Dinero de consolación – Capítulo 40: ¿El matrimonio es sinónimo de felicidad?

Traducido por Kavaalin

Editado por Nemoné


Ha pasado bastante tiempo desde que conocí a Su Alteza. Y aun así, esta era la primera vez que lo veía reír de esta forma.

En cualquier otro día, normalmente hubiese mostrado ese malicioso gesto suyo, sin embargo, hoy su sonrisa estaba libre de cualquier intención oculta; era inocente como la de un niño. De alguna manera parecía como si finalmente hubiera logrado ganarme su confianza, y eso me hizo sentir bastante satisfecha.

Por otro lado, cualquier otra mujer se hubiese enamorado de él, al verle mostrar ese tipo de expresión.

¿Este era su encanto? ¿O era una característica especial que los príncipes poseían desde su nacimiento?

En ese momento sentí que debía alejarme un poco de Su Alteza.

—Princesa.

—Capitán Bähr.

Los niños a mí alrededor se pararon frente a mí una vez que se dieron cuenta de que el Capitán Bähr se acercaba a nosotros.

— ¡Bähr! ¡No puedes acercarte a la Princesa!

— ¡¿Por qué?!

— ¡Podemos oler que tomaste un baño!

— ¡Ahora ni siquiera podrán usar la excusa de que apesto a perfume!

— ¡Ensuciarás a la Princesa con tu presencia! ¡Vete a otra parte!

La frente del Capitán Bähr comenzó a arrugarse.

—La Princesa me recordó que tomara un baño, así que no pasará nada, ¡¿bien?!

— ¡El mayordomo de la Princesa nos pidió que la mantuviéramos lejos de Bähr!

—Los dulces que nos dio el anciano eran realmente deliciosos.

—Ese viejo.

Sonreí con amargura ante eso.

—Parece ser que nuestro mayordomo Olga no confía en usted, Capitán Bähr. Lo siento por eso.

—Ni siquiera quiero que ese bastardo psicópata que ha intentado matarme todo este tiempo se acerque a usted, Princesa.

—En este momento, él es un mayordomo capaz, ¿sabe?

—Pero originalmente era un psicópata.

Bueno, no puedo negar eso.

Olga era originalmente un asesino contratado para matar a mi padre. Nunca dudaba en tomar la vida de otras personas y, a veces, también era contratado para manchar la reputación de los hombres. A pesar de eso, desde el día en que logramos contratarlo en nuestra casa, él había sido un mayordomo competente, por lo que nunca me importaron sus faltas.

Sin embargo, parecía que el Capitán Bähr tenía un odio profundo hacia él debido al hecho de que había sido atacado muchas veces por nuestro capaz mayordomo.

— ¡Ustedes no deberían emocionarse demasiado con ese psicópata!

—Ese anciano dijo que esto es todo por el bien de la seguridad de la Princesa.

— ¡Ese bastardo!

El Capitán Bähr y los niños habían llegado a un punto muerto, cuando vi que mi hermano y el Príncipe Yufa se acercaban a nosotros.

—Julia.

— ¿Sí, hermano?

—Ya que Su Al… Ya que Rudy está aquí, me gustaría aprovechar esta oportunidad para arreglar este lugar, por lo que deberías hacer un listado con todas las cosas que necesitas.

Entendí por las palabras de mi hermano que Su Alteza no deseaba que las personas en el orfanato se dieran cuenta de su verdadera identidad.

—Los niños deberían tener una comprensión más clara de los lugares que necesitan ser arreglados. En cuanto a los materiales necesarios, ya lo anoté todo.

Mientras hablaba de eso, Su Alteza estaba a mi lado.

—Eres una esclavista.

—Bueno, usted es el que rompió las espadas, ¿o no?

—Mi error…

—Así que hoy lo haré trabajar como una mula de carga.

—Lo sé. Trabajaré duro como mula de carga.

No pude evitar sonreír.

Ya fuera por una cosa u otra, Su Alteza era de hecho una persona amable.

¿Qué le puedo dar a Su Alteza? Por toda la amabilidad que he recibido de él, ¿cómo debería pagarle?

En el pasado, tenía el papel de proteger a Su Alteza de Banach.

Sin embargo, ¿y ahora? Ah, ¿qué debería hacer?

Parecía que mi deuda con Su Alteza seguía aumentando diariamente.

—Rudy, ¡ven conmigo! Hay un montón de lugares que necesito que arregles.

Michael golpeó a Su Alteza en la espalda cuando le habló.

— ¿No sería mejor si lo reconstruyéramos todo de nuevo?

— ¿Eres capaz de hacer eso, Rudy?

— ¿Eh?

—Si puedes hacerlo, ¿qué estás esperando?

—No…

—Es bastante raro que Rudy viniera al orfanato, ¡así que debemos asegurarnos de que arregles todo!

—Entiendo…

Los niños comenzaron a reunirse cuando Michael sonrió con comprensión.

— ¡Bien! ¡Consigamos que todo quede reparado!

— ¡Sí!

Dicho esto, los niños comenzaron a empujar a Su Alteza mientras se alejaban.

♦ ♦ ♦

El Príncipe Yufa estaba con nosotros, tomando té en el comedor del orfanato. Mientras tanto, yo conversaba con mi hermano sobre el desarrollo de la lista y la obtención de esos materiales a precios mucho más bajos.

—Es realmente increíble.

— ¿¿Qué cosa??

El Príncipe Yufa mostró una sonrisa amarga ante nuestra pregunta.

—La señorita Julia es tan increíblemente independiente, luce tan diferente de las damas de mi reino.

— ¿Independiente?

—Sí, de hecho, las damas de mi reino, por otra parte, solo piensan en cómo parasitar a los hombres para poder vivir fácilmente.

Solo pude suspirar antes su declaración.

— ¿No piensa así por sus prejuicios contra ellas?

— ¿Mis prejuicios?

—Incluso aquí, hay damas que sólo giran en torno a la Realeza, pero, a ciencia cierta, también hay damas que viven sus vidas sin depender de los hombres.

— ¿Usted cree?

—Estoy segura. Aunque no podría asegurar que exista una mujer con un sentido tan fuerte para los negocios como yo.

El Príncipe Yufa comenzó a reír.

¿Qué le hará tanta gracia?

—Cuando te quedas cerca de la señorita Julia, siempre aprendes algo nuevo.

— ¿De verdad?

—En todo caso, ¿cómo pasa sus días?

— ¿Además de asistir a la escuela, hacer planes sobre cómo ganar más dinero y calcular las ventas de mi tienda?

— ¿La escuela…?

—Para mí es un lugar muy divertido.

Además, allí es fácil hacer investigaciones de mercado.

Comencé a sonreír mientras pensaba en eso.

—Príncipe Yufa, me gustaría que dejara de expresar interés hacia mi hermanita.

—No, yo… sólo quiero ser su amigo.

— ¿En serio? Deseo que deje de pensar en ser más que un amigo, ya que mi familia no tiene la más mínima intención de casarla en un reino extranjero.

Mi hermano miraba fijamente al Príncipe Yufa mientras declaraba eso.

¿Por qué se estará preocupando tanto?

Solo podía sonreír amargamente ante la tendencia sobreprotectora de mi hermano.

— Príncipe Yufa, ¿le gustaría ser mi amigo?

—Julia.

—Te preocupas demasiado, hermano. No estoy interesada en casarme o siquiera comprometerme con nadie por el momento.

—Si quieres puedes quedarte en nuestra casa por el resto de tu vida.

—Muchas gracias, hermano.

Me sentí feliz al escuchar sus palabras.

— ¿No perdería su oportunidad en la vida?

El Príncipe Yufa parecía nervioso al decir eso.

— Príncipe Yufa, el matrimonio no equivale a la felicidad para una mujer.

— ¡Eso es lo que tú crees, Roland! ¿No es así, señorita Julia?

Solo pude sonreírle amargamente. También pensaba que el matrimonio no equivalía necesariamente a la felicidad. Sin embargo, algún día también quería intentar unirme en matrimonio.

¿Era ingenuo de mi parte soñar con la compañía eterna y el matrimonio como cualquier otra mujer común y corriente, después de ya haber anulado un acuerdo matrimonial?

— ¿De qué están hablando?

Su Alteza, quien acababa de regresar, nos miraba desconcertado.

—El matrimonio es la máxima felicidad para las mujeres, ¿no crees, Rudy?

Su Alteza quedó en blanco ante la pregunta del Príncipe Yufa, pero pronto respondió con palabras bastante sorprendentes.

— ¿El matrimonio es la máxima felicidad para las mujeres…? Eso depende de la persona, ¿no? Me sentiría feliz si pudiéramos amarnos hasta que la muerte nos separe, pero si hay una infidelidad involucrada, no hay felicidad en ello, ¿no crees? Pienso que hay muchas mujeres que llevan una vida agradable sin la necesidad de casarse y, si puedes tener una vida plena antes de morir, eso también es un signo de felicidad para mí.

El Príncipe Yufa se quedó en blanco después de escuchar las palabras de Su Alteza.

—Bueno, creo que Julia sería feliz sin importar la situación con la que termine.

— ¿Por qué?

Su Alteza sonreía con su habitual sonrisa maliciosa.

—La felicidad les es devuelta a las personas que le otorgan felicidad a los demás.

—Entonces, también deseo que la felicidad bendiga al joven Rudy.

Hoy, Su Alteza había traído tanta felicidad a las personas que vivían en el orfanato que decidí sonreírle mientras le deseaba que también fuera feliz. Sin embargo, inesperadamente, Su Alteza se congeló.

— ¿Le sucedió algo?

—No, no es nada, es solo que fue demasiado impactante.

— ¿Acabo de insultarlo o algo? Simplemente quería decir que “la felicidad le sería devuelta”.

—No, eso no es a lo que me refiero.

— ¿Eh? Entonces, ¿a qué?

No estaba satisfecha con su respuesta, pero Su Alteza sólo se mantuvo mirando hacia el horizonte.

—Roland, haz algo con Julia, ¿quieres?

—Ella sólo lo llamó por su sobrenombre, así que calmé a su corazón. O si no, le voy a dar una verdadera paliza.

Por alguna razón, mi hermano y Su Alteza comenzaron a susurrarse mientras me miraban como si fuese una niña problemática.

¿Por qué hacen eso? ¿No es eso realmente grosero de su parte?

Su actuar era tan inconcebible que comencé a hacer pucheros de insatisfacción.


Kavaalin
En la versión inglesa nombraron al mayordomo como Olulo, pero después de verificar la página de la WebNovel en japonés, me di cuenta de que los caracteres de su nombre eran los mismos que los de Olga, el gerente de la tienda de Julia, por lo que asumo que son la misma persona.

Nemoné
¡Yo estaba muy confundida por eso! Pero bueno, ya se resolvió mi duda. Olga no fue un pirata, fue un asesino :). Niceu

[Nota: Se han subido imágenes de la novela. Pasen por los capítulos 3, 9, 12, 20, 27, 28, 31 y 39, para ver algunas.]

| Índice |

7 thoughts on “Dinero de consolación – Capítulo 40: ¿El matrimonio es sinónimo de felicidad?

  1. Ecle Chan says:

    Los ataques de sinceridad+ingenuidad+malicia y ancias de negocios y la amabilidad de Julia… el combo perfecto para que atraiga corazones.

  2. Angelica Lazo says:

    Ese hermano y su siscom , pobre Yulia si yo tuviera un hermano así le mandaría a fabricar un cinturón de castidad, no por él, por mi
    Gracias por actualizar siempre reviso su página para comprobar esta novela

    • Lirio Alicia says:

      Jajaja el príncipe hace todo su esfuerzo para no caer completamente perdido y ella lo ataca con combo sonrisa sincera + sobrenombre jajaja esfuérzate Rudy 😀😀😀
      Yey habemus imágenes siiiiiiiiiiiiiiiii ahí voy 🤣🤣🤣
      Gracias por la droga 😆😆😆

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *