El emperador y la mujer caballero – Capítulo 60

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


El peor daño causado a los hombres de Acreia se produjo en la sala de banquetes. Algunos caballeros murieron mientras que varios resultaron gravemente heridos. Los cadáveres y los heridos fueron sacados al exterior.

En el suelo ensangrentado, los miembros reales y los nobles del reino de Bikpa esperaban de rodillas. Estaban atados con cuerdas. Algunos lloraron y suplicaron piedad. La princesa no pudo recuperarse de su sorpresa. Ella vomitó y perdió el conocimiento mientras sus criadas la rodeaban y sollozaban. Muchas de las damas nobles estaban en un estado similar.

—Supongo que conoces tu crimen —le preguntó Lucius I al rey.

—¿Crimen? Qué crimen. ¡Tú! ¡Tú eres el que cometió un crimen aquí! ¡Pequeño idiota! ¡Has creado un caos injustificable en todo este continente! ¡Rompiste la regla de ir a la guerra solo durante los inviernos! Todos estuvimos seguros y viviendo en paz durante las tres temporadas, pero ahora, gracias a ti, ¡todos deben vivir con miedo todo el año! ¡Todo por ti! ¡Has arruinado el mundo!

Sir Ainno se movió para patear al rey, pero Lucius lo detuvo.

—Enfermedad, muerte, desastres naturales… El miedo a ellos siempre ha estado con nosotros durante todo el año. Esta supuesta regla de las guerras solo durante los inviernos… No es una ley continental real y, además, alguien la habría roto incluso si yo no lo hubiera hecho —respondió el emperador.

Gali el Tercero sonrió.

—¡Eres un idiota! ¡Un cobarde! ¡Un tirano!

—Bajo mi gobierno, mi gente no vivirá con miedo. Las horribles vidas que viven ahora mismo bajo alguien como tú… Nunca volverá a suceder porque uniré a todo el continente. Solo habrá un reino verdadero.

Cuando Lucius I levantó su daga, Sir Ainno agarró la cabeza de Gali III. Los ojos del rey de Bikpa se abrieron como platos cuando Lucius le metió la daga en la boca. Se escuchó el feo sonido del metal golpeando sus dientes. Lucius le dijo a Gali III:

—Eres el primer mentiroso que he visto desde que comencé esta conquista. Existe un mito de guerra que establece que si se abre la boca al primer mentiroso, el conquistador no tendrá que volver a encontrarse con otro.

También había rumores en varios reinos de que Pollyanna era una bruja. La gente creía esto porque pensaba que ella había seducido a Lucius I, pero lo que no sabían era que el emperador acreiano era el que tenía toda la magia.

Lucius I sonrió inocentemente y movió su mano. Gali III gritó cuando le abrieron la boca de lado. Este no era el final de su tortura. Pollyanna se acercó al rey cobarde, que ahora estaba en el suelo retorciéndose de dolor y le dio una patada en la entrepierna con todo lo que tenía. Gali III hizo espuma en la boca.

—Colgad a este mentiroso boca abajo del muro del castillo —ordenó Lucius en voz alta. Luego se volvió hacia el resto de los nobles de Bikpa—. Desafortunadamente para vosotros, no soy un gobernante indulgente. Todos aquí debéis ser desnudados y colgados boca abajo también en la pared. Eso incluye a niños, mujeres y ancianos también y en cuanto a la princesa…

Arrojó la daga, la misma que usó para cortar la boca de su padre, frente a la princesa, que retrocedió asustada.

—Puedo ver que no sabías nada sobre este complot, princesa, así que seré más amable contigo. Te daré la oportunidad de matarte. Tienes un día. Si no estás muerta para mañana, te colgaré junto a tu padre.

—P-P-P-P-Por favor… d-déjame… v-vivir…

La princesa hiperventilaba. Todo su cuerpo temblaba visiblemente.

—¿Y si te dejo vivir? ¿Estás bien viviendo como esclava por el resto de tu vida? ¿O vivir como prostituta? ¿Te gustaría que te encontrara un puesto como nuestro militar?

La princesa continuó sollozando ruidosamente. Cuando los soldados vinieron a arrastrar a sus doncellas, gritaron:

—¡Déjenos vivir! ¡Que alguien nos salve! ¡Por favor, alteza! ¡Por favor! ¡Princesa! ¡Por favor, sálvenos!

Cuando todos los bikpanos fueron arrastrados, solo la princesa estaba en el suelo. Los soldados le soltaron los brazos y se arrastró hacia la daga. La princesa la abrazó con fuerza y ​​sollozó. Se veía patética, pero con frialdad, Lucius I se dio la vuelta y salió.

Cuando salió de la sala de banquetes, el aire limpio se sintió impactante comparado con el olor a sangre que había disfrutado. Lucius I trató de permanecer frío; tenía que concentrarse en sus propios hombres que resultaron heridos por este complot en lugar de sentir simpatía por la hija de un mentiroso.

Entonces, notó que Pollyanna no estaba detrás de él. Ella nunca había abandonado su vista desde el banquete y se preguntó por qué no salía. En ese momento, escuchó el grito de la princesa detenerse después de un breve pero agudo jadeo.

Lucius I se sintió aliviado.

Mmmmm… no soy una persona amable, pero supongo que mi caballero lo es.

Contrariamente a lo que creía su emperador, Pollyanna no era una mujer amable.

Ella miró a la princesa, que estaba temblando con la daga en sus manos. Parecía que ni siquiera sabía cómo sostener un arma correctamente.

Pollyanna se agachó y ayudó a la princesa a sujetarla de la manera correcta. Los ojos llorosos se volvieron hacia ella en estado de shock.

—P-P-Por favor…

—Es imposible suicidarse sin causar dolor, incluso a los hombres, pero supongo que quieres que sea lo más rápido posible, ¿verdad?

—P-P-Por favor…

Pollyanna ignoró a la princesa suplicando por su vida. En cambio, puso su mano sobre las costillas de la princesa. Desafortunadamente para la princesa, la daga era demasiado corta y nunca llegaría a su corazón si entraba correctamente. Pollyanna luego explicó:

—Puedes intentar apuñalarte el cuello, pero si no tienes suerte, podrías terminar con un agujero y no morir. Así que aquí, entre tus costillas, está tu mejor apuesta. Puede tomar más tiempo, pero definitivamente morirás.

La princesa tragó saliva. Seguía llorando y estaba a punto de suplicar por su vida de nuevo cuando comenzaron los gritos de su gente que venían del exterior. La masacre había comenzado.

La princesa apretó los dientes. Ella todavía estaba llorando, pero parecía haber tomado una decisión. Lentamente, se llevó la daga a las costillas. Cuando comenzó a entrar en su piel, cerró los ojos. En ese momento, Pollyanna la ayudó.

Pollyanna no era amable. Si lo fuera, no habría obligado a la princesa a suicidarse. En cambio, la habría matado por ella. Habría sido más fácil, rápido e indoloro.

Pero Pollyanna fue lo suficientemente generosa como para ayudar al menos. Sabía que sin su ayuda, la princesa terminaría cortándose y sufriendo innecesariamente con tanta firmeza que empujó la daga hacia la princesa.

Eso era todo lo que estaba dispuesta a ayudar.

Un espadachín era un asesino. Un caballero era un espadachín. Esto significaba que un caballero era un asesino. Era el trabajo de un caballero matar para proteger a alguien o matar por una orden de la persona a la que servía.

Esta era su vida y no se arrepentía de ello.


Maru

| Índice |

2 thoughts on “El emperador y la mujer caballero – Capítulo 60

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *