Decidí crear muñecas – Capítulo 31

Traducido por Gatonegro

Editado por Ayanami


De acuerdo con la información que Weiss extrajo de la cabeza del asesino fantasma.

Este tipo se llama Zudah Maltous. Y, como lo sospeche, es el cuarto prometido de Feria.

Bebió mucho en una cena y agarró a golpes al tercer príncipe, aparte de eso, diversas acciones malvadas cometidas por él fueron expuestas, y fue expulsado de la Casa Maltous.

Parece que cambió su nombre después de eso y se volvió dependiente del gremio de aventureros, pero siguió causando problemas. Finalmente, fue castigado al ser expulsado y, en poco tiempo, se mezcló con los trabajos del otro lado

gatonegro
Se refiere a negocios sucios

La espada mágica que Zudah había estado usando era el pago por adelantado del trabajo realizado hoy y, si tenía éxito, le habían prometido lo suficiente como para vivir toda su vida sin hacer nada y una posición en el imperio… ¿Por qué apareció el imperio aquí?

<<Alty, ¿lo reconoces? De acuerdo con el análisis del sabio y magnífico yo, parece ser él quien lo solicitó.>>

Weiss transfirió una parte de los recuerdos de Zudah. El cliente parecía un orco de esos que salen en los juegos de rol. Era corpulento y gordo, y su enorme nariz hacia arriba sobresalía notablemente.

Sentí como si lo hubiera conocido en alguna parte, pero mi baúl de recuerdos no se abrió por completo.

Tan pronto como incliné la cabeza en duda, Kajero respondió en mi lugar.

<<Es el sumo sacerdote de Rokisona, Lord Profen. Al parecer, asistió a la fiesta en la ciudad comercial de Spiril. Era un pequeño inútil y, por lo tanto, fue excluido de los objetivos de observación, pero para que él le mostrara sus colmillos a la Princesa, lo subestimamos…>>

El silencio que siguió dijo mucho de la sorpresa de Kajero. También me encontraba sorprendida.

Ni siquiera imaginé que oiría el nombre del sumo sacerdote Profen aquí.

Sin embargo, no era algo imposible.

Mi poder era demasiado grande para que una sola persona lo poseyera. Ciertamente, aparecería gente que me consideraría peligrosa.

No sería extraño que, en algún momento, mi vida fuera un objetivo.

Más bien, yo fui demasiado descuidada. Como es el mundo de un juego Otome, después de todo, peleas violentas y cosas así casi nunca ocurren. Ingenuamente, supuse eso. Que terrible malentendido.

El dolor que aún sentía en mi brazo izquierdo herido era prueba de ello. Esto era la realidad.

Era real, y no se podía evitar. No tenía más remedio que vivir y morir aquí.

<<Ahora que lo pienso, ¿no es este sumo sacerdote demasiado estúpido? A decir verdad. Contrató a Zudah personalmente, ¿pero no se le ocurrió idear algo para no ser sorprendido con las manos en la masa? Supongo que hay cosas como el servicio de mediadores, pero ¿cómo acabó así?>>

<<El sumo sacerdote Profen podría no ser más que un peón de sacrificio de alguien. Continuemos nuestra investigación.>>

<<Ya lo había anticipado, Kajero. Además, ha pasado mucho tiempo, ¿por cuánto más quieres que esperemos?>>

Esto no sucedió frente a la posada.

Actualmente, estamos en la habitación del palacio Garrett en el norte de la capital imperial.

Debe ser a causa de la alquimia, pero la habitación parecía estar alejada de la temperatura exterior, de hecho, se sentía bastante bien… esto dio lugar después de que el pelirrojo fue revivido.

Debido a que el cuerpo de caballeros de seguridad pública llegó tarde, fuimos guiados aquí.

He oído que, está vez, habrá una disculpa personal del rey por el incidente.

<<¿Pero, este es un problema que requiere que el rey venga?>>

<<Oi, oi, Alty, piensa en tu estatus también, ¡estúpida!>>

La espada rebotó en el sofá, Weiss brinco. Una espada desenvainada era peligrosa, por lo que había sido envainada.

Zudah no está aquí. Lo habíamos entregado a la orden de caballeros. Según Kajero, era mejor entregarlo bajo custodia por el momento.

<<Todos ustedes son embajadores de una nación amiga y, además, la hija de un famoso aventurero que también es duque. Aunque fue repudiado, una persona con relaciones con la familia real quería matarte. Es una situación escandalosamente desastrosa.>>

<<Lo que es más, el rey actual acaba de ser coronado, eso significa que todavía tiene muchos adversarios políticos. Parece que fue a inspeccionar el sur hoy por la mañana, pero es cuestión de tiempo el que se apresure y regrese. Déjame ver, me pregunto qué tipo de peores escenarios podría estar imaginando el joven rey en su corazón.>>

♦ ♦ ♦

Al final, fue justo como dijo Kajero.

En el interior del carruaje, corriendo de regreso hacia la capital imperial a toda velocidad, el decimotercer rey de Malgaroid, Lereol se sostenía la cabeza.

Tenía una cara joven de alguien a mediados de sus veintes, sin embargo, había algunas arrugas de preocupación inadecuadas para su edad talladas en él.

Lo que más le preocupaba no eran los asuntos del imperio después de esto, o su estatus.

—Date prisa, date prisa y llega. De lo contrario, nuestro país será destruido.

La hija del duque Wisp, Altirea. Alias, la Princesa de las muñecas de ojos malvados.

Según la información que recibió de cierta fuente, parecía que ella quería tomar posesión de este imperio por medio de su poderosa fuerza.

Muchas ciudades estaban siendo dominadas por las muñecas detrás de escena.

Además, se había construido un gigantesco laberinto bajo la ciudad comercial de Spiril. Podría usarse para la guerra en el futuro.

—Ese bastardo Zudah, para que tal cosa suceda, hubiera sido mejor ejecutarte.

El imperio ya estaba en sus últimos años, estaba claro que tarde o temprano caería en manos de Altirea.

Había planeado convertirse en una nación amiga por el bien de cuando eso sucediera, pero… con esto, casi todo se arruinó.

Más bien, ella podría atacar y derrocar al reino antes que el imperio.

La condición citada antes de que ella ingresara al país era “no crear más muñecas de forma imprudente”, pero esa promesa no se puso en papel. Podría haber sido mejor usar una técnica de restricción. O incluso podría haberle impedido entrar al país.

—No, eso por sí solo provocaría disgusto. Acompañado por decenas de miles de muñecas, solo haría que la fundación de su nación se acercara… en el momento en que Altirea Wisp nació en este mundo, supongo que mi destino ya había sido sellado.

Sin querer estos pensamientos deprimentes suyos, a menudo, llegaban a su boca desde que era joven.

Además, la secretaria sentada a su lado los registraría sigilosamente.

Debido a esto, Lereol obtendría, en el futuro, el apodo de “el Rey Pesimista”

♦ ♦ ♦

Fue justo cuando nuestra conversación terminó que, desde las sombras de la estantería, con un chirrido, los ratones corrieron hacia nosotros con pasos de golpeteo.

<<Bien hecho. Entonces, ¿el resultado?>>

(¡Chirrido!)

Los ratones intentaban informarle algo a Kajero a través de gestos. ¿Qué puedo decir? Es como un cuento de hadas.

<<Gracias. Continúen reuniendo tanta información como sea posible.>>

¡Squee!~ Con movimientos parecidos a un saludo, los ratones se fueron galantemente.

Tal parece que están al acecho en el palacio real, como espías bajo el mando de Kajero.

<<Princesa, tenemos pruebas. Esto aclarará toda la información que hemos reunido hasta ahora, pero, al final, parece que “la aprobación tácita de la familia real” de la que Zudah habló no tiene sentido.>>

<<Bueno, entonces, ¿qué causó el atraso del cuerpo de caballeros de la seguridad pública?>>

<<Algunos miembros estaban ocupados con otro caso. Lo investigué, hoy se produjo un número inusual de incidentes.

Desde peleas y robos, hasta secuestros y asesinatos; además, una amenaza de bomba emitida en el museo de arte, y planes para atacar a la familia real.  Sumando todos estos incidentes, grandes y pequeños, fácilmente, serían más de quinientos casos. Además, todos ocurrieron en distritos que mi Maestra no visita.>>

<<Oh, ya veo, la orden de seguridad pública fue a trabajar en lugares alejados de Alty. Si eso es así, llegarían tarde, incluso si vinieran corriendo. Sí, por lo que entiendo. Hay más de lo que se ve a simple vista. No se equivocan.>>

<<Weiss, si es tan sobresaliente, creo que cualquiera sospecharía…>>

Más bien, si pasara esto diciendo “hmm, ya veo”, pensaría que esa persona es un gran problema.

<<Ugh… Alty, tienes bastante sentido con las palabras. Me duele el corazón.>>

Hay un “vientre de espada” pero me pregunto dónde está su corazón. Bueno, no importa, hay muchas otras cosas en los que vale la pena pensar.

Ignorando a Weiss, que parecía estar pidiendo atención, hablé.

<<Además, padre regresó al imperio debido a algunos asuntos urgentes, y Phillka está en medio de un viaje de negocios a la sede de la Asociación de Alquimistas, es casi como si todo hubiera sido planeado de antemano.>>

<<La posibilidad de eso es alta. Las manos del enemigo van más allá de nuestras expectativas. No sería extraño que un segundo o tercer asesino esté al acecho dentro del palacio real. Siempre debes estar en guardia.>>

<<También debemos considerar aumentar el número de muñecas.>>

Lamentablemente, no tengo hilo mágico a mano.

Tal vez, crear un golem usando alquimia y poner un espíritu en él sería la mejor opción. No tengo nada que pueda actuar como material para ello.

Busque con la mirada. Fuera de la ventana, los árboles estaban alineados en el jardín. Su poda era minuciosa y perfecta.

También noté muchas cajas de madera alineadas en una esquina del jardín.

<<Kajero, ¿qué es eso?>>

<<Mañana, en conmemoración a una de las publicaciones de investigación de la Academia de Alquimia, habrá una fiesta de baile llevada a cabo por autómatas. Parece que trajeron las muñecas ayer, pero con todos estos incidentes ocurriendo sucesivamente, no pueden evitar que sea cancelado.>>

<<Ya veo… es una pena que las muñecas no puedan participar.>>

Inmediatamente, murmuré siguiéndolo. Con un traqueteo, las cajas de madera temblaron. Muchas, al mismo tiempo.

Me pregunto qué sucede. Es casi como si estuvieran respondiendo a mis palabras. ¿Inconscientemente, invoqué magia de muñecas? No, no es algo tan fácil de hacer.

<<Puedo sentir el flujo de poder mágico. Parece que hay un maestro mágico de Muñecas de alto rango escondido cerca.>> 

Como si adivinara mis dudas, Kajero respondió.

<<Alty, usa al magnífico yo. En el pasado, solía ser un espíritu de escudo. Ahora tengo un cuerpo bastante delgado, pero si es por ti Princesa, seguramente, puedo protegerte.>>

<<Gracias. Confiaré en ti.>>

Agarré la espada. Era más ligera de lo que imaginaba. Me pregunto si Weiss me está ayudando. Fuera de una de las ventanas, se desarrolló un espectáculo sacado como de una escena terror.

Rompiendo las tapas de las cajas de madera, los brazos con un acabado brillante, se extendieron uno tras otro.

Posteriormente, se levantó una cara inexpresiva y un cuerpo sin imperfecciones.

Los autómatas salieron de las cajas, manteniendo sus facciones inexpresivas.

No había nada que los diferenciara, decenas de ellos compartiendo incluso sus movimientos, todos iguales.

Una dama vestida finamente que pasaba cerca, dejó escapar un grito de horror y se desplomó en el suelo, así como así… al parecer, todavía no había cruzado el primer nivel.


gatonegro
Althy be like oh shit here we go again XD

El autor tiene algo que decir: en el próximo capítulo, se enfrentarán La Princesa vs El Maestro Mago de Muñecas.

| Índice |

2 thoughts on “Decidí crear muñecas – Capítulo 31

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *