Príncipe Cautivador – Capítulo 84

Traducido por Akatsuki

Editado por Ayanami


El carruaje se detuvo cerca de un lago. No era el lago más hermoso de la capital, pero bajo la luz del sol era totalmente diferente.

Cuando el carruaje se detuvo, todos los presentes miraron en su dirección, en especial las muchas señoritas y sirvientas que deseaban ver la elegancia del Príncipe Heredero. Ellas pensaron que el Príncipe Heredero no podía ser cautivado, pero ahora que había una señorita en su residencia, significaba que tenían una oportunidad para ser elegidas.

Las personas que conducían el carruaje eran Leng Zi y Wu Wei, y junto a ellos había un espacio vacío a la espera de alguien. No obstante, estas tres presencias hacían que todos se sintieran diferentes. Un joven general que se volvió un subordinado, una mujer que era más fuerte que un guardia y una sirvienta que lo servía fielmente.

La primera persona en bajar del carruaje fue Nangong Qian, que vestía de púrpura. Su hermoso rostro y su cuerpo espléndido estaban cubiertos de una fría arrogancia que parecía trascender el mundo mundano.

Al verlo bajar del carruaje todos se pusieron firmes. Aunque no tenía poder en el Estado Shang, representaba el poder del Reino Nangong. Hubo muchas ocasiones en las que varias naciones estaban en desacuerdo, pero también hubo ocasiones en las que cooperaron. ¿Quién no quisiera ganarse el favor de alguien que podía hacer tales cosas?

Luego de la aparición del Rey Qian, la siguiente persona en salir del carruaje fue el Príncipe Heredero, Shang Wu Xin. El día de hoy llevaba puesto una túnica negra, con sus labios iluminados por los débiles rayos del sol, su rostro se volvió más exquisito de lo normal, llegando a parecer un regalo proveniente del cielo.

Nangong Qian, que bajó primero del carruaje, miró a Shang Wu Xin y se relajó un poco, aun así no se veía bien. En el interior, Han Xuan Hao estaba demasiado apegado al Príncipe Heredero. Verlo actuar así hizo que le doliera el corazón, y el estómago. Tan pronto como el carruaje se detuvo, se apresuró a abandonarlo antes de que perdiera su ‘identidad’.

—Príncipe Heredero~ —Una voz dulce se escuchó desde el interior del carruaje, quienes la escucharon se tensaron al darse cuenta de que, probablemente, era la joven acompañante del Príncipe Heredero. Ver que la trajo como su acompañante demostró que realmente la adoraba.

Una mano se asomó desde el interior del carruaje. Era tan delgada y a la vez extremadamente hermosa. Claramente, su piel era blanca, pero bajo la luz del sol, deslumbraba a quienes la miraban.

—¿El Príncipe Heredero no ayudará a esta yatou? —El resentimiento en su voz se podía escuchar claramente. Shang Wu Xin tembló al escuchar esto y miro el carruaje con disgusto. A Nangong le pareció divertido ver su reacción, aunque todavía odia a la mujer, por la forma en que se llevaban, parecían ser amigos. En cuanto a por qué el Príncipe Heredero la mantuvo a su lado, Nangong no lo pensó mucho, porque mientras no la amara, no le importaría.

—Príncipe Shang, ¿No va a asistir a la invitación de la bella dama? —Bromeó Nangong. ‘Tenías que haber dejado a esa mujer en su burdel.’ Susurro en su corazón. Esta era una emoción que nunca antes había sentido, pero ahora al ver al Príncipe Heredero sostener la mano de la mujer, instantáneamente sintió que su ánimo anterior había desaparecido. Ahora solo quería cortar la mano de la mujer y tomar su lugar.

Cuando la mujer salió del carruaje, la multitud dejó escapar un ‘hiss’ (siseo) de sorpresa. No fue porque Nangong Qian y Shang Wu Xin no fueran guapos, sino porque eran hombres y no tenían mucho de qué maravillarse.

Al verla bajar del carruaje, su incongruente atuendo rojizo le dio un aura demoníaca y esto se intensificó con el velo que cubría su rostro. Su larga cabellera era como una cascada que cambiaba su flujo con cada movimiento. Y la desidia de sus ojos le agregaba un encanto fatal. Cada movimiento suyo estaba mezclado con un aura indescriptible que arrebata las almas a los incautos.

—El Príncipe Heredero es muy amable conmigo. —Han Xuan Hao coqueteo con Shang Wu Xin, haciendo que ella temblara. Nangong Qian, que estaba a su lado, la apartó de Han Xuan Hao sin considerar su mirada.

Han Xuan Hao claramente estaba furioso, pero no podía decir nada. ¿Quién le pidió que fuera una mujer? Además, aún no era la esposa principal. Si se excedía públicamente, habría muchas personas molestando al Príncipe Heredero y por el bien de evitar eso, se mantuvo tranquilo.

—Príncipe Heredero, Rey Qian. —Shang Chen Ying, vestido de blanco, les dio la bienvenida. Él no tenía mal aspecto, mejor dicho, los hijos del Emperador eran todos guapos. Pero entre todos los príncipes y princesas, Shang Wu Xin era el mejor.

Nangong Qian no pensó mucho en el Tercer Príncipe. Quizás, por qué no le agradaban los demás príncipes, pero era una lástima que el Príncipe Heredero no se sintiera cómodo.

Nangong Qian asintió, y Shang Wu Xin dijo: —Tercer Hermano Imperial. —Luego subieron al bote, pero Han Xuan Hao fue detenido antes de poder subir.

—¿? —Shang Wu Xin miró al guardia con disgusto. Sin importar que, aunque estuviera disfrazado de mujer, Han Xuan Hao también era uno de los suyos. Aunque podía dejarlo, no podía tolerar que otros la molestaran.

—Informe para el Príncipe Heredero. Esta señorita no es la concubina del Príncipe Heredero ni tampoco su sirvienta, así que no puede abordar. —El guardia miró al Tercer Príncipe antes de continuar. —También, se desconocen sus orígenes. No podemos dejarla subir y molestar a las demás señoritas.

El aura de Han Xuan Hao cambió bruscamente. Después de tantos años en el mundo marcial, se había acostumbrado a matar imprudentemente. ¿Cómo podría dejar que un simple guardia se atreviera a ofenderlo? Sin importarle estar vestido de mujer, iba a matarlo.

Shang Wu Xin se acercó y abrazó a Han Xuan Hao de la cintura. Incluso siendo un hombre, la cintura de Han Xuan Hao era tan suave que la hizo sentir incómoda por un momento. Tener contacto con Shang Wu Xin hizo que su intención asesina se disipará en un instante. Sin poder evitarlo, las comisuras de su boca formaron una sonrisa, e ignoro al guardia que una vez quiso matar.

Nangong Qian sintió como el aura de Han Xuan Hao había cambiado de repente. No era normal, pertenecía a un ser que exigía sangre. ¿Cómo pudo el Príncipe Shang reprimir tal sed de sangre y mantenerlo a su lado? ¿O es que planea algo?

Luego de golpear al guardia que bloqueaba el paso a Han Xuan Hao con una velocidad increíble, miró a Shang Chen Ying y dijo: —Puedes intentarlo.

Con las miradas pervertidas dirigidas hacia Han Xuan Hao por parte de los jóvenes maestros, él habló: —La Residencia del Príncipe Heredero es ahora también, mi residencia. Nadie puede intimidarme excepto mi persona.

Han Xuan Hao sonreía con tanta fuerza que su cabeza parecía estar temblando. Tenía muchas ganas de abrazar y besar al Príncipe Heredero. Se había convertido en ‘el hombre’ del Príncipe Heredero. Un hombre vestido de mujer.  ¿Cuánto tiempo le tomaría convertirse realmente en “la mujer” del Príncipe Heredero?

Nangong Qian, que vio las acciones del Shang Wu Xin, comprendió que él era una persona extremadamente protectora. Acercándose al oído de Shang Wu Xin, susurró: —Este rey también ha ingresado en la Residencia del Príncipe Heredero. Me preguntó si también puedo ser la persona del Príncipe Heredero.

No solamente lo escuchó Shang Wu Xin, sino también Han Xuan Hao e inmediatamente se puso en alerta. Él sabía lo encantador que era el Príncipe Heredero, ya era demasiado tarde para intentar escapar.

—No sé si podré ayudarlo con eso. —Respondió Shang Wu Xin descuidadamente, pensando en que este hombre se había vuelto a enfermar. Después de todo, Nangong Qian ya se había enfermado con anterioridad.

Nangong Qian no lo había pensado mucho, pero cuando lo dijo, sintió que era natural. Pensó que este joven era el veneno más hermoso del mundo.

—Puedo ver… —La voz de Nangong Qian era muy frágil, tanto que ni él mismo se pudo escuchar.

Observando al guardia intentando salir del lago, Shang Wu Xin miró hacia Kong’er. —No deseo que la persona que insultó a tu maestra siga viva. —Además de una orden parecía ser una amenaza. Un desprecio hacía la vida.

Kong’er nunca pensó que recibiría una orden así del Príncipe Heredero. Normalmente, eran sus sirvientas personales quienes hacían el trabajo. Si fallaba, no solo tendría heridas en su cuerpo, sino también perdería la vida.

Siguiendo la orden del Príncipe Heredero llegó al punto donde el guardia intentaba salir del lago. Sujetándolo por el cabello, lo empujó al interior del lago. Quiénes presenciaron tal acto comenzaron a tener miedo mientras que otras solo miraron con desdén. No obstante, nadie se atrevió a decir algo frente al Príncipe Heredero.

—No podría decir que carece de habilidad. —Comentó Han Xuan Hao con una expresión confusa. ¿Cómo pudo ella empujar fácilmente a un hombre más fuerte dentro del agua?

—¿Son hombres del Tercer Príncipe? —Pregunto Nangong Qian. Sabía que no debía preguntar demasiado, pero no podía controlarse.

—No necesariamente. —Shang Wu Xin miró a los ojos de su hermano imperial.

 

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *