Un día me convertí en una princesa – Capítulo 23

Traducido por Den

Editado por Nemoné


Pensando que las cosas fluyen de la manera que Roger Alfius quiere que fluyan, mi cara comenzó a volverse opaca hasta que no pudo ser más apagada.

Siento que tengo que admitirlo. Siempre había pensado que Claude era la persona más enferma en el mundo, pero quiero retirar eso. ¡Quien está más enfermo es el perro blanco delante de mí!

Para burlarme de Roger Alfius, escondí mi rabia e hice una cara pensativa. Entonces, hablé como si todavía estuviera pensando algo.

—Eung, pero a Atti no le gustan los amigos que son más tontos que Atti.

¿Fue mi respuesta muy inesperada? 

Probablemente fue inesperada porque ambos estuvieron muy conmocionados con mis palabras.

—P-Princesa.

Kuckk. Creo que estoy enferma ahora mismo. Pero aún así, ¡no importa! ¡Solo si puedo darle tal hermosa vuelta a las cosas!

Tosió y dijo:

—Es una chica inteligente, la princesa no debería preocuparse.

Ah, ¿de verdad? Sonreí ante su confiada respuesta. Por supuesto que lo está. Porque fuiste tú quien comenzó a enseñarle a Zenit por tu propio bien en el futuro.

¿Entonces, qué hay de esto…?

Dejé salir un “wow” como si estuviera emocionada por la respuesta del Sr. Perro Blanco y pregunté.

—Entonces, ¿esa chica puede hablar Atlanta? El estúpido perro blanco del Sr. Perro Blanco hizo caca de anémonas.

Den
las palabras en cursiva las dice en Atlanta

Los ojos de Roger Alfius se ensancharon ante mi familiaridad con Atlanta. Pero no te sorprendas todavía. 

— ¿Y la lengua oficial Paskal? El tonto perro blanco mea por todas partes Bleh Bleh.

Den
Las palabras en cursiva están en el idioma de Paskal

—…

—El idioma divino de Psykansia es fácil, así que debería haberlo dominado. Dios castigará a los que mientan.

Den
Las palabras en cursiva están en el idioma divino de Psykansia

Roger Alfius se quedó sin habla cuando hablé una de las líneas de la Biblia usando el idioma divino Psykansia.

Pero todavía hay más.

— ¿Qué hay sobre las teorías sociales? Probablemente ha acabado el segundo libro si es así de inteligente. Hmm, Atti está atascada en la teoría del funcionalismo de Beridingar porque es un poco difícil, pero ¿ha acabado la de Bill Rohitch? ¿Y sobre otros temas? ¿Maná? ¿Filosofía? ¿Historia? —No hubo respuesta. Y seguí—. Uhh… Pero dado que el Sr. Perro Blanco dijo que ella es así de inteligente, tal vez no quiera ser amiga de Atti que no sabe hablar Atlanta muy bien a esta edad… ¿Puedo pedirle que sea mi amiga si acabo lo que estoy aprendiendo en este momento?

Le pregunté con una expresión triste y deprimida.

La zona estaba en un silencio muerto.

Ja, este respeto. Parece que estudié con los profesores que Claude me envió por días como hoy.

Solo estudié para lucir bien frente a Claude pero esto es bastante útil. Sí. Tengo una personalidad fuerte. Lo admito. ¡Pero este Sr. Perro Blanco comenzó esto! Hmph, ¿cómo te atreves a empujar a Zenit a mi casa?

Huh, pero espera… Si el plan del Sr. Perro Blanco funciona y Zenit conoce a Claude más pronto que en la novela, ¿no llegaría más rápido el día de mi muerte ? 

Ahora que lo pienso de esta manera, se me puso la piel de gallina lo suficiente para que mi cabello se levantara.

*Jadeo* Qué locura. Qué locura. ¡No era un problema para estar enfadada solo porque quería que fuera amiga de Zenit mientras ocultaba su identidad!

—Sabía que la Princesa Athanasia era inteligente por los rumores.

En ese momento, Roger Alfius habló, rompiendo el silencio.

—Pero parece que los rumores no eran suficientes para explicar la inteligencia de la princesa.

Estaba impresionada de cómo pudo conseguir esa expresión otra vez. Sin embargo sus ojos todavía contenían admiración.

—Esa chica se interesó en los estudios pronto pero parece que no puede compararse con la princesa.

Por supuesto. Aunque ella es la protagonista, tiene siete años, la edad para jugar con la tierra. Y sabía que engañé a un niño de siete años.

Eek. Ahora que lo menciono, esto no puede ser más embarazoso. Ahora hay más historia mala en mi libro, y esta noche patearé mi manta para dormir.

Pero no era un sentimiento malo derrotar a Roger Alfius, así que debería estar satisfecha con eso. Ahora, vete. Shoo shoo.

… [1]

¡¿Qué?! ¿Ese chico de diez años ya está en el mismo nivel que yo? ¿No es una mentira?

¿Esta es la sensación que Roger Alfius sintió cada vez que se encontraba conmigo? Mi orgullo se redujo ante las palabras que me comparaban con un niño de 10 años.

—Lo pensaré si no se parece al Sr. Perro Blanco.

Roger Alfius no podía hacer nada al respecto.

—Atti se quiere ir ahora.

Golpeé a Félix con el dedo para indicar que quería irme. Así fue como el Duque Alfius se marchó sin conseguir nada.

Cuando lo miré de nuevo, Roger Alfius se dirigía al Palacio Gannet, donde estaba Claude.

Parece que va a intentarlo con Claude ya que falló conmigo. Claude no aceptará fácilmente sus palabras ya que Claude siempre lo rechazaba.

Eek, bleh bleh. ¿No hay sal aquí? Siento que tengo que esparcir sal por todas partes porque no era un buen día [2]. De todas formas, ¿es verdad que Isekiel se encuentre en un nivel similar a lo que estoy estudiando?

Me sentí mal pensando en ello e hice un puchero. Pero en ese momento, Félix, que parecía deprimido desde hace un rato, habló como si hubiera decidido algo.

—Princesa, yo también trabajaré duro para que la princesa no se avergüence de mí.

Den
Qué lindo XD

¿Huh? ¿Para qué? 

Por supuesto lo observé con curiosidad, pero Félix no respondió.

♦ ♦ ♦

—Ahora, levántate del lugar.

Hoy también estaba ocupada.

—Ahora siéntate.

¡Siéntate! ¡Levántate! ¡Espera! Qué clase de entrenamiento perruno era este.

—Ahora camina hacia donde estoy.

Estos modales básicos eran exactamente lo que se llaman modales básicos que tenía que practicar 30 minutos al día. Luego, tendría que pasar a la siguiente sesión.

—La postura de la princesa es muy buena debido a los primeros aprendizajes.

Suena como un halago pero créeme, no lo es. Solo se está halagando a sí misma ya que me ha estado enseñando por dos años y soy mejor que cualquier otro niño de mi edad.

Uwuu. Al menos otros estudios son divertidos pero… ¿modales? Ni diversión, ni sueños, ni esperanzas, ni orgullo. Aunque, afortunadamente, el tiempo transcurrió rápido y la clase de modales básicos y compostura con la condesa Eloise pasó rápido.

Era mediodía cuando acabé mi almuerzo.

—Que la suerte de Obelia esté con usted. Lo ha hecho muy bien, princesa.

Ahora es la clase de Atlanta. Después de una prueba rápida de memorización del trabajo de palabras de la clase anterior, comenzamos la clase leyendo y traduciendo Atlanta.

De esta clase, lo principal que hice fue, con las palabras que había memorizado en la clase anterior, tenía que hacer un párrafo. Pero debe haber pensado que era demasiado para un niño como yo, así que solo tuve que leer y copiar el párrafo que hizo con esas palabras.

Después de dos horas de Atlanta, fui a historia. Quien me enseñaba ambas cosas era el famoso erudito de Obelia, un hombre muy mayor. Quería un joven oppa apuesto pero lo que sea. El barco ya zarpó. Kuckk. Además, también estaba aprendiendo teorías sociales con él.

—Vamos a terminar aquí hoy.

¡Yaaay! ¡Acabé todas las clases por hoy! Grité de alegría en mi interior por la felicidad.

—Jaja. Estoy orgulloso como profesor de la princesa porque ella aprende 10 cosas de una sola.

Ya, soy un poco demasiado inteligente. Solo vete ya. 

—Nos vemos mañana.

— ¡Adiós!

Sacudí mi mano al hombre de pelo blanco. Si fuera la condesa Eloise, lo odiaría, pero a este anciano le gustaba más cuando actuaba como una nieta.

Como dijo, absorbía todo como una esponja. Era un estudio que no pude hacer pero quería hacerlo en la última vida y ahora puedo hacerlo aquí.  Era divertido.

Bueno, en ocasiones había días que realmente no tenía ganas de estudiar. Y hoy era uno de eso días.

—Félix, Félix, ¿qué estás haciendo?

Corrí hacia Félix inmediatamente después de la clase.

Estaba aburrida estos días porque no había muchas cosas que hacer excepto por la clases.

Desde que coincidí con el duque Alfius en el Palacio Gannet, Claude nunca me ha vuelto a llamar. Al enterarse por Félix, Claude ordenó que no visitara el Palacio Gannet ya que había un molesto perro que no entendía el concepto.

Solo pude chasquear la lengua al escuchar eso. El Sr. Perro Blanco es valiente. Si sigues haciendo eso y Claude se enfada de verdad, no podrás ir a casa ese día o quizás nunca más.

Bueno, Claude está más calmado estos días en comparación al pasado. Comparado a como parecía ser una bomba de relojería andante, ahora es más ingenuo aunque no es un ingenuo normal que le dirías a otras personas.

— ¿Ehh? ¿Qué es esto? Hmm, hmm.

De todas formas, ataqué a Félix con mi ataque del qué es esto. Félix era el único que jugaba conmigo además de Lilly.

Félix estaba mirando algo en la mesa con una expresión seria, sentado en una silla. Estaba demasiado concentrado que no se dio cuenta que había venido. Caminé hacía Félix y me puse a su lado, mirando lo que estaba observando.

—Ah, princesa, ¿han acabado las clases?

Entonces, Félix giró la cabeza para mirarme.

— ¿Qué estaba haciendo Félix?

Pregunté en un tono diciendo que dejara de hacer lo que estaba haciendo y jugara conmigo. Pero Félix solo sonrió como si estuviera esperando esa respuesta.

— ¿Estabas estudiando a Max Beridingar?

—Eh, ¿Max Beridingar?

—Sí. Debo saber esas cosas como amigo de la princesa.

¿Eh? ¿Qué es esto? 

Entré pánico ante sus palabras. ¿Quería hacer todo eso de repente? Ahora que lo pienso, siempre llevaba un libro con él…


[1] 

Den
Al parecer la traductora inglesa olvidó traducir una parte, pero no se preocupen, en cuanto pueda obtener los capitulos en coreano, traduciré lo que falta pero por el momento el capítulo quedará así. Lo lamento. Pd: En el siguiente capítulo, cierto personaje querido hará su aparición. ¡Dun dun duuun!

[2] Se cree que la sal protege, limpia y purifica tu hogar de las malas energías.

Nemoné
SÍÍÍÍÍ. Va a entrar en escena $#[email protected] al fin

| Índice |

6 thoughts on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 23

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *