Un día me convertí en una princesa – Capítulo 25

Traducido por Den

Editado por Nemoné


Frunció el ceño mientras abría y cerraba su mano en un puño unas cuantas veces, como si su cuerpo no se moviera como él quisiera.

Grité de la emoción.

— ¿Eres un mago?

Mi voz mostró la emoción. Me acerqué un poco más a él y lo miré con ojos brillantes.

— ¿Qué? Uh, molesto. ¿Por qué? ¿Es tu primera vez viendo uno?

Me miró como si estuviera viendo a un niño extraño.

¡¿Es un mago del palacio?! Ahora tiene sentido, ¡cómo podría merodear de esta manera por aquí si no! 

Incluso Obelia tenía pocos magos, así que incluso con los magos del palacio del emperador, se dice que son menos de 50 magos.

Por supuesto, escuché que Claude puede usar magia, pero él nunca me la ha mostrado ni una vez, así que déjalo.

Comencé a sentir a esta persona como una persona asombrosa mientras pensaba eso.

—Otras… ¿También puedes hacer otras cosas?

Esos ojos cambiaron a una mirada de estar viendo algo raro cuando actué muy feliz. Tenía una cara que no sabía si debía sonreír o no, entonces sin una palabra, levantó la mano.

— ¿Así?

*Golpe* Y las burbujas aparecieron a mi alrededor.

— ¡Wahhh!

¡Justo ahora…! ¡De una mano… salieron burbujas! 

Pensé que iba a mostrarme algo genial, pero era algo mágico bastante pequeño. Sin embargo, cuando siguió invocando burbujas, me emocioné como una niña de 7 años de edad de verdad.

Burbujas claras aparecieron y flotaron a mi alrededor. Brillaban naturalmente a la luz del sol. Esas burbujas se me aproximaron cuando el viento sopló.

Agité mis manos tratando de atraparlas. Luego, las burbujas se explotaron dejando un olor a jabón. Ah, huele bien.

Pero, ¿sólo soy yo? Me siento sofocada…

*¡Gruñido!*

En ese momento las burbujas con las que jugaba, de repente desaparecieron. Abrí mis ojos como si acabara de tener un sueño. ¿Huh? ¿Pero desde cuándo estaba cerrando mis ojos? 

*Qu-Quing. Quing…*

El sonido de un perro desde hace un rato… Desde hace un rato se escuchaba el gruñido de una bestia, pero ahora era un gemido.

—Hah. ¿Qué es esto?

Dirigí mi mirada al chico y me sorprendí.

— ¿Acabas de interponerte en mi camino con ese talento inútil?

El chico estaba murmurando algo mientras miraba a Blackie. Esos eran ojos gélidos.

— ¿Pequeña bestia, debería matarte?

Entonces Blackie comenzó a gimotear.

No sabía nada, pero estaba segura de que estaba abusando de Blackie.

— ¡No abuses de Blackie!

¡No puedes abusar de nuestro Blackie! ¡Abusar de animales pequeños es de humanos malos! ¡Una basura humana! ¡Una basura incombustible! ¡Un reciclaje imposible!

—Oppa no es el dueño de Blackie, ¿verdad?

Le pregunté con confianza de que no era el dueño de Blackie. Luego su rostro se volvió opaco.

—El dueño de esta cosa eres tú. ¿De qué estás hablando?

Estaba diciendo palabras que no tenían sentido desde hace tiempo. Si fuera su dueño, ¿le habría preguntado si era suyo en primer lugar?

—La primera vez que ves a un mago, lo mismo con un animal divino. ¿Vives en una roca?

Pero me estaba mirando como una persona loca. Quiero decir: ¿me estoy volviendo un poco loca ahora? 

Frunció el ceño como si algo estuviera mal y preguntó:

— ¿De verdad eres la hija de Kailum?

— ¡Ese no es mi papá!

¡Quería decirte eso desde el principio! ¿Qué estás haciendo mencionando a todos los emperadores?

— ¿No? ¿Realmente es así? Parece que dormí más de lo que pensaba… Entonces el nombre de su hijo era…

Aguantó su cabeza con un mirada de frustración, y luego hizo una mueca como si hubiera recordado lo que quería recordar.

—Ah, cierto. Aetherunistas. ¿Entonces eres la hija de ese bast***o? Aunque Kailum era un chico listo, su hija e hijo son…

Esta vez, era un nombre que conocía bien. Aetherunistas. Fue el emperador de hace tres generaciones cuyo nombre significaba “eternidad”.

— ¡Qué estás diciendo! ¡Mi padre se llama Claude!

Está bien, dice que vivo en una roca. ¿Entonces, vives en la tierra debajo de esa roca? ¿Por qué hablas del emperador de hace tres generaciones como si llamaras a un niño del vecindario?

¡Ah! Ahora recuerdo el nombre de Kailum. ¿No fue el emperador antes de Aetherunistas que murió tan rápido que su nombre es raro de encontrar incluso en el libro de historia?

— ¿Claude?

— ¡Sí!

—Espera, ¿de verdad ese es el nombre del actual emperador?

— ¡Sí!

*Jadeo* ¿Estoy sola en el jardín con este tipo loco?

Grité molesta y cerré la boca de inmediato al darme cuenta de lo que había hecho.

U-Um, creo que me voy a ir ahora. Acabo de recordar que tenía algo importante que hacer… 

— ¡Jajajaja!

Pero la repentina risa de este chico llamó mi atención. Dirigí mi mirada a dónde provenía el sonido. ¿Estás escuchando? Se suponía que comenzaba a ser aterrador que comenzara a reírse de repente, pero no era aterrador en absoluto, quizás porque su risa era muy brillante.

— ¡Jaja! ¡Qué es esto! Nunca había visto algo así antes. ¿El mundo se corrompió cuando me marché?

Y de su brillante cara sonriente, estaba impresionada. Pareces como un adolescente si te veo de esta manera. ¿Es porque su cara sonriente es brillante como la de un chico joven?

Era más maduro a la forma en que miraba a Blackie hace un rato, así que ahora estaba confundida de qué edad tenía en realidad.

— ¿Huh?

Pero, de repente dejó de reír y examinó mi cara. La cara que mostraba una débil sonrisa fue corrompida por la seriedad.

—Espera.

Incluso comenzó a tocar mi cara.

¿Q-Qué estás haciendo? ¡¿Cómo te atreves a tratar la cara de una chica que acabas de ver hoy de esta manera?! 

— ¿Hmmm?

Mientras tanto, Blackie saltaba del césped a los brazos de este tipo.

Pero Blackie saltó a mis brazos en lugar de huir. *Jadeo* Esto es genial. Sería mucho mejor si este tipo frente a mí no estuviera aquí.

— ¿Qué es esto?

Examinó mi cara girando mi cabeza en diferentes direcciones. Era como si los ojos carmesí cercanos a mí estuvieran mirándome profundamente, mi alma quizás.

No pude apartarlo porque sentía como si estuviera aferrándose a mi alma y la controlara.

—Esto es impresionante. Nunca he visto algo así.

Los ojos carmesí comenzaron a brillar del interés. Sólo me quedé mirando fijamente a sus ojos, que se estaban iluminando como una flor floreciendo.

—Estaba aburrido estos días, pero ahora va a ser interesante.

Me siento como una muñeca tratando de actuar con emociones humanas… Pero ahora se sentía como si el muñeco en realidad se hubiera convertido en un humano.

— ¿Qué hago?

Pero pronto me sorprendí con sus siguientes palabras.

— ¿Debería simplemente mantenerte viva?

Umm, ¿oye…? ¿Esa preocupación está relacionada conmigo? 

Uhh, esta es mi vida. No tu vida.

¡¿Qué está mal con este mundo que Claude, junto con este bast***o, están aquí en mi vida?! 

Realmente no tenía sentido que el miedo no fuera lo primero que sintiera, sino la locura de este mundo. O quizás no creía en sus palabras porque sus ojos se veían tan puros. De todos modos, ¿no está realmente loco?

*Quing*

Pero entonces Blackie, que estaba en mis brazos, soltó un gemido. A partir de ese sonido, la mirada que una vez estuvo sobre mí se movió hacia el otro.

Pero el chico sonrió maliciosamente a Blackie.

—Está bien. Te diré qué es esta cosa. Ya que me siento bien hoy.

Nop, ya no tengo curiosidad. Cero curiosidad, cero respuestas. ¿Puedes marcharte ya? Pero sus palabras a continuación llamaron mi atención en un segundo.

—Esto nace de tu maná.

¿Qué…? ¿Mi maná?

— ¿Nace de mi maná?

Cuando le pregunté, sospechosa, él me miró como si estuviera viendo a un idiota nuevamente.

Y por supuesto vacilé. ¡T-Tú bast***o! Aquí me tratan como una genia pero ¿cómo te atreves a tratarme como una idiota?

—Por eso no puedes contener maná aunque seas una descendiente. ¿No te lo dijo tu padre? Al ver esos ojos, debe ser de sangre real. Aunque se llama Claude, él es un descendiente del emperador. Además llamándolo Claude, sabía que la personalidad de Aetherunistas era bastante mala, pero esto es más de lo que esperaba.

No sabía en qué parte debería corregirlo primero.

Primero que nada, no había escuchado nada sobre el maná del descendiente de Claude, y segundo, Claude no era el hijo de Aetherunistas. ¡¿No dije que fue el emperador de hace TRES generaciones?

—Ah, ya se está volviendo molesto

Dice que es molesto solo decir esas pocas palabras, ¡este bast***o!

— ¿Estás diciendo que Blackie es un animal divino nacido de mi maná? ¿Qué es un animal divino?

—Un animal divino…

Pensó por un momento y luego habló.

—Se podría decir que es como el cristal de maná.

— ¿El cristal de maná?

—Tu cuerpo lo absorberá y podrás usar magia libremente cuando el cristal de maná se convierta en una luz luminosa.

Hizo una mueca que parecía decir “¿también tengo que explicar estas cosas?” y continuó.

—Y ese animal divino no se aparece ante nadie, excepto al propietario que tiene un maná rebosante y que es su plato. Así que, es una criatura hecha de maná.

Una campana sonó en mi cabeza al escuchar sus palabras.

—Por eso normalmente le gustará estar cerca de su dueño, pero esta bestia parece ser tímida.

Para decirlo de manera simple, quiere decir que soy genial, ¿verdad? Por eso mi maná se escapó, ¿verdad? Porque mi maná es demasiado fuerte. ¡Por mi seguridad!

— ¿Quieres decir que soy una gran maga?

| Índice |

2 thoughts on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 25

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *