Un día me convertí en una princesa – Capítulo 53

Traducido por Den

Editado por Nemoné


Poner muchos extractos, aceite y materiales en el agua de la bañera era normal; me pusieron algo en el cuerpo y lo frotaron. No era mi primera vez, pero aún no estaba acostumbrada. También había más hermanas doncellas hoy por lo que era vergonzoso.

Wahh. No me gusta esto. 

—Cierre los ojos porque tenemos que ponerle esto en la cara.

—Relájese.

—Estire las piernas un poco más…

Creo que subestimé el debut. Porque hasta ahora solo he tardado 30 minutos para vestirme, menos hoy.

Por supuesto que tenía que alistarme para ver a Claude, pero hoy era mucho peor.

Me di cuenta que el debut no debe ser subestimado.

También trajeron a personas para elegir los zapatos y los vestidos de hoy.

Todos aquí tenían roles diferentes y estaban muy ocupados.

Pensé que vendría a salvarme después de un baño, ¡pero era simplemente yo pensando así! *Sollozo*

—Quiero comer más de esto.

—No puede comer mucho hoy.

—Pero, tengo hambre.

—Le ofreceremos un pequeño refrigerio en dos horas. Por favor espere hasta entonces.

Muy poca comida. Tenía que llenar mi inanición con pocas galletas saladas. Escuché de Hannah que hay personas que no comen durante todo el día para lucir más delgados.

¿Debería estar feliz porque al menos comí algo? Waah. ¡No! ¡Por qué tengo que hacer esto mientras sacrifico mi comida! No comeré nada de ahora en adelante, ¿verdad? ¡Por qué se trata de forma diferente a las chicas de los chicos! ¡Tan injusto! 

—Princesa, por favor, no hable durante la siguiente hora. Lo siento por usted.

Me sentaron y una vez más comenzaron a ponerme cosas en la cara. Escuché que es algo como maquillaje. ¿Es diferente a lo que pusieron en el cuello? Waah. Es incómodo.

—Tampoco puede fruncir el ceño.

Y Lilly comenzó a tocar mi cabello. Ahh.

Ahora me siento somnolienta.

—Puede cerrar los ojos si está cansada —dijo Lilly, sabiendo cómo me estaba sintiendo.

Ack. Estaba esperando por esas palabras. Gracias. Eek, es vergonzoso estar nerviosa a esta edad. Es vergonzoso. Waaaah. 

Pero, no hay soluciones para mi vergüenza. Acabé quedándome dormida.

♦ ♦ ♦

El debut siempre se realiza el primer día del último mes, así que parecía estar haciendo frío pero no es así. Solo hay verano y primavera durante todo el año en Obelia.

— ¿Le gustaría mirarse en el espejo?

¡Eso era realmente afortunado!

Y sobre mi resurrección por las hermanas doncellas…

— ¿Qué tal está?

¡Era totalmente la versión en miniatura de la hermana hada de mis sueños! ¡Wahh! Sé que Athanasia es hermosa por naturaleza, ¿pero esto no es trampa?

—Se ve hermosa, princesa.

Las miradas de las doncellas de hoy estaban llenas de lágrimas.

—La princesa será la más hermosa del debut.

Les sonreí en agradecimiento.

Ya que usar un vestido blanco era apropiado para el debut, también vestía de blanco.

Pero, era la primera vez que me daba cuenta que el vestido blanco podía tener tantos diseños.

Dicen que hay personas que muestran demasiado su piel para demostrar que son maduros pero yo no.

Lo que aprendí viviendo hasta ahora fue que un niño debería parecer un niño y una señorita debería parecer una señorita. Pero, por supuesto, el vestido no era demasiado infantil. El vestido que llevaba lo elegimos Lilly y yo. Este vestido hacía que Athanasia pareciera más inocente y alegre, también se parecía más a un hada. ¡Lo llamo un vestido de hadas!

Y era liviano con muchas capas y si doy vueltas, parecerá una flor de pies a cabeza. Cada parte del vestido brillaba de forma hermosa cuando hacía un pequeño movimiento.

Me puse los tacones que Félix me regaló. No podía evitarlo porque practiqué con unos zapatos con la misma altura para el baile.

¿Y si me caigo frente a todas esas personas que usan tacones? *Sollozo*

—Fijamos la tiara lo mejor que pudimos para que no se caiga tan fácilmente.

Sí, esta tiara es muy bonita. No sé qué le hicieron a mi cabello hoy, pero era más brillante y más voluminoso.

¡Parecía una princesa de verdad con mi cabello largo hasta la cintura y con una tiara en la cabeza!

Simplemente llevaba el collar y los pendientes carmesí y un brazalete, pero me veía muy bien.

—Princesa, debería salir ahora —dijo Lilly después de recibir un mensaje de la persona de afuera.

¿Ya es hora? 

—Hoy definitivamente será un debut perfecto para la princesa.

Susurró mientras sonreía como si estuviera rezando. También sonreí apropósito para no preocuparme.

—Uh huh. Definitivamente lo será.

Bueno, porque no soy la Athanasia original. Lilly y las otras doncellas me están animando, ¡así que haré un gran trabajo allí afuera!

Y me fui con sus miradas sobre mí.

—Princesa.

—Félix.

En la puerta estaba Félix con una ropa inusual. Jadeé, ¿es un traje de caballero? ¡Los trajes son los mejores para los chicos! Eek, no es bueno para mi corazón.

—Se ve impresionante como siempre.

Tenía confianza ya que escuché de las doncellas que estaba hermosa, pero escucharlo de Félix nuevamente, me avergonzó.

—Su Majestad está esperando. Vamos.

Félix caminó a mi lado para escoltarme en lugar de seguirlo desde detrás, ya que se dio cuenta que no tenía mucho equilibrio con unos tacones realmente altos. Bajé las escaleras sosteniendo la mano de Félix.

Ack, ¿había tantas escaleras en el Palacio Esmeralda? ¡No tiene fin! Aún así, no quería arruinar el estado de ánimo frente a las doncellas que nos miraban.

—Su Majestad, la princesa está aquí.

Y finalmente me reuní con Claude.

*Jadeo* Es la primera vez que lo veo en ese atuendo. Solo lo recuerdo usando esa pieza de tela todos los días.

¿Quizás usas eso especialmente porque es mi debut? ¿Quizás? Pero, ¿realmente eres el padre de tu hija? ¿Por qué brillas tanto? 

Por ese pensamiento, me sorprendí, y Claude parecía estar sorprendido también. Cuando sus ojos se encontraron con los míos, se estremeció un poco y después se calmó de nuevo.

—Te ves con frío.

Y esas son sus primeras palabras hacia la linda yo. Jaja. Ya no me sorprendía.

— ¡Papá, te ves tan genial hoy!

Qué puedo hacer. Tengo que elogiarlo. Aquí, trágate mis cumplidos. Come dos, muchos.

Entonces, Claude hizo una mueca extraña.

Mmm. Me di cuenta que estaba molesto porque no había venido a mi cumpleaños, excepto por hoy. No lo mostraba pero me di cuenta.

Bueno, hoy es la primera vez que lo veo después de mi cumpleaños. Pero, tendré que entenderlo porque no pudo evitarlo. Y estaba bien ya que parecía molesto por ello.

—Estoy contenta de poder pasar este momento con papá hoy.

Le sonreí alegremente una vez más, fingiendo que había olvidado que era el día de la muerte de Diana.

Félix cambió su mirada, mirándome con una sonrisa. Y Claude extendió su mano como Félix hace un momento.

—Tú.

Sostuve su mano, sonriendo. Entonces, Claude me susurró:

—Luces bien hoy.

Esperaba esas palabras. Pero Claude no. Como si no hubiera dicho nada justo ahora.

Pero no pude evitar sonreír y decir:

—Gracias, papá.

Reaccionó como si no le importara pero seguí con mi risilla. Incluso hasta cuando llegué al salón de baile de la mano de Claude.

| Índice |

5 thoughts on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 53

Responder a Arthy-love-Lucas Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *