Un día me convertí en una princesa – Capítulo 38: ¡Nuestro idiota cambió!

Traducido por Den

Editado por Nemoné


— ¿Cómo podría saberlo?

—Ah, fue demasiado difícil.

—Cuando no lloro en absoluto.

—…

— ¿Por qué llorar cuando tengo esta edad, y no soy una niña?

Sí. ¿Cómo podría llorar como una niña cuando soy tan mayor? Soy famosa por no haber llorado mucho cuando era un bebé. Por supuesto lloré ese día cuando casi muero… Eso fue porque dolía. Eso significa que no he llorado una sola vez sin una razón.

Isekiel, que permaneció en silencio por un rato, habló.

— ¿Es así?

— ¿P-Por qué te estás riendo?

Isekiel se rió más fuerte que antes.

¿Qué pasa? ¿Soy divertida? ¿Eh? 

Y me quedé estupefacta con sus siguientes palabras.

—Me disculpo. Solo que la señorita ángel es muy linda.

*Jadear* ¿Te estás burlando de mí? Pero, su tono de voz parecía decir la verdad.

Bueno, ¿es obvio? Él solo tiene 10 años, un niño. También se estaba riendo y tratándome como una hermana menor. Bueno, tengo la misma edad que Zenit por físico.

Sin embargo, después de escuchar esas palabras, mi cara se puso roja y mi corazón comenzó a latir… M****a. Ja. ¿Un niño de 10 años me acaba de llamar linda? Qué tontería.

Solo pude forzar una sonrisa. ¿Qué bebé está tratando a una superior como yo linda?

Wow, no sé por qué estoy aquí. Apreté mis dientes pensando en Lucas.

—Lucas, tú…

¡Bast***o! ¡Sácame de aquí!

Fue cuando…

*Golpe*

Sentí esto hace un rato. Todo se volvió blanco antes de que toda la hierba y la brisa ya no estuvieran allí.

— ¿Te divertiste?

Cuando volví a abrir los ojos, estaba en mi habitación, de pie sobre la alfombra.

—Parece que te divertiste. Viendo cuánto tardaste en llamarme.

El idiota pelinegro ante mí, me sonrió de forma linda.

Blackie me estaba dando la bienvenida meneando su cola en mi cama.

— ¿Aprendiste cómo presentarte a un amigo?

Le sonreí al idiota pelinegro.

¿Presentarme? Por supuesto. Muy fácil.

Al momento siguiente, mi mano se movió muy rápido con toda mi fuerza.

¡Si quieres conocerme mejor, habla primero con mi puño!

Le di un puñetazo.

— ¡Euk!

La sensación en mi puño hizo que mi rabia de todos estos años disminuyera mucho.

♦ ♦ ♦

—Wow. Eres la primera en golpearme.

De alguna manera, lamenté lo que sucedería a continuación, pero no mostró ningún signo de enfado ni nada. Parecía estar atónito.

—Estoy en esta apariencia pero, ¿cómo podría alguien golpearme así y que yo no sienta dolor?

—Soy más joven que tú.

—Ah, cierto. Lo olvidé.

“Ah, cierto”, ¡ni una mi***a! ¿Cómo olvidaste que soy más joven que tú? ¡Y conoces el poder de tu apariencia! Bueno, por supuesto, ya que actúa frágil y débil.

—Pero, ¿por qué me golpeaste? Te envié allí ya que dijiste que querías ser amiga del hijo del Perro Blanco.

— ¡Esas fueron simplemente palabras!

¡Y realmente no pensaste que quería ser amiga de Isekiel, que me enviaste! ¿Crees que soy estúpida?

—Bueno. Lo siento. No te enfades. Pero, no iba a suceder nada peligroso, ya que puse magia para cuando alguien intente lastimarte o cuando realmente quisieras volver, te teletransporte de regreso.

El idiota pelinegro se disculpó cuando resoplé de la rabia. Conoce su lugar. Ah, realmente es un bast***o.

—Prométeme que no harás esto de nuevo.

—Está bien.

Respondió sin mucha resistencia, y era probablemente porque mi golpe fue inesperado y estaba sorprendido. Todavía siento que esto no fue suficiente pero, me sentiría mal si le hiciera más cosas cuando está actuando así.

El idiota pelinegro me miró por un momento, y después habló.

— ¿Sabes que soy un mago realmente fuerte o no?

¿Estaba presumiendo?

—Si me lo propongo, conquistar Obelia no es nada. Explotar este palacio es tan fácil como comerse un pan.

— ¿Y-Y qué?

¡¿Amenazas?! ¿Por qué está confesando con tanta confianza que es una persona loca?

El idiota pelinegro habló al verme callada.

—Está bien, entonces me estás diciendo que hiciste eso aunque lo sabías.

¿Te has vuelto loco porque te golpearon?

—Se siente raro. Nunca he sido golpeado ni siquiera por mis padres ni por ninguna otra persona desde que nací.

Si quieres decírmelo, habla. Si quieres decírtelo a ti mismo, solo mantenlo en tu cabeza. ¿Por qué me está haciendo esto?

Me miró por un momento, y luego se puso de pie.

—Me voy. Juega sola.

Oye, ¿alguna vez te pedí que juegues conmigo? ¡Viniste sin pedir mi opinión!

Pero, estoy cansada de reaccionar a cada una de sus cosas. Sí, claro, vete de mi vista. De esa manera mi mente encontrará la paz.

Y, estuve tranquila por un momento con Blackie. ¿Eh? Ahora que lo pienso, no le dije a Isekiel que me iba.

♦ ♦ ♦

— ¿Planeas ser una erudita en el futuro?

El idiota pelinegro me preguntó, harto de que estudiara. Estoy ocupada estos días por más trabajo, pero estás siendo demasiado molesto.

— ¿Eres tonto? ¿Estudias solo para ser un erudito? Es divertido ser halagada y sentirme orgullosa de hacerlo.

—Hmm. ¿Quieres ser reina cuando seas grande?

Me detuve en seco y me burlé.

¿Reina? Qué sonido de un perro masticando hierba. Sobrevivir hasta los dieciocho años es mi plan, mocoso.

Y, ¿crees que cualquiera puede ser reina? ¿Hmm? Incluso en «Princesa Encantadora», solo se mencionaba que Isekiel, Zenit y Claude comían bien y vivían bien, que no me interesó la próxima reina o rey.

De todas formas, es un largo camino por recorrer. ¡Mi único sueño es vivir durante mucho tiempo!

—Deja de decir tonterías. Es inquietante. Lee los libros de historia por allí. Necesito acabar mi tarea hoy.

—Eso no es divertido. Todo es una mentira.

Ese bast***o, que se rió mientras leía mi libro de historia hace poco, estaba frunciendo el ceño cuando lo dije.

¿Por qué es así de nuevo? Estaba enfadado con la parte de Aetherunistas, luego se rió y leyó como si leyera un cómic, entonces hizo una mueca de disgusto.

—Realmente hicieron un gran novela con los magos de la torre.

Esas palabras llamaron mi atención.

— ¿Qué pasa con los magos de la torre?

¿Quiénes eran los magos de la torre? ¿No era la existencia de la que tenía grandes expectativas ya que estaban en todos los libros de historia que Lilly me leía?

La historia de los grandes y poderosos magos de la torre donde la torre está rodeada de viñas espinosas, hacía que mi corazón palpitara con fuerza todo el tiempo.

—No hay final cuando comienzas a hablar de ello. Primero, no es comprensible que pudiera soportar la corrupción de Obelia y rompiera las reglas y lo purificara (¿Qué harías entonces si supieras que movió el dedo porque no le gustaban sus acciones y eso hizo que un palacio fuera arrasado?). Es una historia de mi***a de que los magos de la torre entregaron su lealtad a Aetherunistas debido a su magia, por lo que estuvieron tristes cuando Aetherunistas falleció (Ja, qué fraude). Y es una mentira cuando dicen que la razón por la que los magos esconden sus rostros es porque se han vuelto feos debido a una gran accidente.

Parecía ser verdad pero también una tontería al mismo tiempo. El idiota pelinegro continuó.

—Porque los magos de la torre son súper apuestos.

Ah, sí… En serio. Pero, ¿por qué estás diciendo eso enfadado? Fue más divertido porque estaba tumbado boca abajo sobre la alfombra del suelo con la apariencia de un niño de 10 años.

Por supuesto, ya que me gustan los magos de la torre, espero que sea cierto. ¿Quizás es un fanático de los magos de la torre? Ah, bueno.

*Knock knock* *Clic*

—Aquí está su merienda, princesa.

Lilly entró. Dirigí mi mirada del idiota pelinegro hacia Lilly.

— ¡Wow, se ve bien!

*Jadeo* ¡Es soufflé de choco, soufflé de choco! [1]

—Esto es para el joven mago.

Lo fulminé con la mirada. Estaba sentado en el sofá de forma educada, pero no podía apartar sus ojos de la merienda. Ja, no sé nada más, pero los refrigerios de Lilly son los mejores.

—Y para Blackie.

Lilly ahora sabía que Blackie no se enfermaba ya que era una criatura mágica, y ahora le daba comidas con chocolate sin ninguna preocupación.

Blackie, que estaba en la cama, no estaba moviendo la cola delante de Lilly

—Disfrútalo.

Lilly nos miró como si estuviera viendo algo lindo, y luego salió de la habitación.

Desde que conseguí un nuevo amigo, Lilly no nos molestaba y se iba a otra habitación a la hora de la merienda.

—Demasiado bueno, argh.

Temblé de la felicidad al poner una cuchara con soufflé en mi boca.

—Dime con sinceridad. Esa mujer, en realidad le pone drogas, ¿verdad?

Den
lol, este Lucas XD

— ¡Qué quieres decir con esa mujer! ¡Es Lilly!

Aún es molesto, pero era lindo ver al idiota pelinegro comiendo soufflé de chocolate como un hámster.

Sólo su apariencia es linda… 

Ah, pero tenía cierta belleza justo debajo de un ojo. ¿Es por eso que parece más recatado cuando cierra la boca? *Suspiro* ¿Idiota pelinegro o Isekiel? ¿Por qué los chicos de aquí son tan guapos?

—Dame si no vas comerlo.

— ¡Ah! ¡Es mío!

¡Ack, no puedo bajar la guardia!

♦ ♦ ♦

Visité a Claude por un rato hoy. Pero, fue al Sr. Perro Blanco a quien vi primero.

— ¡Hola, Sr. Perro Blanco!

Un tipo que viene al Palacio Gannet. Roger Alfius inesperadamente no pareció evitarme, sino que se inclinó cortésmente.


[1] Un soufflé es un plato ligero elaborado al horno con una salsa bechamel combinada con otros ingredientes, y a la que se incorporan claras de huevos batidas a punto de nieve.

| Índice |

10 thoughts on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 38: ¡Nuestro idiota cambió!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *