Para ayudarte a entender – Capítulo 3

Traducido por Kiara Adsgar

Editado por Yusuke


Tal vez sea porque tomé demasiadas pastillas, pero siento menos dolor de lo que esperaba.

Violet abrió los ojos una vez más mientras yacía en una cómoda cama, sentía como si todo su cuerpo se estuviera derritiendo en la suavidad del colchón. Ella sonrió inconscientemente y enterró la cabeza en la almohada.

El viento fluyó por la ventana ligeramente entreabierta, moviendo suavemente las cortinas y revolviéndole el pelo.

Si hubiera sabido que la muerte era tan pacífica, habría elegido este camino hace tres años. Nunca me he sentido tan renovada y en tanta paz en toda mi vida. No solo el incesante dolor de cabeza que me había molestado desde que nací desapareció por completo por primera vez, sino que también disminuyó la sensación de sangre insoportablemente presionando contra mi piel.

—Que fe…

Los ojos de Violet brillaron en estado de shock ante el sonido de su voz. Estiró la parte superior de su cuerpo y sintió su garganta con las manos. Sus ojos se abrieron de sorpresa al ver sus manos.

Ni las manos, ni el cuello eran de ella. Está es la enorme mano de mi esposo, que sostuve en nuestra ceremonia de boda… y su voz grave y feroz. Violet se dio cuenta de que estaba en un cuerpo sano y musculoso, endurecido por el trabajo y los deportes, y se cubrió la boca con las manos.

Los ojos de Violet se posaron en el suelo, y nuevamente se sorprendió por la sensación de un músculo tenso en la pierna.

—¿Qué está pasando…?

Ella miró fijamente el espejo de cuerpo entero en el dormitorio. El hombre en el espejo definitivamente era Winter Blooming. Un hombre de más de 190 cm de altura, con un físico amenazante y hombros anchos, lo que le brindaba una apariencia salvaje pero hermosa. Sí definitivamente era su esposo, con su cabello ligeramente rizado y sus ojos grises, lo que le devolvía la mirada a través del espejo.

—Creo que realmente me he vuelto loca ahora.

Cuando Violet se quedó allí hablando hablando sola, la puerta se abrió y entró el secretario de Winter, Hael.

—¡Señor! ¡Rowell ya está listo! ¡Por favor, vístete rápido!

Hael sostenía un café en una mano y su traje en la otra. Ya con vestimenta formal, estaba exudando sofisticación, como se esperaba de la familia Blooming. Hael alineó una camisa blanca limpia y pantalones de traje en la cama.

—Puedes usar este hoy. Ponte una corbata, es una ocasión pública.

—Sí… Oh, no. Entiendo.

La respuesta cortés de Violet pareció impresionar a Hael, pero asintió como si supiera la razón de inmediato.

—Oh, practicaste tus modales para la reunión de hoy. Bueno, ayer fue duro.

Violet cuestionó sus palabras, inclinando la cabeza.

—¿Por qué practicaría?

—Porque eres malo con los modales.

—¿Lo soy?

—¿Realmente estás preguntando eso? ¡Acabas de despertar, así que no tenemos tiempo para esto! ¡Cámbiate de ropa rápidamente!

Violet asintió sorprendida y corrió hacia la cama.

Momentos después, una criada dejó una taza de café caliente sobre la mesa. Mientras vertía azúcar en el café, Hael habló.

—Con respecto a los frijoles en las montañas Videlines, el precio por cada gramo es de 30 round, lo que sería 1000 round, Rowell me pidió que te convenciera, es un bastardo loco, ¿verdad?

—Hael. ¿Podrías retirarte para poder cambiarme?

El comentario hizo que los ojos de Hael se abrieran un poco.

—¿Qué te pasa esta mañana?

Por supuesto, todos los seres humanos se cambian de ropa, pero era natural que las mujeres se sintieran así. Como estaba demasiado incómoda para cambiarse frente a Hael, Violet volvió a preguntar.

—Me siento un poco mal hoy. Te agradecería que pudieras alejarte.

—¿Por qué estás hablando tan elegantemente de repente y… por qué no estás tomando tu café?

Hael se dio la vuelta y comenzaron las dificultades.

Violet tomó un sorbo de café y casi lo escupió. Tenía una consistencia tan espesa y azucarada que le dolía la lengua. Además, estaba tan caliente que parecía estar hirviendo en su boca.

No podía beber más que un sorbo del líquido. Después de renunciar a tomar el café, Violet se sintió nerviosa y se vistió con la camisa blanca, pantalones negros y se puso una corbata gris alrededor del cuello. Miró a Hael torpemente.

—Hael, disculpa…

—¿Tienes resaca de nuevo? ¿Crees que no podrás llegar a la reunión?

Winter solo se disculpaba cuando tenía resaca. Violet miró la corbata.

—Átalo, por favor.

Me estás castigando, ¿verdad? No sé qué he hecho mal, pero prefiero que jures como de costumbre.

Hael caminó hacia ella con incredulidad y hábilmente anudó la corbata. Violet, que se sintió incómoda debido a la proximidad entre ellos, volvió la cabeza. Ella miró hacia abajo, en dirección a sus zapatos marrones.

—Entonces… ¿la reunión?

—Sí señor. Ahora, no te enfades y voltea la mesa al revés, incluso si es difícil da lo mejor.

Winter generalmente maldice y da vuelta la mesa.

La imagen de su esposo, que no derramaría una gota de sangre incluso si fuera atacado, se desvaneció instantáneamente. Si estoy loco, también debo ser delirante.

—¡Vamos, si estás listo, vámonos!

Hael empujó contra la espalda de Violet. Ella dio un paso asombrada ante el cuerpo sólido de Winter, que se mantuvo estable independientemente de la fuerza de Hael.

♦ ♦ ♦

Sin tiempo para adaptarse, Violet se encontró en una posicion dificil. Sentada frente a una mesa cubierta de documentos y papeles, no era como si Violet no supiera la razón por la que se estaba allí. La altura de la mesa establecida para una mujer joven debe haber sido ridículamente baja para Winter.

¿Qué debo hacer?

No podía estar completamente segura de su estabilidad mental, pero Violet sabía que no podía permitirse el lujo de desperdiciar este contrato. Culpándose a sí misma por su incapacidad para hacer frente, revisó cuidadosamente los papeles.

Como Violet había estado mirando los contratos durante un tiempo, Rowell, el jefe del clan de las montañas Wildellin, abrió la boca para hablar.

—Ayer gritaste tanto, ¿pero hoy permaneces callado?

—Fui grosero ayer, pido disculpas.

Después de ser informada, Violet sabía que Rowell era un hombre que defendía los ideales tradicionales, parecía valorar mucho la cortesía.

Una vez más señaló el cuidado inusual de Violet por los modales.

—No te comprendo, fuiste tan violento ayer, ¿pero hoy vas a adoptar un enfoque más suave?

—En vez de eso…

—Estos números aquí.

Rowell aumentó el número del contrato en 30.

—Si no lo compra por este precio, no puedo vender los frijoles de Wildellin.

El café Wildellin era famoso por su calidad, se suponía que era el mejor café del mercado. Ella a menudo bebía esto en el castillo real. Nunca supo que los granos de café eran tan caros. Violet, que nunca antes había puesto un pie delante de una mesa de negociaciones, dijo avergonzada:

—Aunque ya está escrito en el contrato… si lo aumenta en 30 round cada uno, nos veremos afectados…

Su actitud cautelosa irritó a Rowell.

—No seas tan tacaño. ¿No está su cadena hotelera experimentando un auge sin precedentes? Decir que te pondría bajo mucha presión suena como una excusa.

Había oído que su esposo se había convertido en una persona empobrecida después de su matrimonio. Parecía que había recuperado su fortuna hasta cierto punto.

O solo estoy escuchando lo que quiero escuchar pensó Violet.

Se sentía culpable por los problemas que le había causado a Winter, por eso no importa cuánto tiempo pasará, ella lo recibiría como si estuviera feliz de que volviera a casa. Mientras estaba absorta en sus pensamientos, Rowell continuó:

—Sin venderlos, los niños de Wildellin no ganarán suficiente dinero.

—¿Los niños trabajan?

—Por supuesto.

¡Dios mío, los niños están haciendo el trabajo!

Violet, que pensó que era necesario pagar a cambio del trabajo de los niños, miró los documentos, recogió el sello de Winter y respondió:

—Entonces, como dijiste…

Cuando mostró signos de sellar los documentos, un asustado Hael se apresuró y la agarró del brazo.

—Oh no. ¡Bebiste tanto ayer que aún estás intoxicado!

Después de hablar, Hael la agarró, sacudiendo levemente su cuerpo, y la levantó de su asiento. Mientras Violet lo seguía y abandonaba la reunión, Hael dijo en voz baja:

—¿Estás seguro de que no estás borracho? ¡Venga!

—Ah, es porque los niños estaban trabajando…

—Solo estás actuando en consecuencia porque fuiste tratado como un sirviente cuando eras un niño. Pero lo sabes mejor que nadie. Incluso si hay un solo niño trabajando allí, sabes que nada de ese dinero lo alcanzara, y en cambio terminará en los bolsillos de Rowell… No, ¿por qué tengo que explicar algo tan obvio? ¿Qué te pasa? ¿Cuánto bebiste?

Hael parecía seguro de que la única razón por la que su jefe era amable era porque estaba borracho. Violet, con la cara en blanco, preguntó:

—Si fuera mi yo habitual, ¿cómo reaccionaría? Si… si estuviera lo suficientemente sobrio.

—Eres un borracho extraño… bueno, en el momento en que escuchaste 30 rounds, habrías volteado la mesa, entonces te detendría… y luego tendríamos otra reunión.

Tendría que voltear las mesas para actuar como el Winter habitual… Por cierto, la mesa parecía estar hecho de mármol, entonces, ¿cómo diablos podía ser levantada por un humano normal?

Violet pensó mucho y caminó hacia la mesa y la agarró con la mano, intentando moverla. Entonces oyó que la mesa crujía y se movía, a pesar de que parecía poco probable que se moviera. Violet, alarmada por la fuerza de Winter, levantó la vista y vio a Rowell, quien se veía asustado y retrocedió poco a poco.

Después de mirarlo por un rato, Violet recogió los documentos dispersos que habían caído al suelo debido a la inclinación de la mesa.

Luego se sentó y dibujó los números que Rowell había escrito con un bolígrafo.

—Vamos a negociar de nuevo. Desde el principio.

Rowell dijo con voz temblorosa:

—¿Qué quieres decir?

—Tengamos una conversación. Podemos sentarnos y hablar hasta que ambos estemos satisfechos.

Era el método de Winter Blooming voltear la mesa y asustar a su oponente. Pero, sentada aquí estaba Violet Lawrence, haciendo lo que único en lo que era buena: mantenerse firme. Era una rutina para ella pararse como un fantasma y soportar las fiestas, incapaz de evitar las piedras con que le arrojaban.

La colección de papel de Violet estaba ordenada sobre la mesa.

—Lo volveré a leer desde el principio.

—Pero eso no cambiará el contenido.

—Lo leeré una y otra vez. No me detendré hasta que encontremos una respuesta, o uno de nosotros colapse por el agotamiento.

No importaba si era un sueño o una psicosis. Violet era una persona responsable, por lo que decidió hacer lo mejor con este contrato.


Kiara
Pues la trama llegó más rápido de lo que esperaba, jaajajaja, muero por leer la versión de Winter en el cuerpo de Violet

| Índice |

One thought on “Para ayudarte a entender – Capítulo 3

  1. Brenda Chi says:

    HAHAHAHAAH completamente de acuerdo < 3 Muero por leer su despertar xd
    Aunque ella no me ha decepcionado para nada hasta ahora <3 se ha mantenido firme ! y con el deseo de respetar el trabajo de su esposo :')

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *