Un día me convertí en una princesa – Capítulo 27: Esta clase de cosa repentina no es muy buena para ti (2)

Traducido por Den

Editado por Nemoné


— ¡Blackie, bañémonos!

—Princesa, debe secarse el cabello.

Corrí hacia Blackie ignorando a Lilly, a quien siempre escuchaba.

Me sentía renovada después de mi baño nocturno. Quería ducharme junto con Blackie pero no pude porque Lilly dijo que no podía. Dijo que bañarse con una mascota (un animal divino en verdad) no era aceptable.

Por eso tengo que esperar hasta que me lo permita.

Ahora, Blackie. ¡Es tu turno! 

¿Huh? Pero Blackie, que estaba en mi cama hace un momento, ya no estaba. ¿A dónde fue? 

Sin embargo, no era la primera vez que Blackie se escondía de mí. Así que tenía una idea de a dónde fue.

Lo sabía. Vi la cola negra de Blackie poco después de buscar.

— ¡Te encontré, Blackie!

Me acerqué a la cama junto a la ventana y me agaché.

— ¡Princesa, está sucio!

Lilly entró en pánico por mis acciones, pero yo estaba ocupada jugando con Blackie.

Eres demasiado tierno. ¿Qué tipo de animal divino eres qué eres así de lindo y encantador? Blackie reveló su cara a mi aegyo. Los ojos dorados como una moneda me miraron fijamente.

Euk. No, si me miras así, ¡mi corazón…! Respiré casi teniendo un ataque al corazón. Blackie, que sentía curiosidad por lo que estaba haciendo, también era demasiado lindo.

—Dejemos a Blackie limpio y brillante.

—Kyuu.

Incluso sin un baño, Blackie era brillante y limpio, pero como jugó conmigo afuera activamente, creo que necesita ser lavado. Por supuesto, Blackie odiaba que lo bañaran, así que era un trabajo duro lavarlo.

—Bien Blackie. Ahora quédate qui… ¡Ack!

— ¡Quing!

Hoy también, como siempre, tuve que activar todos mis músculos al lavarlo. Lilly suspiró mirándome con dificultades.

—Por eso le dije que yo podía bañarlo. Ahora está toda mojada de nuevo.

—Estoy bi- ¡pffft!

En ese momento, Blackie sacudió su cola y me mojó. ¿Por qué Blackie odia tanto el agua? No es un gato.

Es como yo, que evité las aguas profundas por un tiempo después de caerme en el lago.

—Blackie, vamos a comer.

Lilly parecía haberse dado por vencida al verme divirtiéndome con Blackie. Pero, ¿nuestro Blackie solo poseía un ternura promedio? ¡No! Lilly sonrió mientras me miraba jugar con Blackie.

—Nuestro Blackie es bueno en acabarse su comida. Buen chico.

Lo que Blackie estaba comiendo en este momento era fruta fresca de Obelia. Tratamos de alimentarlo con comida de animal que Lilly traía algunas veces, pero se negaba a comer y la arrojaba por todas partes. Era lo mismo incluso si intentábamos alimentarlo con las comidas favoritas de un perro y gato.

Todos sabíamos que le gustaba el chocolate desde el primer día, pero a Lilly y Félix les preocupaba no saber si alimentar a un animal con chocolates era algo correcto.

Sin embargo, probablemente porque era un animal divino no se enfermaba ni sufría ningún otro efecto. Bueno, por supuesto, porque si se enfermara y esas cosas, ¡no se habría comido todo mi chocolate en primer lugar!

De todas formas, es una suerte que coma frutas, pero parece que elige las más dulces. ¿Puede un animal divino ser tan quisquilloso con la comida?

—Lilly, Lilly. ¿A qué especie crees que se parece nuestro Blackie?

Le pregunté a Lilly porque no conocía bien los animales de Obelia.

—Me pregunto. Probablemente sea un Baum o Raphy.

Lilly parecía estar pensando mucho ya que Blackie no se parecía mucho a nada. Me preguntaba mientras mordía la manzana púrpura especial de Obelia.

Parece ese perro, esa especie de perro. ¿Cuál era? Po… Po… Pome… 

— ¡Ah!

¡Cierto, cierto! ¡Pomerania[1]! ¡Parece un pomerania!

— ¿Qué pasa?

—Jejeje. Nada.

¡No puedo creer que esta lindura sea mi animal divino! Uh, huh, lindo, tan lindo. 

*Besar, besar, besar*

—Va a visitar a Su Majestad mañana, ¿verdad? Ha pasado un tiempo.

Tienes razón. Fue el paraíso estos días jugando con Blackie. *Sollozo, sollozo*

—Es hora de ir a la cama. Di adiós a Blackie.

—Hiing. Quería jugar más.

Estaba viendo a Blackie lamiéndose la pierna delantera, ya había terminado su comida y Lilly lo levantó.

Me recosté en mi cama viendo a Blackie que parecía disfrutar estar en los brazos de Lilly.

♦ ♦ ♦

— ¡Papaaaá!

Comencé a correr como un cachorro emocionado cuando vi a Claude. Eek, es un poco incómodo ya que ha pasado un tiempo desde que actué así.

— ¿Papi me extrañó?

Solo movió sus ojos inexpresivamente cuando vine corriendo hacia él. Claude estaba como siempre en su trono cuando entré.

Si fuera hace mucho tiempo, estaría asustada de su aura, pero ahora mismo sabía exactamente qué clase de emociones tenía.

¿Tienes sueño? Ha pasado un tiempo desde que viste mi encantador y lindo rostro, pero, ¿con sueño? ¿Te sientes somnoliento justo ahora? ¿Y después de que me LLAMARAS aquí?

Pero por Félix, escuché que Claude podía dormir como máximo 4 horas al día, así que era razonable por qué tenía sueño. Ser un emperador no es cosa fácil, ¿no es así? Pensé que estarían relajados y serían escalofriantes pero supongo que no.

—Su Majestad, como hoy hace un buen tiempo, ¿por qué no sale a caminar?

Félix también parecía haberlo notado y le preguntó.

Caminar era bueno para mí, pero no estaba concentrada en eso porque estaba interesada en algo más de allí. Lo vislumbré por un momento.

— ¿Caminar? No está mal.

Ese trono es demasiado bonito. ¿Cuánto conseguiría si lo vendo?


[1] Un Pomerania es una raza canina de la familia Spitz, que recibe su nombre de la región de Pomerania Central, actualmente en Polonia, y se clasifica como perro toy por su pequeño tamaño.

Den
Athanasia solo piensa en el dinero, lol. Por otro lado, no sabía que esa raza de perro se llamaba Pomerania, lo que aprende uno traduciendo, jejeje.

Nemoné
¡Blackie debe ser tan liiiindo!

| Índice |

2 thoughts on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 27: Esta clase de cosa repentina no es muy buena para ti (2)

    • Den says:

      ¡Hola Cerezoo-chan! No te preocupes, dentro de unos pocos capítulos podrás ver el punto de vista de Claude respecto a cierto suceso que ocurre con Athanasia ^^

      Muchas gracias por leer <3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *