Un día me convertí en una princesa – Capítulo 21

Traducido por Den

Editado por Nemoné


—Félix, choco.

—No, Princesa.

—Sólo uno.

—Seré el único que se meta en problemas.

—Hiiingg.

Fruncí el ceño ante su estricta desaprobación.

¡Aunque deberías habértelo pensado un poco! Félix malo, solo ignoró mi mirada desesperada. Ja, no vi a oppa de esta manera, pero eres un oppa frío.

*Sollozo sollozo*

—Lo siento, Princesa.

Parece sentir lástima, porque hizo una mueca de disculpa. ¿Y qué? No vas a darme choco de todas formas. ¡Hmph!

—Atti no pudo dormir porque Atti realmente quería comer choco…

¡Pero por supuesto, todavía no me rendiré!

Vi a Félix estremeciéndose cuando murmuré. ¡Genial! Hay algunos efectos.

—Solo uno, solo uno. ¿Por favorrrr?

Le hice aegyo a mi proveedor de chocolate y apelé a mi ternura. Entonces vi su mirada temblar, una prueba de que estaba cambiando de opinión ligeramente.

Félix y mis doncellas, Hana y Seth, eran unos proveedores increíbles de refrigerios. Pero Lilly había ordenado específicamente que no me dieran ningún chocolate, así que era un poco difícil conseguirlo.

Claro, entiendo tus problemas, pero sólo dame, dame, dame… da… 

—Realmente no puedo esta vez…

—Lo prometo. Solo uno.

—Si la Señorita Lillian se entera…

—No se lo diré a Lilly. ¡No lo sabrá si ninguno de los dos se lo decimos!

Le rogué con mi cara más linda y lamentable. Ahora, mírame. ¿No soy lamentable muriéndome de hambre por choco? Solo uno.

Aunque, uno siempre puede volverse dos y dos pueden volverse tres. 

—Pero…

—Atti sufrió de depresión los últimos días porque no tenía choco… El mundo está completamente negro. Quiero llorar…

Por mi murmullo, con un profundo suspiro, vi a Félix comenzando a cambiar de opinión. Aprovechando eso, hice una cara que mostró incluso más pena que antes.

—Y creo que el choco lo arreglará todo.

¡Solo dameeee! ¡Chocooo! Miré a Félix con ojos llorosos.

Kuckk. En los últimos dos años lidiando con Claude, las cosas que mejoraron fueron sólo esta actuación tan lamentable.

Félix, extendiendo ambas manos con un choco, era la prueba de lo duro que vivía estos días.

—Entonces sólo es uno.

— ¡Amo a Félix, el mejor!

Salté de alegría. Luego, me devolvió la sonrisa.

Ahora, ofrécele rápidamente a Atti, ¡Su Majestad el choco! 

¡Lo amu chogolate! ¡Dameh uh chogolate! 

Nemoné
El deseo no deja a Athanasia articular bien las palabras.

El chocolate que Félix me dio brillaba con tanta intensidad como las gemas que escondí en aquel entonces. Sin embargo, fallé en mi conmovedora escena con mi chocolate.

—Lo sabía.

*Jadear*

Lilly apareció de la nada y me quitó el chocolate.

—Sir Robain, le pedí que cuidara bien de la Princesa.

—Jaja. Lo siento.

Félix comenzó a inquietarse, atrapado por Lilly. Oh Dios mío. Este oppa era tan inútil frente a Claude, pero estos días también era débil contra Lilly. ¡Eres un pez mola mola [1] hermano! ¡Eres más pez mola mola que yo!

—Princesa, le dije que si come muchos chocolates, le hará ouchy ouchy los dientes.

—Uwuuu.

Solo podía fruncir el ceño ante las estrictas palabras y expresiones de Lilly.

Grrr. ¡Todo esto es por ese ladrón de chocolate! Solo podía intentar tomar un poco por ese ladrón. Siguió robándome el choco cuando estaba a punto de olvidarme de él.

Hubo una vez en que iba a escabullirme por un poco de choco, pero salí con las manos vacías por lo poco que había en comparación con la última vez que lo hice. Escuché sonidos de crujidos unas cuantas veces, y siempre me sorprendía cuando escuchaba sobre el fantasma en el Palacio Ruby.

¡P-Por supuesto, no quiere decir que estoy asustada ni un poco de ese fantasma a esta edad! ¡Y no hay manera de que haya fantasmas! *Toser*

De todas formas, han sido dos años desde que ese ladrón robó mi choco, y era molesto. Me esforcé al máximo y con toda mi energía para encontrar a esa hermana doncella, pero fallé.

Félix, a quien envié por mis tareas de choco en mi lugar, me dijo que no había escuchado nada que lo pusiera de los nervios. ¿Estoy escuchando cosas? *¡Jadeo!*

—Es todo por la Princesa. La princesa no quiere lastimarse, ¿verdad?

El año pasado, tuve caries, así que podía entender el destierro del chocolate. Pero quiero comer mi choco. *Sollozo*

Lilly falló, Félix falló. No puedo contar con las hermanas doncellas del Palacio Ruby. Hermanas doncellas de corazón frío. 

Wahjh. Extraño a Hanna y Seth, a quienes vi por última vez hace más de un año.

*Sollozo sollozo*

M****a. Está bien, es hora de activar mi movimiento final.

—Quiero ver a papi.

Ahora tengo 7 años. Cambié astutamente a papá por papi.

¿Cuántas veces sentí vergüenza y pateé mi manta de dormir después de llamarlo papá porque se volvió un impacto para mí? Actuar como una niña no es algo que cualquiera pueda hacer. *Sniff*

—Princesa…

— ¿Siiii? Atti quiere ver a papi.

¡De todas formas, estaba muy feliz que me gradué de la generación de papá! ¡Atti ahora es una Atti libre! ¡Soy libertad! [2]

Pero Lilly me miraba con los ojos que parecían captar algo. Solo fingí no saber nada mientras miraba a la distancia.

Pero sentí esto por un rato. ¿No te da esto la impresión de una familia? El travieso papá y su hija, y una madre que cuida de ellos.

—Cárgame. ¡Quiero ver a papi!

¡Eek, vámonos! Tiré de la ropa de Félix. Entonces, Félix me levantó, sabiendo que esto era lo que quería.

—No se puede hacer nada dado que la Princesa quiere ver a Su Majestad. Regresaremos.

— ¿Pero no deberíamos informar primero?

—A Su Majestad siempre le gusta cuando la princesa lo visita.

Sí sí. Lilly, este tipo de preocupación no es necesaria. Ese bastardo me trata como una mascota en lugar de una hija, pero no me matará por estas pequeñas cosas.

—Entonces, tened un viaje seguro.

—Lo tendremos.

— ¡Lilly, adiós!

Eek. Huyamos de este rol de madre, padre e hija. Le insistí para que fuera, tirando de sus brazos.

♦ ♦ ♦

—Has venido.

Ahh, mi duro trabajo valía la pena. Claude habló de inmediato en cuanto aparecí.

Jaaa. ¿Lo escuchaste? No es “por qué viniste” sino “viniste”. Por supuesto, era un tono que parecía decir “has venido de nuevo” pero es un progreso. Ahí está, mi recompensa de hacer aegyo cada vez que lo veo. Ahh, voy a llorar pensando en mi duro trabajo durante estos dos años.

— ¡Papaaá!

Me bajé de los brazos de Félix y corrí hacia Claude con una gran sonrisa en mi rostro.

—Ahora estás visitando mi palacio como si fuera tu casa.

Es un sin sentido… Eso no podría suceder a menos que el cielo se dividiera por la mitad.

Claude intentó alejarme mientras estaba recostado en el sofá haciendo un movimiento con la mano como si tuviera pereza.

*Suspiro* Yo también te odio. ¡Pero no habría podido entrar aquí en primer lugar si me hubiera echado atrás solo por esta pequeña cosa!

— ¡Papi, Atti ha llegado!

Corrí con estas piernas cortas y puse mis manos en sus piernas. Finalmente, S. O. N. R. E. Í.

— ¡Vine porque de repente extrañé a papá así ~~~!

Podía hacer esto sin tener vergüenza ya que esto ahora era una de mis rutinas diarias. Y hoy quería algo de él, así que actué aún más linda que las otras veces.

—Es demasiado ruidoso tan temprano en la mañana.

Claude seguía siendo Claude, sin decirme una sola palabra agradable, pero no me apartaba de él cuando lo abrazaba. No estoy segura, pero creo que no odia de todo corazón que lo visite repentinamente sin previo aviso.

—Jejeje.

Escuché a Claude hacer un “Tsk” mirándome, a mí que estaba sonriendo como una idiota. Mira esto. ¿Ves? Mi señal de peligro no está en rojo todavía.

—Félix.

—Sí, Su Majestad. Llamaré a las doncellas.

Félix respondió como si supiera lo que le diría que hiciera. Entonces mis ojos se volvieron tan brillantes y deslumbrantes como un perro moviendo la cola como si hubiera oído una campana de oro.

Woof woof. ¡Mis dulzuras igual de preciosas que mis bellezas! 

Cuando las hermanas doncellas entraron por la puerta, mi corazón comenzó a latir como si acabara de conocer a mi primer amor.

Ah, esta es una escena tan conmovedora. ¡Esas cosas sobre los platos blancos que las hermanas doncellas llevan! Kyaaa. Qué obra maestra. Si tuviera una cola, seguramente la estaría moviendo violentamente.

—Parece que estás más feliz de ver el pastel que de verme.

Dijo Claude mientras miraba hermosamente a mi pastel. Ahh, ¿por qué tienes que ser tan agudo en estas cosas inútiles? ¿No puedes sólo fingir que no lo sabes? Avergonzar a una persona es algo en lo que eres bueno.

—Es más delicioso comerlo aquí con papi. Jeje.

Dije las palabras con el corazón vacío y sonreí. Por supuesto, estaba llevando el pastel a mi boca mientras lo decía.

Claude siempre me proporcionaba refrigerios dulces cada vez que lo visitaba. Cosas que normalmente no hace. Es por eso cada vez que les prohíben a mis chocos entrar a mi boca, siempre vengo aquí y como refrigerios justo como ahora.

Si fuera hace dos años, no haría esto, pero al poder visitar a Claude de esta manera, el paso del  tiempo realmente da miedo.

—Es sorprendente que tus mejillas no exploten cuando comes así.

Este bast***o me llama gorda pero siempre recuerda darme mis refrigerios. Quizás porque quiere ver lo linda que soy cuando como… Sería demasiado irreal.

Bueno, no me importa. Yum, yum, yum.

Aumenté la dulzura que ansiaba al meter esos pegajosos pasteles de chocolate en mi boca. Parece que Athanasia tiene un ADN bendito al ver que no engordaré mucho por comer tanto.


Notas:

[1] El pez mola mola es el mismo pez luna mencionado en capítulos anteriores.

[2] En la versión original estaba en inglés para demostrar lo mala que era Atti en inglés.

| Índice |

One thought on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *