La Emperatriz se volvió a casar – Capítulo 5: La cuestión de una dama de honor

Traducido por Maru

Editado por Ayanami


—Su Majestad, el gran duque Lilteang le ha enviado un regalo de seda de una tierra extranjera.

Las damas de honor habían terminado de prepararme para el día antes de lo habitual, así que me senté con ellas, mientras tomaba mi café del desayuno. Mientras tanto, el príncipe Liltaiang había enviado a un sirviente con un regalo.

Levanté la vista de mi taza de café y examiné el objeto en las manos extendidas del criado. Era una hermosa tela de seda azul que brillaba como las escamas de un pez espada.

Suspiré y dejé mi café. La seda se veía hermosa y costosa, pero era difícil aceptarla, simplemente, considerando las intenciones del remitente.

El príncipe Liltiang era el tío de Soviesh y dos años mayor que su sobrino. Aunque no deseaba ser el emperador, regularmente, desde que me convertí en emperatriz, me sobornaba y me pedía favores. Si acepto el obsequio, seguramente, habrá exigencias difíciles para él.

—Gracias, pero dile que no puedo aceptarlo porque causaría un malentendido.

Esto había sucedido muchas veces antes, y el sirviente sonrió torpemente, como si él también lo hubiera esperado. Murmuró un respetuoso “Sí” y dio un paso atrás.

—El caballero aún no se ha cansado.

Cuando la puerta se cerró, la condesa Eliza dijo lo que pensaba y las demás se echaron a reír. El ambiente era muy tranquilo de nuevo.

Inesperadamente, se anunció un segundo visitante. Iba al palacio central después del desayuno todas las mañanas, por lo que pocos visitantes venían aquí en las primeras horas. ¿Pero dos personas en una mañana? Permití la admisión del visitante, aunque seguía siendo curioso.

Afortunadamente, el segundo visitante no era un sirviente de un noble que ofrecía sobornos, sino un funcionario que vino a coordinar la agenda del día. No era una tarea difícil y, después de intercambiar algunas palabras se fue.

Para mi sorpresa, apareció un tercer visitante.

Esta vez, era Rashta, a quien pensé que rara vez me encontraría cara a cara.

— ¿Rashta? ¿De verdad?

Miré al guardia con sorpresa. Bajó la cabeza y respondió afirmativamente con una mirada de desprecio. La condesa Eliza volvió a chasquear la lengua.

— ¿Por qué se atreve a venir aquí?

El guardia no lo sabía; él solo se para junto a la puerta y anuncia a los visitantes que llegan. Sin embargo, parecía que se sentía responsable al contarme la noticia, tenía una expresión avergonzada en su rostro. La condesa Eliza se volvió ansiosa hacia mí.

— ¿La recibirá, Su Alteza?

—Bien…

Francamente, no quería encontrarme con ella en absoluto. ¿Por qué debería estar obligada a ver a alguien que solo herirá mis sentimientos? Algún día, podré reír y hablar con Soviesh incluso si tiene muchas concubinas hermosas a su lado. Sin embargo, ese momento no es ahora, y todavía es difícil para mí tratar a la amante de Soviesh de una manera fácil.

Sin embargo…

—Déjala entrar.

La condesa Eliza gritó sorprendida.

— ¡Su Majestad!

Tomé el mango de la taza de café medio llena. No quería verla, pero Rashta era solo una concubina, y el primer amor de Soviesh… ¿Era amor? La primera mujer que amaba. Soviesh había sido frío conmigo desde que apareció por primera vez, y no quería volver a pelear con él. Incluso si no pudiera amarlo apasionadamente, no quería ser odiada por el emperador. Podría tolerar solo esta visita.

—Esta es la segunda vez que nos vemos, Su Majestad. Soy Rashta.

No sabía si ella pretendía no saber ni preocuparse por el incidente de Laura, pero Rashta me saludó con una sonrisa brillante, tan pronto como entró.

La condesa Eliza no ocultó su disgusto y se recostó en un silencio pedregoso, mientras yo enseñaba mis músculos faciales, lo más vacío posible. Afortunadamente, tenía mucha práctica en ocultar mis emociones en situaciones menos que ideales.

—A diferencia de antes, estoy segura de que eres su concubina. Felicidades.

— ¡Gracias!

Di un saludo mecánico… ¿Qué se supone que debía decir ahora? Lo pensé por un momento y decidí ir directa al grano.

— ¿Qué te trae por aquí?

— ¿Qué me trae por aquí?

La miré interrogante.

—Tú y yo somos como hermanas ahora, Su Majestad. Familia —respondió Rashta.

La condesa Eliza fue atrapada por sorpresa y se atragantó con su frío café. Puso su mano delante de su boca, mientras tosía y miraba a Rashta. Estaba igualmente desconcertada. ¿Qué acababa de escuchar? ¿Hermanas? ¿Familia?

— ¿Familia?

—Porque tenemos el mismo esposo.

Mi cara impecable casi se rompió. Luché por mantener los nervios crispados. El contrato de concubina era literalmente un contrato, y no eran reconocidos como parte de la Familia Imperial. Durante el contrato, una concubina podría recibir una cantidad favorable de riqueza, pero si el contrato no se extendía, tenía que abandonar el Palacio Imperial. Los niños nacidos por la concubina no se consideran príncipes o princesas, incluso si fueron engendrados por el emperador.

Sin embargo, ¿ahora la chica nos consideraba familia solo porque teníamos el mismo esposo? Había tantos errores en esa declaración que ni siquiera sabía por dónde empezar. Mientras domesticaba mis pensamientos, Rashta juntó ambas manos.

— ¿Puedo llamarte hermana?

El aire se enfrió a mi alrededor. Presioné mis labios hacia abajo. Este era el límite de mi generosidad.

—No.

La expresión de Rashta cayó. Ella parpadeó y me miró como asustada.

Como si nunca hubiera anticipado una respuesta como esta. Eso era más asombroso para mí. Ella prácticamente dijo: “Sí, seamos hermanas. Me llevé a tu marido, pero ¿podemos llevarnos bien?”

— ¿Es porque no te gusta Rashta?

Sus grandes ojos parecidos a ciervos comenzaron a llorar.

—No se trata de odiarte.

Por supuesto que la odiaba.

—Puede que te hayas convertido en la concubina del emperador, pero no eres mi hermana.

Traté de explicar esta verdad difícil con una sonrisa, pero Rashta solo parecía llorar más. Ella debía haber pensado que la estaba ridiculizando. Sonreír no funcionó, así que lo limpié y decidí terminar nuestra reunión allí.

—Vete.

Después de que Rashta se fuera, todos en la sala miraron en estado de shock.

—De hecho…realmente, no sé qué decir de ella.

La condesa Eliza estaba estupefacta. Y también las otras damas de honor. La mayoría de ellas, nunca antes, había conocido a la concubina de un emperador, y mucho menos a una que llamara a la emperatriz. Con el ceño fruncido, me volví hacia la dama de honor más antigua.

— ¿Es así como es una concubina?

Aunque había estado entrando y saliendo del Palacio Imperial desde que era joven, nunca había conocido a ninguna de las concubinas del emperador anterior, mientras recibía educación en la corte. Todavía no tenía la edad suficiente para debutar en sociedad, por lo que no tenía nada que ver con las concubinas del difunto emperador.

—Las concubinas rara vez ven a la emperatriz. Solo heriría los sentimientos de los demás, y las concubinas no quieren que no les guste.

Quizás a Soviesh le gustara un personaje como Rashta. La condesa Eliza suspiró.

—Necesitará una dama de honor tarde o temprano. El emperador dice que es una plebeya, pero me temo que no es como una plebeya. Me pregunto si alguna joven querría ser la dama de compañía de la concubina…

♦ ♦ ♦

—Cuando la visité, ella me dijo que era una concubina, pero no su hermana. ¿Es así como se supone que debe ser, barón Lant? ¿O la emperatriz me odia?

Después de que terminó la ceremonia de firma del contrato, fue el Barón Lant quien administró la mayoría de los asuntos de Rashta. La visitó hoy sin ningún propósito en particular, y se sorprendió al escuchar esta historia inesperada.

— ¿Visitó a la emperatriz?

—Sí…ella le envió un regalo a Rashta. Pensé que debía ir a saludarla si enviaba un regalo…

El barón Lant gimió y se pellizcó la frente. Rashta inclinó la cabeza.

— ¿Qué es? ¿Rashta hizo algo mal?

—Peor que eso…las posiciones de la señorita Rashta y la emperatriz están en oposición entre sí.

— ¿Por qué? Ambas sirven al mismo esposo.

¡Eso es lo que Rashta le dijo a la emperatriz! El barón Lant estuvo momentáneamente mareado.

Sin embargo, los ojos grandes y oscuros de Rashta lo convencieron de que ella actuó por inocencia. Uno no responsabiliza a los niños como los adultos. Rashta era más ignorante de la sociedad aristocrática…no, que incluso los niños aristocráticos, por lo que tenía que mostrar cierta consideración. Pero aun así…

—Rashta, ¿alguien te detuvo cuando dijiste que ibas a visitar a la emperatriz?

— ¿Cherily y Kisu?

— ¿Quiénes son?

—Las criadas de Rashta. El emperador las asignó.

—Aparte de esas sirvientas… ¿tienes una dama de honor?

Rashta volvió a inclinar la cabeza.

— ¿No?

El barón Lant se levantó de su asiento con una mirada decidida. En esa nota, volvió al emperador Soviesh e informó sobre su visita a Rashta.

—Su Majestad. Rashta es ahora su concubina, pero ignora la sociedad aristocrática. Ella tiene sus doncellas, pero también necesita una dama de compañía.

Otro secretario que escuchaba desde un lado comentó:

— ¿Una mujer noble querría servir a un plebeyo como Rashta?

—Rashta no es el primer plebeyo en convertirse en una concubina.

El barón Lant respondió bruscamente al secretario, luego se volvió para rogarle nuevamente al emperador.

—Al menos debería darle una dama de honor para guiarla en la sociedad aristocrática.

Soviesh hizo un sonido de acuerdo.

—Era algo en lo que ya había estado pensando, barón Lant.

—Sí, su Majestad.

—Encuentra una dama de honor que será responsable de ayudar a Rashta.

—Sí, su Majestad.

♦ ♦ ♦

Estaba paseando por los jardines del palacio occidental, cuando vi un pájaro grande y hermoso posado en una enorme fuente, recogiendo sus plumas.

—Qué pájaro tan extraño.

Las damas de honor no lo habían notado, ya que estaban ocupadas parloteando sobre la inutilidad de los secretarios de Soviesh que intentaban encontrar a una dama de compañía para Rashta. Me acerqué con cuidado por mí misma. Cuando extendí mi mano, el pájaro se subió rápidamente. Sacudió sus alas y acarició su pico contra el dorso de mi mano, como si estuviera acostumbrado a los humanos.

¿Fue este pájaro criado por nobles?

Mientras acariciaba su pequeña cabeza, noté un pequeño pedazo de papel atado a su pie. Lo abrí y encontré una nota escrita a mano en un pequeño guión.

[Soy un invitado extranjero que llegará el día de Año Nuevo. Escribí esto después de beber.]

Solté una carcajada y las damas de honor vinieron a ver qué había pasado.

—Oh, eso es nuevo.

—Bonito.

—Qué pájaro tan bonito. ¿Cómo se llama?

—Sé que es un pájaro difícil de domesticar… ¿no se usa para cazar?

Cuando les mostré la carta, las damas de honor sonrieron y me animaron a que le respondiera. Sonreí ampliamente. ¿Era realmente de un extranjero borracho? Habrá muchos embajadores extranjeros llegando aquí para el día de Año Nuevo, por lo que no sería inusual…

Por lo general, los pájaros vuelan hacia una pagoda de pájaros que les da un aroma único que los atrae. Era sorprendente cómo este pájaro voló todo este camino. Saqué una pequeña lapicera de bolsillo que siempre llevo conmigo, y otra dama de honor recuperó un trozo de papel cercano.

[Un pájaro borracho vuela de regreso. Si encuentra el camino correcto, será mejor que su maestro.]

Las damas estiraron la cabeza para verme escribir la carta y se echaron a reír de nuevo. Aparté el bolígrafo, me acerqué al pájaro, luego até mi nota a su pata. El pájaro volvió a rozar su pico contra mi mano y se fue volando.

—Qué adorable.

—A ese pájaro parece gustarle la emperatriz.

—Sí, ¿no es sorprendente que solo vaya a la emperatriz?

Cuando regresé a mi habitación, después de escuchar a las damas parlotear sobre pájaros, encontré a una de los secretarios de Soviesh esperándome.

— ¿Qué está pasando?

Parecía que había estado esperando por un tiempo, y respondió de inmediato.

—El emperador la ha convocado.

Los rostros de las damas se endurecieron. Tanto como el mío. El placer de ver al hermoso pájaro desapareció y mi corazón se puso rígido. Antes, nunca me importó cuando Soviesh me llamaba, pero ahora, no pude evitar pensar qué más estaba pasando.

—Entiendo.

Rashta ahora era una concubina, y rechacé sus intentos de ser más amigable conmigo, más de lo necesario. Eso fue todo. ¿No debería ser el final?

¿Me va a criticar por no llamarla mi hermana…? No. No importa cuánto piense en ella, no es en ese grado.

Soviesh había visto a su madre mientras crecía, y sabía cómo eran las emperatrices y las concubinas.

—Por favor, espera.

Después de entrar a mi habitación, me quité el vestido para caminar y me cambié por uno más formal. Afortunadamente, no volví a encontrarme con Rashta cuando seguí al secretario a la habitación del emperador.

Entré y Soviesh me ofreció una taza de té e inmediatamente entabló conversación.

—Si bien las concubinas no requieren una dama de honor tanto como la emperatriz, aún deben tener una o dos para atenderlas. Le daré a Rashta uno o dos también.

—Eso he oído. Veo que tus secretarios están buscando.

—Sin embargo, después de unos días, ninguna mujer noble se ha presentado.

— ¿De verdad?

—Creo que no se están presentando porque la emperatriz, la dueña del palacio, no se presenta. Entonces, ¿puede la emperatriz encontrar una dama que espere a Rashta?


Maru
Esto se siente como una ofensa a la dignidad de Navier demasiado grande.

Kiara
Es la primera vez que leeré la novela, ni siquiera he visto el manhwa si se todo el remolino de emociones que produce por los grupos, pero al final me anime y aquí estoy. Si todavía hay alguien que no la haya leído iniciemos esta aventura juntos

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *