Un día me convertí en una princesa – Capítulo 36

Traducido por Den

Editado por Nemoné


Pude ver a Claude frunciendo el ceño ante mis ojos cuando levanté la cabeza.

¿Eh? Y, ¿por qué me miras así? 

—No es comprensible. ¿Por qué necesitas esa cosa molesta?

—Por supuesto que la princesa me tiene a mí, sin embargo, creo que será mejor tener un amigo de la edad de la princesa.

¡Qué! ¡Qué! ¿No habíamos terminado con eso?

— ¡Atti no quiere ser amiga del hijo del Sr. Perro Blanco!

—Sí. De hecho, dijiste eso.

Sonrió como si dijera que lo sabe, pero eso solo me hizo sentir más curiosidad.

—Se ha acabado por hoy, así que puedes irte.

—Entendido. Descansa bien.

Pero Claude solo chasqueó la lengua y solo lo observé con curiosidad.

Debe estar bien ya que dije que no quiero ser amiga de Isekiel, ¿verdad? Iba a decir que tampoco quiero ser amiga de Zenit pero estaban hablando de Isekiel, no de Zenit. No debería empeorar las cosas.

Miré a Claude sintiendo que algo malo iba a suceder.

Pero unos días más tarde, mi instinto se hizo realidad.

—He sido seleccionado para ser el amigo de la princesa. Es un placer estar aquí, princesa.

¡¿Idiota pelinegro, por qué viniste?!

Me congelé ante el idiota inclinándose ante mí.

—Lo sugerí ya que podría ser perfecto para ser el amigo de la princesa.

Llegué a querer golpear a Félix que estaba sonriendo orgullosamente. ¡Fuiste tú, cómo se esperaba! ¡Cuánto más me vas a atacar con esa sonrisa! *Gruñido*

—La princesa también dijo que prefiere al joven mago que al hijo del duque Alfius.

¡¿Fue esa pregunta que no escuché a la que respondí?! ¡Solo pensé que estabas hablando de la familia del Sr. Perro Blanco!

— ¡Atti no necesita un nuevo amigo! ¡Estoy bien con Félix!

—Gracias, princesa. Estoy realmente feliz.

Sí, así que saca a ese idiota y tengamos una buena charla.

—Pero, cuando lo pensé mejor, la princesa realmente necesitaría un amigo de su edad. Por supuesto, tener un amigo con una gran diferencia de edad es algo genial, pero hay muchas experiencias que sólo puedes experimentar con un amigo de la edad de la princesa.

*Jadear* ¿Cuándo se volvió Félix tan obstinado? P-Por supuesto que está en lo cierto. ¡Pero, no, están siendo engañados! ¡Ese idiota no tiene mi misma edad!

—Pude aprender muchas cosas quedándome aquí un poco. Haré todo lo posible para encajar perfectamente como amigo de la princesa.

¡Ese gusano! ¡No te atrevas a intentar ser mi amigo!

— ¿Qué pasa con papá? Atti le preguntará a papá.

Me quedé callada por un tiempo porque me salvaste antes, ¡pero arruinaré todo esta vez! No estará pensando que estoy mintiendo cuando lo digo con sinceridad, ¿verdad?

—El Blackie de la princesa hoy también es lindo.

Pero el idiota habló mientras sonreía, poniéndome la piel de gallina. Podía haber sido una bonita sonrisa, pero no a mis ojos.

Y, ¿cuándo se llevó a mi Blackie? ¡Blackie estaba debajo de la mesa!

—Por supuesto, es la mascota de la princesa. Se ve tan adorable cada vez que lo veo que solo quiero llevarlo a mi habitación.

Hiiic. Me congelé mientras acariciaba a Blackie. Blackie también estaba temblando.

Me está amenazando, ¿verdad? Está amenazando con comerse a Blackie, ¿verdad? ¡¿Verdad?!

—Es tan pequeño que cualquiera puede comérselo de un mordisco. Qué lindo…

Y por su susurro, me di por vencida.

—W-Wow. Un nuevo amigo para Atti. ¡Seamos grandes amigos! ¡Atti debería darle las gracias a papá más tarde! Jeje.

—Lo mismo, princesa.

*Sollozo* ¿Por qué tengo que vivir de esta manera?

Félix parecía estar orgulloso de su éxito y se marchó del Palacio Esmeralda.

¡Qué muchacho más malo! ¡Lo escribiré todo en mi diario esta noche! ¡Lo voy a jurar y te maldeciré por diez años! *Sollozo*

—Discúlpame por un momento. Los palacios se sienten cómodos. Me di cuenta de esto después de vivir unos días en el Palacio Rubí.

¡Este obstinado idiota! ¿De quién crees que estás tratando la habitación como tuya? Este bast***o continúa ignorando al dueño de la habitación.

— ¿Quién eres?

—Lucas.

— ¡Eso no!

Le grité al bast***o que estaba recostado en el sofá. Después, me miró con una mirada de “¿te atreves?”

— ¿Cuántos años tienes en realidad?

— ¿Qué crees?

¿Me acabas de preguntar? Veamos. Tu edad en esa forma es…

— ¡18! ¡Tienes 18! ¡Obviamente 18! 18, ¿verdad?

—…

—La edad.

El idiota hizo una mueca como si estuviera mirando algo estúpido.

Un momento más tarde, suspiró como si no valiera la pena enfadarse.

Pero, ¿qué? Yo tengo 7 años. No creerás que una niña de 7 años juraría a propósito. ¿Qué harás incluso si te sientes mal?

Sin embargo, el idiota pelinegro dijo unas palabras poco entendibles.

—Tengo la misma edad que tú ahora mismo.

¡Eso no tiene sentido incluso si mientes! ¿Es divertido? ¿Huh?

—Sí. Vamos a crecer juntos.

¿Cree que es un niño porque parece un niño?

Estaba molesta que me acerqué a él y tomé a Blackie en mis manos.

—Dime tu verdadera identidad. Dijiste que serías mi amigo, ¿verdad? ¿Por qué no te presentas?

—Sabes mi nombre, sabes mi edad. ¿Qué más necesitas saber? No hay nada más. Y, ¿cómo te presentas cuando estás haciendo nuevos amigos?

*Jadeo* D-De repente me quedé sin palabras. No había nada que pudiera decir mirando a sus ojos carmesí.

E-En realidad sí. ¿Cómo te presentas a un amigo?

— ¿Ves? Estás sin palabras.

— ¡N-No!

¿Era tan fácil? ¡No sé qué decir!

—Y por el duque Alfius, ¿te refieres a ese tipo que viste en el pasillo de camino a ver a tu padre?

¡Y qué quieres decir con por! ¡Estás cambiando el tema!

—Si ibas a actuar así, ¡hubiera sido mejor si fuera amiga del hijo del Sr. Perro Blanco!

Isekiel debe ser más educado que este bast***o.

Wahh. Simplemente no quería involucrarme con el Hombre Blanco, eso es todo. Pero, el bus ya partió. Wahh.

— ¿Isekiel? ¿Tal vez te refieres a ese mapache?

Se rió como si esto fuera gracioso. ¿Quién se está riendo de quién ahora?

Lo miré con mala cara. No debería haberme preocupado por él la última vez que salió de mi habitación enfadado. ¡Es el enemigo de Blackie y mío! ¡Oso hormiguero!

*Jadeo* No, lo siento oso hormiguero.

—Si realmente quieres, ve y haz amigos. Ah, qué tal el hijo de ese perro blanco.

Pero, el bast***o, que se estaba riendo, comenzó a sonreírme.

Espera. ¿Qué estás planeando hacer? Mi señal de peligro comenzó a sonar y a ponerse roja.

—Entonces, aprende a presentarte a un nuevo amigo.

— ¿Eh? ¿Qué quieres dec…?

Pero antes de que pudiera terminar de decir mis palabras, mi visión cambió repentinamente. Me sentí muy ligera. ¿Qué es esto? ¡Qué me hiciste, idiota!

*Whoosh*

Y cuando dejé de estar mareada, sentí que estaba cayendo.

— ¡Ah, Dios! ¡Mamá!

Por supuesto, estaba demasiado sorprendida que tuve que gritar. ¿Por qué veo el cielo? ¿Por qué estoy en el aire? Escuché un ruido sordo.

Sin embargo, sentí mi cuerpo flotar antes de caer completamente. Cuando mi cuerpo comenzó a caer lentamente, alguien me cogió, en el momento oportuno, antes de aterrizar.

Pero, parece que soportar todo mi peso era demasiado, por lo que la persona también se cayó.

—Owwy…

La hierba estaba brillando bajo la luz del sol. Me di cuenta de que había alguien debajo de mí y rápidamente me senté.

—Ugh.

Rápidamente abrí la boca ante la voz baja debajo de mí.

—Lo sie… —Jadeé.

En mi campo de visión apareció un brillante cabello plateado bajo la luz del sol y el brillo de dos ojos dorados.

Nuestros ojos se encontraron en el aire. Observé sus ojos, medio cerrados por el dolor, abrirse lentamente.

Al momento siguiente, el chico, que parecía ser de la misma edad que el idiota pelinegro, murmuró como si no pudiera creer lo que estaba viendo en este momento. Todavía estaba acostado.

— ¿Señorita ángel…?

¿Eres Isekiel…? 

Pero me negué a aceptar mi pensamiento.

Jajaja. No puede ser. Debe ser una persona parecida, eso es todo. Aunque se parece terriblemente al Sr. Perro Blanco, pero más apuesto. P-Pero, no puede ser, ¿verdad? ¡¿Verdad?!

—Ángel…

El chico parecía estar sorprendido por el repentino acontecimiento y me miró. Los ojos, abiertos de par en par y redondos, era una linda vista y demostraban su inocencia.

Uhh, tú pareces más a un ángel que yo… ¡Por supuesto soy un poco más linda, bonita y encantadora!

Pero, era verdad que el chico de aquí con cabello plateado y ojos dorados parecía más un ángel. N-No es que sea adicta al dorado.

Al ver que se controlaba, los ojos dorados que contenían sorpresa, se calmaron lentamente. El chico que todavía me miraba, pareció tan tranquilo como si nada hubiera pasado.

— ¿No es un ángel?

Solo fue un murmullo.

P-Por supuesto que no lo soy. Cuando comenzó a mirarme con tanta tranquilidad, comencé a querer huir y esconderme de la vergüenza.

| Índice |

2 thoughts on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 36

  1. Arthy-love-Lucas says:

    Lucas entra como su amigo y sale siendo el amor de Athanasia jajajajajaj 💞 todo perfectamente equilibrado.

    Por otro lado Isekiel callo primero ante los encantos de Athanasia ( Pero no me agradas mucho Isekiel) en el manwha me decepcionastes veamos si en la novela cambias mi modo de verte 😑

    Gracias por el capítulo 💞

  2. Cerezoo-chan says:

    OMG, al fin el esperado encuentro… y por lo que se ve el chico cayó primero 💜🌸💜

    Muchísimas gracias por el capítulo 💜🌸💜

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *