Dicen que nací hija de un rey – Capítulo 17: ¡Tráelo!

Traducido por Amaterasu

Editado por Nemoné


No tenía forma de saber lo que había sucedido.  El maldito primogénito, Hwan-Seok, me había pedido que me tapara los oídos y cerrara los ojos, y así lo hice. Sentí algo extraño, y de repente había perdido el sentido. Cuando me recuperé, Suyeong se había ido.

Me dirigí a Hwan-Seong, — ¡Su Majestad!

—No puedo jugar contigo ahora. Sólo dame un minuto. Me duelen los brazos —dijo

Claramente, él había pensado que realmente me gustaba jugar a traerlo. ¡No puedo esperar para mostrarte lo equivocado que has estado! 

Sin embargo, no tenía idea de lo que había sucedido. Le pregunté: —Su Majestad, ¿qué pasó?

—Todo es tu culpa, perrito

¿Q-Qué había hecho?

Se me explicó que, sin que yo lo supiera, Hwan-Seong había usado la magia impulsivamente mientras Hwan-Seok estaba presente. Usar la magia en presencia de su superior es una violación de la cortesía.

— ¿Sabes la tortura que es hacer flexiones sin magia? —Hwan-Seong se enfurruño, haciendo pucheros como un niño petulante al que le negaban los dulces.

Me reí por dentro. No importaba que fuera un genio, superado solo por Jinsu o un espadachín brillante, o que literalmente podía esquivar las balas. Imaginarlo haciendo flexiones por orden de su hermano mayor. Me recordaron de nuevo que él era sólo un niño pequeño.

Cuidando de esconderlo, me regocijé interiormente.

 — ¡Oh, pobre hermano! ¡Cómo te deben doler los brazos! —Arriesgándome, me aventure a usar el término familiar.

—Sí, me está matando —respondió—. ¡Así es Hwan-Seok!

 —Pero, Su Majestad —dije, retirandome a un territorio más seguro—. ¿Qué pasó?

 —Es mejor que no lo sepas. Mantente fuera de esto.

Luego anunció: —Mis brazos ya no duelen. Hwan-Seok me prohibió usar magia durante dos horas, ¡y mis dos horas han terminado!

Al parecer, la magia podría disipar la fatiga física y los dolores. En un momento, pareció recuperarse de nuevo. Además, acababa de enterarme de que habían pasado dos horas durante ese tiempo.

¿Qué podría haberle tomado dos horas? Para mí, las dos horas habían pasado en un abrir y cerrar de ojos. ¿Qué ha pasado?

El segundo hermano se giró, sus brazos se curaron. Sentí un presentimiento incómodo.

 — ¡Tráelo! —gritó. El muñeco de trapo vino volando.

Te mataré. ¿Quieres ir a volar también? Pero no me atreví a expresar mis pensamientos en voz alta.

Corriendo lo más rápido que pude, perseguí al muñeco que pasó volando sobre mi cabeza.

— ¡Sí, Su Majestad!

Hwan-Seong se quejó: —Eres malo, Hwan-Seok. Pensé que mis brazos se caerían.

Hwan-Seok solo se sentó a leer, ignorando a Hwan-Seong. El rumor era que las habilidades mágicas de Hwan-Seong eran superiores a las de Hwan-Seok, que el genio de Hwan-Seong estaba a la par con el de Jinsu Han en combate, al menos.

En realidad, Hwan-Seong era un mejor luchador. Tal vez un niño de trece años era demasiado joven para recibir tanto crédito, pero tenía cierto carisma. Hwan-Seong era físicamente más fuerte que Hwan-Seok, pero todavía no se atrevía a desafiar a su hermano.

Hwan-Seok le dio a Hwan-Seong algo entre una palmadita y un golpe en la cabeza. Fue un gesto ambiguo. Hwan-Seong, a pesar de sí mismo, sonrió, su ira se desvaneció.

 — ¿Qué le pasó a la decimoséptima princesa?

 —Le di una buena paliza, pero no lo suficiente como para matarla —Se jactó Hwan-Seong—. No quiero meterme en problemas con mi padre.

 — ¿Ella sangró?

 —Tuve cuidado de no hacerla sangrar. Pero ¿por qué no debería hacerlo?

Hwan-seok volvió a sentarse en su escritorio. Dijo descuidadamente mientras hojeaba las páginas, —El perrito tiene miedo de la sangre.

— ¡Oh, ya veo! ¡Es un perrito y una gata asustadiza!

Luego Hwan-Seok tosió un poco, lo que alarmó a Hwan-Seong.

— ¡Hwan-Seok! ¿Qué pasa?

—No es nada, cálmate —Incluso mientras calmaba a su hermanito, Hwan-Seok tembló.

Entonces otra voz preguntó: — ¿Qué ha pasado? ¿Por qué estás tosiendo?

Los poderes mágicos protegían a los hombres de la enfermedad, por lo que la tos de Hwan-Seok era bastante preocupante.

—No es nada, padre.

—Di la verdad.

—No, en realidad no es nada.

—Es una orden directa. No estás bien. ¿Qué pasó?

Hwan-Seong comenzó: —Empezó después de que él abandonó la habitación del perrito, padre.

Entonces Hwan-Seok se lo explicó.

Hubo una gran agitación en el palacio. La princesa de diecisiete años, Suyeong Shin, había sido ejecutada.

¿Qué está pasando?

Pero nadie pudo decirmelo. Sujin acaba de decir que debió haber tratado de dañar a los príncipes, pero también parecía ignorante.

Yo era de Corea del siglo XXI, donde la pena de muerte era casi obsoleta. Me dio escalofríos incluso pensar en una ejecución. Parecía indeciblemente brutal. Era aterrador que la chica que se me había acercado unos días antes queriendo ser amigas estuviera muerta. Me recordaron de nuevo el peligro que me rodeaba.

Renové mi resolución. Tenía que tener cuidado de no hacer nada que me hiciera notar. Las vidas de las niñas importaban poco aquí. Las chicas, que no tenían habilidades mágicas, eran prescindibles porque eran muy fáciles de producir. Los hombres, por otro lado, tenían magia. Tener amplias habilidades mágicas significaba que eran muy fértiles y que podían impregnar a una mujer con facilidad. A la escoria se le podía llamar una máquina para hacer chicas, considerando que tenía treinta y dos hermanas mayores y solo contando a las menores de quince. Probablemente tenía más que eran mayores, pero no estaba segura. Eran mi familia, pero no se esperaba que las conociera.

Me arriesgué a nacer en este mundo… 

Ves las implicaciones de todo esto. Solo había tres niños que me precedieron, por lo que los hombres eran supremos en este mundo. Los chicos eran los que tenían todo el control, y eran extremadamente raros. Un hombre solo tenía que agitarse y gruñir unas cuantas veces y aparecería una niña.

Esto apesta. 

Fui brutalmente asesinada en mi vida anterior. Si tuviera que sufrir un trauma así, ¿no habría tenido sentido renacer en un mundo donde las niñas, no los hombres, fueran supremos? ¡Eso hubiera sido tan increíble! Cuanto más lo pensaba, más deprimida me sentía. También sentí pena por Suyeong.

Si Suyeong hubiera sido un niño, no habría sido asesinada. La noticia de la muerte de Suyeong fue impactante, pero no pude procesar mis sentimientos como lo habría hecho en mi vida anterior. Esto no era la Tierra. Escondí mi dolor y miedo.

Tuve la sensación de que estaba olvidando algo. Traté de recordar…

Oh, cierto, el segundo cajón. 

Había olvidado hasta ahora que Hwan-Seok había mencionado casualmente “el segundo cajón” antes de abandonar mi habitación. Mi memoria era terrible, tal vez debido a mi edad biológica de ocho años. Hacía muy difícil estudiar. ¡No tenía ningún don intelectual o mágico mientras que los dos príncipes mocosos tenían magia! ¡Eran supercomputadoras cuando yo era un simple teléfono 2G!

Si me hubieran dado algún reconocimiento por mis esfuerzos hercúleos, me habría sentido un poco mejor. El anhelo de palabras de aliento solo puso de relieve mi profunda soledad.

Oh, sí… de vuelta al cajón. ¿Qué es esto?

| Índice |

One thought on “Dicen que nací hija de un rey – Capítulo 17: ¡Tráelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *