No confío en mi hermana gemela – Capítulo 6

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Lo importante era el movimiento de los fondos del ducado. Necesitaba confirmar el progreso de los negocios y la liquidez de las personas.

Pensar la razón detrás de su obsesión con el dinero con fondos decrecientes era una predicción precisa.

En los últimos diez años, todos los activos del ducado disminuyeron un 5% cada año. Ya sería problemático si sólo hubieran pasado uno o dos años, pero que la disminución haya continuado por los últimos diez era un problema considerable.

La disminución repentina de los activos podría deberse a varios asuntos, pero estaba claro que la respuesta era la deuda.

No importaba cuánta riqueza tuviera el territorio de un hombre, la deuda siempre existiría. Si miraras el lado malo, estarías enredado y sufrirías responsabilidades, sin embargo, la deuda también garantizaba las funciones comerciales.

Dicho esto, la familia Aztane también tenía una deuda considerable. Por supuesto, la escala no era suficiente para volver loco al jefe de familia.

Sin embargo, la deuda del ducado se descuidó durante mucho tiempo. En este caso, el interés del préstamo privado utilizado no estaba creciendo. En pocas palabras, la situación era que faltaba dinero debido al aumento de la deuda cada año.

El ducado necesita una cantidad colosal de fondos para mantener a los militares. Todos los años escuché de alguien que debido a que los reinos del norte se aliaban como una confederación, había una amenaza de ataque. Incluso volviendo al pasado, había visto noticias de la Confederación de los Reinos del Norte acercándose a las fronteras y molestando al reino, por lo que la necesidad de una fuerza militar fuerte era inminente.

—Mmmmm…

Entonces, incluso con esta situación desventajosa, ¿el pródigo Ian gastaba dinero por placer? Eso no parece correcto. En mi opinión, al menos era un personaje que sabía distinguir el interés propio.

Me rasqué el centro de la frente y miré al miembro del gremio informante que estaba frente a mí.

—Había escuchado que los fondos dados por la familia imperial que apoyaba a los militares estaban siendo retenidos, pero el presupuesto es asquerosamente más bajo de lo que pensaba. ¿Te perdiste algo?

—Ha mirado todo correctamente. Los fondos proporcionados a los militares por la familia imperial son bastante escasos. Increíblemente escasos. En verdad, incluso cuando el archiduque fue a solicitar más fondos, fue rechazado. No puedo evitar pensar que su deuda fue causada por los préstamos que el archiduque Veridian tomó para proporcionar a sus militares, debido a que la familia Imperial redujo los fondos debido a que veían al archiduque como una amenaza para su reinado.

Esta autoridad. Durante 600 años, esta familia fue leal a la familia imperial y construyó un ejército para protegerlos, pero la familia imperial continúa ordenándolos sin fondos y los mantiene encadenados. Era similar a matar de hambre a un perro de caza para que no pueda defenderse.

—De todos modos, la escala de la deuda es muy grande. ¿Puso todo en garantía para llevar la deuda?

—El ducado ha colocado doce ubicaciones mineras como garantía.

Una vez más, revisé los documentos. Solo la suma de intereses era asombrosa. Por supuesto, la deuda acumulada durante diez años con los intereses se incrementaría enormemente. El archiduque anterior, Mollind, había confiado en que la familia imperial cubriría la deuda.

Me rasqué la cabeza cuando apareció un pensamiento repentino. Incluso todo el presupuesto del reino para todo un año solo cubriría la mitad de la deuda. Debido a esto, comenzó su obsesión con el dinero.

—Entiendo.

—¿Perdón?

—No es nada.

Había encontrado una pista.

♦ ♦ ♦

Antes de regresar, necesitaba preguntarle a Ian si podía dedicarme algo de tiempo. Uno de los sirvientes me informó que estaba en el estudio y fui a buscarlo.

Entré al estudio cuando una voz me dio permiso después de tocar. Me reí al ver a Ian sentado y jugando con un bolígrafo de plumas mientras estaba enterrado debajo de los documentos. Mi humor se levantó sabiendo que ese hombre sería parte de mi plan.

—Oh, ¿por qué está aquí la señorita Laurentia?

—¿Cómo suena una conversación rápida?

—No suena tan mal. Necesito algo de tiempo para descansar los ojos.

Me acerqué a él mientras se apoyaba en la silla y apretaba los ojos con expresión cansada. Volteé la cabeza y vi que algunos documentos habían caído al suelo. Eran listas de suministros necesarias para los militares para el próximo invierno.

Recogí los documentos del suelo, los desempolvé y se los entregué a Ian.

—Esto es caótico.

—Bueno, todas las oficinas son así. Por cierto, ¿qué se le ofrece a la Señorita Laurentia aquí? ¿Vino a darme las dos piezas de oro de las que hablamos ayer?

Dos piezas de oro. Mientras reía, le tiré las piezas que tenía en el bolsillo. Aunque me miró con sorpresa, atrapó sin esfuerzo las monedas de oro y las colocó sobre el escritorio mientras devolvía una carcajada.

—A pesar de cómo te ves, eres diferente a otras mujeres aristocráticas.

No había otra forma de tratar negocios con hombres mayores.

—Aunque todavía no ha llegado el invierno, debe estar ocupado con los preparativos.

—El invierno es una temporada difícil. Faltan raciones, proteger las fronteras se vuelve difícil y los espíritus son bajos. Para evitar que la moral de los soldados deje caer los servicios públicos contra el frío es necesario estar preparados.

—Eso es correcto. Aun así, es un alivio que Occidente no sea tan frío.

—Este barrio es así. Sin embargo, los soldados que custodian las tierras hacia las fronteras del norte deben estar temblando de frío.

La visión de él girando lentamente el bolígrafo de plumas y apoyando su silla entró en mis ojos. Se le subieron los bordes de la boca.

—Así que…

—¿Perdón?

—La razón por la que vienes aquí no es porque la señorita esté preocupada por quienes protegen el reino. ¿Correcto?

—… Bueno, tiene razón.

Con una cara amarga, asentí con la cabeza. Ian colocó el bolígrafo sobre la mesa y me miró en silencio. Le devolví la mirada. No tenía ninguna razón para evitar su mirada, ni quería evitarla. La sala quedó en silencio mientras nos mirábamos el uno al otro cuando estaba a punto de mencionar un tema importante.

Me miró como si pudiera mirar dentro de mí y con el ceño fruncido abrió la boca.

—No soy un hombre de negocios. Tampoco soy emprendedor. Además de eso, no soy un funcionario que declara guerras con la boca. Así que déjame preguntarte directamente. —Tragué saliva. —¿Por qué has venido aquí?

Un discurso directo. No era familiar pero no se sentía mal.

—Tiene problemas, ¿verdad?

—¿Problemas?

—Sí, un gran problema.

—No tengo nada de eso.

—Mentiroso. Todos viven con problemas.

—¿Es la dama así también?

—Por supuesto —sonreí. Su expresión cambió a un mal humor. —Por eso, también tendré algo que me preocupa.

—Sí. Por supuesto.

—Oh, qué interesante. No sabía que un hogar de negocios como la familia Aztane tendría una dama maga que pudiera leer las mentes de las personas.

—Poder leer mentes es ventajoso en los negocios.

—Eso es gracioso.

Estiró con cuidado la parte baja de su espalda. A diferencia de sus palabras, la expresión ceñuda en sus ojos reflejaba cómo se sentía.

—Entonces la señorita debe saber por qué me preocupo.

—Hasta cierto punto.

—¿Me dirías?

Como si lo estuviera copiando, lo miré y le devolví una sonrisa.

—No tiene dinero —hablé inmediatamente después de ver su rostro que me confirmaba con el ceño fruncido. —Sé que ha acumulado muchas deudas. No es la deuda lo que le preocupa, sino la deuda que se ha acumulado sin razón contra usted.

—Las circunstancias de las finanzas internas se mantienen en secreto, ¿cómo es que sabes esto?

—¿Dónde en este mundo hay secretos?

Él sonrió y dejó escapar un suspiro cuando se levantó de su silla y se acercó a mí. Mi garganta se retorció mientras miraba al archiduque acercarse gradualmente. Finalmente, estaba a pasos de distancia y cara a cara conmigo.

—Entonces, ¿viniste a decirme que tuviera cuidado debido a mi gran deuda? ¿Algo como “tu deuda es grande, por favor usa tu dinero con moderación”?

—Tiene toda la razón.

Al ver su expresión desmoronarse rápidamente, pensé que casi lo había metido en mi plan. Esta vez me acerqué un paso más y lo miré y dije.

—¿Le gustaría hacer un trato?

—¿Uno personal o público?

—Ambos.

Satisfecho con mi respuesta, dio una sonrisa bastante refrescante. Comprendí lo que significaba su sonrisa.

—Mi señor, archiduque Veridian.

—¿Por qué me llamas, señorita Laurentia?

—Soy la próximo en la línea de sucesión para la familia Aztane.

—Entonces eso es lo que era.

Al verlo encogerse de hombros, le devolví el gesto, encogiéndome de hombros una vez.

—La deuda fue injustamente depositada en mi señor, archiduque de la familia imperial. El reino descuida su espada y mata de hambre a un perro de caza —alcé la barbilla. Fue bastante arrogante. Su expresión fue divertida cuando abrí la boca. —Mi señor, archiduque Veridian, me encargaré de su deuda. A cambio, me debes una.

Cubriendo deudas con deudas.

♦ ♦ ♦

Durante diez años, el archiduque Veridian había acumulado una deuda de treinta mil monedas de oro. Si tuviera que agregar intereses, sumaría cuarenta y cinco mil.

Para ser sincera, cuando vi la suma por primera vez, pensé que era una broma.

La cantidad de dinero era igual a la suma de oro del reino que contenía la mayor riqueza del continente. Era tan valioso.

El oro no era algo que se usara comúnmente. Se usaba comercialmente mientras que la plata se usaba para uso personal.

45,000 de oro. Incluso para alguien en una posición de archiduque, esta cantidad de deuda era una gran carga. Además de los costos para el mantenimiento de los militares que habían acumulado una gran deuda, y con el creciente interés, era una deuda sobre otra.

La familia imperial probablemente sabía que el archiduque no podría resolver el problema. La familia imperial aprobó la solicitud de un presupuesto mayor para que ocurrieran más problemas y la deuda del archiduque aumentara.

Recordaba vagamente algo que escuché. Que una vez que la familia imperial recuperase el ducado, les quitarían el título de archiduque.

No era un recuerdo detallado. Cuando me enteré de esta noticia anteriormente, no le presté ningún interés. En ese momento estaba ocupada tratando de resolver los problemas que me estaban afectando.

—¿Y a cambio, cubrirás mi deuda?

—Sí. Y a cambio me debes algo.

—Entonces, ¿no sería la conclusión la misma? ¿La familia Aztane está tratando de tomar posesión de mi ducado? Lo siento, pero eso será difícil para ti.

Por supuesto, una persona pensaría eso. Sin embargo, no quería tomar una apuesta tan complicada y peligrosa.

—No, la deuda no tiene que pagarse con dinero.

—…¿Qué?

Una expresión que dice que era absurdo apareció en su rostro. Una persona normalmente pensaría así. Solo decir que cubriría su deuda fue bastante impactante, pero también agregué que no necesito que me devuelvan el dinero.

—¿Estás gastándome una broma, señorita?

Esta reacción es completamente comprensible. Pero para mí, proteger mi vida y mi familia valía más que el oro.

—No estoy en posición de jugar bromas.

Incluso alguien con una buena personalidad se enojaría. Pero el hecho es que no estaba bromeando sino diciendo la verdad.

Ian me miró en silencio. Debía ser complicado. Probablemente se estuviera preguntando de qué se trataba. Probablemente no pudiera entender si lo estaba estafando o si le estaba gastando una broma. Por si acaso había preparado una carta de triunfo.

—De todos modos, tengo algo para demostrar mi garantía.

—¿Garantía?

Me acerqué al escritorio cubierto de documentos. Agarré uno y examiné su contenido. Todos los documentos eran sobre los gastos del ducado, los negocios y la falta de fondos para mantenerlos.

Maru
Bueno, y ahora veremos como esta diosa de los negocios se lo mete en el bolsillo. Laurentia, la estratega.

Sharon
Me hace acordar un poco a Iris con la forma en que maneja los negocios, aunque en este caso su posible pareja está metida hasta el cuello de deudas XD

| Índice |

3 thoughts on “No confío en mi hermana gemela – Capítulo 6

  1. MartinHomu says:

    Ver a otro reino estupido quien descuida su potencial de guerra solo por miedo a anarquia? acaso no saben que hacer justo lo que estan tramando ( deshacerse de alguien solo por miedo) es lo que crea desde un principio la anarquia(Porque luego otros nobles o personas con suficiente poder va a comenzar a temer le a la familia real por no estar seguro de quien sigue)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *