Un día me convertí en una princesa – Capítulo 61: ¿Tal vez esto es una luz verde?

Traducido por Den

Editado por Nemoné


—Princesa, ¿debería poner esto junto con las otras que llegaron antes?

— ¿Todo esto son…?

— ¡Sí! Son invitaciones.

Seguí a Hanna a mi habitación y me quedé estupefacta al ver todas las cartas amontonadas. Pensé que las cartas que llegaron la última vez eran de las últimas personas que me enviaban invitaciones, pero esta vez, era el doble de la cantidad entregada previamente.

—De ahora en adelante llegarán más.

Hanna organizó las cartas que llegaron hoy con fluidez, sola.

Temía tener que abrir todo eso, pero por lo que dijo Lilly no tenía que hacerlo. Dijo que las doncellas las revisarían y me devolverían las más importantes. Y dijo que puedo elegir entre ellas si responder o no.

Era el primer día después del debut cuando me enviaron un montón de cartas. Me sorprendió la primera invitación que me llegó, pero las doncellas estaban diciendo “¡Ha llegado el momento!” como si esperaran esto. Parecían emocionadas.

Lilly abrió una y me la mostró, fue sorprendente que dijeran que querían invitarme a una fiesta de dentro de 15 días.

Esa invitación me conmovió. ¿Este es el poder de Claude? Dado que la Athanasia original no era para nada popular cuando Claude no le prestaba atención.

Pero estoy recibiendo toda esta atención desde que me acompañó y bailé con él.

Kuckk. Qué asombroso es el honor del emperador.

—Ah, estoy súper feliz de que este día finalmente haya llegado.

Lilly y Hanna también parecían muy felices. Bueno, ¿quién habría sabido que una princesa ignorada en el palacio recibiría todas estas invitaciones?

¿Es esto lo que llaman victoria? Por supuesto, todavía tengo un largo camino por recorrer, pero aún así puedo estar orgullosa, ¿verdad?

—Vaya, finalmente es el momento.

Pero Seth no estaba sonriendo mientras todas las demás sí.

—He esperado que este día llegara; el día en que la princesa creciera para ser aún más hermosa. Por favor, llámeme si necesita ayuda o si hay algún insecto que la moleste. Me encargaré de ellos y sacrificaré mi vida.

Los zapatos bajo su vestido brillaban mortalmente, reflejando la luz del sol. ¡Cuántos insectos murieron por eso!

A-Aprecio tu preocupación, pero me asustas, Seth… ¡Por supuesto, es una asesina de insectos!

— ¿En serio Seth? ¿De todas formas, princesa, la invitación de qué familia va a aceptar primero?

—Hmm. No estoy realmente segura.

Ah, ¿pero puedo? Ahora que lo pienso, nunca antes había salido de los terrenos reales.

Bueno, Claude no me ordenó que abandonara los terrenos reales, pero resultó que nunca había salido de este lugar ni una vez en 14 años.

Entonces, ¿debería preguntarle a Claude mientras estoy en ello?

— ¿Qué tal la invitación de la familia de la marquesa Irein que llegó el primer día? Escuché de las otras doncellas que su mansión es muy grande y todo el lugar es como un jardín. Se dice que es hermoso desde donde estés y desde cualquier ángulo que mires…

—Hanna, la princesa es quien debería decidir esto. Tampoco terminó de abrir todas las invitaciones.

Lilly regañó a Hanna. Pero no parecía enfadada de verdad, así que Hanna siguió balbuceando sobre los otros nobles hasta que estuvo satisfecha.

Me sentí orgullosa mientras me pasaba la mano por la nariz.

Mmm. Estoy muy orgullosa de que parezcan más felices que yo. 

—Ah, cierto. ¡Olvidé darle de comer a Blackie!

Hanna se levantó y salió corriendo diciendo que tenía que darle a Blackie su comida. Lilly organizó el resto de cartas.

Decidí ir a ver a Claude ya que tenía curiosidad.

♦ ♦ ♦

— ¡Papá!

Claude estaba en su oficina.

No sabía mucho sobre su trabajo, pero parecía estar muy ocupado todos los días. Aunque también es muy interesante cómo todavía almuerza y pasa la hora del té conmigo todos los días.

Cuando abrí la puerta de la oficina, Claude estaba trabajando en su papeleo.

¡Ohh, los hombre trabajadores son lo mejor! 

— ¿Estás ocupado?

—Siéntate y espera —respondió.

Yo estaba detrás de la puerta, asomando la cabeza. Sin embargo, no me dice que me vaya. Recordé cuando visité su oficina hace años. Tenía miedo en ese entonces, así que retrocedí hacia la puerta y salí al pasillo. Y fue Félix quien me empujó en ese entonces también. En ese momento temblaba.

—Me quedaré en silencio.

Me senté en silencio en el sofá. Claude regresó a trabajar nuevamente.

Olí el olor a tinta. Ahora que lo pienso, el olor a tinta combina con Claude. Cuando era niña, pensé que Claude solo me ignoraba mientras jugaba todo el día, pero ahora veo que no es inútil.

Bueno, supongo que Claude era un gran emperador por los rumores que escuché del último emperador siendo el más psicópata.

También es muy apreciado por los plebeyos y en los libros de historia mencionaron que era como un santo. ¡Ack! Un santo. ¡Un santo! ¡Qué significa eso! ¡Ah no! ¡Carezco de fuerza!

Me estremecí por un momento y me volví hacia al frente.

Sinceramente, el sofá donde estaba sentada y la mesa frente a mí no estaban allí al principio.

Tal vez lo hizo por mí… No lo parece, ¿verdad? Quizás hay muchos visitantes.

¿Hmm? ¿No se supone que eso debería estar en el escritorio de Claude?

Comencé a examinar la cosa decorativa negra situada frente a mí ya que no tenía nada que hacer.

Esto es extraño. Parece una criatura misteriosa pero no sé qué es.

Hmm. Es negro. Parece una piedra con la que tus deseos se vuelven realidad si le frotas la nariz pero… Hmm. [1]

— ¿Lo quieres?

¡Ah! Estaba frotando la nariz de piedra curvada sin darme cuenta. Y Claude pareció haberme visto, así que me preguntó.

¡Ah, estoy avergonzada! Espera. ¡¿Me acaba de preguntar si la quiero?! ¿Qué piensa esa persona de mí?

—No. Esta piedra extraña… Quiero decir… Parecía como una piedra importante, así que simplemente la miraba. Jeje.

No la necesito. ¡No la tomaré aunque me la des! Pero, debe significar algo ya que está en la oficina de Claude. No obstante, dejé de pensar sobre ello al ver la sonrisa de Claude.

— ¿Una piedra importante? Sólo es una piedra fea.

Tal vez realmente es una piedra vieja e insignificante. Quiero decir, ¿por qué la pusiste en el escritorio la última vez? N-No lo sabía… Que tu tienes unos gustos únicos…

—Iba a dártela si la querías.

¡Te estoy diciendo que no la necesito! Pero, jajaja. Y pensar que mi papá tenía esta clase de gusto único. ¡Pero lo respetaré! ¡No me reiré! ¡No pensaré que es extraño! ¡Te puede gustar una piedra vieja! ¡E-Es de alguna manera comprensible si pienso en ella como una figura! N-No, ¿estoy yendo demasiado lejos?

— ¿Tenías algo que decir que me has buscado?

Mientras estaba entrando en pánico en mi cabeza, Claude me hizo una pregunta.

Umm. Pensé en preguntar si puedo salir del palacio algunas veces, pero ahora me arrepiento al ver lo ocupado que está.

—Vine porque quería ver a papá, pero pareces ocupado, así que regresaré —dije pensando un poco.

—No estoy tan ocupado.

Uhh… Estás diciendo eso pero tus manos se mueven a la velocidad de la luz. ¿Y qué quieres decir cuando dices algo como si estuvieras diciendo “estoy ocupado pero perdiendo tiempo contigo” cada vez que te veo?

—Félix.

— ¿Sí, Su Majestad?

Félix, que estaba detrás de la puerta, entró inmediatamente cuando Claude lo llamó. Me quedé asombrada ante las siguientes palabras que dijo mientras se levantaba de su asiento.

—Tengo otros documentos que necesito que estén terminados para hoy, así que haz el resto.

¡¿Dijiste que que no estás ocupado porque ibas a dejárselo todo a Félix?!

—Su Majestad, cómo puedo…

—Ya los revisé una vez, así que no debería ser demasiado difícil. Necesitarás esto, así que te lo prestaré.

¿Ehh? Claude recogió la piedra vieja y se la arrojó a Félix.

Mientras estaba estupefacta ante esta situación, Félix hizo una mueca como si hubiera sido golpeado por una bola de fuego, antes de colocar suavemente la piedra que recibió sobre la mesa.

— ¡¿Su Majestad, cómo puede tratar el sello real, que es el tesoro nacional, de esta manera?!

¿Eh…? Espera. Repite eso, ¿qué es esa piedra?

¿Sello real? ¿Sello real? ¿El sello real que conozco?

¿Esa piedra vieja? ¿Esa cosa que Claude me preguntó si quería?

Jajaja jajajaja. Siento que algo está mal con mis oídos estos días. ¿Por qué escucho cosas raras?

— ¿Además, no se lo dije la última vez? Que lo guarde en un lugar privado y más seguro que aquí, donde vienen visitas. Poner un tesoro como el sello real en un lugar como este…

—Te llamé para asignarte trabajo pero ahora te quejas. Trabaja en eso mientras tengas tiempo para quejarte.

— ¡Su Majestad!

Parece que había escuchado bien. Entonces, ¿en realidad eso es el sello real? ¡Ack! ¡Espera! ¡La forma en que tratas al sello real también es…! Y, ¡¿por qué me preguntas si lo quiero?! ¡¿Qué pasa si decía que lo quería?! Espera, no estabas haciendo esto para que trabajara por ti porque no quieres trabajar, ¿verdad?

—Encárgate de todos antes de que regrese. Debes poder hacerlo si no eres un idiota.

— ¡Su Majestad, esto es demasiado cruel!


[1] Recuerden cómo es el sello real en el manhwa: tiene la forma de un león (?), está hecho de piedra y es de color negro.

| Índice |

9 thoughts on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 61: ¿Tal vez esto es una luz verde?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *