Dinero de consolación – Capítulo 32: El barco proveniente del reino vecino

Traducido por Kavaalin

Editado por Nemoné


Después de que terminara la fiesta de té, decidí seguir al Príncipe Yufa y a Su Alteza al puerto.

De acuerdo con Su Alteza, tenían unos asuntos que atender con respecto al barco del Príncipe Yufa. Nunca había abordado un barco extranjero, así que estaba ansiosa y pedí permiso para ir con ellos.

Cuando expresé mi intención de unírmeles, una vez más, el Príncipe Yufa me miró con una expresión de irritación.

— ¿Tienes interés en los barcos?

Su Alteza me miró extrañado.

—Siempre he sentido curiosidad por la capacidad de carga de los barcos del reino vecino.

—Oh, es por el transporte de mercancía…

Su Alteza me miró con asombro.

¿No es grosero de su parte?

Pero como estaba dispuesto a dejarme acompañarlos, por el momento, no me iba a quejar.

— ¿Eh, Yuli?

Una vez había abordado el barco, reconocí a la mayoría de los rostros de la nave.

En algunas ocasiones, había fingido que era una comerciante del centro de la ciudad y, vendía souvenirs a las tripulaciones de barcos extranjeros como un pasatiempo. Ahora que me fijaba, la mayoría de las personas en este barco parecían ser mis clientes habituales.

¿Debería actuar por ahora?

— ¡Yuli! ¡¿Y esas ropas tan hermosas?! ¡Te quedan muy bien! ¡Pareces una dama noble!

Este amigable chico sonriente, era uno de mis clientes habituales. Y siempre me hablaba del reino vecino.

—Julia.

Su Alteza me miró con asombro.

—Eh, esto es, bueno…

Mientras pensaba en cómo debería explicar la situación, el Príncipe Yufa, quien tenía su ceño arrugado, repentinamente intervino.

— ¿Eres una espía?

—Yufa, Julia no es una espía, sino que una comerciante.

El Príncipe Yufa ladeó su cabeza al escuchar la explicación de Su Alteza. Me miraba como si estuviera viendo a una criatura extraña.

— ¿Yuli?

—Ah, mmm, bueno, Riche… Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que nos vimos… Volveré más tarde con los productos, ¿bien?

Como si sintiera mi agitación, Su Alteza gentilmente pasó su mano sobre mis hombros mientras me abrazaba.

—Lo siento, esta persona está conmigo ahora. Así que, por favor, hablen después sobre trabajo, ¿bien?

—…

—Deja de poner esa expresión reacia.

Me sentí un poco molesta, ya que sus palabras hacían parecer que yo le pertenecía.

— ¡¿Pero si no es esta Yuli?! ¿Qué estás haciendo abordo de esta nave?

—Capitán, ¿usted también conoce a esta mujer?

— ¿No es porque a Su Alteza no le gustan las mujeres que no la conoce? Yuli es una famosa comerciante entre los marineros, ya que los productos que vende son de alta calidad y, no están errados, incluso si los marineros los eligen como un recuerdo para sus amantes.

Me conmovieron las palabras del capitán.

—Aun así, si mis tripulaciones más jóvenes supieran que Yuli ya tiene a un hombre en su vida, apuesto a que muchos de ellos se lanzarían al mar.

— ¿Por qué?

—Oye, oye. ¿Eres así de densa? Muchos de los miembros más jóvenes de mi tripulación compraron esos recuerdos porque querían dártelos a ti.

— ¿En serio? ¿Está bien que hagan eso?

Cuando ladeé mi cabeza, el capitán rió a carcajadas.

¿Por qué?

—Riche, ya no hay oportunidad para ti.

— ¡Cállese! Yuli, ¿estás saliendo con él?

Cuando miré a Su Alteza, él todavía me estaba abrazando de los hombros.

— ¡No estoy en ese tipo de relación con esta persona!

—Entonces, ¿tienes sentimientos por otra persona?

Me quedé en silencio por un rato, antes de mostrarle una sonrisa amarga.

—Bueno, yo, hace poco mi compromiso fue anulado, ¿sabe? Por eso, por el momento, no creo que pueda albergar sentimientos románticos por otra persona.

Sé que mis palabras hacían que las personas, a excepción de Su Alteza, se sintieran incómodas. Cuando levanté la vista una vez más, descubrí que Su Alteza me estaba mirando sorprendido.

—Estoy diciendo la verdad.

—Sí, es verdad, pero aun así…

Es posible que desee decir que mi corazón no está dañado en lo más mínimo, pero por ahora no aceptaré ninguna de sus quejas.

—Rudnik, ¿eso es verdad?

—Ah, ¿quizás fue la semana pasada que su compromiso fue anulado?

El Príncipe Yufa me miró incómodo.

Bueno, es comprensible que él ponga tal expresión, teniendo en cuenta lo difícil que es para una mujer que su compromiso sea anulado.

—Ya-Ya veo. Parece que has estado pasando por una dura situación.

Ya que el Príncipe Yufa me miraba con una expresión incómoda en el rostro, yo le sonreí y traté de mostrarle que estaba sobrellevándolo valientemente.

—Por favor, no se preocupe por eso.

Al oír mis palabras, Su Alteza tocó ligeramente mi cabeza.

—Yufa. Para esta chica, el desamor no es nada. Así que no te preocupes por eso.

—No, Rudnik. Escuché que el corazón de una mujer es delicado como un cristal.

—El corazón de esta chica está hecho de oricalco [1], por lo que estará bien.

—Qué grosero. Aun así mi corazón se dañó, ¿de acuerdo?

—El daño en tu corazón se curará una vez que consigas dinero, ¿no?

—Supongo…

Su Alteza dejó escapar un profundo suspiro, cuando fui convencida por sus palabras.

—No deberías ser convencida sólo con eso.

—Entonces, para que mi corazón se cure, ¿no debería aceptar participar en otro evento para mí?

—No hablaré de eso.

—Usted dijo que, para hacerme sonreír, estaría dispuesto a usar incluso su cuerpo.

—Nunca dije eso. Lo siento, pero nunca más volveré a participar en ese evento.

Después de que chasqueé la lengua, inconscientemente me gané otro gran suspiro de Su Alteza.

Siento que mis chasquidos y los profundos suspiros de Su Alteza se están convirtiendo en uno.

—Julia, por favor deja de chasquearme la lengua.

—Lo hice involuntariamente porque usted es una persona egoísta, que se rehúsa a participar en el evento.

—No importa lo que digas, no lo haré.

—Entonces, por favor, obvie mis chasquidos.

—Al menos, por favor, hazlo cuando no haya gente alrededor.

Su Alteza murmuró quedamente.

¿Por qué es tan gentil? A pesar de que está bien que se enoje conmigo después de haber sido tratado así.

No pude evitar sonreír amargamente.

—Tendré cuidado de ahora en adelante.

Su Alteza mostró una sonrisa amarga al escuchar mi declaración. Su rostro parecía mostrar que no creía en mis palabras. Pero aun así, parecía que mi relación con Su Alteza se había hecho un poco más cercana desde entonces.


Aclaración:

[1] Oricalco es el término con que se designa a un metal legendario mencionado en antiguos escritos griegos. Según los escritos, este sería el segundo metal más valioso y, minó por muchas partes de la Atlántida.

| Índice |

5 thoughts on “Dinero de consolación – Capítulo 32: El barco proveniente del reino vecino

  1. Ecle Chan says:

    jajajaja El príncipe olió al rival y por qué sentí que decia que solo puedes chasquearme la lengua a mi cuando estamos solos, jajajajaja.

  2. Nicole says:

    Sinceramente amo a esta chica de
    Pero a mi no me engañan, estoy segura que el príncipe Yufa también se enamorara de ella, pero es una lástima ya que nuestra querida prota es de Rudik :3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *