Un día me convertí en una princesa – Capítulo 30

Traducido por Den

Editado por Nemoné


—Utiliza más la cabeza si quieres vivir. Porque te cortaré el cuello antes de que balbucees esas mismas palabras la próxima vez.

El discurso de Claude acabó allí. No sabía nada, pero acababa de enterarme de que no estaba así por el veneno y que se llevaron a ese hombre porque no pudo curarme.

Finalmente pude ver el rostro de Claude cuando se acercó a mí.

—E-Euk. Papá, due… Wahh…

Claude me miró con un cara de insatisfacción.

Oye, estoy conmovida. Pensé que solo ibas a observarme como la última vez que me caí al lago, pero estabas tratando de encontrar una manera de salvarme.

Por otro lado, esta parece la habitación de Claude.

Claude, que me estaba mirando llorar, finalmente habló, levantando una mano.

—Ruidosa. Duerme.

¡Oye, bast***o! ¡¿Eso es todo lo que tienes que decir cuando tu hija enferma está al borde de la muerte?! ¡Retiro lo que dije antes! Y, ¿estás bromeando en este momento? ¡Me he despertado del dolor y simplemente cómo esperas que duerma!

Pero yo, a la velocidad de un rayo, perdí el conocimiento tan pronto como la mano de Claude tocó mi cara.

W-Wow. No puedo creer que pueda dormir en esta situación… Una chica como yo… conocida por ser… una… chica… estúpida… Zzzz.

Sentí como si una mano fría estuviera limpiando las húmedas lágrimas de toda mi cara.

Y me volví a encontrar con la mujer hada en mis sueños.

La hermana que miré en mis sueños hace dos años no había cambiado y todavía era hermosa. Me encontré con ella en mis sueños un par de veces más y me sorprendió que fuera posible tener sueños con la misma personas varias veces.

La hermana hada siempre aparecía de la misma manera que lo hacía la última vez.

Una vez con una hierba de color verde intenso de fondo y como un hada de la naturaleza, y otra vez como un hada de la luna que bailaba bajo la luz de la luna, y otra como un hada del agua jugando de forma infantil en el lago.

Simplemente es un hada. De cualquier forma, había entre siete y ocho versiones, y esa mujer seguiría desapareciendo poco después de aparecer.

Quería hablar y jugar con ella, pero, como un vídeo, no podía tocarla ni hablarle.

Se parecía a la descripción de la madre de Athanasia en la novela. Por lo que imaginaba que la apariencia de Diana sería como la de esta hermana hada.

Hoy era la versión del hada con lágrimas.

¡Esta es una muy rara! Solo vi una hoy. Pero eso me impactó mucho ya que la hermana enérgica y optimista estaba triste y lloraba.

¿Esta escena de lágrimas apareció porque hoy era el día en que sentí que me estaba muriendo? *Sollozo* Señora, hoy casi muero. No, puedo morir en cualquier momento. Escupí sangre mientras bebía leche. Y me dolió. Wahh.

Hablé a pesar de que sabía que ella no respondería ni reaccionaría. Estaba mirando a la nada.

Estaba dentro de la perspectiva de alguien más cada vez que veía a esta mujer en mis sueños. Ahora también, estaba en una persona diferente, viéndola.

La hermana hada estaba sentada bajo la luz de la luna junto a la ventana en la habitación. Al momento siguiente, una clara lágrima se derramó de sus ojos.

Ja, ahora me siento triste al ver a esta mujer hermosa llorando.

Quería consolarla pero, por supuesto, no podía. Mi “yo” que la mira en mis sueños abandona la habitación en silencio. El sueño se detuvo aquí también la última vez.

¿Eh? Pero hoy fue diferente. 

Mi “yo” que estaba a mitad de camino, se detuvo en seco. Por un momento, “yo” me quedé allí en silencio y luego me giré hacia esa mujer.

Esta vez, la persona no se alejó en silencio, sino que ante el sonido de unos pasos, esa hermana se volteó sorprendida.

Una voz se escuchó en mis oídos, estaba igual de sorprendida que ella.

—He perdido.

Estaba concentrada en la voz familiar.

—Siento que he estado bailando en tus manos. Pero, podría rogarte si quieres…

La hermana, que estaba sorprendida por la repentina aparición de esta persona, susurró las palabras sin tener tiempo a limpiarse las lágrimas.

—Cómo… ¿Cómo pudiste decir eso?

—Si no lo hago, me dejarás.

El chico se quedó en silencio por un momento y luego habló.

—Sí, lo sé. Esto no es diferente a cualquier otra emoción inútil. No puedo creer que esté siendo controlado por mis emociones a pesar de que fui cuidadoso.

—Su Majestad.

—Sinceramente, quiero romperte en pedazos ahora mismo… Aún así.

Todo, incluyendo “mi” expresión hacia esta mujer y la unnie que “me” miraba con una mirada temblorosa, comenzaron a desvanecerse.

—Aún así quiero suplicarte. Suplicarte que no me dejes.

Sus mejillas estaban húmedas por las lágrimas. Estiré mi mano hacia el rostro de la mujer. Luego, susurró sujetando sus mejillas.

—Elígeme a mí. No pienses en nada más. Sé egoísta y toma una decisión que te beneficie.

La escena ante mí era más clara que cualquier otra escena que haya visto. Podía saber qué estado de ánimo y emociones se mostraban.

—No a ese niño por el que te sacrificarías para salvar.

Y entonces, la hermana hada sonrió. Aún mojando “mi” mano en sus mejillas con las lágrimas que caen de su rostro muy triste que parecía decir que quiere morir, pero también que está feliz de morir ahora sin arrepentimientos.

La vista comenzó a nublarse. Sentí como si estuviera flotando en el agua donde me estaba ahogando. Conozco esta sensación. Parece que el sueño va a terminar.

Como era de esperar, me desperté del sueño poco después.

—Finalmente estás despierta. No eres la bella durmiente sabes.

Pero, ¿por qué la primera cosa que veo es a este idiota pelinegro?

Cerré los ojos tranquilamente una vez más.

Parece que estoy en el lugar equivocado. ¡Cerrar sesión! ¡Solicito cerrar sesión!

— ¿Pretendiendo dormir? ¿Debería traer a un príncipe de otra tierra y despertarte? ¿Un príncipe de qué lugar? ¿Atlanta? ¿Hyuhail? ¿Psykansia?

¡Ah, de verdad! ¿No puedes darme tiempo para despertarme? ¡Acabo de tener un sueño realmente importante! Así que soy muy seria en este momento. ¡Déjame estar, wahh!

Me molestó que lo primero que vi fuera el mago que intentó comerse a Blackie antes. Ya estoy muy sensible por escupir sangre y estar enferma…

¿Huh?

Pero, entonces me di cuenta del cambio en mi cuerpo.

Huh, no duele. ¡Dolía tanto que lloré antes de irme a dormir! 

—Me debes una. Te salvé la vida.

Abrí los ojos ante sus palabras.

— ¿Lo hiciste? Quiero decir, ¿me curaste?

Todavía tenía los recuerdos de él como una persona aterradora, así que me estaba defendiendo sin que yo lo supiera. Kyaa.

—Sí. Podrías haber muerto porque tu corazón habría explotado si no hubiera sido yo.

Qué frase más aterradora a decir. Pero, ¿adónde fueron Félix y Claude? ¿A dónde se fueron que me dejaron sola con este bast***o?

Ahora que lo veo, me sentía renovada y estaba en mi pijama en lugar de la ropa ensangrentada que llevaba hace un rato. ¿Vino Lilly?

Espera, ¿cómo supo que estaba enferma?

— ¿Cómo supiste que estaba enferma?

Entonces, me estremecí. Quizás no vino a curarme sino a algo más. ¡¿Quizás por Blackie otra vez?!

— ¡No nuestro Blackie!

Me levanté. Entonces, el idiota pelinegro sonrió.

—Ja, realmente no confías en las personas. Te dije que no me lo comeré.

¿Por qué confiaría en ti? Todavía no podía detener mis sospechas.

Luego, sonrió mientras se cruzaba de piernas. Estaba sentado en una silla junto a la cama en la que estaba. Ahora que lo noto, ¿por qué este bast***o está siendo obstinado y está sentado a mi lado?

—Aunque se ve muy bien para comer, no me lo comeré por la promesa que hicimos. Y tienes que estar agradecida conmigo.

¿Realmente puedo confiar en él?  Por supuesto, no cambiaría nada incluso si confío o no en él.

Y me confundí con las siguientes palabras que salieron de su boca.

—Detuve a tu padre de matar a Blackie.

— ¿Huh?

¿Qué clase de broma es esta? ¿Por qué Claude intentaría matar a Blackie? Pero este tipo no parecía que fuera a responder fácilmente. Me estremecí con sus siguientes palabras.

—Tuve un momento muy difícil. Soportando el deseo de querer comerlo.

Ack. ¡Así que fuiste tú, no Claude, quien intentó matar a Blackie!

—Ja, mira quién está aquí. Ya es hora.

Volteó su cara hacia la puerta, y le seguí la mirada.

En ese momento, la puerta se abrió.

— ¡Princesa!

Quien entró en la habitación fue Félix y Claude.

Claude, que entró primero, me vio con los ojos bien abiertos y luego dejó de caminar. Félix pareció estar aliviado.

Salí de la cama y corrí inmediatamente hacia Claude.

— ¡Papááá!

¿Por qué me dejaste sola con ese bast***o? ¡Je, lo hizo! Como diciendo que se iba a comer a Blackie, como si me fuera a matar, como si, ¡como si…! ¡Pero, tú y Félix me dejaron sola con él en la habitación! ¡Wahh!


Den
Esa escena de Claude y Diana me rompió el corazón, y aún más cuando la leí en el Manhwa ಥ_ಥ Fue el momento que me demostró que Claude realmente amaba a Diana u.u Aunque, no sé si Atti se habrá mirado alguna vez al espejo porque creo que si se comparara con esa hermana hada, se daría cuenta que es exactamente igual a ella, excepto por sus ojos. Y finalmente descubriría que ella (la hermana hada) es su madre, a.k.a Diana.

| Índice |

2 thoughts on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 30

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *