Dejaré de ser la subordinada de una villana – Capítulo 24

Traducido por Jufray

Editado por Michi


Finalmente al terminar todas las preparaciones nos acercábamos a la celebración de la inauguración de Signora.

Entrevisté al personal, examiné el diseño del interior, verifiqué los problemas de las nuevas mercancías… Ed, Sisie y yo  revisamos nuestros alrededores diligentemente.

Ya que usábamos zapatos de balance y las pantuflas de dieta en combinación, no hubo un solo desliz en la dieta. Claro, también incorporamos los tubos de entrenamiento.

Pienso que yo estaba volviéndome visiblemente más delgada.

Hoy es el día de inauguración de la tienda y estamos enviando invitaciones a los miembros principales de la aristocracia. Los miembros de la aristocracia a menudo compran bienes llamando a mercaderes a sus casas, pero mucha gente disfruta comprar en una tienda.

Quiero saber cuánta gente vendrá el día de hoy a la inauguración.

Cuando me presenté ante los miembros de Signora, tosí una vez.

—Ehー, hoy será un día favorable, espero poder levantarle el ánimo a todos. Es un buen día para dar la bienvenida al día de hoy…

—Señorita, ya es hora de abrir.

— ¿Eh?, justo cuando estaba llegando a la mejor parte…

—Bien, bien, ¡Vamos a abrir!

—¡Sí!

Con la orden de Sisie todos los miembros del equipo fueron a sus respectivas posiciones

Sisie se ha vuelto más fuerte durante este período de preparación, mientras mi tratamiento se ha vuelto más irresponsable.

¡Pero yo soy la joven hija del conde, además débil!  Tentativamente intento protestarle a Sisie.

—Señora Sisie,yo, la señorita…—

—¿Podría sentarse adentro?

—Si.

Como esperaba, no puedo ganar contra la señora Sisie.

Durante el período de preparación yo estaba libre ya que no me dejaron llevar la mercancía porque no me daba cuenta de que el contenido de las cajas se caía, me detuvieron de distribuir el té cuando resbalé, caí y quedé empapada de té, parece que Ed se golpeó contra el espejo ya que su cara estaba cubierta por una hemorragia nasal.

Creo que por ello el trabajo de Sisie terminó aumentando.

Y confieso que por casualidad yo tenía puestos los zapatos de balance por lo que era fácil caerse. Ya que ese fue el caso, supe que no era muy bueno si los usaba mucho todos los días, después de eso no los usé, excepto para cuando yo estaba corriendo.

También Sisie dijo:

 — Usted es una Dama ¡Por lo que no necesita hacer nada porque es una Señorita! ¿Cierto?— Y me expulsó.

—Tsk. Sisie es mala…

Fui observada con ojos terribles. Asusta, Sisie  realmente asusta.

—Si haces esa cara nunca vas a encontrar esposo. ¿Sabes?

—… ¿Señorita?

¡Es un oni! ¡Hay un oni! [1]

Apresuradamente me retiré hacia adentro.


[1] Los oni son yōkai del folclor japonés. Son ogros que viven en las montañas y generalmente malvados. Usualmente se traduce su nombre como “demonio”, aunque no son precisamente como los demonios de la tradición occidental. Los oni pueden tener cuernos, colmillos, cargan con un arma y tienen la piel azul, roja o negra. Como prenda suelen tener un taparrabo de piel de tigre.

Capítulo 25 ya disponible en la edición 27 de la revista

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *