Emperatriz del Bisturí – Capítulo 15

Traducido por Maru

Editado por Nemoné


Elise fue a buscar al personal a cargo del servicio de limpieza de la Unidad de Alta Dependencia.

— ¿Quieres que te ayudemos con la limpieza y el baño de los pacientes?

—Sí.

—Pero… ¿Por qué?

—Las condiciones higiénicas son tan malas que es perjudicial para los pacientes.

El único personal de apoyo que contrató el hospital eran dos mujeres mayores. Y ambas dudaron ante la petición de Elise.

Limpiar y bañarse era definitivamente el trabajo del personal de apoyo, pero como a nadie le importaban esos vagabundos, habían estado haciendo recortes.

—Entonces… ¿La dama es…?

—Soy Rose. Vine como aprendiz del doctor Graham.

En los hospitales del Imperio, un aprendiz es respetado, ya que ser un asistente médico era un rango más alto que un asistente de apoyo.

Echaron un vistazo a Elise. Llevaba un atuendo simple, pero aun a simple vista, podían decir que era una dama de una buena casa.

Sin mucha elección, se vieron obligadas a asentir con la cabeza.

—Sí… Comprendo.

De esta manera, Elise terminó el trabajo con las otras señoras. Limpiaron lo que estaba sucio. Barrieron, limpiaron y bañaron a los pacientes.

A medida que la sala del hospital se limpiaba, el cuerpo de Elise más se ensuciaba, pero no dejó que eso le preocupara.

Bueno, puedo lavarme después de que termine.

Como tenía el conocimiento de la Tierra, sabía cuán importante era la buena higiene. Según la investigación de Florence Nightingale, solo la mejora de las prácticas de higiene disminuyó significativamente la tasa de mortalidad. [1]

Quizás, incluso más que la medicina o cirugía, lo que reduce fácilmente la tasa de mortalidad son las buenas medidas higiénicas.

¡Pensar que solo limpiando reduciría la tasa de mortalidad! ¿Cómo no podía poner esfuerzo en la limpieza?

Luego, mientras estaba ocupada limpiando, el asistente de apoyo que era más pasiva y rígida habló.

—Señorita… Lo haremos.

— ¿Sí?

—Este es nuestro trabajo normal así que…

Parecían avergonzadas. Al principio, se vieron obligadas a seguirla, pero después de observar a Elise trabajando tan duro en la limpieza, se sintieron culpables.

Pensar que una joven señorita tan delicada, no cuidaba de su propio cuerpo y trabajaba duro por los vagabundos, hizo que se avergonzaran automáticamente.

—Sí, gracias. Hagámoslo juntas. —respondió Elise alegremente.

Dado que las tres trabajaron juntas, incluso un trabajo que parecía interminable se acabó. La sala se volvió tan limpia que ya no era reconocible.

—G-Gracias…

—Muchas gracias.

Los vagabundos expresaron su agradecimiento a Elise.

Era un hospital, pero como todo ellos tenían problemas difíciles en sus estadíos finales que eran complicados de curar, simplemente fueron dejados allí para “esperar” indefinidamente.

Sin embargo, una dama que, podían notar, provenía de una casa rica con solo mirarla, estaba dispuesta a hacer todo esto por personas que nadie se molestaba en mirar. Todos se conmovieron enormemente, pero Elise sonrió con amabilidad y  negó con la cabeza.

Ahora estamos empezando realmente.

La buena higiene era solo la primera prevención básica.

Comenzó a mirar seriamente los archivos de los pacientes.

—Paciente, ¿hay algún sitio incómodo?

—Mis caderas…

Mientras deambulaba por la sala, comprobó cuidadosamente la condición de cada paciente, uno por uno.

Este paciente se fracturó la cadera en una caída, pero la fractura ya no es tratable en este momento. Entonces, lo único que podía ayudar al paciente… era comprobar su nutrición y desinfectar las úlceras.

Reconoció lo que podía hacer y no mientras comprobaba. Luego hizo todo lo posible que podía hacer por ese paciente.

—Primero necesito desinfectar las úlceras por presión, así que trae el desinfectante del gabinete de medicamentos.

—Sí, señorita.

—Hay muchos pacientes que no están bien, así que por favor, trae suficiente para que sobre. Por favor, tráeme anestesia y también cuchillos esterilizados.

— ¿Por qué un cuchillo?

La asistente se sorprendió de que una joven como ella pidiera un cuchillo, pero Elise habló con naturalidad.

—Para cortar los tejidos muertos. Existe la posibilidad de sangrado abundante, así que trae muchas gasas.

—S-Señorita, ¿lo va a hacer? ¿Por sí misma? ¿Con un cuchillo?

La asistente parecía horrorizada, como si estuviera aterrorizada solo de pensarlo.

—Sí. Voy a hacerlo.

Elise asintió con la cabeza. En su vida pasada, incluso hizo una cirugía de trasplante. Para ella, eliminar el tejido muerto era tan fácil que ni siquiera se consideraba una cirugía, al menos de acuerdo a sus estándares personales.

La asistente médica parecía que había escuchado suficiente y trajo los desinfectantes, los anestésicos y los cuchillos esterilizados.

—A-Aquí.

—Por favor, mantén al paciente en su lugar.

— ¿V-Va a hacerlo aquí?

—Sí. Su lesión es tan grave que tenemos que hacerlo ahora. —respondió mientras inspeccionaba las úlceras de la cadera lesionada.

Se puso los guantes.

Sin embargo, ¿me dirán algo ya que decidí hacer esto por mi cuenta?

Para la cirujana Song Ji Hyun, este tipo de cirugía no era nada, pero ella era un aprendiz que acababa de ingresar y podría ser castigada por sobrepasar su posición en el primer día. Sin embargo, negó con la cabeza.

Esta no es una operación peligrosa y si lo dejo solo, su condición empeorará rápidamente.

Ya que no fue tratado, la infección era muy mala. El líquido se hinchó en el interior y se formaron úlceras por presión. Si lo dejaba ahora, la infección bacteriana podría producir sepsis, en al cual las bacterias pueden ingresar a través de las úlceras, especialmente las avanzadas, e infectar el torrente sanguíneo.  [2]

Necesitaba moverse rápidamente.

—Estimado paciente, vamos a desinfectar las heridas y extraer el pus. Vamos a usar anestesia para que no le duela.

—Sí, sí.

Primero, calmó al paciente con una suave y gentil voz. Luego, después de hacer que el paciente se acostara, comenzó el desbridamiento. [3]

—Por favor, dame el anestésico primero.

Luego, cuando recibió la anestesia con las manos enguatadas, una pregunta surgió en su cabeza.

¿Cómo inventó toda esta medicina el gran alquimista Fleming?

El desinfectante y anestesia que estaba usando ahora fueron inventadas por él. Y también creó muchas otras medicinas.

Incluso si es un genio, ¿cómo puede hacer todo esto? No podía simplemente inventar la desinfección y la anestesia… ¿Podría ser posible que también viviera en la Tierra como yo?

Tenía la sospecha. Así de grandes fueron sus logros. Por supuesto, si lo comparas con toda la medicina actual de la Tierra, era mucho más débil en comparación. Sin embargo, él inventó toda la medicina básica que necesitabas en cada campo. Incluso si era un alquimista, era imposible creer que esto fuera trabajo de un solo hombre.

Me hubiera gustado conocerlo alguna vez… Sin embargo, lleva cinco años muerto.

Ella se arrepintió de ello.

—Paciente, ¿duele?

—No… No duele.

Se aseguró de que la zona estuviera completamente adormecida y lentamente comenzó a desbridar.

—Dame el desinfectante.

Primero, ella desinfectó el pus que salía de la herida. No estaba simplemente vertiéndolo, sino que se aseguró de que se desinfectara el espacio entre cada herida con mucha consideración. Y después…

—Dame un cuchillo.

— ¿De verdad lo hará usted misma? —preguntó el asistente sanitario.

—Sí. —Elise asintió.

Fue una respuesta corta, pero decisiva. Con una cara pálida, el ayudante le dio el cuchillo.

Elise se quedó mirando el cuchillo cuidadosamente.

Bisturí.

Era un cuchillo quirúrgico primitivo. Sostener un bisturí después de tanto tiempo hizo palpitar su corazón.

Después de convertirme en cirujana, apenas solté el bisturí.

Su rostro se suavizó. Debía haber perdido la sensación de sostener el bisturí, ya que le dolía el pecho.

Nunca me convertiré en algo así como una emperatriz. Este es mi destino. Viviré como una cirujana para siempre.

Bajó el escalpelo y cortó con precisión el tejido muerto, brotando la sangre.

— ¡Ugh!

Los asistentes que observaban se tragaron sus gritos. Sin embargo, Elise no se vio afectada en absoluto y movió sus manos rápidamente sin dudar.

Bloqueó el flujo de sangre con una gasa y cortó el área infectada con su cuchillo. Sus ojos ya no era los de una dama perteneciente a la casa de un marqués, sino a los de un cirujano. ¡Sus ojos tenían una mirada de hierro fuerte e inquebrantable en ellos!

En un rostro tan frágil tan delicado como una muñeca, esos ojos de hierro estaban fuera de lugar, pero, le daban un aspecto maternal increíblemente hermoso.

— ¿Cómo puede…?

La asistente la miró boquiabierta con sorpresa. No eran estudiantes de medicina porque han trabajado aquí durante mucho tiempo; han visto varias cirugías y se han dado cuenta que sus habilidades estaban fuera de lo común.

¿Incluso los médicos certificados no pueden manejar el bisturí con tanta habilidad?

Nunca habían visto a un médico del Hospital Theresa usar un bisturí tan hábilmente como esta joven. Era increíblemente hábil, como si fuera una maestra en esta forma de arte.

*Plaf*

La última carne muerta cayó. Las úlceras después de la cirugía estaban tan limpias que eran incomparables a las de antes.

—Se acabó, estimado paciente. —dijo después de terminar con la gasa.

—G-Gracias. Está mucho mejor que antes. —habló el paciente, muy emocionado.

Ella se echó a reír y respondió amablemente.

—De ahora en adelante, debe estar bien cuidado. Si hay algo incómodo, hágamelo saber.

—Sí, muchas gracias.

Luego habló a quienes la miraban boquiabiertos.

—Lo siento… ¿Pueden ayudarme con las lesiones del siguiente paciente?

—Ah… Sí, sí.

Rápidamente se apresuraron a seguir las directrices de Elise. De esta manera, Elise, uno por uno, curó a todos los pacientes de la sala de vagabundos.

♦ ♦ ♦

Pasó una semana.

El joven profesor, el Barón Graham del Hospital Theresa, recibió una llamada cuando estaba profundamente absorto en medio de su investigación.

— ¿Qué está pasando?

—Quería saber cómo le iba a la dama recomendada por el Vizconde Kate. ¿Le está yendo bien?

Graham estuvo, por un momento, completamente sin palabras.

¿Cómo estaba ella…?

Después de dejarla en la sala de los vagabundos, no se molestó en pensar en esa persona. No, para ser sincero, se olvidó de ella.

Ahora que lo pienso, ¿por qué no hay nadie hablando de ella? ¿Renunció sin previo aviso?

Obviamente, después de un día o dos, ella vendría a buscarlo para renunciar, pero simplemente no había recibido ninguna información. Podría haber sido sorprendida por los vagabundos y corrió sin siquiera un saludo.

— ¿Por qué no hay respuesta? ¿No vino a ti?

El jefe de medicina, el Vizconde Goate, frunció el ceño.

—No, no es eso. Es… —Graham comenzó a tartamudear sus palabras—. Ella está haciendo auto-estudio.

— ¿Auto-estudio?

—… Sí. Para que pueda aprender su camino alrededor del hospital.

Su vaga respuesta fue suficiente para que el Jefe Médico se diera cuenta de lo que estaba pasando y alzó la voz.

—Graham, ¿vas a ser así? ¡No es una simple persona, sino una recomendada por el Vizconde Kate!

—Lo siento.

Vizconde Kate. Era un noble por debajo del propietario de este hospital y era el canciller del Imperio. Era un poderoso noble con peso por derecho propio.

— ¡Ve a hacerlo apropiadamente!

—Sí, lo siento.

Graham, después de bajar la cabeza por un rato, salió de la oficina, dejando escapar un gran suspiro.

Maldición. Ya estoy lo suficientemente ocupado, pero, ¿tengo que llevar a esa dama y enseñarle? Si ella es tan importante, ¿por qué no le enseña él mismo?

Eso pensó, pero era hijo de una familia noble caída y era un médico impotente en la base de la jerarquía del hospital. Tenía que hacer lo que le decían.

No sé si todavía está por aquí. Probablemente ya haya escapado.

Movió sus pies hacia la sala de vagabundos.


Aclaraciones:

[1]: Florence Nightingale es considerada la madre de la enfermería moderna, enunciando que era una disciplina distinta a la medicina y asentó sus bases con la Teoría del Entorno.

[2]: Un estado de sepsis se considera una infección generalizada, principalmente porque la infección pasa a la sangre y de ahí, a otros órganos.

[3]: El desbridamiento consiste en eliminar los elementos muertos de la piel o en general, de la herida hasta que quede el tejido vivo de nuevo a la vista. De esa forma se evita favorecer la infección y ayuda en la cicatrización.

Maru
Bueno, me alegro de que hayan regañado a Graham. Su actitud deja mucho que desear. Y encima hay gente así a montones…

Capítulo 16 de Elise ya disponible en Kovel Times edición 25.

| Índice |

One thought on “Emperatriz del Bisturí – Capítulo 15

  1. Cerezoo-chan says:

    Awww adoro que ella sepa como hacer todo… ayudando a todos, siendo fiel a su promesa … sin duda es una doctora respetable.. .

    Muchísimas gracias por el capítulo 🌸🌸💜🌸💜

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *