Un día me convertí en una princesa – Capítulo 82

Traducido por Den

Editado por Sakuya


Miré a Claude como si no pudiera creer que hablaba en serio.

No, era bueno tener de regreso a alguien que ha estado entre la vida y la muerte, pero ¿qué clase de broma era esta?

Lilly y Félix estaban muy conmocionados. Esta situación ya no se sentía realista, por lo que yo ya no sentía nada.

¿Qué? ¿No me recuerdas? No, ¿eso tiene sentido? Ah, ¿se trata de eso? 

—¿Esto es una cámara secreta?

—¿Hm? —Félix y Lilly me miraron como si me preguntaran de qué estaba hablando.

No estás tratando de burlarte de mí, ¿verdad? 

Era raro que Claude, que había estado durmiendo durante quince días, se despertara tan pronto como llegué.

Sí, fue ridículo desde el principio. No podía creer que este hombre casi muere tratando de salvarme.

—Estás bromeando, ¿verdad? No es gracioso —dije, volviendo a mirarlo. Luego, extendí mi mano hacia él, que todavía estaba medio tumbado en la cama.

No importaba lo malo que fuera, ¿cómo pudiste gastar una broma tan desagradable? Mi corazón casi se para al pensar que era verdad. Oh, era un alivio que fuera una broma… 

—Papá.

—¿Quieres morir?

Pero mi mano se detuvo en el aire ante la voz sombría que penetró en mis tímpanos.

—¿Cómo te atreves a seguir hablando frente a mí?

En ese instante, el aire a mi alrededor se volvió frío.

—Sí. Ahora que te veo, al menos tus ojos son de la familia real.

No tuve más remedio que mirarlo fijamente, congelada.

—¿Tengo que sacarte los ojos para que dejes de decir que eres mi hija?

En ese momento, no era el Claude que conocía. Mi mano, que se había detenido en el aire, tembló por un momento.

¿Qué es esto? ¿Por qué me miras con tanta hostilidad? 

Me inundó la extraña sensación de estar viendo a un desconocido.

—Pero espera un minuto… —lo miré, conteniendo mi respiración, hasta que frunció el ceño—, ¿por qué el mana en mi cuerpo…? ¡Ow! —Comenzó a decir, como si hubiera descubierto algo extraño.

Sin embargo, en ese momento su cuerpo se dobló por la mitad mientras trataba de reprimir un gemido. Fue entonces que la sangre negra comenzó a derramarse sobre el edredón blanco.

—¡Su Majestad! —La sangre goteaba por los dedos de Claude—. ¡Su Majestad…! El médico del palacio… ¡llamaré al médico del palacio!

—¡Por qué estoy…! —Tosió mientras inclinaba la parte superior de su cuerpo hacia delante por el dolor y, una vez más, escupía sangre negra.

Pronto la habitación quedó impregnada por el peculiar olor de la sangre. Félix salió corriendo por la puerta y Lilly limpió rápidamente el fluido que empapaba la boca de Claude. Pero él seguía tosiendo sangre sin cesar, dejando una marca negra en el edredón blanco. No pude hacer nada más que quedarme quieta como una estatua de piedra.

Ahora, apenas puedo recordar lo que pasó después.

Al cabo de un rato, un grupo de personas, que parecían ser cortesanos y magos, entró corriendo en la habitación de Claude y se creó un caos. Pero cuando me desperté estaba recostada en una cama. Lilly dijo que debido a mi shock mental me llevaron al palacio Esmeralda después de que me atendiera el médico del palacio. Y desde hace una semana, no he podido volver a ver a Claude.

♦ ♦ ♦

Mi rutina ha sido la misma desde entonces: comer, dormir, comer, dormir, comer y dormir…

No, esto no era normal, simplemente estaba siendo vaga.

Ya que esta era la primera vez, desde que era niña, que me desmayaba, me trataban literalmente como una flor de invernadero.

Le pregunté a Lilly qué pasó en la fiesta de té y dijo que ella y Félix se encargaron de todo.

Me comencé a preocupar más porque Zenit estaba a mi lado en ese momento y también se había desmayado. No obstante, se enteró de la noticia de su lesión y dijo que sólo tenía leves moretones. En cuanto a Blackie, él estaba tranquilo desde ese día. Cuando lo escuché, me sentí aliviada. No merecía sentirme así ya que era mi culpa, pero todavía estaba feliz de que nadie más hubiera resultado herido.

Aunque era extraño que Claude dejara tranquilo a Blackie… ¿No sabía lo que había pasado porque lo toqué?

Di vueltas en la cama y miré al techo.

Ha pasado un tiempo desde que vi a Félix. Solía venir a ponerme al día sobre el estado de Claude, pero últimamente ha estado en silencio.

Inmediatamente después de que Claude se despertara, él se quedó a su lado. Fueron mis órdenes. Pensé que alguien debería quedarse cerca de él porque no parecía estar bien. Así que, como hace nueve años, Félix permanecía con él todo el tiempo.

Basándome en lo que me dijo hace un tiempo, Claude se estaba sintiendo mucho mejor: ya no vomitaba sangre y se había recuperado bastante. Dijo que había comenzado a ocuparse de las cosas que había estado retrasando porque estaba inconsciente, y ahora todos podían relajarse un poco.

Para ser sincera, pude descansar tranquila después de escuchar eso.

Pensé que eso era lo que pasaría. Después de todo, ¿qué clase de persona era Claude? Solo me salvó porque sabía que podía hacerlo. Quiero decir, ¡parece capaz de vencer a un oso con sus propias manos! Pero no arriesgaría su vida para salvarme.

Eso es… Él no es un tonto y no lo habría hecho si sabía que podía morir… ¿Desde cuándo era una persona que se sacrificaba? 

Me repetí eso a mí misma, convencida.

Pero no me gustaba que hubiera vuelto a trabajar inmediatamente. No sabía cómo cuidarse a sí mismo. ¿Pensaba que era un triatleta?

Sin embargo, después de un tiempo, una pequeña duda y ansiedad comenzaron a crecer en mi mente. ¿Por qué no venía a verme? ¿No estaba en condiciones para venir a visitarme al Palacio Esmeralda? ¿Ni siquiera tenía curiosidad? Por supuesto, no había olvidado el hecho de que no me reconocía.

Pero Félix y Lilly me lo dijeron claramente. Claude se despertó por primera vez en quince días, por eso estaba confundido. Y eso pensaba yo también.

¿No era así? Claude, el temible hombre, estuvo a punto de morir por mi culpa, pero, ¿ahora estaba enfrentándose a las secuelas de su memoria? No, no, no. Era una idea tan ridícula que me reí. Por lo que decidí pensar que estaba ocupado.

Sí, sí. Solía pasarse las noches en vela terminando su trabajo, así que solo estaba tratando de ponerse al día después de quince días. Yo era la causa de esta situación, así que no tenía derecho a decir nada.

Todavía estaba un poco molesta de que no viniera a visitarme, pero, oh, bueno.

Me convencí a mí misma y, día tras días, me contuve de ir a verlo.

♦ ♦ ♦

Miré fijamente el pájaro azul en la jaula mientras comenzaba a piar y batir sus alas.

Estos días estaba tan aburrida porque no tenía nada que hacer excepto respirar, comer y dormir. Además, lo único que hacía era mirar a Azulito. Ni siquiera podía leer un libro o salir a pasear bajo las estrictas órdenes de Lilly.

El médico imperial había visitado el Palacio Esmeralda y había dicho que estaba bien para continuar con mi estilo de vida normal, pero Lilly se mantenía firme hasta tal punto que pensé que estaba exagerando demasiado.

Por eso ahora Hannah y Seth también tenían que quedarse en mi habitación. Si me descubrían tratando de escabullirme de mi habitación como la última vez, tendría que escuchar sus interminables quejas. Esa era la única razón por la que me quedaba aquí. ¡Pero esa era mi estrategia para debilitar sus defensas!

Me di cuenta que los últimos días, la seguridad se había relajado más, por eso decidí que hoy me escaparía de mi habitación.

—Princesa, voy a entrar.

—Aw, Azulito es muy buen chico. ¡Debes haber tenido mucha hambre! —Fingí que no me había dado cuenta de que había entrado en mi habitación y jugué con Azulito. Él inclinó la cabeza hacia un lado, como preguntando por qué estaba siendo tan agradable, pero no le presté atención.

Lilly cerró la puerta silenciosamente y se fue para no molestar mi hora de descanso. En ese momento, dejé de alimentar a Azulito. Pude oír sus pasos alejándose de la puerta, y me puse de pie.

¡Bien! ¡Esta es mi oportunidad! 

Pero el sonido de la puerta al abrirse sonó más fuerte de lo que esperaba. Aun así, asomé la cabeza hacia el pasillo.

Ah, salir así me recuerda a los viejos tiempos cuando escondía mis preciosidades. 

| Índice |

6 thoughts on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 82

  1. Fray says:

    A ver si entendí ¿Entonces la razón por la que Claude perdió sus recuerdos fue por el descontrol de magia de Athy y no por la maldición de su hermano (como esta en el manhwa?)

    • dian.n says:

      Según yo, en ambos es por el descontrol de magia, porque en el manhwa la magia del pelinegro ocasionó en Athy justo eso (o al menos yo lo entendí así ^^)

    • Den says:

      ¡Hola! Aun no se ha revelado quién fue realmente el causante del descontrol de la magia de Athi, pero como el manhwa y la novela cambian, no es seguro que sea así 😅

    • Heist says:

      Tengo entendido que el manhwa sigue una linea distinta a la de la novela, la trama se centra más en Claude y Diana que Athanasia . O al menos eso me dijeron, esperemos los siguientes capítulos para comprobarlo jjajsja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *