Dama Caballero – Capítulo 24: Tengo una condición (2)

Traducido por Kiara

Editado por Nemoné


En el futuro, no tendrás que inclinarte ante nadie, incluyéndome a mí.

Elena recordó que el hombre frente a ella provenía de uno de los linajes más nobles en todo el Imperio de Ruford. Es el siguiente en convertirse en emperador. Llevaba su orgullo con la misma facilidad que lucía sus galas.

Elena se apartó de la mano caliente que sostenía su rostro y se obligó a mantener la calma.

—Ya veo.

—Con la excepción de los caballeros de tu familia, están mis hombres y los hombres del marqués Selby.

Elena sabía que sus sospechas eran correctas. Sin embargo, era difícil decir con qué fin había contratado Helen a los hombres. Elena no sería derrotada fácilmente por nadie, pero no podía adivinar si su propósito era su propia vida o simplemente la vigilancia.

En una palabra, era molesto.

—Ella fue la que hizo lo incorrecto, pero se atreve a vengarse.

Fue Helen quien la provocó primero. Era ridículo querer tomar venganza solo porque las cosas no habían resultado como ella quería.

Elena se perdió en sus propios pensamientos por un momento. Carlisle la miró y luego habló en voz baja.

— ¿Algo más?

— ¿Como qué?

—Si tienes mas preguntas, puedes preguntarme.

—No lo sé. Nada me viene a la mente en este momento.

La expresión de Carlisle se movió ante la respuesta de Elena.

— ¿Tiene alguna pregunta sobre tu futuro marido?

— ¡Oh! Había una pregunta que quería hacer. Nunca antes nos hemos visto públicamente, pero si nos casamos de repente, todos a mi alrededor pensarán que es extraño. Necesito crear algunas historias que los convenzan.

Se sintió aliviada de que Carlisle no hubiera cambiado de opinión sobre el matrimonio. Ahora deberían apresurarse con la boda. Se sentiría mejor una vez cuando estuviera casada con él y estuviera en la corte imperial.

—Sí. ¿Aparte de eso… no tienes más preguntas?

—No. Bueno, por ahora.

La frente de Carlisle se arrugó un poco. Elena sólo notó el cambio en su estado de ánimo, pero no sabía la razón de su disgusto. Estaba segura de que no esperaba que ella le hiciera preguntas triviales, como sus gustos, su personalidad y aversiones…

Carlisle parecía haber perdido sus palabras por un tiempo, así que Elena tomó la conversación.

—En primer lugar, me gustaría organizar los contratos para nuestro matrimonio. ¿Hay algún término que quieras que acepte?

—Cuando te veo, siento que no necesito nada. Pero a veces siento una codicia insoportable.

—Ah…

Elena no sabía cómo responder a eso. Desde su primer encuentro, Carlisle a veces le había hablado con un extraño afecto. Una vez más, ella quería preguntarle si se habían conocido en el pasado, pero pensó que él lo negaría como la última vez.

Y supongamos que no se conocieran. ¿Eso hizo alguna diferencia? No había forma de que Carlisle pudiera estar lo suficientemente enamorado como para casarse con alguien que acababa de conocer. Una de las hipótesis más realistas se formó en su cabeza.

— ¿Eres un filántropo? [1]

Se sabía que el Príncipe Heredero había vivido en el campo de batalla desde la infancia, pero en realidad podría ser el tipo de hombre que roba los corazones de las mujeres. Carlisle encajaba a la perfección con ese tipo de hombres. Solo su rostro podía hacer llorar a las mujeres.

Incluso Elena, que no prestaba mucha atención a la apariencia de otras personas, a veces se sorprendía cada vez que lo veía. Si se convierte en emperador, puede tener varias mujeres, pero aun así, ella no quería interferir.

Se preguntó si se amarían.

Como su matrimonio simplemente sería un contrato para beneficio mutuo, Elena no tenía la intención de abordar tales asuntos personales si era posible. Sin embargo, no podía permitir que su esposo se encontrará con otra mujer al comienzo de su matrimonio. El poder de una mujer en cualquier familia provino del pleno apoyo de su esposo y, si el Príncipe Heredero no la favorecía, su título sólo sería de nombre.

Si es posible, ella necesitaba el poder que trae consigo el título de Princesa Heredera.

Después de reflexionar brevemente sobre esto, Elena miró directamente a Carlisle y volvió a hablar.

—Si no hay nada que se te ocurra ahora, piensa más en las condiciones que deseas. Mientras tanto, te diré la mía.

Carlisle cruzó los brazos, interesándose en sus palabras.

—Dime.

Frente a sus ojos azules mortales, Elena repitió sus palabras con voz clara.

—Por favor, actúa en público como si me amaras una vez que te conviertas en emperador.

— ¿Eh…?

Carlisle se echó a reír. Quizás nunca había pensado en esta condición.

Elena lo miró sin parpadear. De ahora en adelante, si tuviera que firmar un contrato, obtendría tantos beneficios como pudiera. La negociación por unos pocos años de poder no era suficiente; ella también tenía que controlar períodos más largos. No tenía ninguna intención de comprometerse.

— ¿Por qué necesitas esa condición?

— ¿No te lo dije primero? Espero que te conviertas en emperador. Igualmente, dijiste que no tenías quejas de que yo fuera una emperatriz.

— ¿Quieres decir que quieres poder?

—Sí.

Elena no se molestó en ocultar su ambición. Ella sería su compañera, quien lo ayudaría a subir a la cima y derribar a Paveluc.

—Bien. Estoy de acuerdo.

La respuesta de Carlisle dejó a Elena con una alegría indeleble. [2]

—Pero tengo una condición.

Todos los contratos fueron un intercambio de uno por uno. Ahora que Carlisle aceptó la condición de Elena, se sintió inclinada a aceptar lo que él quisiera.

Elena tenía una expresión alentadora y Carlisle continuó con voz suave.

—Las personas en los matrimonios políticos no siempre conviven juntos.

—Cierto.

—Quiero tanto lo real como la fachada.

Elena vaciló por un momento. El matiz de esta conversación fluía extrañamente.

Carlisle continuó.

—Quiero que compartamos una cama.

[1] Filántropo = Persona que ayuda a los demás de manera desinteresada.

[2] Un recuerdo que es inolvidable/imborrable/inextinguible.

Kiara
¡OMG! Carlisle no pierde tiempo, este príncipe sabe de sobra su posición, me he quedado de piedra, esperemos al proximo a ver que responde Elena a esta situación.

Nemoné
Amo cuando dicen cosas así sin rodeos. Sí, sí.

Capítulo 25 ya disponible en la edición 31 de Kovel Times

| Índice |

3 thoughts on “Dama Caballero – Capítulo 24: Tengo una condición (2)

  1. Setsukari says:

    Realmente quiero saber de qué se conocen y por qué, a parte de que ella a vivido muchos años como para recordarlo todo, ella no lo recuerda. Creo que lo de tener historias para los familiares no es una pregunta, pero bueno…. Y está claro de que a él le gusta ella de verdad, espero que ella lo vea pronto. <3 <3 ¡¡¡ME ENCANTA LA HISTORIA!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *