Ya no te amo – Capítulo 7

Traducido por Melin Ithil

Editado por Sakuya


—¿Dijiste que empaco y se fue? Entonces debe haber ido con el marqués de Solen. Tengo que ir por ella, prepara el carruaje.

—Pero señor, ya es de noche.

—¿Y que con eso?

A espaldas de Valor, el mayordomo de 50 años se había quedado perplejo ante sus palabras. Durante todo su tiempo de servicio, el joven amo ha sido amable y ahora tenía un rostro temible que jamás había visto en él.

—¿No debo ir a recoger a mi prometida, Eustace?

—No…

—¿Entonces cuál es el problema? Date prisa y ten listo el transporte.

—De acuerdo…

Tras escuchar la respuesta del mayordomo, Valor respiró de manera entrecortada y retiró sus cabellos de su frente, desató su corbata y aflojó los gemelos de ambos lados de los puños de la camisa, a la vez que recogía sus mangas.

Con solo echar un vistazo, el sirviente notó la ansiedad de su dueño. Siempre lo había visto en contra de casarse con ella, pese a que obviamente la joven siempre estuvo más que dispuesta a querer ganarse su reconocimiento y amor. Ahora no podía entender su comportamiento y se limitó a bajar las escaleras rápidamente.

Pronto, el carruaje negro con el escudo del duque de Wistash estuvo listo y partió con premura a las tierras del marqués.

♦ ♦ ♦

—Lleve todo esto al edificio anexo.

—Está bien, señora.

Niveia miró a los hombres que se movían rápidamente llevando todas sus compras y luego dio un paso atrás.

—Todo esto es lo que compré.

Cuando regresó de hacer sus compras, se dio cuenta que había comprado el equivalente a un año de impuestos, como si hubiera comprado una pequeña propiedad. Era demasiado divertido gastar dinero, salir de las tiendas con toda la hospitalidad de los dueños encantados de todo el dinero gastado. Realmente era bueno para aliviar el estrés, claro esto es siempre que no piensas en ello.

—¡Niveia!

Tan pronto como entró a la propiedad Solen, un grito furioso la hizo fruncir el ceño. Su padre estaba en la sala de estar, con una cara roja y verde a la vez, a su lado, su esposa tratando de calmarlo. El marqués traía dinero en la mano, pronto los billetes golpearon los pies de la joven.

—¡Estás loca! ¿Cuánto dinero gastaste? Dije que estaría bien que hicieras algunas compras, ¿pero cuando dije que estaba bien que gastaras dinero como agua?

Su ira era palpable y en parte la chica lo entendía. Mientras ella tomaba asiento, las facturas seguían llegando y enojando a todos

—¡¿Acaso sabes cuánto dinero gastaste hoy?! ¡Hay un límite para todo!

—¿Y cuál es ese límite?

Ella esperaba ese tipo de reacción, así que no se perturbó cuando el marqués le preguntó.

—¿El límite está en un poco de ropa vieja y pasada de moda? O, tal vez, ¿en alguien que envía los pagos de manutención cómo y cuándo quiere? O, incluso quizás, ¿el límite está en vender la casa de alguien para pagar una deuda con otra persona?

—Gah, ¡¿qué hiciste ahora?!

—Nunca antes lo había hecho, padre, ahora viene a verme. ¿Alguna vez hice algo para dañar el nombre Solen mientras estuve en Wistash? Por primera vez me regaña y es por haber hecho unas compras, con mi hermana hablabas como si fueras a darle cualquier cosa.

—¡¿Crees que ella y tú son iguales?!

Lo había dicho, Niveia dirigió su vista a él con una mirada escalofriante.

—No estoy segura de por qué somos diferentes, ¿es que acaso no soy Solen también?

—¡Pero ve lo que estás diciendo!

Como si hubiera recibido una bofetada, la marquesa se apresuró a intervenir.

—¿Pero de qué hablas querida? Es solo que has gastado demasiado dinero, solo dile a papá que lo sientes. Además, ¿no podrás rembolsar algo de esto? Tal vez no sea demasiado tarde…

—Madre, los nobles que devuelven dinero no están bien vistos, el nombre del Marqués de Solen podría verse afectado.

Respondió rápidamente. Ella había vuelto con las manos llenas porque sabía que su padre se negaría a querer rembolsarlo, y no estaba equivocada, ¿qué noble que se respetara daría un reembolso tan poco “aristocrático”? Era mejor quedar endeudado que aquella vergüenza. El honor del marqués no sería manchado por la “brillante idea” de su esposa, que a pesar que llevaba siendo la marquesa por más de diez años, solía ser solo una sirvienta.

Niveia había estado viviendo lejos, pero entendía como pensaba su padre, por eso no le preocupó en nada su actitud, sabía que su madre solo trataba de obtener puntos con su esposo y molestarla a ella de paso, era demasiado tonta y fácil de manejar.

—Te dije que necesitaría tu apoyo, así que fui y, usando tu apoyo, conseguí lo que necesitaba, ¿necesitas más explicaciones?

—…

—Ya que no tienes nada que decir, supongo no hacen falta más explicaciones, me retiraré al anexo. —Giró sobre su lugar y mientras se retiraba le dirigió una mirada a su padre que parecía haber sido abofeteado en la cara.

Había gastado grandes cantidades de dinero como nunca y por fin les dijo a sus padres lo que había guardado por tanto tiempo, sin embargo, esto no la hizo sentir del todo aliviada, trató de no seguir indagando en el por qué y concentró sus pensamientos en el día de mañana, debía ir al palacio Imperial, así que lo mejor era descansar adecuadamente. Con eso en mente, se dirigió al anexo preparado para ella, salió por la puerta principal de la mansión y atravesó el jardín a la izquierda, para pasar por una puerta y así llegar a su destino. Pero al llegar a la puerta, algo más estaba esperándola, en aquella noche iluminada por la luna, un carruaje abrió su puerta y salió un hombre que saltó fuera apenas se abrió.

—Señorita Solen.

Era Valor, con su cabello azabache, el que la llamó.

♦ ♦ ♦

¿Por qué está Valor aquí? Parpadeó confundida, escuchaba su voz, el carruaje era de la familia Wistash, claro que era él, pero nunca había venido a Solen antes, además, ¿vino en medio de la noche? Seguro no era por ella que estaba aquí.

Numerosas especulaciones del por qué estaba aquí rondaban su mente, pero era imposible imaginar que estaba aquí por ella, a lo largo de los años, sus expectativas y deseos con respecto a él habían ido desapareciendo. Antes su voz había hecho que su corazón latiera, pero ahora solo le había causado un sobresalto nada grato. Ya no quedaba nada de aquella niña enamorada, al ver su rostro podía estar segura de esto, ya no amaba a Valor, la hacía sentir aliviada.

Entonces ella le ignoró y trató de seguir su camino a su residencia.

—Niveia Solen, sabía que estarías aquí, es una suerte haberte encontrado tan rápido.

Fue entonces que notó que él se aproximaba a ella con una mirada ansiosa y molesta. Detuvo su camino mientras él se le acercaba, su mirada era extraña, provocando que ella frunciera el ceño. Ahora que lo veía más de cerca, su mirada enojada era de ansiedad.

—No sé qué demonios estás haciendo aquí, pero vine por ti. Regresemos a Wistash

¿Qué?

—¿Eustace no le entregó los papeles de rompimiento de compromiso?

—Me los dio, y me gustaría preguntar sobre eso, porque es obvio que no pueden ser reales, ¿por qué mentirías con algo como eso? ¿Por qué dejarme esos papeles falsos tan desagradables?

—No sé de qué está hablando, esos son los papeles que me arrojó antes de ir al campo de batalla.

—Eso es absurdo…

—Realmente no le entiendo. ¿Por qué creería que estoy jugando con algo como eso? Yo no miento. —Dijo esto confiada, ella no era una mentirosa y sabía que su ex-prometido estaba consciente de eso, los últimos diez años que pasaron juntos, ella jamás le mintió, ni trató de manipularlo de ninguna manera y ahora estaba preguntado si los documentos eran falsos. —Me pidió que termináramos con aquella farsa, así que lo hice. ¿Se ha resuelto el malentendido ahora? Ya es tarde, ¿por qué no vuelve a su casa? —Sus palabras sonaban sinceras, pero esto aún era inaceptable para Valor.

—Quería romper… pero siempre fuiste tú quien evitó que eso pasara, ¿por qué ahora?

—Oh, eso. La respuesta es simple, ya no te amo.

—¿De verdad…?

Necesitaba estar seguro de eso. Ella lo vio temblar, pese a ser de noche, no estaba oscuro en lo absoluto, la luna era brillante e iluminaba el jardín aquella noche, podía ver su expresión claramente.

—Me he dado cuenta que amarte es una pérdida de tiempo, ya no te amo, así que ya no hay razón para aferrarme a ti y seguir comprometidos.

—No puedo entenderlo.

—Por supuesto, siempre intentas entender todo con pura lógica. —Respondió duramente también.

—Ya veo, no hay razón para que me ames, es curioso sentir estas emociones. —Pensó en cómo había crecido en una familia adinerada, había estado obsesionado con su prometida, la creyó segura y se dejó llevar por la lujuria. Realmente no sabía nada.

| Índice |

21 thoughts on “Ya no te amo – Capítulo 7

  1. Elita says:

    es muy Padre, no quiero casarme jajajajja. ojala sigan con esta novela. Hace mucho lei esta novela hasta este capitulo porque borraron todo y no pude seguir leyendolo. muchas gracias por tomarlo.

    • KraKen says:

      Creo que se refiere a que el creía que a pesar de tratarla como basura ella siempre iba a estar ahí, aún cuando él se dejaba llevar y la engañaba. El cree que por ser rico tenía a su prometida asegurada. Por ello se siente así, porque no esperaba que ella se alejará.

      • Milagros says:

        Es un personaje que exaspera pero ha dado un giro en cuanto a que no puede creer que Niveia lo haya dejado y que no lo amé más. Quizá es un golpe a su orgull de hombre, ya que como mencionas Valor pensaba que ella siempre iba a estar ahí sin importar lo que este tonto haga.

  2. Kathtifiz says:

    Ja sufre maldito no la querías la perdiste ja ahora devuélvete a tu casa y déjala en paz muy bien Niveia preciosa ese hombre tan patético no te merece espera por el papucho ese sí es un hombre de verdad gracias por el capítulo

      • Elita says:

        No entiendo eso de dejarse llevar por la lujuria. Lujuria de quien a quien yo no vi lujuria en ninguna parte. No entiendo q quizo decir el autor con esto.

          • Mimi says:

            Maldito descarado, la trato como quiso y se atrevió a según ir por ella , tengo un enojo , ya está los odio a todos es pero que pronto se haga el romance y ella sea feliz :'( merece ser feliz y espero que sus papás y valor sufran mucho 10 veces de lo que ella sufrió .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *