Dama a Reina – Capítulo 33: ¿Estoy muerta o viva?

Traducido por Kiara Adsgar

Editado por Yusuke


Todo se estaba cayendo de lugar. Como ese día, la realidad que Lucio conocía se caía a pedazos y tendría que afrontar una nueva realidad. Se dio cuenta instintivamente de que se avecinaban cambios, y no podía predecir cómo fluirían sus emociones después del torbellino. Se había convertido en un emperador, venerado por su gobierno ejemplar, y fue un gran político que sofocó los conflictos entre los nobles, sin embargo cuando se trataba del amor, estaba destinado a ser débil. Los hombres eran vulnerables cuando se trataba de ese tipo de cosas.

Mientras tanto, Patrizia recordó el camino exacto que tomaron, y dijo ella con voz optimista:

—Su Majestad, pasamos por aquí antes. Con suerte estamos cerca.

—¿Es eso así? Bien, ¡Ay! —Lucio de repente lanzó un fuerte grito.

—¿Su Majestad? ¿Qué es? Patrizia dijo con urgencia.

—Ugh… no es nada…

Las palabras de Lucio se desvanecieron, y Patrizia detuvo a Sally y examinó la condición del emperador. Su frente se sentía como una hoguera. La fiebre había aumentado de nuevo.

Patrizia frunció el ceño preocupada. No podían permitirse ningún retraso. Ella prometió volver al punto de partida lo antes posible.

—Su Majestad, solo aguante un poco más —dijo con voz firme. Ella lo abrazó un poco más fuerte para que no se cayera, luego instó a Sally a avanzar nuevamente. Realmente no tenía mucho tiempo ahora. Su estado de salud, solo iría de mal en peor si no recibía el tratamiento adecuado.

♦ ♦ ♦

El área inicial del torneo estaba en caos.

—¿Dónde está Su Majestad el emperador?

—No solo Su Majestad, sino también Su Majestad, la reina. ¿Qué ha pasado?

—¿Pasó algo malo?

Los nobles comenzaron a entrar en pánico después de que el emperador y la reina no regresaron en el tiempo establecido. Naturalmente, la culpa recayó en sus guardias, incluida Raphaella, pero Lucio y Patrizia les habían ordenado que dejarles solos, lo que dificulto dar amonestaciones.

Una reunión de emergencia se organizó a toda prisa en un cuartel temporal, y después de una discusión seria, los nobles concluyeron que tenían que usar toda la mano de obra disponible para buscarlos. Los caballeros del torneo se dividieron en grupos y se asignaron a buscar una sección cada uno. Los nobles sonrieron con satisfacción cuando terminaron de hacer sus planes, y el duque Vasi, quien se convirtió en el líder del esfuerzo de búsqueda, decidió reunir a los caballeros y darles sus órdenes.

Justo cuando la reunión estaba a punto de concluir, alguien entró en el cuartel. Naturalmente, los ojos de los nobles se volvieron hacia la entrada. Después de confirmar la identidad del recién llegado, el duque Vasi frunció el ceño y pronunció el nombre de la persona.

—Lady Phelps.

—Duque Vasi. ¿Es verdad? —dijo Rosemond con voz temblorosa.

El duque no respondió a su pregunta.

—¿Cómo llegaste aquí, lady Phelps?

—Eso no es relevante ahora. ¿Es cierto que Su Majestad no ha regresado?

—Desafortunadamente, sí —respondió con voz apagada.

Rosemond se tambaleó hacia atrás. No se suponía que fuera así. La única víctima que quería era Patrizia. ¡No Lucio, él no!

—Ah… qué debo hace… —Se atragantó, las lágrimas comenzaron a caer por su rostro.

—Comenzaremos nuestra búsqueda de inmediato, así que no te preocupes demasiado por eso, mi señora. Pero se supone que debes estar en el Palacio Imperial. ¿Qué te trae por aquí?

—Vine a encontrarme con Su Majestad, y luego escuché sobre esto… oh Dios… esto es… El frágil cuerpo de Rosemond se tambaleó, y Glara, que estaba a su lado, estabilizó rápidamente a la concubina. El duque Ephreney dirigió una mirada severa hacia Glara.

—Creo que lady Phelps está en estado de shock. Por favor, llévala a otro lado.

—Sí, mi señor —respondió Glara, y rápidamente escoltó a Rosemond fuera del campamento.

El ataque de mareo de Rosemond fue más fingido que real, pero en ese momento ella realmente quería caer al suelo. ¡Patrizia no fue la única que se había ido! Este fue el peor final para Rosemond. Si Lucio no regresaba, el trono pasaría a la siguiente persona en fila. Entonces, Rosemond ya no tendría derecho a vivir en el palacio.

Se mordió las uñas mientras su ansiedad aumentaba. Era demasiado tarde para intentar algo ella misma, ya que había demasiados ojos a su alrededor ahora.

—Maldita sea, ¿qué debo hacer? —murmuró para sí misma—. Cómo podría…

—¡Mi señor! —Un caballero pasó junto a Rosemond y corrió hacia los barracones. Se giró para mirar al caballero con el ceño fruncido, luego lo siguió en silencio hasta la sala de reuniones. El caballero respiró hondo unas pocas veces y luego entregó su informe.

—¡Mi Señor, los encontré a ambos!

Los ojos de Rosemond se agrandaron. Ella no sabía si alegrarse o enojarse. Sintió un alivio indescriptible de que Lucio estaba vivo, pero ¿Patrizia también? Su mandíbula se apretó con ira. ¿Fracasó su plan?

—Cosas inútiles —murmuró sombríamente, pero las palabras fueron enterradas nuevamente por las voces de los nobles.

—¿Los encontraste?

—¿Dónde están ahora?

—¿Están ambos a salvo?

—Sí mi señor. Ambos están a salvo. Pero…

Hubo una conmoción afuera, y el caballero dejó de hablar. Los nobles salieron del cuartel uno por uno para investigar, cuando vieron al emperador y la reina a caballo acercándose. Los nobles se precipitaron asombrados.

—¡Su Majestad!

—Su Majestad, ¿estás bien?

El emperador yacía en los brazos de la reina, y su rostro estaba demacrado por el agotamiento. Les gritó con urgencia.

—Ha sido envenenado por una flecha. ¿Hay un doctor? ¡Busquen un médico de inmediato!

Patrizia era conocida como una mujer que era extremadamente educada, incluso para las personas debajo de ella. Por primera vez, les gritó a los nobles en un tono inflexible y autoritario, tan fácilmente como si fuera natural para ella. Todos, incluidos los nobles, quedaron momentáneamente sorprendidos por su repentino cambio de carácter, pero el marqués Grochester fue el primero en volverse loco.

—Bueno, ¿qué están haciendo todos ustedes? ¡Traigan al médico del palacio de inmediato! —ladró. Las personas a su alrededor parpadearon tontamente y luego se apresuraron a cumplir las órdenes de la reina.

Unos cuantos caballeros ayudaron a bajar a Patrizia y Lucio del caballo. Patrizia se balanceó en el acto ya que todavía tenía rastros de veneno en ella, pero enfocó todo dentro de ella para no perder el conocimiento.

Cuando el doctor del palacio se apresuró hacia el caído Lucio, Patrizia vio a Rosemond cerca. Una ola de ira candente atravesó su cuerpo, pero en lugar de explotar, pensó en aprovechar al máximo la situación. Después de un breve momento, Patrizia decidió actuar razonablemente y no hacer nada de lo que se arrepentiría más tarde.

—¿Por qué estás aquí? —Patrizia preguntó.

Rosemond hizo una elegante reverencia.

—Saludos, Su Majestad.

Su temblor anterior no se veía por ninguna parte.

Para Patrizia, fue un gesto descarado.

—Sí, lady Phelps. ¿Cuál es tu propósito aquí?

—Vine aquí para ver a Su Majestad.

—Es mi trabajo regresar al palacio al lado del emperador. No es el tuyo como concubina, esperarlo en tus aposentos. ¿Estás tratando de desafiar la autoridad de la reina?

—En absoluto, Su Majestad.

Patrizia seguía sospechando. Rosemond no era una mujer que tenía un hueso honesto en su cuerpo.

—No viniste todo este camino solo para viajar de regreso con Su Majestad, ¿verdad?

—No entiendo lo que estás diciendo.

—Querías saber si estaba vivo o muerto. ¿No es por eso que estás aquí?

La expresión de Rosemond se congeló, pero no dijo nada, ya que los nobles y los caballeros estaban a su alrededor. Patrizia le dirigió a la concubina una mirada fulminante, luego se dio la vuelta tan pronto como llegó el médico. Ella se arrodilló y con calma le explicó la situación.

—Su Majestad tomó una flecha envenenada para mí. Le di el jugo de la flor de scula, pero no se despertará. Por favor cuídalo.

—Sí, Su Majestad —respondió el médico, y comenzó a examinar a Lucio de cerca.

Mientras tanto, Patrizia se puso de pie y se enfrentó a los nobles circundantes, que la estaban buscando para obtener una explicación.

—Como acabas de escuchar, hubo un intento de asesinato hacia mi vida. El emperador fue disparado por una flecha envenenada en mi nombre, y huí con el emperador mientras los asesinos nos perseguían.

Hubo un estallido de murmullos en la historia de la reina. Esto seguramente se convertiría en un chisme en el palacio. Patrizia continuó dirigiéndose a ellos con una voz fuerte.

—Pero al final, fuimos conducidos al borde de un acantilado. Estaba a punto de morir con Su Majestad a manos de estos asesinos. Al no tener otra opción, nos arrojé por un acantilado y al río.

—¡Dios mío! —Un noble hizo una exclamación de sorpresa. A pesar de la interrupción, Patrizia mantuvo su mirada fija en Rosemond, quien había recuperado la compostura y estaba mirando a Patrizia y Lucio con una expresión de asombro. Esa concubina tenía una actitud tan desvergonzada.

Patrizia continuó hablando, esta vez con un nudo en la garganta.

—Fue más que suerte que Su Majestad sobreviviera. Si el emperador no fuera un descendiente del Sol, habría sido imposible.

Otro noble habló.

—Aunque Su Majestad no es descendiente del Sol, ella ha regresado de esta terrible situación. Parece que la gracia de Dios te ha alcanzado.

Fue un cumplido ridículo, pero Patrizia no pudo evitar que una sonrisa se extendiera en su rostro.

—Bien. Mi emperador y yo no estamos destinados a morir por la trampa de una concubina. Si Dios no hubiera determinado mi destino, no habría sido elegida como reina en primer lugar.

Ante eso, la atmósfera caótica de repente descendió.

| Índice |

3 thoughts on “Dama a Reina – Capítulo 33: ¿Estoy muerta o viva?

  1. Karlita says:

    Acabo de ver la serie de Anne with an e en Netflix y después de ver a Gilbert que fue un Niño muy lindo y bueno que te hace sentir el amor, vengo a caer en esa historia con el rey este, espero que cambie y no siga cayendo ante la bruja esta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *