Un día me convertí en una princesa – Capítulo 45

Traducido por Den

Editado por Nemoné


Por supuesto, Claude tiene ese rasgo en que actúa de manera diferente a cómo es con las palabras que dice como “Tsk, no tienes esto, ¿verdad? Tengo muchos y recogí esto en el camino para que lo tengas si quieres”, pero aún así… ¡Qué sorprendente es solo esto!

— ¿No sabes lo que quieres?

¿Eh? Pero, ¿qué es esta reacción?

Claude frunció el ceño ante mis palabras. Esta es la cara que hace cuando no le gusta algo.

Q-Quizás te cansaste de elegir regalos para mí… Así que quieres que lo diga específicamente…

—En realidad soy feliz con solo pasar tiempo con papá de esta forma. Jeje.

O, ¿simplemente lo dijo sin ningún significado? Bueno, por eso dije lo que dije.

Pero, el rostro de Claude no dejó de fruncir el ceño. *Toser* No parece ser eso.

—Sigue comiendo…

Claude solo me dijo que siguiera comiendo.

Eh. ¿Qué? ¿Qué? ¿Por qué está actuando así? ¡Sólo estaba pensando que esta respuesta ayudaría mucho ya que ambos estaremos ocupados con el debut de este año en mi cumpleaños!

Seguí mirando a Claude ya que no sabía por qué estaba así.

♦ ♦ ♦

— ¿Su Majestad no le preguntó a la princesa qué regalo quiere?

Félix preguntó de regreso al Palacio Esmeralda. Fue Félix, quien tuvo el trabajo como mi guardaespaldas durante 6 años y ya me gradué de la generación donde él era un mensajero. Entonces, de repente abrí los ojos de la sorpresa caminando con Félix.

Ajá. ¡Probablemente sabe por qué! 

— ¿La princesa le dijo a Su Majestad lo que quiere?

—Hmm. Solo dije que está bien lo que papá me dé.

—Aunque, ¿no hay nada en especial que la princesa quiera?

Por esas palabras, fruncí el ceño y lo reconsideré.

Veamos. Los tesoros que Claude envió a mi palacio superan los límites del palacio, y ya es imposible dejarlos en otro lugar.

Ya tengo tres llaves de las salas del tesoro que Claude me había entregado. Luego, una biblioteca el año pasado. Y el año anterior a ese, construyó un estanque grande como un lago. 4 jardines de rosas ya fueron creados por mi comentario de que las rosas en el jardín eran hermosas y por eso me gustaba el Palacio Esmeralda. Y me envió decenas de estatuas de ángeles (mujeres) cuando dije que las estatuas (hombres) en el Palacio Gannet eran de mi gusto. Además, ya tenía demasiada ropa y accesorios que ahora no caben en mi cajón.

—Je. No lo sé.

¡Wow, Dios mío! ¡Ahora puedo hacer estos comentarios! Wahh. ¡Ya puedo hacer los comentarios de que tengo demasiado que no sé si hay algo más que necesito con mi propia boca! Wahh.

Félix hizo una expresión apenada mientras gritaba en mi interior. Tosió dos veces antes de cambiar de tema.

—Umm, el debut de la princesa no está lejos. Entonces, ¿qué hará la princesa para el primer baile en el debut?

El primer baile.

Normalmente los nobles ya tienen prometidos desde pequeños así que era normal bailar con ellos. Pero, si no, le pedían a su hermano, primo u otro miembro de su familia bailar con ellos.

Ahora veo que no hay muchos casos donde tengan su primer baile con su padre. Hmm. 

Pero, un primer baile con Claude… ¿No atrae algo en tu cabeza?

— ¿Qué tal si bailo con Félix?

Por la respuesta que solté sin pensar mucho, Felix tosió. Félix tiene una buena posición noble como hijo de un duque, tiene un rostro apuesto, y además no está casado. Qué perfecto.

Qué maravilloso pensando en la novela original donde Athanasia no tiene escolta ni una pareja para el primer baile.

— ¿Y-Yo?

—Uhh, si no quieres…

— ¡No, estoy agradecido! Quiero decir, pero, cómo podría atreverme…

Pero, el rostro de Félix se puso pálido cuando entró en pánico. Me sentí rara porque era la primera vez que lo veía tan asustado.

—Hmm. ¿No habría una pareja mejor además de mí?

Me sentí más rara ante las palabras de Félix.

Mmm. Pensé que Félix definitivamente lo aceptaría alegremente pero, ¿por qué trata de evitarlo? Me siento traicionada…

—Lo pensaré más, ya que quedan unos pocos meses. —dije y caminé hacia el Palacio Esmeralda con mis mejillas infladas.

♦ ♦ ♦

— ¡Blackie! ¡Regresé!

— ¡Kyuuu!

*Tst tst* Nuestro lindo Blackie. ¡Hoy también es lindo!

Blackie, que estaba jugando en el césped del Palacio Esmeralda, corrió a darme la bienvenida.

Blackie había crecido tanto que perdería el equilibrio si saltaba sobre mí. ¡Por supuesto, nuestro Blackie sigue siendo demasiado lindo en un tamaño grande!

Me senté en la hierba y disfruté de mi tiempo. *Jadeo* ¡Oye, Blackie, espera! ¡Me caeré! 

Entonces Hanna vino y sacudió la cabeza sonriendo. Parecía haber venido a darle a Blackie su comida.

—Princesa, se ensuciará de hierba.

— ¿Qué pasa cuando la hierba se me pega?

— ¡Ah!

¿?

Blackie corrió hacia Hanna a gran velocidad. Ahh, ¡Blackie! ¿Te gusta más el choco que yo? ¿Te gusta?! ¡Tú, mira cómo mueve la cola!

—Blackie hoy también come bien.

Hanna parecía feliz de ver a Blackie comer. Estaba cuidando a Blackie sola desde que llegó al Palacio Esmeralda.

Lo supe cuando vivía en el Palacio Rubí, pero Hanna era una muy buena trabajadora porque cuidaba demasiado a Blackie. No había ninguna hermana doncella que quisiera cuidar a Blackie porque estaban asustadas de que creciera, pero esto era maravilloso.

Mmm. Lo sabía desde antes cuando me dio a entender que, aún sabiendo que Lilly da miedo cuando está enfadada, realmente tiene agallas.

La hermana Seth tampoco parecía asustada de Blackie, pero no parecía gustarle los animales. Kuckk. ¡Seth solo es amable conmigo!

Pero, en serio, las otras hermanas… Nuestro Blackie es lindo. *Sollozo* Solo porque ha crecido demasiado lo odian ahora. Pero, a Hanna parecía gustarle Blackie.

— ¿Hanna cenó?

—Todavía no. Estamos esperando que sir Robain coma con todas nosotras, así que la señorita Lillian y las demás están esperando.

Kyaa. ¡Es el Palacio Esmeralda, por supuesto!

—Entonces, debes estar hambrienta. Hanna y Félix vayan a comer. Lilly y Seth están esperando.

¡Tienes más fuerza cuando comes! ¡Mmm!

Los empujé a ambos, sonriendo.

— ¿Blackie, te gusta más el choco o yo?

*Masticar*

— ¿Eh? ¿Te gusto más que el choco? ¿Me preguntas por qué estoy preguntando algo tan obvio?

*Masticar* *Tragar*

Jugué con Blackie confirmando que nadie estaba mirando. Sin embargo, era la única que jugaba con él, porque Blackie solo estaba comiendo.

¿A-Al menos no puedes reaccionar un poco? Kuckk. Te perdono porque eres lindo. 

Estiré mi mano hacia él, que acabó de comer.

— ¡Ah!

Pero, entonces sentí un hormigueo en mis dedos. Ah, eso me sorprendió. ¿Fue una descarga eléctrica? Blackie realmente debería afeitarse.

— ¿Blackie, puedo afeitarte?

— ¡Grr! ¡Grr!

—Ah. Está bien, está bien.

¡No te afeitaré entonces! ¡Ack! ¡Me volví a caer! 

Después, volví a entrar.

♦ ♦ ♦

—Qué descanse princesa.

—Que Lilly también descanse —dije a Lilly, que estaba saliendo de mi habitación.

Ahora que estaba sola, pensé qué podía hacer hasta que me durmiera.

Me sentía renovada después de bañarme. Habría sido agradable si me hubiera dormido ahora pero mi cabello no estaba del todo seco, así que decidí esperar un poco más.

Y, esta era la hora en que Lucas solía venir.

Casi me da un infarto cuando apareció de la nada en mi habitación. ¡Siempre aparecía en todas partes que me sorprendía! Pero, al acostumbrarme a estas cosas también, me sorprende lo talentosos que son los humanos. Jajaja.

— ¿Qué hago hasta que me duerma?

Pero, puede que no venga hoy. Se fue del salón de baile sin desatarme los cordones. ¿Qué hice mal que dejó mi zapato en el suelo?

Iba a leer hasta que me fuera a la cama. ¡Definitivamente no estoy esperando a ese idiota!

Y cuánto tiempo ha pasado. Escuché un sonido sobre mi cabeza.

— ¿Qué estás haciendo?

— ¿No lo ves? Estirán… dome. Sí, estirando.

¡Ayy, viniste! ¡Pensé que no lo harías! 

Levanté la cabeza y me puse de pie. Era el día en que no quería leer libros por lo que estaba estirando sobre la alfombra.

— ¡Jaaa!

Oww, mis piernas. Estoy en mi límite.

Lucas parecía estar de buen humor a diferencia de lo imbécil que fue en el salón de baile. Sí. Las personas deberían ser un poco comprensivos, pero a él le falta eso. Siempre quejándose.

El idiota pelinegro se tumbó en el sofá sin mi permiso.

Actualmente tenía una apariencia más madura.

Ahora que recuerdo, Claude dijo que si crece más no lo dejará entrar en el Palacio Esmeralda. Yo estaba como “eh” en ese momento.

—Tú, jugaste con Blackie hoy también, ¿verdad?

*Jadear* ¡Cómo sabes todo!

Me sorprendí por las palabras de Lucas.


Den
Claude sería el típico padre sobre protector, me gusta XD

Capítulo 46 y 47 ya disponible en la edición 38 de Kovel Times~

| Índice |

3 thoughts on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 45

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *