Un día me convertí en una princesa – Capítulo 40

Traducido por Den

Editado por Nemoné


—Realmente no puedo creerlo —dijo Isekiel.

¿Este es el poder del protagonista masculino? ¿Lo es?

Pero, ¿por qué me está mirando como si estuviera viendo a un genio? Esto es como un cisne que le dice a un ciervo que sus alas son blancas, y un flamenco que le dice a un pollito que sus patas son largas.

¿Eso significa que las palabras del Hombre Blanco eran verdad? ¿En serio?

De repente llamaron a la puerta.

—Hermano.

Era la voz de un niña pequeña.

¿Qué? ¿La voz de una niña pequeña? ¡Zenit es la única niña pequeña aquí! Y mis expectativas eran correctas. Isekiel se congeló en su sitio y esa era la prueba.

— ¿Es tu hermana?

Luegos los ojos dorados comenzaron a titubear.

—Eso…

— ¿Hermano, puedo entrar?

La voz era tan linda. Bueno, ¿qué esperabas de la heroína?

—Espera allí. Iré.

De hecho, vine pensando que no importaba si veía hoy a Zenit. Por supuesto, su existencia todavía me molestaba, pero comencé a sentir curiosidad después de escuchar al Sr. Perro Blanco e Isekiel.

He cambiado el color de mis ojos, solo el Sr. Perro Blanco conocía mi cara, y no había personas que pudieran verme como la princesa Athanasia. Porque yo soy *toser* un ángel aquí.

Y la única que necesita ocultar su identidad más que yo era probablemente Zenit.

—Por favor espera aquí.

Isekiel se tranquilizó rápido. Zenit parecía tener modales así que no entró sin permiso. Es una suerte para Isekiel en esta situación.

— ¿Qué pasa? —Isekiel preguntó suavemente.

No podía ver la cara de la niña pero escuché su voz muy bien.

—Léeme un libro.

— ¿Un libro?

—Uh, eh. La última parte del libro que me leíste la última vez.

—Te leí hasta el final hace dos días.

Una niña, que estaba segura que era Zenit, permaneció en silencio por un momento.

—Entonces, ayúdame a cepillar el cabello de Alice.

¿Eh? ¿Quién es Alice? Por cepillar su cabello, ¿es una mascota?

—Alice debería estar en el tendedero. Dijiste que la lavarías y la pondrías en la canasta de la ropa sucia con Amy. También que no querías ninguna otra muñeca, incluso cuando te preguntaron.

¿Era una muñeca? Entonces, ¿le acabas de pedir ayuda a Isekiel para cepillar el cabello de una muñeca? ¡Qué forma más divertida de jugar con Isekiel! ¡Sí, totalmente!

—E-Entonces vamos a los jardines interiores. Anne dijo que las rosas blancas florecieron esta mañana.

—Zenit…

Comencé a entender la pista. La pista de por qué está actuando así.

Esa niña probablemente quiere pasar tiempo con Isekiel sin importar lo que hagan.

—El señor todavía no está aquí. Ven conmigo, por favor.

Desde donde estaba, pude ver que Isekiel estaba en pánico.

Hmm. Parece que el Hombre Blanco le prohibió a Zenit molestar a Isekiel después de la conversación de la última vez. Sin embargo, la niña solo tiene 7 años y quiere pasar tiempo con su hermano… ¿Me he explicado lo suficiente?

Levanté la cabeza sintiendo una mirada. Parecía estar conteniendo la risa al verme asomar la cabeza de detrás de la cortina.

—Ve.

Le dije moviendo mis labios. Ya había alcanzado mis objetivos con Isekiel, así que estaba bien.

Este dudó, pero se dio la vuelta cuando una voz le preguntó:

— ¿Eh? ¿Hay algo en tu habitación?

—No. Sólo… estaba comprobando si la ventana está abierta.

Y me quedé quieta unos segundos después de eso.

—Seguro. Vámonos.

Luego, escuché una voz alegre decir: — ¿De verdad? Gracias. Sabía que hermano vendría.

Noté que ella estaba feliz, incluso sin mirarla a la cara.

Tosí. Muy linda, adecuada para la protagonista. ¿Claude también tiene que pasar por eso? D-Debería tener cuidado a partir de ahora, ¿verdad?

Isekiel movió la boca para un mensaje. ¿Eh? ¿Qué estás diciendo?

—Regresaré pronto, por favor, espérame.

*Clic* Y la puerta se cerró.

¿Dijo que esperara? ¿Cuándo crees que regresarás para que espere? Sólo me iré a casa.

— ¿Es una quimera? [1]

— ¡Ack!

No pude evitar gritar ante la sorpresa.

—Ow, mis oídos.

¡Aah! ¡Por qué estás aquí! ¡Idiota pelinegro, loco!

— ¿Qué pasa ahora?

— ¿Qué quieres decir con “qué pasa ahora”? Acabo de ver a ese tipo con el que quieres ser amiga.

—Loc…

— ¿Qué?

Intenté calmarme.

— ¿Pero, es una quimera?

— ¿Qué tontería es esa?

—Esa niña.

Casi tuve un ataque al corazón. Pero, tuve que retroceder ante sus palabras.

—Los seguiré. Dijeron que iban a los jardines interiores, ¿verdad?

— ¿Seguirlos? Me iba a ir a casa ahora.

—No te preocupes. No nos descubrirán.

Siempre estaba confiado. Y no escuchaba completamente lo que decía. ¡Oye, solo vámonos! 

Estábamos en los jardines cuando Lucas chasqueó los dedos. Dentro del jardín cubierto de vidrio estaba Zenit. Cuando volvió a chasquear los dedos, algo medio invisible y claro se agitó a nuestro alrededor y desapareció.

— ¿Qué acabas de hacer?

—Hice que no nos notaran.

Ah. Genial. Sin embargo, ¿es seguro? Pero, se molestará cuando le pregunte eso.

— ¿Qué es esa niña? ¿Tenías una hermana?

*Jadeo* Cierto. ¡Los ojos como gemas de Zenit! ¿Puede ver los ojos de Zenit desde la distancia?

Empujé levemente al idiota y vi que había rosas blancas como había dicho Zenit. Y las dos figuras eran invisibles entre esas rosas.

¡Ah! ¡Puedo ver la cara de Zenit!

Y mi mandíbula se desencajó.

¡Woooooah! ¡Qué pasa con Zenit! ¡Tan linda! ¡Tan tierna! ¡Linda! ¡Kyaaa! ¡Por supuesto que es la protagonista! ¡Por supuesto que nació linda! ¡Esto es una trampa! ¡Qué es ese ser lindo!

Los ojos bajo el brillante cabello castaño brillaron. La cara bonita también era encantadora con el rubor, y con Isekiel a su lado.

Wow, por eso se llama «Princesa Encantadora».

—Extraño.

Pero el idiota frunció el ceño, murmurando algo.

—El maná de esa niña no solo es solo el maná de la realeza. Hay algo mezclado con él. Podría saberlo cuando lo vea de cerca.

—De ninguna manera.

Eso es suficiente, idiota. Somos intrusos aquí. Si fuera mi última vida, estarías entre rejas después de que te atraparan.

— ¿Conoces a esa niña?

— ¿Q-Qué?

—Tenías una cara de que la conocías. No estás sorprendida ni nada.

Entré en pánico. Wahh, m****a. No sabía que el idiota vería a Zenit hoy. ¿Qué debería decir? Pero, no hacía falta pensarlo demasiado.

—Bueno, en realidad no importa de todas formas.

— ¿En serio? Entonces, ¿puedes no ir?

*Jadeo* Esa es la voz de Zenit. Podía escucharlos con claridad ahora, como si estuviera justo al lado de ellos. ¡Idiota pelinegro, eres bastante útil!

—Hermano también puede quedarse aquí si hermano también quiere estar con Zenit.

—Zenit.

—Lo preguntaré por ti. Incluso el señor y la señora me escucharán si pregunto. Puedo decirles que hermano también quiere quedarse aquí. Eso está bien, ¿verdad?

Zenit habló alegremente. Al contrario de ella, Isekiel parecía estar en pánico.

—Es una niña que no parece saber cómo hablar formalmente —murmuró Lucas.

Era cierto.

Parecía que Isekiel dijo algo como: “También quiero estar contigo” o “Me gusta más estar contigo que estudiar”, y Zenit se lo había tomado en serio.

—Aun así, me voy.

— ¿Por qué? —dijo Zenit, esperando la respuesta de Isekiel—. ¿Por qué después de hacer todo lo que quería hasta ahora?

—Porque debo.

 Isekiel la miró por un momento, luego la consoló con más amabilidad.

—No me iré para siempre. Si deseas, te visitaré a menudo durante las vacaciones.

—…

—Te escribiré cuando me escribas. Así que no tienes que llorar como si me fuera a ir para siempre.

Los ojos azules como gemas contenían lágrimas que comenzaron a caer.

Mmm. Lo sabía por la novela, pero ambos parecían ser realmente cercanos. Especialmente a Zenit parecía gustarle realmente Isekiel. Lo suficiente para evitar que Isekiel se vaya a Atlanta. Pero la parte donde Isekiel se va a Atlanta también está escrita en el libro.

—No llores.

Isekiel, quien dijo que no sabía cómo consolar a Zenit, la abrazó. Sin embargo, la escena era hermosa, como dos ángeles juntos…

Me sentí extraña al ver el rostro de Isekiel, el cual estaba fuera de mi vista.

—Ven a verme… una vez al mes.

—Está bien.

—Te escribiré todos los días. Respóndeme.

—Está bien.


[1] Una quimera es un monstruo imaginario con cabeza de león, cuerpo de cabra y cola de dragón.

| Índice |

One thought on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 40

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *