No confío en mi hermana gemela – Capítulo 11

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Aun así, no importaba. Erusia quería parecer más hermosa que yo vestida de amarillo. Si quería destacar, la dejaría. Reconocer era un símbolo de mi afecto, una muestra de amor.

—El abuelo dijo que nos repartamos un vestido amarillo y negro entre nosotras.

—Es verdad. Sin embargo, no dijo que usara el mismo vestido.

—A-Aunque eso es cierto, somos…

—¿Somos?

¿Porque éramos gemelas? Era la misma respuesta que el pasado.

—Ah, ¿porque somos gemelas?

—¡Sí, sí!

Cuando respondió mientras sonreía, su sonrisa se hizo cada vez más brillante al pensar que entendía. Era cegador. ¿Por qué solo me mostraste sonrisas falsas cuando podías sonreír así?

—Aunque también quería usar el mismo vestido que Erusia, excepto en un color diferente… Sabes que tu hermana mayor no es tan aficionada a los colores oscuros.

—¿Es eso así? Previamente…

—Esa es una historia del pasado. Quiero usar un atuendo de colores brillantes para la celebración de la mayoría de edad. Si tuviéramos que vestir un atuendo del mismo diseño, tendríamos que dividir los colores. Pero si usamos diseños diferentes, usar el mismo color no será un problema.

—Pero hermana mayor…

—No te preocupes demasiado por eso. Arreglaré que el vestido de Erusia sea el más hermoso. —Le di unas palmaditas en la cabeza y miré hacia el señor Dale—. Por favor, produzca uno con la mejor seda y materiales. Verifique que la joya que encontré se adapte a Erusia. Como dije antes, diseñe a su gusto sin preocuparse por el precio.

—Entendido.

Evité la mirada de Erusia después de sonreír al hombre que inclinó la cabeza. Señalé el primer vestido que entró en mis ojos.

—Este. ¿Qué tal este, señor Dale?

Los ojos del señor Dale se agrandaron mientras miraba el dibujo que había señalado. Luego tartamudeó y libremente elogió.

—¡Realmente es la elección perfecta, señorita! Siempre pensé que tenía gusto por las artes, ¡pero no sabía que era así!

—No es cierto, esto no es nada.

Suavemente me metí el pelo detrás de las orejas mientras aceptaba sus elogios. No me importaba esto.  El señor Dale estaba tan orgulloso de este vestido que aparecía en todas las fiestas para hablar de ello hasta que le dolía la boca.

—No, no, no, ¡realmente es una excelente elección! Además, debido a que este vestido ya ha sido prefabricado, solo tenemos que arreglarlo para que se ajuste a las medidas de la señorita. He diseñado la tela y las joyas de antemano. ¿Los revisaría?

—Por favor tráigame el catálogo si está presente. Lo revisaré mañana

—Entendido.

Me incliné elegantemente y sonreí mientras veía al señor Dale recoger el boceto y desaparecer. Pero Erusia no estaba sonriendo.

No esperaba que eligiera un vestido diferente. Además, estaba molesta porque el vestido había recibido grandes elogios del señor Dale.

¿Pero qué harás, hermana menor?

—Es emocionante, ¿no?

—Sí… 

Este resentimiento hacia tu hermana mayor, que había vivido solo contigo en su corazón durante veintiocho años no había terminado.

♦ ♦ ♦

Los preparativos de la fiesta fueron sin problemas. Aunque hubo casos en los que faltaba tiempo, porque solo tuve que hacer pequeñas revisiones a la preparación del abuelo, no hubo problemas importantes.

Además, tenía la fuerza para hacerlo posible. Todo el trabajo difícil se resolvió con dinero.

La escasez de mano de obra podría ser cubierta. Si el trabajo fuera demasiado difícil para una persona, se asignarían a dos o tres, y si eso no fuera suficiente para cinco personas.

Debido a que cambié la ubicación de repente, no pudo evitar ser urgente, pero intenté reducir los errores al mínimo. Instruí trabajo simple y menor repetidamente.

Simplifiqué las partes más complicadas para evitar que las instrucciones se volvieran complejas.

Algunos me habían dicho que les dejara el trabajo y descansara. Me dijeron que les preocupaba que me desmayara por trabajar demasiado para la fiesta que debía celebrar que me convertiría en un adulta. Pero no dejé de trabajar.

Aunque era cierto que estaba cansada, esta no era una fiesta simple. Era una forma de cambiar el estilo de vida simple y modesta que la familia Aztane adaptó para protegerse.

Incluso si era solo un pequeño servicio, mostraré los lujos rumoreados de la familia Aztane.

Todos asumían que teníamos una gran cantidad de riqueza, pero no la habían visto con sus propios ojos. De esa manera, nuestra familia era considerada como humildes plebeyos que hacían negocios turbios para obtener riqueza, por lo que el círculo social aristocrático nos despreciaba.

Sin embargo, era una tontería pensar que el dinero fluirá cuando uno sea un aristócrata. Ser propietario de un territorio no significaba que todos los impuestos le pertenecían.

La riqueza era un símbolo de autoridad y fortaleza. Excluirse de las cosas materiales y contemplar el mundo era el sueño de los fantasiosos y el engaño de los filósofos.

La riqueza, la fuerza militar y la autoridad eran inseparables. Un triángulo que constaba de tres elementos. Si uno era excepcional incluso en uno, podía obtenerlo todo. Les haré saber que el triángulo estaba bajo nuestro control.

Las personas que asistieron a la mesurada celebración de la mayoría de edad se reunieron y nos culparon, haciendo caso omiso de todo y diciendo que los Aztane no actuaban como aristócratas a pesar de serlo. Esta vez, no quería escuchar las cosas que dijeron sobre el abuelo.

En el pasado, hubiera protegido la forma de actuar de los Aztane, pero ahora era diferente. Necesitaba los ojos, las voces y las bocas frívolas de los aristócratas.

—Protegeré a la familia.

¿Frugalidad? ¿Modestia? Eran inútiles. Solo había una forma para que la familia Aztane, que no podía quedarse en ningún otro lado, sobreviviera. Estableciendo nuestra identidad era la única manera.

—Mmmmm…

¿No era eso? Lo había olvidado brevemente, pero recientemente obtuve un gran apoyo.

Pensé en Ian mientras me masajeaba la nuca. Para alguien con el título de archiduque Veridian, estar sufriendo debido al dinero era una historia ridícula.

—Pfft.

Se me escapó la risa al pensar en el hombre con una gran complexión que se apresuraba hacia mí con una expresión perpleja. ¿Había estado viviendo bien? ¿Recibió la invitación que envié correctamente?

¿Él vendría antes entonces? Según los rumores, odiaba cosas como las fiestas. Pero, ¿por qué una persona como esa sería el anfitrión de tantas fiestas?

Me rasqué la cabeza. Pensando que algo no estaba bien, reflexioné aquí y allá dentro de mi cabeza. No lo sabía. Eso no era lo importante.

—¡Atad la pancarta más alto!

Lo importante era prepararse para la fiesta.

♦ ♦ ♦

Me di cuenta que todo mi cuerpo se sentía enfermo el día que llegó la ceremonia de la mayoría de edad. Ah, me moví como una loca como de costumbre. El abuelo se apresuró a apoyarme en su sorpresa al verme gemir.

—¿Por qué de repente estás así? ¿Estás herida?

—N-No…

No es que estuviera herida. Solo estaba cansada.

Trabajé sin parar. Cuando me concentraba en una cosa, debía asegurarme de que los procedimientos funcionasen perfectamente e inspeccionarlo yo misma.

Después de todo, era común enfermarse a medida que pasaba el tiempo. La gastritis era común porque muchas veces no comía cuando tenía que cumplir un plazo.

Las personas maldecían fuertemente el dinero que ganaban mientras intentan descubrir cómo usarlo. Me preguntaron por qué trabajaba tan duro a pesar de tener mucho dinero. Todavía había cosas que no se podían resolver a pesar de tener mucho dinero. No, creía que había algunas cosas que no se podían resolver.

—Estoy bien. Me sentí anémica por un tiempo…

—¿No estás trabajando demasiado duro últimamente? ¿Qué tengo que hacer? Aunque dije que organizaría todo, lo tomaste por la fuerza y ​​al final, trabajaste hasta este punto.

Le sonreí sinceramente al abuelo, que me regañó con voz firme. Siempre estaba preocupado por mí. Aunque siempre era cariñoso, hubo momentos en que hablaba con un tono firme. Aun así, me gustaba todo su rigor.

—Abuelo.

—¿Por qué me estás llamando?

Fue algo lindo verlo actuar como si estuviera molesto y me respondiera cortante. ¿Era nuestro abuelo este tipo de persona? ¿No te gustaba que tu nieta se enfermara tanto? Me reí alegremente.

—Por favor no te preocupes. No moriré.

—¿Morir? ¿Quién morirá? ¿Estás tratando de seguir a tus padres?

—Ey, tus palabras son excesivas.

—Bien. ¿No te dije repetidamente que debes saber cómo cuidar tu cuerpo? Al final, la vida se trata de buena forma física. Siempre debes mantener tu cuerpo sano.

—No te preocupes por eso. No importa cuán enferma esté, no estaré más enferma que Erusia.

El abuelo se estremeció. En este momento, ambos teníamos el mismo pensamiento. No importaba cuánto dinero se requiriera, si curara a Erusia, lo revisaríamos. Pero en aquel entonces ese era un pensamiento imposible.

Cuando pensaba en mi hermana menor que siempre estaba enferma y sufriendo, olvidaba todo mi cansancio y mis dificultades. Incluso cuando me sentía cansada, me guiaba para encontrarme con mi hermana menor y mimarla, somnolienta.

Para vivir por el nombre Aztane y los miembros de mi familia, pensé que esas dos cosas eran mi propósito. Pero eso fue todo mi estúpido engaño.

Erusia ridiculizó a la familia con sus mentiras. No, no me habría molestado si fuera solo yo. Ella había engañado al abuelo que, con sus alientos moribundos, me agarró la mano para decirme que tuviera fuerzas por el bien de mi hermana enferma.

—Está bien, Laura.

Disfruté el olor fragante del pastel que provenía del abrazo del abuelo. No podía perder este cálido abrazo. Nunca podía decepcionar a este hombre. Por eso, tenía que hacer un movimiento.

¿Hay cosas que no puedes obtener sin dinero? No me hagas reír. Con dinero, puedo cambiar el futuro.

Sentí como si me quedara dormida en el abrazo del abuelo mientras él me palmeaba la espalda. Pero eso solo duró un momento, el mayordomo corrió hacia mí con urgencia mientras me llamaba.

—Señorita, señorita Laurentia.

—¿Por qué llamas?

Dejé los brazos del abuelo y golpeé mis labios. Sentí como si faltara algo.

Con una cara muy urgente, el mayordomo habló.

—Ha ocurrido un desastre.

—¿Un desastre?

¿Qué podría haber ocurrido? Mientras inclinaba la cabeza en silencio, él frunció el ceño y habló con dificultad.

—El vestido… 

En ese momento mis ojos se agrandaron cuando hice una suposición. ¿Podría ser…?

Corrí hacia adelante sin darme la vuelta.

Tan pronto como entré en la habitación que cuidaba mi vestido, no pude ver su figura original, sino las piezas hechas jirones que revoloteaban por la estancia.

—Esto es…

—Parece como si un ladrón hubiera venido anoche.

—¿Un ladrón? ¿Un ladrón vino anoche?

No había manera

¿Estás diciendo que tiene sentido que en esa noche helada un ladrón entrara solo para romper el vestido en pedazos y escapar? 

El mayordomo se mordió los labios cuando lo interrogué.

—Te dije que lo cuidaras bien. ¡Enuncié una y otra vez muchas veces qué hacer para cuidarlo perfectamente y ahora…!

—¡Laura! Mi nieta, mi hija. Mantén la calma.

Fue el abuelo quien me detuvo mientras interrogaba al mayordomo con aliento áspero e ira insaciable. El abuelo susurró en voz baja y me abrazó mientras luchaba.

—Shhh… Cálmate. No te agites. Como siempre dije, las peores cosas suceden cuando anticipas tu arduo trabajo. Ya lo sabes.

—Abuelo.

—¿Qué te dijo el abuelo? ¿Recuerdas lo que te dije que hicieras cuando ocurriera la peor situación? 

Lentamente asentí con la cabeza.

—Que esté siempre preparada. Luego, cuando ocurra lo peor, el daño se minimizará.

—Realmente eres mi nieta.

Asentí con la cabeza mientras miraba sus ojos esmeraldas, que eran tan hermosos que envidiaban al mar. La sensación de agitación disminuyó.

El abuelo sacó su reloj de bolsillo, miró la hora y se acarició la barbilla mientras pensaba. Su mirada buscó alrededor y después de reflexionar, habló.

—Si fueras tú, ¿qué harías?

¿Qué haría si fuera yo? 

Presioné mi frente y pensé por un momento antes de responder suavemente.

—¿Vamos a la oficina por ahora, abuelo?

| Índice |

5 thoughts on “No confío en mi hermana gemela – Capítulo 11

  1. Tato says:

    Yo si creí que le habían roto el vestido que se iba a poner, porque de otra forma fue exagerada la reacción del capítulo anterior, o talvez yo vi demasiado en la escena😋.

    Muchas gracias por el capítulo.

  2. Murcyblack says:

    Una arista positiva, porque sabe quienes están de su parte y quienes no, pero también hay una arista negativa en sus propósitos que caminan entre el filo de lo racional y lo emocional. Gracias por el capítulo.

  3. Athena.godness says:

    Un capitulom con todo, apuesto que ella se las va arreglar con lo del vestido. Su linda y pobre hermanita tanto esfuerzo que puso por romperlo no le va a valer de nada.
    Excelente trabajo, muchas gracias por la traducción.

  4. Artemis says:

    Seguro que su linda hermanita tuvo algo que ver con lo del vestido :3 Que agradable persona (nótese el sarcasmo).

    Gracias por el capítulo <3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *