Un día me convertí en una princesa – Capítulo 12: ¡Emergencia! ¡Mi sangre se está drenando con tan solo entrar a la guarida del jefe final!

Traducido por Den

Editado por Nemoné


—Parece que, de alguna manera, se preocupa y atesora a la princesa.

Casi me retorcí los huesos cuando Félix dijo aquello.

Mira aquí, hermano caballero, ¿dijiste “de alguna manera” se preocupa y atesora? ¡Hah! ¡¿Quién creería eso?!

— ¿E-Es así…?

¿Ves? ¡Lilly nunca tropieza con las palabras!

—Sí, Su majestad está buscando a un caballero personal que esté junto a la princesa. Además de mí, que estoy haciendo esto permanentemente. —Félix sonrió mientras decía aquello—. Así que… Estoy deseando trabajar con usted, Princesa.

De todas formas, así es cómo el caballero de Claude, Félix, se convirtió en mi caballero personal, lo cual fue inesperado.

♦ ♦ ♦

Ahora veo que reclutar nuevas doncellas no era tan bueno.

Me di cuenta que Claude no me dio más doncellas, sino que reemplazó las que anteriormente trabajaban aquí. Eso significa que las doncellas con las que hice un gran esfuerzo para ponerlas de mi lado se habían ido.

Escuché esas impactantes noticias ese día por la noche cuando llegaron las nuevas. Aunque le supliqué a Lilly que quería ver a las anteriores hermanas doncellas, solo hizo una mueca de disculpa. Escuché que las doncellas que fueron reemplazadas dejaron el palacio esta mañana y fueron contratadas en otro lugar.

Estaba enfadada cuando lo escuché. Claude, que no pestañeó cuando las doncellas robaron las preciosidades del Ruby Palace, ahora está reemplazando a los trabajadores de aquí. También estaba bastante molesta por cómo las doncellas del palacio se fueron sin decir ninguna última palabra, aunque fueran las órdenes de ese Emperador.

Sé que no es una cosa por la que estar tan molesta, pero no puedes hacer nada con respecto al corazón humano.

Estaba aún más molesta cuando las nuevas hermanas doncellas no mostraron ningún afecto por mi aegyo y solo siguieron haciendo su trabajo.

Aunque todavía eran doncellas… ¿Hay alguna diferencia entre las doncellas que abandonaron su trabajo aquí y las doncellas que Claude eligió? ¡¿Sabes lo mucho que trabajé para que todas esas hermanas doncellas se pusieran de mi lado?!

*Sollozo*

—Quiero ver a Hanna y Seth.

—Seguramente si la Princesa lo quiere, podrá verlas de nuevo.

— ¿Cuándo?

—Hmm, ¿en 10 días?

Y ni siquiera creía en esas palabras adultas. ¿No son las palabras que usan para mentir a los niños? Además, esas eran las palabras que escuché en mi anterior vida en el orfanato cuando los niños pedían comer.

Lilly comenzó a sudar de nuevo cuando hice una expresión insatisfecha. Fue entonces cuando Félix, que nos estaba observando desde un lado, comenzó a hablar.

—Podría intentar hablar con Su Majestad.

Por sus palabras, tanto Lilly como yo miramos a Félix como si estuviéramos preguntando “¿Estás loco?”. Sin embargo, sólo nos miró fijamente con una cara de  “¿Dije algo que se suponía que no debería haber dicho?”.

Félix me dijo antes que las flores de loto en el lago eran plantas mágicas que hacen que las personas quieran tenerlas y los arrastran al agua. Era peor lo que hacía después. Se comería al humano.

Todavía estaba congelada en ese momento cuando el hermano caballero lo dijo como si dijera “¿Qué vas a almorzar?”.

Félix pareció querer halagar a Claude por lo increíble y genial que fue por salvarme, pero solo hizo que me enfadara más con Claude.

¡Claude, maldito bast***o! ¡Cómo te atreves a solo quedarte mirando en esa situación! Ah, estoy empezando a enojarme de nuevo con solo pensarlo.

—Por cierto, Su Majestad dijo que quería tener su banquete junto a la Princesa.

Sin embargo… El enfado, que había aumentado, ahora se había enfriado por lo que Félix acaba de decir.

Con un rostro pálido, enterré mi cara en los brazos de Lilly.

¿No sería mejor si muero y reencarno otra vez?

*Ding*

Solicito cerrar la sesión. ¡Cerrar la sesión! ¡Cerrar la sesión!

¡Grrr…!

Nemoné
Esto es ella cerrando sesión de una realidad virtual. Pero obviamente no pasó nada porque esa es su realidad

♦ ♦ ♦

— ¿Princesa, por qué no-?

— ¡No!

Ignoré la expresión lastimosa de Lilly y giré mi cara hacia el otro lado.

—Pero será el día que se encuentre con Su Majestad…

Estábamos hablando sobre mi atuendo. Lilly trataba de hacerme usar un vestido para ir al banquete con Claude, y me estaba negando obstinadamente, por lo que parecía estar abrumada por mi actitud, que era demasiado extraña y nunca había sucedido antes.

¡¿Pero, por qué debería vestirme bien para reunirme con ese bast**o de Claude cuando soy perezosa?!

Bueno, no es que me haya dado por vencida con el plan C. ¿Pero, es por ese día en el lago? No estaba de humor para vestirme y quedar bien delante de Claude. Además, el vestido era la razón por la que me hundí más rápido en el lago.

El vestido que llevaba ahora también era elegante así que no encontré una buena razón para cambiarlo.

Se debía a que las hermanas doncellas decidían mi ropa y lo que llevaba puesto, diciendo que no sabrían cuándo me llamaría Claude.

—Sir Robain, ayúdeme a hacer algo respecto a esto.

Lilly pidió a ayuda a Félix cuando me senté reacia, haciendo pucheros.

¡Hmph! No caeré por lo que sea que digas. Como tengo 5 años, tengo derecho a actuar de esta manera.

Félix estaba como “¿¿¿Qué???” por un momento, antes de sonreír alegremente.

—La Princesa Athanasia es encantadora sin importar qué ropa lleve puesta. Por supuesto, Su Majestad pensará de la misma forma.

*¡Toser!* Sé que soy linda y encantadora pero esto… No. No hay forma de que ¡Claude piense eso al verme! ¡Ese tipo de hielo que no tiene ni una sola gota de sangre o lágrimas!

—Bueno, eso es verdad…

Pero, ahora Lilly comenzaba a estar de acuerdo.

—Entonces solo haré su cabello.

Se dio por vencida y vino a hacer mi cabello. Sus manos se movían rápido como de costumbre. Me sentí un poco culpable al ver el rostro triste de Lilly, pero, no era no.

Grr, ¿por qué tengo que hacer aegyo a ese tipo que solo me vio ahogarme con esos ojos secos? *Sniff* Sucio. Malo, tipo malo.

Pero no pude evitar que Lilly pusiera mucho esfuerzo en hacer mi cabello.

—Vamos, Princesa.

Después de que Lilly terminara su trabajo, Félix me levantó y me cargó. Estaba planeando cargarme todo el camino porque la distancia entre el Ruby Palace y el Palacio del Emperador era como dos casas en una mansión.

Era una forma sencilla de llevar a una princesa, pero era mejor que cualquier otra cosa demasiado elegante. Agité mis manos en dirección a Lilly y las doncellas hicieron una reverencia. Entonces, Félix y yo nos fuimos.

Me di cuenta que el camino que conducía del Ruby Palace al Palacio del Emperador existía, aparte del que tomé para llegar ahí la última vez.

Feliz me llevó allí, por el verdadero camino, donde había una bonita fuente.

Al principio era vergonzoso ser cargada en los brazos del hermano caballero, pero a medida que pasaba el tiempo, me acostumbré. Félix también mejoró mucho, ahora me sostenía más firme.

—Su Majestad, la princesa Athanasia ha llegado.

Pero este palacio… Es realmente sencillo.

Siempre pienso en esto cuando vengo aquí, ¿pero por qué no hay ni un solo trabajador? De hecho, no creo que esté visitando a Claude en este momento porque no hay ni un solo guardia vigilando la puerta a esta habitación. ¿Y ves? Félix está anunciando que estoy aquí.

—Hermano, hermano.

Ahh, no puedo. Tengo demasiada curiosidad.

— ¿Por qué no hay otros hermanos caballeros y hermanas doncellas en el palacio de papá?

Le pregunté a Félix, que estaba a punto de volver a informar que estoy aquí cuando no hubo respuesta del otro lado. Entonces se detuvo y me miró para responder.

—La razón por la que no hay más trabajadores es porque Su Majestad prefiere hacer todo por sí mismo. Y la razón por la que no hay caballeros es porque…

Tenía más curiosidad cuando Félix me sonrió entre sus palabras.

—No necesita uno.

¿Qué quieres decir con que no necesita uno? Espera, ¿por qué no necesita uno? ¡¿No se supone que deben haber muchos trabajadores y personas dado que este es el Palacio del Emperador y hay muchos trabajos que necesitan hacerse?

Tal vez son inteligentes al saber que Claude es un es****do y solo lo están evitando. Sí, eso tiene sentido.

—Y no puede llamarme así. Por favor, llámeme ya sea Félix o Robain.

—Uh huh.

Félix volvió la cabeza hacia la puerta de su habitación.

—Parece que Su Majestad está tomando un descanso en este momento.

¿Qué dem***os? ¿Estás durmiendo cuando llamaste a una persona? ¡Ja, en serio, estos modales de mierda!

Eh, pero puede ser suerte. Como todo esto es culpa de Claude por dormirse, ¿no está bien si regreso al Ruby Palace? Félix puede ser el testigo.

—Entonces, Atti quiere volver.

— ¿Qué tal si…?

Pero lo que dijo Félix después de pensar en algo fue una locura.

— ¿Quiere intentarlo y entrar?

¿Huh…? Estoy escuchando cosas, ¿verdad? No me he estado sintiendo muy bien estos días. Ja ja…

—Su Majestad estaría encantado si la princesa lo despierta.

*Click*

Félix abrió la puerta antes de que pudiera reaccionar. Estaba tan sorprendida que me quedé quieta, incluso cuando Félix me empujó suavemente.

—Entonces esperaré aquí.

*Click*

El rostro sonriente de Félix desapareció cuando la puerta se cerró.

—Esto, qué, espera… —La sorpresa duró un momento antes de que empezara a tirar de la puerta para abrirla. Sin embargo, con mi fuerza, no se movió ni un centímetro—. ¡Fel…!

Estaba a punto de llamar a Félix, pero me detuve en seco cuando me di cuenta que, ¡despertaría a Claude si grito!

Wow, Felix, eres malo…  

Sin remedio, me di la vuelta para mirar alrededor de la habitación.

Entonces, desapareció la calidez de la habitación.

—Podrido…

Parece que he entrado en la sala del jefe final.

♦ ♦ ♦

Me he reunido con Claude muchas veces en este palacio, pero nunca había llegado tan lejos, hasta esta habitación.

Me moví silenciosamente alrededor, familiarizándome con este lugar. ¿Y si se despierta por el sonido de la puerta abriéndose? ¿Y si me hace algo porque entré en su habitación sin permiso cuando estaba dormido?

Soy un pez luna [1]. El pez luna es muy débil. Moriré de un síndrome. Es por eso que tienes que atesorar mucho al pez luna.


Notas:

[1] Un pez luna tiene el cuerpo más alto que largo, en forma de luna, con la piel áspera de color gris o pardo oscuro, y un solo diente en cada mandíbula, formando una especie de pico fuerte y agudo. Vive en aguas tropicales de todo el mundo, donde acostumbra a flotar a la deriva tumbado de lado.

Den
La primera vez que escucho sobre ese pez…

Nemoné
Yo igual. Se aprenden nuevas cosas cada día.

| Índice |

5 thoughts on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 12: ¡Emergencia! ¡Mi sangre se está drenando con tan solo entrar a la guarida del jefe final!

  1. Khrystal MeL says:

    Me cae bien Felix como que está en su propio mundo y hace las cosas a su manera, pero debido a ello nuestra Athanasia esta sufriendo jeje
    Gracias por el capítulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *