Dicen que nací hija de un rey – Capítulo 18: El nivel de ese hijo

Traducido por Amaterasu

Editado por Nemoné


Unos días antes.

Hwanseok, que había enviado a Hwanseong afuera, admitió: —He bebido veneno.

A lo que el Rey frunció el ceño.

— ¿Veneno, dices?

—Sí, aunque no es suficiente para ser peligroso para un hombre cuyos poderes mágicos han despertado.

Hwanseok era obviamente un prodigio, pero todavía tenía solo doce años, por lo que no había despertado completamente la magia. Los sentidos mágicos se despertaban en cualquier momento entre los diez y los diecisiete años, pero en general, el despertar tenía lugar en algún momento más cercano a los quince años.

—Entonces, ¿alguien roció veneno en los terrenos del palacio?

—Sí.

— ¿Y el objetivo previsto era la princesa Sanghee?

—Sí.

— ¿Y no querías que Hwanseong escuchara porque podría salirse de control?

—Es mi hermano pequeño, pero todavía no puedo controlarlo cuando está realmente enojado.

El rey estudió el rostro de Hwanseok mientras continuaba: —Es menos dañino para nosotros que para una niña, así que ingerí la mayor parte y recogí un poco para analizarlo.

Hwanseok había ingerido deliberadamente la mayor parte del veneno, por temor a que pudiera lastimar a Sanghee, y trató de ocultar su inusual protección hacia una humilde mujer minimizando su importancia y peligro.

Nemoné
Aún me enoja como fue su actitud ¡hmph!

El rey colocó su mano suavemente sobre la cabeza de su segundo hijo en un gesto que reconocía la terrible experiencia que su hijo había soportado.

Hwanseok se recuperó al instante.

—Gracias padre.

— ¿Has deducido al perpetrador?

—Solo estoy seguro de que una princesa no podría haberlo hecho sola. Solo alguien de rango suficientemente alto como para poder traer veneno al palacio pudo haberlo logrado.

El rey tocó ligeramente la frente de Hwanseok con su dedo.

—Déjamelo a mí. Eres joven y todavía mereces protección. Permítete estar protegido mientras puedas.

El rey salió de la habitación de Hwanseok, cerrando la puerta detrás de él. Abrió el puño y estudió el papel que contenía el polvo con el veneno que su hijo había descubierto.

Planteaba poco daño a los niños, pero era suficiente para matar a una niña. ¿Era  Sanghee realmente el objetivo previsto? Él no podía decirlo.

¿Hay alguien que se beneficiaría de su muerte? Sanghee era solo una niña pequeña. ¿Quién tendría un motivo para matarla? ¿Qué estoy pasando por alto? 

Regresó a su habitación. Y encontró al erudito, Alex, en la sala de espera.

—Su Majestad, tengo un mensaje urgente.

—Alex —El Rey interrumpió.

—Sí, Su Alteza —Alex asintió. Había notado el estado agitado del rey, pero sabía que no debía señalarlo. Sabía que el rey no querría admitir que era algo menos que perfectamente compuesto, y mucho menos reconocer la razón.

Alex ofreció diplomáticamente una justificación para la ira del rey.

—Su Majestad debe estar molesto de que el segundo príncipe haya sido casi dañado —Pero en secreto pensó: Dame un respiro. El príncipe apenas tenía un poco de tos. ¿Cuál es la emergencia? Él reflexionó. Claramente, estás asustado por el mero pensamiento de que la princesa Sanghee podría haber sido dañada. 

El sabio erudito se calló, porque sabía que el rey se sentiría horrorizado al admitir que estaba tan angustiado por una humilde hija.

El rey, por su parte, estuvo de acuerdo.

—Es un problema. Tenemos que investigar cómo se introdujo de contrabando el veneno. Un príncipe fue puesto en peligro, por lo que es imperativo tomar medidas inmediatas.

Ya veo, pensó Alex. Te preocupa que un príncipe haya sido puesto en peligro. La princesa está lejos de tus pensamientos. Alex se estaba divirtiendo. ¿Quizás Su Majestad también estaba un poco angustiado por el hecho de que la princesa también estuviera en peligro? 

♦ ♦ ♦

Pocos días después de este intercambio, la princesa Suyeong había sido ejecutada. Además, el número de reinas se redujo de doce a once. Tanto una princesa como una reina fueron ejecutadas.

—Princesa Sanghee, ¿está molesta por esto? —Alex le preguntó a su joven pupila.

Sanghee inclinó su cabeza, sin entender el significado por un momento.

— ¿Su Majestad pasó a verla?

—Sí, hace unos días.

— ¿Cuándo exactamente?

Sanghee sonrió para disimular la agitación en su estómago. Recordó el terror de sentirse literalmente sin sentidos, de perder la vista y del oído.

—El día que abrí el cajón… Ese fue el día en que vino Su Majestad.

Alex sonrió, —Eso es lo que pensé.

— ¿Qué significa eso?

—No es nada. Su Majestad parece ser muy protector contigo.

Sanghee evitó que su boca formara el comentario sarcástico. “¡Sí claro!”

Alex continuó: —Parece que no te ha afectado mucho la muerte de tu hermana Suyeong. Por cierto, ¿no tuviste la impresión de que algo frío o caliente pasaba por tu cabeza ese día?

♦ ♦ ♦

[Nota: Esto sería la continuación del capítulo anterior.]

Abre el segundo cajón. ¿Una carta? 

Había dos sobres. Una era la carta que había escrito Jinsu. Pero él claramente lo había destrozado justo delante de mí.

¿Qué demonios está pasando? Nada en este mundo es como yo esperaría. Aprendí que dos horas podían pasar en un abrir y cerrar de ojos. Las cartas rotas en pedazos podrían… Sí… reaparecer mágicamente enteras. ¡Pensé que la carta había sido destruida y me había humillado llorando ante Suyeong! ¡Ese bastardo!

¿Pero qué fue esto? Había otro sobre. Estaba dirigido hacia mí. Debe haber sido dejado allí por el primogénito, Hwanseok.

No había nada destacable en los contenidos de la carta.

— ¿Cuándo es mi cumpleaños? Fue todo lo que dijo.

15 de agosto. ¡Por supuesto es su cumpleaños! ¿De verdad crees que memorizaría los nombres y las caras de todas las princesas y no me aprenderé tu cumpleaños? Es prácticamente un requisito memorizar los cumpleaños de los príncipes. ¿Por qué me escribía una carta con una pregunta tan estúpida?

El primogénito, Hwanseok, quiere que escriba una respuesta.

Sí, ese debe ser el caso. Por muy sofisticado que pretenda ser, todavía era un niño en el corazón.

Sujin miró a Sanghee con curiosidad: —¿Qué tiene de gracioso, princesa Sanghee? ¿Tienes buenas noticias?

—Oh, no es nada.

—Estoy muy contenta de verte de buen humor. Todas las demás princesas están bastante abatidas.

Las princesas se estaban recuperando de una tremenda prueba. Fueron sometidas a un riguroso interrogatorio por parte de los caballeros sobre un asunto desconocido para mí. Parecía estar por ahora exenta. [1]

—Los caballeros pueden hacerme una visita también.

— ¿A usted?

—No estoy segura, pero tiene algo que ver con la ejecución de la decimoséptima princesa.

La puerta se abrió.

Tenía una puerta, pero podría no haber existido. Esperando escuchar “¡traelo!” O “¡perrito!” me armé de valor. Para mi sorpresa, no vi a ninguno de mis malcriados hermanos.

— ¡P-Padre! —Me recobré y dije: —¿Cómo estás?

Cuando el bastardo respondió a mi saludo, mi cuerpo comenzó a flotar. Por mucho que me resistí, mi boca fue forzada a abrirse. El bastardo pareció inspeccionar el interior y luego declaró: —Todo despejado.

Sentí algo extraño entonces. Era como si algo frío y caliente pasara por mi cabeza. No pude concentrarme en la extraña sensación porque mis brazos y piernas empezaron a flaquear aparentemente por su propia cuenta. Cada vez que el bastardo movía su dedo hacia arriba y hacia abajo, ascendía y descendía. Debo haber gritado muchas veces. Mi velocidad y mi posición en el aire seguían cambiando.

Resulta que mi habitación estaba en el undécimo piso, y mi cuerpo bajó a toda velocidad hacia la planta baja y luego retrocedió aparentemente al azar.

¡No soy tu propio muñeco de trapo! Quería rogarle al bastardo que tuviera más cuidado. Pero recordé que este hombre había ordenado la ejecución de su propia hija y permanecí en silencio.

— ¡Papá! ¡Sálvame!

Entonces. Todo se detuvo. Mi cuerpo flotó hasta mi cama y me recostó suavemente. Estaba bajo un hechizo. Entonces el bastardo giró sobre sus talones. ¿Quién me diría que él no era un idiota? ¡Qué horribles modales!

—Nuestra investigación aquí está cerrada.

—Sí, Su Majestad —dijo una voz sonora. Los caballeros deben estar fuera de la puerta. ¿Por qué el rey estaría personalmente llevando a cabo la investigación? Cualquiera que sea la razón, la gente de fuera podría haber pensado que algo terrible había sucedido, ya que estaba chillando mucho.

¡Oh, la humillación! ¡Los caballeros deben pensar que soy una loca! 

Pero espera. En realidad no había sido sometida a ningún interrogatorio. Había gritado un montón de veces. “¡Majestad!” y “¡Padre!”. Ahora que lo pienso, me sacudí con más violencia cuando grité “¡Majestad!”. No podía señalarlo, pero había algo que está pasando.

Sujin me estudió cuidadosamente. Sabía que era patética, pero su penetrante mirada era molesta.

Sujin preguntó con nostalgia: —Princesa Sanghee, ¿por qué le dan un tratamiento especial?

Ahora también quería golpearla. ¿Qué dijiste? ¿Te pareció un trato especial? Sentí como si hubiera vuelto de entre los muertos. Eso era una montaña rusa del infierno.

—Si Su Majestad fuera tan amable conmigo, nunca tendría otro deseo en mi vida. Esto es, por supuesto, un secreto. Por favor no se lo diga a nadie. Si alguien supiera que me atreví a albergar ese deseo en mi corazón, me matarían por mi audacia.

Estaba estupefacta.

♦ ♦ ♦

Salto en el tiempo

Un año había pasado. Hubo una ola de ejecuciones en el palacio. Todos ellos fueron silenciados como si nunca hubiera sucedido.

—La primera princesa tendrá su mayoría de edad pronto, como Su Majestad desea.

—Proceda como de costumbre —El rey asintió—. ¿Y qué más?

 —La trigésimo tercera princesa tendrá su primera excursión fuera del palacio.

El rey ahuecó la barbilla en su mano.

— ¿Cuándo será eso? —preguntó.

Yeonghun Choi, el sirviente que hacía su informe, inclinó la cabeza con sorpresa. Se preguntó por qué el rey preguntaría sobre asuntos tan mundanos. Solo estaba informando el horario de la princesa como una formalidad. Había muchos asuntos mucho más importantes que tratar. En este momento, estaba el asunto del despertar mágico del tercer príncipe.

El rey ciertamente está actuando de manera extraña. 

Respondió a la pregunta extraña: —Es en cuatro días, Su Majestad.

— ¿Es así?

—Dos caballeros la acompañarán como de costumbre.

—Como quieras.

Tres días después. La puerta se abrió.

— ¡Tráelo!

La princesa Sanghee, que había estado acostada en la cama, se incorporó. Ella no recuperó la muñeca.

— ¡Su Majestad!

Hwanseong, observando que no estaba buscando la muñeca hoy como lo había hecho antes, usó la magia para recuperar el muñeco de trapo que había arrojado hasta el momento. El trapo flotó por el aire hasta las manos de Hwanseong.

Sanghee lo asaltó con sus encantos, enterrando su cara en el pecho de Hwanseong.

— ¡Oh, estoy tan feliz de que mi hermano esté aquí! —Hwanseong se frotó la nariz, riéndose.

—Correcto. Perrito.

Durante el año, Sanghee había continuado con su encanto ofensivo, logrando que Hwanseong la tratara con más consideración.

— ¿Qué pasa, Su Alteza?

—Vas a salir de excursión mañana, ¿verdad?

—Sí, estoy tan ansiosa.

Era bastante natural que ella estuviera nerviosa; era su primera vez fuera del palacio. Todos sabían que el mundo era un lugar hostil para las mujeres.

—Yo también iré, porque soy un caballero —Se jactó Hwanseong, sacando su pecho y mirándola como si esperara que ella le diera su gratitud.

¿Por qué tienes que ser tú? 

Afortunadamente, un caballero de aspecto robusto también los acompañaría.


[1] [email protected] = Que está libre de una carga, obligación, culpa o compromiso.

| Índice |

One thought on “Dicen que nací hija de un rey – Capítulo 18: El nivel de ese hijo

  1. Tarsis says:

    Ya tiene 9 años, jajaja, ya no puede estar corriendo tras la muñeca como un perro. Ya cuando tenga 12 él tampoco la querrá corriendo por allí. Lo siento, pero no puedo evitar shippearla con sus hermanos jum

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *