Dinero de consolación – Capítulo 39: Una desgracia (POV del Príncipe Rudnick)

Traducido por Kavaalin

Editado por Nemoné


El lugar al que Michael me trajo era un terreno baldío lleno de maleza. Vi cómo los niños deambulaban alrededor, expectantes de nuestra próxima acción.

—Profesor Michael, ¿qué harán aquí?

Una pequeña niña se acercó a nosotros mientras le hacía esa pregunta a Michael.

—Mi hermano nos ayudará a dejar el jardín limpio y hermoso.

Michael respondió a su pregunta mientras la alzaba en el aire.

—Vamos a desmalezar este lugar.

—Entonces, podremos jugar a la pelota aquí, ¿cierto?

—Imposible.

—Para su información, mi hermano es increíble.

— ¿A pesar de que el profesor Michael es un desastre?

— ¡¿A qué te refieres?!

—Sólo digo la verdad. Después de todo, siempre hace que la Princesa se moleste con usted, ¿o no?

Michael me fulminó con la mirada cuando comencé a carcajearme. Tosí un poco, para después extender mis manos en dirección al terreno baldío.

—Deseo obtener el poder capaz de controlar la tierra.

Con ese corto encantamiento, la tierra comenzó a moverse y a cambiar. Para el momento en que se detuvo, el suelo había quedado liso y era perfecto para correr en él.

—Oh, no importa cuántas veces lo vea, me sigue pareciendo increíble.

— ¡Profesor Michael! ¡¿Qué fue eso?! ¡Fue sorprendentemente genial!

Los niños que se hallaban alrededor se encontraban atónitos.

— ¿Con esto es suficiente?

— ¡Más que suficiente! Quedó mejor que como estaba originalmente.

Michael sonrió.

—Ahora podremos usar este lugar para practicar esgrima.

—Eso me trae recuerdos. Nosotros solíamos practicar juntos.

— ¿Deberíamos hacerlo ahora?

—Por los viejos tiempos.

Michael y yo comenzamos a reír.

Michael trajo unas espadas de madera del edificio y, no hay necesidad de decir que, la contienda entre los dos se volvió más acalorada debido a las emociones alimentadas por los niños, quienes actuaron como los espectadores para nosotros.

♦ ♦ ♦

— ¿Por qué es que ninguno de los dos pensó en contenerse?

—Mi error.

—Lo siento, mi señorita.

Justo ahora, Julia había hecho que ambos nos arrodilláramos en el suelo.

— ¿Siquiera se dan cuenta de que ustedes dos no son como los demás?

—Señorita, ambos seguimos siendo personas normales.

— ¡Tonterías! Nadie que sea capaz de romper una de esas cosas, sería considerado nunca como una persona normal.

Estábamos siendo duramente regañados por ella.

En medio de nuestra acalorada batalla, nuestras espadas terminaron destrozadas. Los emocionados niños se dispersaron como ratas una vez que las espadas se rompieron. Podía ver como alguno que otro se acercaba sigilosamente para echar un vistazo, pero aparte de eso, ya no había señales de ellos.

— ¡Entiendo! ¡Te reembolsaré las espadas rotas!

— ¡Por supuesto que lo hará! Obviamente, espero una compensación económica por ello.

No pude evitar hacer una mueca.

— ¡Señorita, no intimide a mi hermano!

—Por supuesto también te cobraré a ti por los daños, Michael.

—Lo, lo siento…

Nunca pensé que se enojaría tanto.

Un momento después, la pequeña niña de antes se acercó a nosotros. Por alguna razón, mientras aún me encontraba arrodillado en el suelo, esta chiquilla colocó una corona de flores en mi cabeza, para posteriormente aferrarse a las piernas de Julia y sonreírle.

— ¿Miriam?

—Esta persona, ¡él parece un Príncipe! A diferencia del profesor Michael, ¡a él le viene la corona!

Julia mostró una expresión bastante sorprendida y a continuación, rió mientras se agachaba junto a la niñita y la miraba directo a los ojos.

— ¿De verdad?

— ¡Sí! Pero no es adecuado que un Príncipe esté arrodillado.

Parecía que trataba de ayudarme. Realmente lo aprecio.

—Mmm… Esta vez, gracias a Miriam, los perdonaré siempre y cuando prometan reembolsar los daños. ¡Pero no tendrán tanta suerte la próxima vez!

—Entendido.

— ¡Sííí!

Tomé en brazos a la niña mientras le agradecía.

—Muchas gracias, señorita. Me ha salvado.

—De nada.

La pequeña me beso en la mejilla mientras sonreía.

¿Qué debería hacer ahora?

Eso me sorprendió tanto que no me di cuenta de que Michael ya se había llevado a la niña.

— ¡Miriam! ¡Nunca debes acercarte a Rudy! ¡Te engañará!

¿Quién piensa que soy?

—Miriam, los besos y parecidos deben usarse como cartas de triunfo en situaciones de apuros, ¿entendido?

— ¡Julia! ¡¿Qué clases de cosas le estás enseñando a los niños?!

Mientras replicaba a las palabras de Julia, la pequeña niña mostró una expresión sorprendida por un instante, antes de hablar.

— ¿Llama a la Princesa por su nombre?

Como si no supiera qué decir, la chica inclinó la cabeza antes de dirigirse a Julia.

— ¿Es el amorcito de la Princesa?

Ante tan inesperada respuesta, Julia se congeló con los ojos bien abiertos, que no pude evitar reírme.

— ¡¿De-De qué se está riendo?!

—De nada. Es sólo que, es tan raro verte tan sorprendida.

—Para su información, está siendo muy grosero.

El rostro ligeramente rojo de la enojada Julia lucía tan lindo.

Por favor, no me muestres una expresión tan adorable.

Parece que, una vez más, me enamoré de ella.

 

Ahora que me doy cuenta, Michael también parecía estar cautivado por ella.

¿Siquiera se da cuenta de su propio encanto?

Una mujer que ama ganar dinero, inteligente y calculadora y, sin embargo, también era una persona amable, capaz de llamar la atención de los demás. Probablemente el que no se diera cuenta, hacía que resultara aún más atractiva.

Incluso su semblante avergonzado la hacía ver muy encantadora…

Yo también fui cautivado por su encanto. Pero, nunca podría admitirlo en voz alta.

Esta chica decidió quedarse a mi lado como mi mejor amiga. Seguramente me odiaría si la forzara a ser mi prometida. Nunca me atrevería a robarle su libertad.

En este momento, me permitía estar a su lado porque pensaba que le resultaba conveniente. Mientras yo fuera un Príncipe, ella nunca será mía. Ni siquiera le gustaba.

Un hombre que también es un amigo útil.

Ese era mi rol, el cual me había permitido convertirme en el más cercano a ella. Nunca debería quebrarme la cabeza pensando en algo que no estaba destinado a ser. Solo podía sonreír amargamente.

Aun así sentía que la situación actual seguía siendo buena debido al hecho de que, hace poco, Julia había anulado su acuerdo matrimonial y era poco probable de que algún otro hombre pudiera llevársela.

—Ya, no te enojes conmigo. ¿Estarías satisfecha si donara veinte espadas de madera resistentes y durables, de las que usan en la Orden de Caballeros?

—La razón por la que me enojé con usted es porque se rió de mí… Pero, estoy dispuesta a aceptar esa oferta.

Mientras veía como Julia aceptaba reticentemente mi propuesta, decidí borrar de mi mente todos esos pensamientos.


Kavaalin
Ay, estos príncipes…

Nemoné
Eso me impactó (demasiado). Cuando leí lo de UNA VEZ MÁS, me enamoré de ella estaba en modo: ¿¿Desde cuándo?? ¿¿:D??

| Índice |

15 thoughts on “Dinero de consolación – Capítulo 39: Una desgracia (POV del Príncipe Rudnick)

  1. Ecle Chan says:

    Nyahhhh… Sí, yo quiero saber también, ¿desde cuándo se dió cuenta? y lo cumbre es que ella misma no sabe lo amable y adorable que puede llegar a ser-

  2. Ruki V01 says:

    Vamos tigre!!! Yo te apoyo carajo. Llevaré tu camiseta hasta que el equipo muera. Sabelo.

    Y es imposible resistir el encanto de la protagonista. Tiene belleza, inteligencia, pero para mí, que es lo más valioso, un carisma que no la tienen ni los perros beagle. Encima es capitalista ¡Es perfecta!

  3. Rumi-chan says:

    Ahora por esto estoy del lado del príncipe! Es tan lindo! Quisiera se quedara con el pero ella ahora está enfocada en otras cosas TuT

    • Maia Mc'Cole says:

      Todas hablando de lo flechadas que quedaron con el príncipe mientras que yo me concentre más en la parte donde dice la niña que la corona de flores que no le había quedado a Michelle le queda al príncipe… ¿Es eso una indirecta de la escritora?

  4. Niinameowchan says:

    Muchas gracias por el cap!! aaaww!! amo esta novela!!

    las palabras del principe me cautivaron….”una vez más” la pregunta sería en qué momento se habrá enamorado de ella…? probablemente antes de la siesta..? 7u7

    esperare ansiosa los siguientes capituos, muchas gracias por el arduo trabajo que hacen!! :3

  5. nadia says:

    ya sabemos que queda con el o no? es así el final de la novela, lo único que eso quita posibilidad a los demás y eso es triste para ellos 😭😭, y para mi, que parece que siempre me gustan más los secundarios 😭😭, aún así lo seguiré leyendo y agradezco mucho el cap. Gracias ❤

  6. Lirio Alicia says:

    Ohhhhhhh cielos el dilema del mejor amigo 😣 si se queda callado puede quedarse a su lado pero solo como amigo, pero si quiere avansar a novio y se confiesa hay la posibilidad de q lo encuentre molesto y se aleje 😭 pobre príncipe cuya única esperanza actual es q ella no consiga prometido ☹️
    Gracias por la droga 😆😆😆

  7. Khrystal MeL says:

    Ha pobre príncipe lo tiene difícil, espero en algún momento se decida ir tras ella sin miedo alguno. Sin duda Julia es hermosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *