Emperatriz del Bisturí – Capítulo 18

Traducido por Maru

Editado por Nemoné


La razón por la que se sorprendió era porque, solo los aprendices que habían demostrado sus habilidades y habían sido reconocidos después de mucho tiempo, normalmente eran enviados al centro crítico.

Graham se preocupó por un momento.

¿Es demasiado pronto para enviar a esta niña al centro crítico?

Sin embargo, él negó con la cabeza.

No.

Por alguna razón, sintió que estaría completamente bien enviar a esta chica en particular.

No era como si me quedara algo para enseñarle. Será mejor si le enseño mientras tratamos a los pacientes en el centro.

También…

Siento curiosidad y quiero ver su reacción cuando llegan pacientes con lesiones graves.

Graham tenía una personalidad espinosa, pero el conocimiento médico lo era todo para él, y estaba ansioso por ver qué tipo de visión podría mostrarle este talento que desafiaba el sentido común.

♦ ♦ ♦

Esa noche en casa del marqués.

—Elise.

—Sí, padre.

— ¿Va todo bien en el hospital?

Elise se echó a reír y respondió:

—Sí, ha sido bastante divertido.

Para ser honesta, ella quería atender a los pacientes más activamente, pero su estado era solo de aprendiz, por lo que no podía hacer mucho por el momento.

— ¿En serio? ¿No es demasiado difícil?

—No, todo está bien.

El marqués dejó escapar un suspiro.

Deseaba que ella se rindiera rápidamente, ya que no quería verla sufrir en absoluto. Sin embargo, parecía que no había absolutamente ninguna posibilidad de que lo hiciera. De hecho, podía ver su obvio disfrute cada vez que iba al hospital.

—En cualquier caso, en el Hospital Theresa, esos tipos son…

Después de mirar en secreto la vida hospitalaria de Elise, se sorprendió hasta el punto de quedarse sin palabras.

¿Se atrevieron a poner la niña de sus ojos en la sala de vagabundos y dejarla allí?

Sucedió porque ocultaron el hecho de que ella era la hija de la familia Clarence, pero aún era difícil tragar su ira.

Si Elise no intentara detenerme, habría despedido a todos.

Los médicos del Hospital Theresa no tenían idea de que si su hija no lo detenía, no solo todos serían despedidos, sino que una lluvia de sangre habría barrido todo el hospital y ese joven, Graham, definitivamente habría sido despedido con seguridad.

¡Pensar que hicieron que una chica tan delicada cuidara a los vagabundos!

Habían pasado diez días desde que comenzó a ir a trabajar al hospital, pero esta niña, que ya era delicada, había perdido aún más peso.

Quiero obligarla a dejarlo en este momento, pero a ella le gusta mucho. ¡Agh!

Se sentía muy frustrado.

—Muy bien, entonces, ¿a dónde vas mañana?

—Al centro crítico.

— ¿Qué? ¿El centro crítico?

El marqués Ed frunció el ceño. Sabía qué tipo de lugar era el centro crítico.

¿No era un lugar duro donde había que atender a pacientes serios y críticos?

¡¿Vas a enviar a una niña tan débil al centro crítico?! ¡No debería haber dejado a estos chicos solos!

Quería llamar al Director Goate y enfurecerse con él.

¿Qué tipo de aprendizaje estaban haciendo?! ¡Ese joven llamado Graham debe irse! ¡Está despedido!

Lo habría hecho también si su hija no se riera y dijera esas palabras.

—Iré a estudiar mucho. Padre, puedo hacerlo, así que no te preocupes tanto.

Ante el sonido de su voz que le pidió que no se preocupara y confiara en ella, el marqués Ed solo pudo dejar escapar otro suspiro.

—Elise.

— ¿Sí, padre?

—Si alguien te intimida, házmelo saber. No lo dejaré ir.

Su voz sonaba pesada, como si golpeara seriamente el hospital con una sangrienta tormenta de avisos de terminación.

Ante el amor de su padre, Elise solo podía sonreír torpemente.

En cualquier caso, Elise pudo dejar atrás la preocupación de su padre y se fue al centro crítico del Hospital Theresa.

—Mi nombre es Rose. A partir de hoy, trabajaré como aprendiz. Por favor, cuiden de mí.

Todos estaban tan sorprendidos que la miraron.

¿Quién es ella?

¿Parece una dama de una casa noble pero es una aprendiz? ¿Por qué estaría ella en un lugar como este?

Un centro crítico era un lugar donde los pacientes con afecciones graves recibían atención inmediata, por lo que solo los aprendices que pasaron un largo período de capacitación y tenían mucha experiencia eran permitidos. Por lo tanto, los tres aprendices que trabajaban actualmente en el centro crítico, al menos, habían pasado por tres años de aprendizaje y estaban capacitados hasta el punto de que casi oficialmente podrían convertirse en médicos.

Sin embargo, ¿cómo podría ese tipo de chica venir aquí?

—Señorita, creo que llegó al lugar equivocado. Este es un refugio, un lugar para los heridos o pacientes que necesitan atención inmediata.

Un joven que parecía ser el líder entre los aprendices habló. La chica que parecía una muñeca pero que tenía una belleza tan elegante le hizo elegir sus palabras con cuidado.

Sin embargo, la niña asintió con la cabeza.

—Sí, ya lo sé. Mi maestro me dijo que viniera al centro crítico a partir de hoy para trabajar, por eso estoy aquí.

— ¿Quién es tu maestro, señorita? —el joven preguntó de nuevo. Sin embargo, la voz de un joven llamó desde atrás en ese momento.

—Soy yo. Soy el maestro de esta niña.

Todos se sorprendieron y los miraron.

— ¡Profesor Fallon!

Esa mirada espinosa, esa cara hermosa. Era el barón Graham de Fallon.

—Hans.

— ¡Sí, profesor! —el líder entre los aprendices, Hans, respondió nerviosamente.

Graham era alguien que fue golpeado aquí y allá por la clase alta en la jerarquía del hospital, pero para los aprendices, era como un hombre del cielo. Un profesor que era como el cielo para ellos.

Todos lo respetaban especialmente por su habilidad que lo hacía conocido como un genio.

—Esta niña será entrenada aquí a partir de hoy. Yo seré el que la entrene la mayor parte del tiempo, pero cuando no esté aquí o cuando esté ocupado, cuídala.

Hans no pudo evitar preguntarse cuando escuchó que ella sería entrenada en el centro crítico.

¿Esa chica está siendo entrenada aquí? ¿Puede hacerlo?

El entrenamiento en el centro crítico no era el entrenamiento de aprendizaje habitual.

El centro crítico era un lugar que servía como departamento de accidentes y emergencias, por lo que los aprendices tenían que ayudar a los médicos con pacientes críticos y a veces tenían que tratar directamente a los pacientes. Tendría que ver a muchos pacientes críticos con heridas que podrían hacer que tu corazón cayera al estómago… ¿Podía una chica que se veía tan delicada ser capaz de manejar y soportar eso?

Parece que se desmayará al ver una sola gota de sangre, así que, ¿cómo puede atender a un paciente crítico?

De cualquier manera, era una orden de un profesor que respetaba, por lo que asintió con la cabeza en comprensión.

—Comprendo.

—Eso es bueno. Voy a una reunión en este momento, así que enséñale lo que necesita saber sobre la situación aquí y dónde están los suministros.

— ¡Sí!

Después de que Graham se fue, Hans se acercó a Elise.

— ¿Señorita Rose?

—Sí. Puede llamarme simplemente Rose.

—Está bien.

Un tono de voz tranquilo y una cara de muñeca. Hans, que estaba en una edad vigorosa, no pudo evitar sonrojarse un poco.

Ella es tan linda. Esta es la primera vez que conozco a alguien tan linda como ella. Obviamente es noble, ¿verdad?

No pudo evitar pensarlo debido a su comportamiento elegante.

Hubo casos, problemas financieros en su mayoría. Si una casa noble caía en ruinas, su estado volvía a ser de plebeyos debido al flujo del tiempo, no podían heredar el título o, especialmente, carecían de herencia. Los nobles tratarían de convertirse en médicos porque eran una existencia reconocida y respetada en la sociedad.

El padre de Hans provenía de una de las familias nobles menores.

—Por favor sígueme.

—Sí.

—Aquí es donde vemos pacientes heridos y aquí es donde ponemos todas las soluciones intravenosas juntas. ¿Sabes cuándo las usamos?

Hans le explicó amablemente esto y aquello.

—Los profesores no pueden estar de guardia aquí las veinticuatro horas del día, así que cuando los pacientes lleguen, los aprendices como nosotros los verán primero y luego darán un informe sobre ellos. Luego, diferentes médicos a cargo vendrán a tratarlos. El centro crítico funciona de esta manera.

Fue establecido en un sistema similar al sistema de residencia en la tierra.

Después de todo, en los hospitales coreanos, cuando un paciente llegaba por primera vez a la sala de emergencias, un interno o un “residente” se reunirá primero con ellos y luego notificará a los médicos a cargo de ese campo cuando sea necesario.

—Estas son las herramientas para la cirugía. A veces, cuando llega un paciente que necesita atención inmediata, haremos una cirugía de emergencia aquí.

—Sí.

—Te mostraré directamente lo que haremos con esto la próxima vez que tengamos un paciente.

Sintió que su corazón se aceleraba cuando la vio responder dulcemente a sus explicaciones. ¡Pensar que una chica tan linda vendría después de pasar siempre todos sus días con chicos oscuros!

Su voz creció lentamente en fuerza.

—Esta herramienta es…

Sin embargo, en ese momento una voz sonó agudamente en todo el centro.

— ¡Profesor, hay un paciente aquí!

Hans miró a Elise y respondió con voz confiable.

—Vamos, Rose. Te mostraré cómo tratar a los pacientes.

Sin embargo, su rostro se puso rígido cuando vio al paciente.

— ¡Mi respiración!

Un joven alto y delgado estaba dando respiraciones cortas y superficiales muy rápidas. Estaba agitando el pecho y parecía bastante serio.

— ¡Mi pecho!

Tenía tantos problemas para respirar que ni siquiera podía terminar sus palabras correctamente.

Hans gritó con urgencia.

—Es un paciente con una contusión en el pecho, ¡así que por favor, traiga un electrocardiograma para el corazón! ¡Y por favor llame al profesor Fallon!

No era un paciente que alguien que solo era un aprendiz pudiera manejar.

Cuando la enfermera llamó al profesor Graham, que estaba a cargo, Hans intentó examinar rápidamente al paciente.

—Estimado paciente, ¡espere un momento! ¡Lo examinaremos rápidamente y luego lo trataremos!

Entonces fue en ese momento.

Elise, que estaba a un lado, se había mordido el labio.

Este no es el momento de examinar su corazón. ¡El problema de este paciente no es el corazón!

Mientras observaba a este paciente, una conclusión surgió en su mente. A juzgar por su estado, su problema era definitivamente eso.

Mirando el estado del paciente, parece que no puede soportar hasta que venga el profesor Fallon, ¿qué debo hacer?

Era una aprendiz en su primer día en el centro crítico y no tenía derecho a atender a este paciente y cualquier autoridad actual sobre él pertenecía a Hans en ese momento. Sin embargo, ella no reflexionó mucho.

— ¡Uugh!

¡El paciente lanzó un grito sin palabras y sus ojos se voltearon cuando se desmayó!

— ¡Paciente! ¡Paciente! ¡Por favor, vuelve a tus sentidos! ¡Aquí! ¡Por favor, traigan al profesor Graham! ¡Rápido! —Hans estaba confundido.

Fue en ese momento que Elise se hizo cargo.

—Superior.

— ¿Eh?

—Lo siento… ¿Puede prestarme un estetoscopio?

— ¿Qué?

—Déjeme pedir prestado un estetoscopio. Es urgente. ¡Rápido!

Mientras Hans estaba parado atónito, Elise le quitó el estetoscopio del cuello.

— ¡Lo siento! ¡Le daré una explicación más tarde!

No había tiempo para dar una explicación detallada. Ella llevó el estetoscopio a su tórax y escuchó sus pulmones. Mientras escuchaba, su rostro se puso rígido lentamente.

¡Como pensaba!

No podía escuchar nada de los pulmones.

Con estos factores y su cuerpo delgado, altura alta, dolores bruscos en el pecho y respiración rápida y superficial, todo llegó a una conclusión.

¡Definitivamente es un neumotórax! [1]

 Su suposición fue precisa.

Si es así, entonces al menos el 70% del pulmón del lado izquierdo debe haber sido aplastado. ¡No, puede que no sea solo eso…!

Tocó rápidamente la arteria carótida. Entonces su semblante palideció. Apenas podía sentir nada de su arteria carótida.

No es solo un simple neumotórax… ¡es un neumotórax de tensión!

¡El neumotórax a tensión ocurría cuando la acumulación de aire en el espacio pleural estaba bajo presión, comprimiendo los pulmones y disminuyendo el retorno venoso al corazón! ¡Si no se atendía ahora mismo, conduciría a la muerte!

—Por favor, deme una jeringa.

— ¿Qué?

Sin embargo, Hans aún no había vuelto a sus sentidos. A diferencia de la voz tranquila que solía usar, ella gritó con voz fuerte. ¡Así de urgente era la condición del paciente!

— ¡Rápido, deme una jeringa! ¡Una con la punta más gruesa!

Afortunadamente, la enfermera entendió lo que estaba diciendo y le trajo la jeringa más gruesa del centro.

— ¡Aquí!

La punta de la aguja era casi tan grande como un clavo. Hans quedó estupefacto y preguntó.

— ¿Q-Qué vas a hacer con eso?

Ella no se molestó en responder. No, no había tiempo para responder. Tomó la jeringa como si fuera un cuchillo y la introdujo directamente en el pecho del paciente.

Cuando insertó la aguja grande, se introdujo en el segundo espacio intercostal en la línea medioclavicular y la sangre salió a chorros en su cara. Sin embargo, ella ni siquiera parpadeó.

Aún no. ¡Un poco más!

Insertó la aguja aún más profundo.

— ¡Agh!

En esa escena petrificadora, alguien dejó escapar un grito. La cara de Hans también se puso blanca.

¡Pensar que podría perforar una aguja en el área donde se reunieron el corazón, la aorta y el pulmón en un solo espacio! ¡Si ella cometió un error, podría conducir a la muerte inmediata!

—¡Tú, tú…! ¡¿Qué es esto?!

Entonces fue ese momento…


[1] Oh, bueno, hacía un tiempo que no hacía aclaraciones, ¿no? Jaja.

Bien, nos encontramos ante un caso bastante interesante, y que, como bien pensaba Elise, requiere de mucha urgencia porque puede causar la muerte rápidamente. Pero para entenderlo, comencemos de nuevo desde el principio.

Debemos pensar en los pulmones como una banda elástica que volverá a su forma original si no hay tensión sobre ella. Entonces, hay que partir de la base que un pulmón en reposo y sin tensión, estaría colapsado dentro del tórax. ¿Qué mantiene la tensión dentro entonces? La pleura. La pleura es una doble capa que se “pega” a los pulmones por un lado y a la pared torácica por otra, aplicando así la tensión necesaria para que los pulmones no se vacíen por completo. Cuando metemos aire a los pulmones, ejercemos lo que se dice “presión negativa” que hace que el aire se meta dentro, entonces, aumenta la tensión y los pulmones se expanden más para llenarse de aire. Y cuando soltamos el aire, simplemente “se relaja”, es algo pasivo.

Entonces, ¿qué pasa si se daña la pleura? Que perdemos la tensión y la presión del pulmón, haciendo que se iguale con el ambiente; el pulmón se colapsa y se vacía al completo mientras que el espacio entre las capas de la pleura se llena de aire. A esto se le llama neumotórax.

¿Qué le pasa a la persona que sufre esto? Que le cuesta respirar. Va a intentar llenar un pulmón que ha perdido la sujeción a la caja torácica y que no tiene presión ni tensión para llenarse. Así que va a sentir que se ahoga, que le falta el aire.

Pero… aquí hablaban de un neumotórax a tensión. ¿Qué es eso?

Imagina una herida en tu tórax que dañe la pleura, y se produzca ese neumotórax. Por esa herida, cada vez que intentes respirar va a entrar y salir aire. Pero, ¿y si cada vez que lo intentas solo entrase aire y nada saliera, como una válvula? Que el tórax se hincha, presiona el corazón, las arterias, las venas y el otro pulmón. Todo se aplasta y no puede funcionar. Entonces aumenta el ahogo, y además, baja la tensión arterial porque la sangre no puede pasar.

Oh, una muerte rápida pero muy angustiosa.

Por eso hay que correr y sacar ese aire. Como bien hace Elise, se quita esa tensión creando un agujero por el que salga el aire, que se suele hacer siempre en el segundo espacio intercostal (el espacio que hay entre tu segunda y tercera costilla). De esta forma, salvarás la vida de la persona.

Al menos, de momento.

| Índice |

2 thoughts on “Emperatriz del Bisturí – Capítulo 18

  1. Cerezoo-chan says:

    Muchísimas gracias por todos los capítulos 💙🌸💙
    Adoro esta manhwa y leer la novela es más especial 💙❣💜 gracias por todo ❣🌸

  2. Magael says:

    Amo esta historia, leerla en el manga es algo maravilloso, pero verla como novela, te ayuda a tener una visión mas amplia de la historia, y conectarte mas con los personajes. Gracias por su gran trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *