburrido.

Al escuchar los pasos del Príncipe Heredero alejarse, hablo con insatisfacción—: ¿Es vergonzoso no hacer nada? ¡Me duele hacerlo! —Se quedó mirando el rostro blanco del Príncipe Heredero mientras seguía hablando sin poder hacer nada. —No esperaba que volvieras a la capital luego de ser envenenado. ¿Por qué ignoras esas cosas?

Observando su rostro demacrado y su ropa inusual de Han Xuan Hao, ella se convenció aún más.

—Estoy bien. —Respondió Shang Wu Xin de una manera extraña. Aunque sus palabras fueron sencillas, fue suficiente para hacer feliz a Han Xuan Hao.

Él era muy consciente de lo frió que era el Príncipe Heredero. Quizás, era realmente tan cruel como su nombre, pero el hecho de que pudieran hablar directamente, significaba que era considerado cercano a él. En cuanto a obtener el privilegio del Príncipe Heredero, Han Xuan Hao tenía mucho tiempo.

—Escuché que el Divino Doctor y el Príncipe Quian de Nangong se están quedando en la residencia del Príncipe Heredero. ¿Es cierto? —Preguntó Han Xuan Hao con tristeza. Él aún no logró quedarse en la residencia del Príncipe Heredero, pero alguien más lo hizo libremente. —¿Por qué no puedo quedarme también en la residencia del Príncipe Heredero?

Han Xuan Hao sintió que era mejor tomar la iniciativa. Además, también podría evitar que atacaran al Príncipe Heredero.

—¡Hmph! —Shang Wu Xin resopló con frialdad. —Aparte de ti, ¿quién más se atrevería a entrar libremente a la habitación de este Príncipe Heredero? Además, con tu estatus, dejar que te quedes podría crear algunos problemas a este Príncipe Heredero.

Han Xuan Hao al escuchar esto, se quedó sin palabras. Solía pensar que su estatus de asesino era bueno y que podía hacer lo que quisiera, pero ahora pensándolo nuevamente, Han Xuan Hao se sintió inferior. Un asesino y un príncipe, incluso si fuera aceptado, ¿podría reducir la brecha entre ellos dos?

Shang Wu Xin de repente pensó en algo y preguntó—: ¿En tu pabellón tienes mujeres limpias? —Recordando el nombre de ‘Estrella Fría’, Shang Wu Xin no se atrevió a felicitarlo. Aunque conocía el origen del nombre, aún no estaba acostumbrada a pronunciarlo.

Han Xuan Hao miró al Príncipe Heredero con una expresión extraña. ¿Podría ser que está buscando una concubina? Aunque él mismo no tenía una, tenía claro los asuntos matrimoniales, pero recordar que el Príncipe Heredero cumplió quince años, lo hizo sentir incómodo. Cuanto más lo pensaba, más incómodo se sentía.

—El Príncipe Heredero tiene quince años, ¿cómo puede pensar en esas cosas? —Respondió Han Xuan Hao en un tono serio y a la vez extraño. —Hay tantos lobos alrededor suyo. Es mejor no tocar a una mujer por el momento. Y, además, ¿cómo podrían esas mujeres ser dignas del Príncipe Heredero?

Shang Wu Xin miró a Han Xuan Hao peligrosamente.

—¿No? ¿O necesitas que te ofrezca tres condiciones a cambio? Hmmm… Será sólo una condición. Encuentra a una mujer limpia para la mansión del Tercer Príncipe.

—¿Para Shang Chen Ying? —Han Xuan Hao se tranquilizó. Estaba realmente asustado al pensar que el Príncipe Heredero quería una mujer. Aunque no era necesario usar una condición, al ver la expresión del Príncipe Heredero, mantuvo la boca cerrada. De todos modos, aún tenía otras dos condiciones.

Al ver que el Príncipe Heredero claramente no le prestaba atención, Han Xuan Hao se arregló la túnica y salió de la mansión.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *