Un día me convertí en una princesa – Capítulo 16

Traducido por Den

Editado por Nemoné


Lilly se jactó de decir que comencé a escribir a la edad de 4 años, lo que causó que la Condesa Elois estuviera en shock.

¡Y entonces aumentó mis deberes y la velocidad de aprendizaje! Ahora estaba aprendiendo modales básicos, comenzando el idioma oficial Paskal, la historia de Obelia y las obras de artes del mundo.

Kyaa. Es mucho más divertido de lo que pensaba, pero tengo ganas de comer dulces ahora que comencé a estudiar porque no estaba acostumbrada.

—Princesa, no más chocolates por un tiempo.

¡¡¡Dun dun dun!!!

Bueno, Lilly me atrapó robando chocolates. Fue cuando comencé a robar chocolate ya que las nuevas doncellas ni se atrevieron a tocar un simple dulce y darme un poco.

No había personas que me dieran choco, ya que Hanna y Seth ya no estaban. Por eso, tuve que arriesgarme y robar chocolates cuando la cantidad que ella me da no es suficiente.

—Hingg [1]. Realmente comí poco…

—Ahora, Princesa, entrégueme todos los chocolates que tenga. Se los devolveré cuando termine sus deberes.

Dudé y luego comencé a sacar los chocolates, deprimida.

Uno, dos, tres, cuatro. Lilly me miró con una cara que parecía decir “¿Esto es todo?”. Pero en realidad esto era todo.

—Si come demasiados, sus dientes harán ouchy ouchy.

*Sollozo, sollozo* ¡Lo sé! ¡Pero qué pasa si me gustan mucho!

—Le daré uno si acaba sus deberes.

Fruncí el ceño. Era deprimente que no pudiera comer lo que quisiera y mucho por esta edad, pero también me avergonzaba sentirme tan triste por este pequeño asunto.

Volví a mis deberes después de que Lilly comenzó a irse. Sin embargo, pude escuchar el murmullo de Lilly.

—Acabo de ver que la cesta estaba vacía. Ahora estoy preocupada de que tenga caries.

¡No, espera! ¡No comí tanto! ¡Esa no soy yo! ¡No soy yo!

—Lil…

—Aunque está haciendo bien sus deberes. Muy bien hecho, nuestra Princesa.

Observé a Lilly sonriendo y marchándose con la cara de un niño deprimido.

¿Qué quieres decir con que la cesta que estaba llena de dulces estaba vacía? Quedaban algunos la última vez que cogí un poco.

¡¿Huh, huhhhhh?! ¿Quién se comió mi choco? ¿Quién? ¿Cuál hermana doncella? Waw, no las vi de esa forma, pero robar la merienda de un niño… Wahhh, mi choco. ¡Y Lilly cree que me los comí todos!

Era muy injusto pero no podía discutir mi reacción con el choco, nadie me creería.

Terminé los deberes de la Condesa Eloise y gané elogios y choco de Lilly.

♦ ♦ ♦

— ¿Qué está dibujando, Princesa?

— ¡Estúpido Félix! ¡Es la flor más hermosa del mundo, Lilly!

Estaba dibujando mientras estaba acostada con mi vientre hacia abajo.

Dibujar es bueno para los niños de mi edad.

Honestamente, mi dibujo era tan malo que podían preguntar, pero he estado enfadada con Félix estos días. La palabra ‘estúpido’ salió de mi boca desde mi corazón por accidente.

—Ah, lo sé. Es Su Majestad, ¿verdad?

El estado de ánimo de Félix cayó en picado, hasta que se recuperó al ver a la otra persona que estaba dibujando.

— ¡Beep! Mal.

Je. Je. Pero en realidad tienes razón.

—Te lo daré, hermano Félix.

Félix recibió lentamente el papel y miró su rostro en el papel. Entonces dijo las palabras expresando que esto no era creíble.

— ¿Tal vez soy yo?

Espera, ¿qué clase de “tal vez”? ¿Es “tal vez” para mí dibujarlo tan bien, o un “tal vez” porque lo ve feo y niega que este tipo sea él?

—De verdad… De verdad, ¡muchas gracias, Princesa! Lo guardaré como mi tesoro favorito.

Hmm hmm, no hace falta estar tan conmovido.

— ¡Lilly, Lilly! Es un regalo.

—Oh, mi. ¿Soy así de hermosa?

— ¡Hermosa como todas los tipos de flores desde el suelo hasta el cielo!

También le di un regalo a Lilly, que nos estaba mirando desde un lado.

Veamos. Es hora de dibujar a ese bastardo de Claude.

Comencé a tararear y dibujar felizmente a Claude.

Hue hehehe. Lo dibujaré más feo. De nada.

—Su Majestad estará feliz si recibe eso como su regalo.

Uhh, ¿no? No se lo daré. Podría venir a matarme porque lo dibujé tan feo. Además, ni siquiera lo aceptaría de todas formas.

— ¡Hecho!

—Es un dibujo de Su Majestad y la Princesa jugando juntos, ¿verdad?

Nop, soy yo dándole un patada a Claude. Podría parecer lamentable que libere mi estrés haciendo cosas como esta, pero no hay mejor forma.

Veamos. ¿No hay más gente para dibujar? Lo pensé por un momento sosteniendo un lápiz de color y, comencé a dibujar una persona que vino a mi cabeza.

Pero no puedo ir más lejos después de dibujar una cabeza redonda. Umm. Así que el cabello y los ojos son de este color… Y la longitud del pelo… ¿Es así de largo? ¿O de este largo?

—Lilly, Lilly.

—Sí, Princesa.

Terminé llamando a Lilly después de pensarlo un poco.

— ¿Cómo se veía mamá?

Era como si todo se hubiera detenido por un momento.

—Quiero dibujar a mamá, pero Atti no conoce la cara de mamá.

Félix y Lily se congelaron, pero pronto recuperaron la consciencia después de mi comentario.

— ¿El cabello de mamá es lacio como el de Lilly? ¿U ondulado?

Lilly pronto sonrió y respondió:

—Era un cabello dorado claro, ondulado como el océano al igual que el de la princesa Athanasia.

—Je je. ¿Era así de largo?

—Era un poco más corto.

Hice preguntas como la forma de su rostro, el flequillo, la ubicación de sus ojos y su estatura. Lilly respondió a todas ellas por mí.

Félix sólo se quedó mirándonos porque no pudo encontrar el momento oportuno para unirse a nuestra conversación.

Hmm. Genial. Ahora creo que la puedo dibujar.

Cuando la imagen se estaba formando en mi cabeza, comencé a dibujar de nuevo con los lápices de colores.

—Era muy hermosa. Al igual que la princesa Athanasia.

— ¿Cómo Atti?

Ya lo sabía pero a Lilly parecía gustarle mucho Diana. Ella me miraba con los ojos que parecían imaginarla.

De todas formas, en “Princesa encantadora”, se describía que era muy muy hermosa, y tenía curiosidad de saber cuán hermosa era.

Por supuesto, las personas dicen que me parezco a Diana pero era demasiado imaginarme su rostro con mi rostro de bebé.

Ah, ahora que lo pienso, incluso ese Claude inexpresivo y frío se enamoró de ella y tuvo una princesa bebé.

Mmm. Entonces, ella es así de hermosa…  

—Yo también quiero verla.

Wahh. Tengo tanta curiosidad, ¡quiero verla!

Quería verla una vez cara a cara, pero es una pena que no pueda. Tal vez pueda ver a Diana cuando me mire al espejo dentro de 10 años, pero eso solo si todavía estoy viva. *Sniff*

—…

—…

¿Hmm…? ¿No es un poco incómodo en este momento? ¿Qué es este silencio pesado?

Levanté la mirada sin saber nada y me sorprendí por sus rostros. Lilly y Félix estaban haciendo caras extrañas.

Félix abría y cerraba la boca varias veces, como si quisiera decir algo, pero acabó sin decir ni una palabra, y Lilly estaba en pánico mientras temblaba ligeramente.

Y pronto pude averiguar por qué.

Espera, ¿dije que quiero ver a Diana en voz alta…?

Si era así, entonces esta situación era comprensible. No podían ignorar a una niña de cinco años que decía que quiere ver la cara de su madre la cual nunca ha conocido antes. *Jadear* *Jadear* ¡Pero eso no fue para que ustedes actuaran así!

Parpadeé dos veces antes de empezar a reírme.

— ¡La cara de oppa [2] y de Lilly son extrañas!

—…

— ¡Al igual que un goblin redondo en el cuanto de ayer!

¿Podemos detener esta situación? Me estoy burlando de ustedes ahora mismo. ¡Qué haremos con esta incomodidad! Ahh, tengo ganas de esconderme.

—Mmm, dibujar ya no es divertido. Quiero jugar afuera.

Oof. Esto no puede seguir por más tiempo. ¡Corre!

No pude soportar más esta presión así que solté el papel y los lápices de colores y me levanté.

—Princesa…

Lilly y Félix me llamaron, pero me fui de la habitación antes de que las cosas se pusieran más extrañas.

♦ ♦ ♦

Los dos actuaron cuidadosamente a mi alrededor por unos días después de ese incidente. Por supuesto, estaban tratando de no mostrarlo, pero solo soy una chica de cinco años normal.

Sin embargo lo ignoré. Quiero decir, ¿qué puedo hacer después de no ignorarlo? Si comienzan a explicar sobre Diana, solo estaré incómoda porque no es mi verdadera mamá. Así que solo actúa como normalmente lo haces. Waaaah.

Ambos me detuvieron para hablar, pero cuando lo hicieron, solo sonreí y me alejé. Se dieron por vencidos.

Pero hoy, Felix, que se fue justo después del almuerzo, regresó a mi habitación una hora después y llamó a Lilly. Se retiraron en silencio mientras leía un libro de historia de Obelia.

Espera… Sentí un escalofrío en mi espalda. Mi instinto me dijo que su conversación iba a ser algo importante. Además, si iba mal, ¡también puede ser muy peligroso!

Salté de la silla y caminé silenciosamente hacia la puerta por la que pasaron Lilly y Félix. Afortunadamente, Lilly dejó la puerta ligeramente abierta para que yo pudiera escucharlos.

—Pregunté si había algún vídeo guardado en el Palacio del Emperador, pero dijeron que no tenían ninguno.

—Es así… Es una pena

Pero la cámara de video mágica de la que Félix habló llamó mi atención.

Ah, cierto. La magia existe aquí. ¡Ver la magia suceder con mis dos ojos fue uno de mis mayores sueños! Lo olvidé completamente. Estaba tan ocupada viviendo y tratando de no morir.


Notas:

[1] Hingg es una acción linda, y versión informal de expresar algo como hacer pucheros.

[2] Oppa es una expresión coreana cariñosa con la que normalmente se dirigen las chicas a sus novios y/o hermanos. En este caso, Atti llama a Félix hermano.

| Índice |

2 thoughts on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 16

  1. Emiryan says:

    Oh dios sin duda aunque Atti diga qué no es su verdadera madre, siente curiosidad por ella y del algún modo siento qué empieza a extrañarla sin siquiera haberla conocido.

    Ah… Vaya ya quiero saber qué pasará!!! Ah!!!

  2. Khrystal MeL says:

    Me encantó Athanasia en este capítulo, la ternura de ella y el chocolate, dibujando o preguntando inconscientemente por su madre. Me dio hiper ternura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *