Dinero de consolación – Capítulo 43: Desearía que se comportaran decorosamente al coquetear delante de los demás

Traducido por Kavaalin

Editado por Nemoné


Después de que mi hermano mayor le confesara sus sentimientos a la señorita Monika, esta fue abrumada por el repentino cambio en el actuar de mi hermano. A pesar de que no eran particularmente apasionados frente a los demás, cuando estaban solos, al parecer, la atmósfera se volvía totalmente azucarada.

La absolutamente adorable señorita Monika irradiaba felicidad mientras me contaba acerca de sus preocupaciones. Aunque hacía ver cómo si se estuviera quejando, el aura feliz que brotaba de su cuerpo definitivamente le quitaba credibilidad a sus preocupaciones.

¿Qué debería hacer una hermana menor cuando era bombardeada con la historia de amor de su hermano mayor?

Pero aun así, en cuanto a la señorita Monika, aparte de mí, no había nadie más a quien pudiese consultarle sobre este asunto.

Supongo que es inevitable.

Mientras escuchaba a la señorita Monika hablar afectuosamente sobre mi hermano con una sonrisa en su rostro, de repente alguien me agarró del hombro. Cuando me di la vuelta, me encontré con la Princesa Mulan.

—Buenos días, Julia.

Solo podía sonreír con amargura mientras contemplaba su actitud efusiva y confianzuda.

—Buenos días, Princesa Mulan.

— ¿No te lo dije ya? Es “hermana”.

Síp. Qué molestia.

—Princesa Mulan, si sigue así solo terminará molestando a la señorita Julia.

—Monika, eres realmente molesta. ¿Estás tratando de sembrar la discordia entre Julia y yo?

—Si no fuera porque ha estado molestando a la señorita Julia, ni siquiera hubiese hablado.

La Princesa Mulan comenzó a enfurecerse con la señorita Monika debido a su esfuerzo por defenderme.

— ¿De qué están hablando?

En ese momento, Su Alteza llegó junto al Príncipe Yufa.

—Príncipe Yufa, ¿podría decirle a la Princesa Mulan que deje de intentar obligar a la señorita Julia?

—No quise convertirme en una molestia, solo quería que Julia y yo nos tratáramos como hermanas.

El Príncipe Yufa nos miró sorprendido para después acariciar suavemente la cabeza de la Princesa Mulan.

—Apruebo su intención de volverse cercana con la señorita Julia.

Con su ceño levemente fruncido, la señorita Monika se volteó a ver a Su Alteza con una mirada penetrante.

—Pri-Princesa Mulan, ¿no cree que debería aprender a tener una distancia adecuada para que no se vuelva contraproducente y le sea más difícil acercarse a los demás?

Su Alteza se veía nervioso mientras le daba ese leve consejo.

—Pero, ¡sólo tengo poco tiempo! ¿Qué hay de malo en que me esfuerce al máximo? Dígame, ¿qué piensa, Príncipe Rudnik?

Su Alteza de repente se congeló.

Me da lástima.

—De todos modos, ¿quisieran que almorzáramos todos juntos?

Lentamente guié a todos a tomar asiento.

—Ahora que lo pienso, ¿dónde está tu hermano?

—Roland nos va a traer el almuerzo a todos.

— ¿Por qué permite que mi hermano haga ese tipo de cosas?

—Ese es su castigo por perder la pelea de espadas.

Su Alteza se reía como si estuviese preocupado por algo. Ya que era un castigo, creo que no había nada que hacer.

♦ ♦ ♦

—Lo siento por la demora.

Mi hermano trajo consigo cuatro bandejas de comida, dos de ellas estaban colocadas en sus brazos y las otras dos en ambas manos.

Parece que, aunque nuestra casa se fuera a la bancarrota en un futuro, ¡él podría salir adelante siendo camarero! Estoy realmente convencida de ello.

—Disculpa la molestia.

—Es mi castigo por haber perdido.

Su Alteza y mi hermano se llevaban realmente bien.

Entonces, mi hermano colocó una de las bandejas frente a Su Alteza y otra frente al Príncipe Yufa.

—Roland, por favor, siéntate a mi lado.

La Princesa Mulan le habló a mi hermano con una voz sumamente tierna.

No importaba cómo lo miraras, era obvio que la Princesa Mulan tenía como objetivo a mi hermano.

—Lo siento terriblemente Princesa Mulan. Mi asiento ya está decidido.

El asiento de mi hermano, por lo general, era entre Su Alteza y yo. En este momento, estábamos sentados en una mesa redonda con Monika a mi lado y había un asiento vacío entre Su Alteza y yo, seguidos del Príncipe Yufa y la Princesa Mulan. Habían otros dos asientos vacantes al lado de la Princesa Mulan.

—Julia.

—Sí, hermano.

— ¿Puedes cambiarte al siguiente asiento?

Cuando ladeé mi cabeza ante su petición, mi hermano se echó a reír.

—Déjame sentarme al lado de la señorita Monika.

—Ah, bien.

Cuando me moví y me senté al lado de Su Alteza, vi que su expresión estaba llena de desconcierto al mirar a mi hermano mayor. Por supuesto, la Princesa Mulan también estaba murmurando en confusión.

— ¿Ro-Roland? ¿Por qué te sentaste al lado de Monika…?

—Princesa Mulan, ¿sucede algo?

— ¿Por…? Quiero decir, ¡¿por qué se sentó al lado de Monika?!

Mi hermano le sonrió encantadoramente a la señorita Monika para después girar su cabeza y responder.

— ¿Acaso no puedo?

— ¡Por supuesto que no puede! Roland es de mi pertenencia.

Mi hermano parecía desconcertado mientras ladeaba la cabeza.

—La princesa Mulan me ve como a una especie de posesión, ¿verdad? Sin embargo, soy un ser humano. ¿No puede entender algo tan simple como eso?

Mi hermano miró a la señorita Monika mientras sonreía.

—La señorita Monika lo entiende y está dispuesta a reconocer mis méritos y apoyarme.

La señorita Monika miró a mi hermano y su rostro sonrojado la hizo parecer aún más encantadora.

—Por su bien, estoy planeando convertirme en el Primer Ministro. Así que no tengo absolutamente ninguna intención de irme de este reino.

Al oír eso, la princesa Mulan se puso de pie repentinamente.

—De repente me siento indispuesta.

Todos vimos cómo dio su excusa y abandonó la mesa.

—Yufa, ¿no irás tras ella?

—Incluso si lo hiciera, no sabría cómo consolarla.

Príncipe Yufa, eso no es cierto.

—Yufa, creo que sería suficiente con que te quedaras a su lado.

—No, está bien. Será una buena experiencia para ella tener el corazón roto. Continuemos con nuestro almuerzo.

El Príncipe Yufa continuó comiendo después de decir eso.

¿Será esta realmente una buena jugada?

Por el momento, comencé a comer en medio de la incómoda atmósfera. Parecía que, Su Alteza, el Príncipe Yufa y mi hermano comían rápidamente.

Cuando mi hermano ya había terminado de comer, se quedó viendo a la señorita Monika comer con una sonrisa pegada en su rostro.

¿Era a esto a lo que se referían cuando se decía que se tenían… ganas de huir?

—Julia, Roland está actuando extraño. Por favor ten cuidado con él.

—Ya es demasiado tarde.

La señorita Monika de alguna manera lograba comer su almuerzo. Su rostro estaba completamente rojo mientras mordisqueaba su comida como un hámster.

—Jo-Joven Roland, me es difícil comer así.

—Entonces, déjeme ayudarla.

Ah, hermano.

—Ah, parece ser que Roland actúa como un tonto una vez que se enamora… —dijo Su Alteza mientras se cubría el rostro con sus manos.

Qué lamentable es…

—Su Alteza, mi hermano parece ser incapaz de mantener la calma cuando está frente a la señorita Monika, así que creo que es posible que tenga que estarse preparado a partir de ahora…

—Julia… Aparte de Roland, Monika también es mi amiga de la infancia… ¿Puedes entender la mortificación de ver a tus dos amigos de la infancia coqueteando entre sí?

Mis condolencias…

Desde ahora en más, debería dejar de molestar a Su Alteza.

—En todo caso, ¿está bien con todo esto, Príncipe Yufa? ¿No necesita ir a ver cómo se encuentra la Princesa Mulan?

—Justo ahora debe estar pensando en buscar a otro hombre.

— ¿Es tan difícil para usted imaginar cuán afligida debe estar en este momento?

Normalmente, uno pensaría en eso después de verla experimentar tal situación.

—En nuestra tierra, hay una tendencia de que las mujeres sean incapaces de vivir sin un hombre en sus vidas. La felicidad de una mujer depende de la alcurnia [1] del hombre que sea capaz de atrapar. Mi hermana no es diferente de ellas… por eso, Rudy, buena suerte.

— ¿A qué refieres con ese “buena suerte”?

El Príncipe Yufa sonrió amargamente.

Ah, ya estaba decidido que el siguiente mejor hombre en el reino era Su Alteza. Aunque, la persona misma daba bastante lástima por ser forzado a ostentar tal título.

—Su Alteza.

— ¿Qué pasa?

La voz de Su Alteza sonó débil.

—Yo lo protegeré, Su Alteza.

—Primero déjame escuchar qué quieres a cambio…

A pesar de que expresé mi sentir, sin albergar ninguna intención ulterior.

Aparentemente, Su Alteza me veía como a alguien que no se movería sin una recompensa apropiada… ¿Supongo que debería de haberlo esperado…?

—Se lo diré una vez que haya pensado en ello. ¿Le parece eso bien?

—Aceptaré cualquier cosa siempre y cuando no sea otro evento.

Hice un puchero.

— ¿No vas a chasquearme la lengua?

—Por favor, perdóneme por olvidar hacerlo.

— ¿Así que lo olvidaste…?

Su Alteza rió mientras me veía sonreírle amargamente.

—Entonces, contaré contigo.

—Por favor, déjeme todo a mí.

Mi hermano súbitamente me hizo a un lado cuando Su Alteza y yo estábamos a punto de estrechar nuestras manos.

—No toque a mi hermana sin razón.

—Roland estaba coqueteando con Monika justo ahora, ¿verdad?

—Monika es mi persona más importante, pero mi hermana también es importante para mí.

Hermano… qué maravilloso de tu parte, pero por mí está bien con que sólo te preocupes por la señorita Monika. Aunque, supongo que no es que se pueda hacer mucho al respecto.

No hace falta decir que Su Alteza se cubrió el rostro con las manos una vez más.


Aclaración:

[1] El concepto de alcurnia hace referencia al linaje o la ascendencia de una persona.

[Kavaalin: Creo que en este capítulo se da a entender cómo irán las cosas con los príncipes de ahora en adelante. :/]

[Nemoné: Me enojan estos Príncipes del reino vecino. Tan molestos. Lanfa… ya perdí mis esperanzas; creo que tú serás igual de terrible xD ]

| Índice |

9 thoughts on “Dinero de consolación – Capítulo 43: Desearía que se comportaran decorosamente al coquetear delante de los demás

  1. Ecle Chan says:

    ahhh…. este PDA fue demasiado dulce, pero me lo como con mucho gusto, jajaja Roland en serio que es pegajoso, encenderé una vela por Monika.

    Umu, así que el siguiente objetivo de esa princesa es nuestro Rudy, ho ho ho… encederé una vela para ella también.

    Umu, Rudy te recuerdo que tú fuiste el que le dijo que no te chasqueara la lengua, ahem ahem aem a mi no me engañas… extrañas eso.

    Umu… ¿en serio le ayudarías sin recibir nada a cambio Julia?

  2. Ruki V01 says:

    Jajajajajajajaja Adoro la relación de Julia y Rudnik. Y adoro al príncipe en sí, es un genio ese chabon.

    Concuerdo con el príncipe extrangero. Esa chica merece aprender.

  3. Nicolle says:

    Wssajajajajaja me encanta ella!!!! Y todos los personajes en realidad!!! Moría por encontrarla más avanzada!! Gracias por su trabajo y tan buena traducción!

  4. Shiho says:

    Mi~ Me encanta~ Solo ahora ,quien esta malinterpretando al otro, mejor dicho quien esta ciego aquí? La nodriza tiene realmente el don de ver el futuro XD

  5. vane says:

    Te entiendo por completo Rudnik! Que tus amigos se juntes y creen un aura rosa a su alrededor hace que quieras huir lo mas rapido que te permitan tus pobres piernas! A parte del diabetes que producen! ( – . – ‘)

  6. Lirio Alicia says:

    Ju ju ju me encanta el príncipe Rudnik 😀 a pesar de su desesperación x alejar a Mulán se asegura primero de el pago q pedirá Julia no sea algo desventajoso para él 😂😂😂
    Gracias por la droga 😆😆😆

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *