Un día me convertí en una princesa – Capítulo 85

Traducido por Den

Editado por Sakuya


Para ser sincera, estaba completamente ida. Habían pasado tantas cosas que no sabía qué era qué…

—Estoy bien —dije, levantándome.

Blackie se había ido. No había rastros de él. Pero no podía sentir que nada de esto fuera real; todo se sentía como un sueño.

—Voy a descansar un poco. No pegué el ojo anoche, por lo que estoy un poco cansada.

Lilly iba a decirme algo reconfortante, pero simplemente salió de la habitación para dejarme descansar.

Después de quedarme sola, me quedé de pie paralizada mientras el tiempo seguía fluyendo, dejándome atrás.

Era extraño… ¿porque parecía que todos los sonidos a mi alrededor estaban desapareciendo? Sentía que alguien me estaba arrebatando todo lo que tenía.

Mi corazón se sentía vacío y yo me sentía como una niña pequeña abandonada en la autopista. Nunca antes había experimentado esto, por lo que era extraño.

—Oh, es eso —murmuré finalmente entendiendo las cosas, después de un largo momento de silencio.

Fue una suerte que apareció y desapareció repentinamente. Como si todo hubiera vuelto a la normalidad.

Pensé que esta situación era surrealista, pero el hecho de que me convirtiera en Athanasia también lo era. ¿Vacío? ¿Sentía que me estaban arrebatando algo? ¿Cuándo comencé a tener esos pensamientos lujosos? Después de conseguir cosas que no habría tenido si no fuera Athanasia, ¿sentía que iba a morir sin ellas? ¿Cuándo me volví tan débil? Estaba dolida por esto.

Yo, no Athanasia, estuve sola desde el principio…

Claude, Lilly, Félix y Blackie, todos en el Palacio Esmeralda eran cosas que obtuve aquí. Eran valiosos, pero aún podría vivir bien incluso si desaparecieran. Pensé que saldría ilesa si todos se iban algún día. Debería haber sido así.

Sí, fue mi error pensar que todo esto era mío en primer lugar. Tener todos esos lujos me hizo así de débil. Por eso tenía ganas de llorar.

Pero esto era lo correcto. Más bien, todo lo que tenía hasta ahora era extraño. No hay forma de que fuera tan afortunada. No tiene sentido que haya estado viviendo como si fuera dueña del mundo hasta ahora.

Mis pensamientos comenzaron a organizarse. Mi corazón inestable comenzó a calmarse. Todo lo que estaba atrapado dentro de el, comenzó a dispersarse como la arena. Mi corazón repentinamente vacío me hizo sentir vacía también, pero ya no estaba triste ni dolida. De alguna manera, este era un sentimiento al que estaba acostumbrada, así que podía estar satisfecha.

Den
Athanasia, it\'s okay not to be okay (。•́︿•̀。)

♦ ♦ ♦

Azulito estaba piando en su jaula.

Durante un tiempo, pasé mis días como siempre lo hacía. Ahora que lo pensaba, esto no era tan malo, ¿verdad?

Mis días así terminarían una vez que Claude recuperara la memoria, así que esto era solo temporal.

Incluso si no lo hacía, ¿qué había de malo en ello?

Mi objetivo desde la primera vez que abrí los ojos en este mundo era el mismo: sobrevivir.

Todo lo que había hecho hasta ahora era para sobrevivir. Fingí ser amable y linda, así que no debería haber creído que era real. Incluso si el tiempo que pasé con él fue divertido, no debería haber olvidado la razón por la que me acerqué a él.

Veamos. Entonces ¿simplemente debería vivir así de ahora en adelante? ¡Esta es mi especialidad! ¡Soy alguien que pasó cinco años sin ser atrapada por Claude! 

Además, él dijo que no me mataría a menos que me viera, así que esto era mejor que vivir con miedo todos los días mientras me preguntaba cuándo iba a matarme. ¡Igualmente, este no es el Palacio Rubí infestado de cucarachas, sino el Palacio Esmeralda!

Si vemos el lado bueno, no hay ningún inconveniente en vivir aquí.

Todas las doncellas estaban aquí y todavía recibía apoyo financiero, así que ¿no es esta la vida perfecta?

Pensé que esta era la vida que tanto deseé durante catorce años. Comparada con mi vida anterior, que Claude perdiera la memoria no era tan malo.

Sí, si esto no iba a cambiar, sería mejor que siguiera pensando positivamente.

♦ ♦ ♦

Después de eso, seguí viviendo de esa manera.

Todas mis comidas eran deliciosas, y en mi tiempo libre leía, paseaba y jugaba con Azulito. Me dormía temprano y me levantaba hasta la hora del almuerzo del día siguiente.

Nadie me molestaba porque pensaban que estaba deprimida por Claude y Blackie, así que vivía cómodamente.

—Veamos.

«La magia solo la pueden usar diez de cada diez millones de personas. Y de entre ellas, solo una de cada diez puede controlarla. Pueden mover objetos y…»

Era un libro que ya había leído varias veces, por lo que me salté el principio. La primera parte era sólo teoría, y ya la había memorizado cuando era más pequeña.

«¡Magia para principiante muy sencilla! 

¡Incluso las personas más estúpidas pueden hacerlo! Por supuesto, si posees magia.»

Hm. Era una oración que me enfadaba cada vez que la veía.

Era divertido cuando lo leía por diversión, pero me molesta ahora que intento usarlo para aprender.

Fruncí el ceño y volví la página. Sí, ya debes haberte dado cuenta, pero estoy tratando de usar las enseñanzas sobre magia de este libro.

Lo medité una y otra vez, pero la razón por la que Blackie desapareció probablemente fue porque lo absorbí. ¿No dijo Lucas que Blackie era el mana que escapó de mi interior?

Como desapareció cuando mi mana se descontroló, pensé que la magia había regresado a mí. Le había estado dando vueltas hasta que decidí comprobarlo por mí misma. Por eso estaba leyendo este libro.

Veamos, ¿cómo funciona esto? 

Hojeé el libro con una expresión seria.

Algo bueno era, que para usar magia no tenía que decir nada cursi como: “¡Loli, loli, loli, pop! ¡Toma mi poder de rosas!” o “¡Oscuridad más profunda que la noche, que la muerte descienda sobre mi enemigo!”

¡Muchas gracias, Dios! ¡Gracias por ahorrarme esas cursilerías! 

Si tenía que decir aquellas declaraciones que hacían que se me encogieran los dedos de los pies, habría renunciado a mi sueño de convertirme en una gran maga. Tampoco podría dejar de gritarle a Lucas cuando usara magia frente a mí.

En ese momento, me lo imaginé diciendo: “¡Noche de oscuridad, muerte del vacío!”. Por un momento, pensé que iba a parecer para matarme, así que dejé mis fantasías a un lado.

—Veamos. Dice que puedo desear lo que quiera en mi cabeza.

Decía muchas cosas, pero eso era básicamente lo que explicaba.

Espera, ¿esto era todo? ¿No es fácil solo cuando lo dices? ¿Publicaron este libro de tan mala calidad? ¡Entonces cualquiera puede usar magia si sigue las instrucciones! 

En realidad, tratar de usarlo para aprender magia era extremadamente difícil, más que leerlo por diversión.

Miré frustrada el libro e intenté hacer lo que decía.

La primera sección en la que me adentré fue: magia de invocación. Algo relativamente fácil.

Probablemente no funcione incluso si lo intento. Ah. 

Si hubiera algo que quisiera, sería dinero o dinero o dinero… Incluso si nací con una cuchara de oro en la boca, nunca podría deshacerme de mi deseo por el dinero debido a mi vida pasada.

| Índice |

2 thoughts on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 85

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *