Un día me convertí en una princesa – Capítulo 22

Traducido por Den

Editado por Nemoné


Claude solo me observaba mientras comía, con su taza de té, frente a él como siempre.

Al principio, habría vomitado después de comer bajo su mirada, pero ya no era aterrador porque ahora estaba acostumbrada. Yum yum.

¿Pero tienes algo que decir? Lo parece.

— ¿Te encontraste a alguien cuando venías a mi palacio?

Por supuesto, tengo razón. Claude me preguntó con sus cejas fruncidas.

*Yum yum*

— ¿Encontrar? ¿A quién?

Obviamente, respondí todavía masticando mi pastel. ¿Encontrar a quién? Si vives en un castillo en que ni siquiera un ratón deambula por ahí

—Está bien si no te has encontrado a nadie. Solo sigue ignorándolo.

¿Así que, de quién estás hablando? Pero Claude sólo hizo una mueca molesta mientras sostenía su taza de té en su cara. Parecía estar de mal humor solo de pensarlo.

Me pregunté sobre quién estaba hablando mientras masticaba mi pastel.

♦ ♦ ♦

Pronto descubrí quién era.

— ¡Ah! ¡Es el Señor Perro Blanco!

—Hola, sir duque Alfius.

— ¿Ha estado bien, Princesa…?

Le sonreí alegremente al duque Alfius, que hizo una mueca cuando me vio. Me iba temprano porque Claude me echó más temprano de lo habitual. Claude parecía estar cansado más que cualquier otro día.

Pero me encontré con el duque Alfius en el camino de regreso.

—Hola, Sr. Perro blanco.

—Tengo un nombre…

—Sr. Perro Blanco, las manos.

Roger Alfius intentó hacerme decir su nombre, pero pronto se rindió con un suspiro.

Me he encontrado con él varias veces durante estos dos años y siempre me divertía llamándolo perro blanco. Y Roger Alfius siempre intentaría evitarme.

Pero, ¿no soy una princesa? Si logra evitarme, entonces eso es todo, pero no puede evitarme si él y yo nos encontramos de esta forma y entablamos una conversación.

No pudo evitar extender su mano hacia mí, que estaba en los brazos de Félix. Probablemente esté pensando que le daría algunas golosinas como la forma en que tratas a una mascota. ¡Pero hoy no!

— ¡Buen trabajo Sr. Perro Blanco! Ese es mi chico.

¿Ves? ¡Esto es un cambio! Sostuve sus manos, extendí mi mano hacia su cabeza y le di una palmadita.

—Pfft.

Felix estaba ocupado intentando contener su risa como siempre. Roger Alfius hizo una mueca y retrocedió dos pasos de mí.

Ah, parece que va a huir. El duque Alfius dejó de apelar a sus increíbles habilidades de evitarme después de burlarme de él, así que realmente no pude atacarlo por mucho tiempo.

*Toser*

¿Huh? Pero no se despidió de inmediato. Se aclaró la garganta y luego escupió otras palabras que no eran: “Me iré ahora”.

—Princesa Athanasia.

Wow, qué escena más rara del Sr. Perro Blanco. No sé nada pero pareces tener algo que decir. Esto era interesante en una forma diferente a cualquier otro momento. Y me interesaron mucho más las siguientes palabras que pronunció.

— ¿Quizás se siente sola sin un amigo con quien jugar?

¿Por qué este hombre, que parece un tigre por apariencia pero es un insecto por dentro, está haciéndome este tipo de pregunta? Ahora que lo pienso, Claude me había dicho que ignorara a cualquiera con quien me encontrara hace un rato, pero parece que era a este hombre de aquí.

*Jadear* ¿Qué, qué? ¿Qué le dijo el Sr. Perro Blanco a Claude que hizo que me dijera esas palabras? Esto es muy interesante.

— ¿Amigo?

Parece que mis agallas han crecido estos días. Si fuera alrededor de hace medio año, realmente lo habría ignorado como dijo Claude, pero viéndome hablar con él ignorando a Claude en su lugar…

—Me disculpo, Sir Alfius. Princesa…

—Sir Robain, la Princesa está hablando. No interfiera.

Félix intentó negarse a seguir las palabras de Claude antes, pero tenía que cerrar la boca a las palabras del duque.

A pesar de que la familia de Félix, Robain, era otra familia duque de Obelia, si sólo comparaba a Félix con este otro duque de aquí, Félix perdía contra el duque Alfius.

¿Es porque él es el duque Alfius que tiene a la protagonista Zenit y al protagonista masculino como hijo? ¿Por qué comenzó estas cosas de amigos? 

—Sr. Perro Blanco estúpido. Atti tiene un amigo.

Um. Pero no quiero darle la respuesta que el Sr. Perro Blanco quiere. 

—Félix es el amigo de Atti.

—Princesa.

Sentí una mirada conmovida por parte de Félix. Esto es lo que llamas comer una gallina, y luego comer sus huevos. Burlándome del Sr. Perro Blanco, pero al mismo tiempo, animando los buenos sentimientos de Félix hacia mí.

— Pero, ¿no sería mejor tener un amigo de la edad de la princesa?

Oh wow. En primer lugar, supongo, pero ahora sé a lo que estaba apuntando. Pensé que mi suposición era errónea porque él era un debilucho que siempre trata de evitarme.

—Para ser honesto, tengo un hijo cercano a la edad de la princesa.

Supongo que Roger Alfius quiere presentarme a Isekiel, su hijo, el protagonista masculino de «Princesa Encantadora».

¿Huhh?

—Es un chico muy inteligente y maduro, ya que es mi hijo. Es tres años mayor que la princesa, así que si la princesa lo trata como a un hermano mayor, mi hijo tratará a la princesa como su hermana.

Contuve mi ira, que estaba a punto de explotar.

¡Dios mío, puedo ver lo que este hombre está pensando claramente! Me estás tratando como un seguro, ¿no es así? Solo quieres mantenerme en caso de emergencia ya que me está yendo bien con Claude.

Parece que vas a usarme si más adelante Zenit fracasa en su plan por el poder de Claude. Así que estás planeando crear una relación hermana-hermano u otro tipo de relación con tu hijo para tu bien.

Bueno, no era su pérdida si me niego o no me gusta Isekiel, pero sería una gran ganancia si me gustara Isekiel como un amigo o hermano.

—Hmm hmm… Y es vergonzoso decirlo yo mismo, pero mi hijo es apuesto ya que se parece a mí.

Pero Señor, ¿quizás también le preguntaste esto a Claude? Entendería por qué Claude estaba molesto ya que el duque Alfius dijo que su hijo se parece a él y es apuesto, inteligente y tiene una buena personalidad e intentó hacer que unos niños fueran amigos.

¡Sr. Perro Blanco, tu forma es más que equivocada! En cambio, solo dile a Claude que estarías a cargo de la nación. Eso tendría más posibilidades que esto.

—Eh, si se parece al Sr. Perro Blanco, no quiero.

Aunque tiene el título de protagonista masculino, un niño de diez años es un niño de diez años. Si veo a Isekiel así… Hmm. Siento que eso arruinaría mi imagen de él. ¿Y qué quieres que haga con ese niño? ¿Darle la mano y aplaudir? Aprendería un poco más del idioma Atlanta que eso. Además, la duración de mi tiempo de estudio aumentó estos días y ahora tengo menos tiempo para jugar. [1]

El ojo del duque Alfius cambió un poco cuando hice una mueca de disgusto diciendo “Si se parece a ti, no”. Parecía que mis palabras habían apuñalado algo de su orgullo.

Pero, como si pensara que una niña de siete años matando su orgullo era demasiado infantil, siguió con sus palabras como si no fuera nada.

—Entonces…

Y yo, que vi al duque Alfius hablar, levanté una ceja.

— ¿Qué tal una chica de la misma edad?

¿Este hombre está loco? Esto no tiene sentido.

—Ah, ¿quiere decir la chica que vive en la mansión Alfius?

—Estás en lo correcto. Estoy cuidando de la última hija de mi primo mayor que es débil y está en la región Floria.

Qué buena excusa. Por supuesto como no puedes decirle a Claude “es tu hija” y tienes que usar las palabras correctas.

Félix que parecía saber los rumores, dijo como si lo supiera.

Parecía estar interesado en una niña de mi misma edad, como siempre le había pedido a Claude por un amigo desde hacía un tiempo. Y ahora, yo…

— ¿Qué piensa princesa?

Estaba un poco enfadada con el duque Alfius.

¡¿Qué quieres decir con eso, hombre loco?!

Iba a perdonarte porque era Isekiel, ¿pero ahora intentas hacerme amiga de Zenit? Ja, me veo a mí misma como una idiota cuando actúo como si no supiera nada. ¡No puedo defenderme por eso!

La razón por la cual Athanasia murió, en primer lugar, fue para que Zenit tuviera un final feliz, pero, ¿qué? ¿Quieres hacerme amiga de Zenit? ¿Y qué si me hago amiga de ella? ¿Tratarás de ganar el interés de Claude?

Bueno, sé que Zenit no hizo nada malo. Sin embargo, yo era Athanasia, así que, pensé que Athanasia no tendría que morir si no fuera por Zenit.

Por eso me sentí insegura con la existencia de Zenit y quería abofetear al duque Alfius y a la tía de Zenit que intentaron beneficiarse usándola.

Sin embargo, eso fue todo en el libro. En realidad, el duque Alfius no era tan malo como en el libro, así que mantenía una buena relación con él. Verlo intentando traicionar mis sentimientos hizo que mi rostro se encendiera de la rabia.

¡Ahhh! ¡No debería haberle acariciado la cabeza sino dejarla calva! 

—Princesa…, si la princesa también lo desea, intentaré hacer que Su Majestad lo considere con sir duque Alfius.

Solo Félix, que no sabía nada, estaba preguntando inocentemente mi opinión. Roger Alfius parecía confiado, como si pensara que no iba a rechazarlo dos veces.

Debe haber pensado que lo aceptaría fácilmente dado que muchos niños de mi edad sin amigos se sentirían solos y querrían tener amigos. Podía verlo totalmente en su cara.

Y como la familia Alfius tenía un niño y una niña, debe pensar que esto es genial dado que podría emparejarme con cualquiera de los géneros que quisiera como amigo.


Notas:

[1] El idioma Atlanta no es la misma Atlanta en Georgia, sino un país.

Den
Sr. Perro Blanco, dé media vuelta y márchese. No queremos a un perro blanco como usted cerca de nuestra Atti, ¡hmph!

Nemoné
Es tan oportunista... Pobre Isekiel y Zenit que se ven involucrados con alguien así.

| Índice |

One thought on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 22

  1. Lirio says:

    Se me cruzaron los cables con este capítulo :v pero fue por culpa del manhwua, bueno, aquí podemos ver claramente que a Félix le hace falta ser más perspicaz XD jajaja :v date cuenta Félix!! Date cuenta del engaño!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *