El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 224: Esquema (2)

 Traducido por Shisai

Editado por Meli


 —Hablando de eso, el misterioso príncipe Alfred ha aparecido.

—Sí. Originalmente pensé que el segundo príncipe resistiría poco más… es una conclusión bastante difícil de ver. Incluso enviamos guardias y espías para cuidarlo y asegurarnos de que no perdiera la vida de inmediato.

—Simplemente muestra cuán sobresalientes son los subordinados del primer príncipe.

—Después de que todo esto termine, no sería tan malo encontrarse con la oposición.

El viejo sirvió café en una taza en el soporte. El aroma se extendió por la habitación.

—Aún así, no puedo entender. Recuerdo cuando dejamos el territorio del duque Armelia que mencionó sin saber de qué lado sería el que caería al final.

—Si el Reino de Tasmeria pierde ante el Reino Towair, ni siquiera ellos podrán ganar. La familia de un duque no puede enfrentarse a dos países al mismo tiempo. Aún así, escucha, viejo. El resultado de la guerra no me importa. Si queremos alcanzar mis objetivos, esas personas no son más que un obstáculo. Aparte de ellos, incluso los indeseables en esta nación podrán avanzar conmigo. —Como si no pudiera evitarlo, sonreí. —Mientras más tiempo estén fuera de este país, más fácilmente funcionará nuestro plan de traer este país a mis manos.

—Pero si perdemos, ¿no perderemos en términos de riqueza y política en el futuro?

—No, solo deja que quienes llevaron a cabo la invasión asuman la responsabilidad. Esos codiciosos parecen tener una persona con una importante riqueza que los respalda.

—Ya veo.

—Pero si solo son esos tipos, probablemente perderán muy rápidamente. Y si batalla termina demasiado pronto, los que sobrevivan volverán a casa rápidamente. Es por eso que necesito actuar, aunque sea haciendo pequeñas cosas.

—Heh… Príncipe Mersid actuando, ¿eh? Eso es bastante…

Antes de que pudiera explicar, el viejo sonrió exasperado.

Aunque no fue del todo insatisfacción, su reacción fue casi similar a regañarme en silencio. Me hizo sentir incómodo.

—¿Qué pasa, viejo?

—No, solo estaba pensando que en el futuro la señorita Iris tendrá que trabajar bastante duro.

—¿De qué estás hablando? Mi futura amada esposa no es lo suficientemente débil como para ser derrotada por algo como esto.

El viejo parecía sorprendido, algo que me pareció exagerado.

—¿Le gusta la señorita Iris?

—Si no, no habría pedido su mano. Viejo ¿creíste que estaba bromeando?

—No ,no. Pensé que lo hacías desde un punto de vista político. Forzar a una dama a su favor hasta el punto de la desesperación no es realmente algo que la mayoría haría.

—Como acabo de decir, no es lo suficientemente débil como para ser derrotada por algo como esto. Políticamente… hm, tal vez eso también sea una consideración. Pero si fuera solo por eso, tomaría otras opciones mejores, y no perseguiría específicamente a una mujer que está a un océano de distancia.

—En efecto. Disculpe mi insubordinación, mi príncipe. ¿Qué tiene la señorita Iris que lo atrajo?

Solo la había visto en persona una vez cuando había visitado en secreto su territorio. Aparte de eso, hubo algunas ocasiones en las que fingí ser parte de nuestro equipo nacional de inspección y logré echarle un vistazo.

—Cuando el territorio del duque Armelia se hizo cada vez más rico, me encargué de investigar la tierra y me enteré de su existencia. Al principio pensé que todo podría ser una broma… fue un incidente bastante exagerado. Pero cuando llegué a la escena, aprendí la verdad. De hecho, era una presencia importante: sabia, amable, la clase de mujer que debe estar junto a un rey. Además, ella es bastante hermosa también. ¿Es tan extraño querer a una mujer así?

—Comprendo… —dijo con confusión en el rostro.

—Hablando de eso, viejo. El territorio del duque Armelia actualmente realiza independientemente la producción de seda.

Ante mis palabras, la expresión del anciano cambió bastante.

—¡¿Qué?!

Mi declaración tuvo gran impacto en él.

—Nuestro método de producción es un secreto altamente guardado. ¿Cómo…?

—¿Quién sabe? Yo no. Ella misma lo descubrió, o tal vez obtuvo la información de otro lugar, o uno de sus talentosos subordinados desenterró la verdad. No importa de dónde lo aprendió, significa que tiene un equipo bastante inteligente. En otras palabras, es una fuerza a tener en cuenta, una que es admirada como líder por tantas personas con talento.

—Así es. Debo cambiar mis ideas preconcebidas también.

Satisfecho por las palabras del viejo, volví a tomar mi café.

—Aunque la reunión fue corta, fue más que suficiente para mí saber que su camino hasta el momento no es una mentira o una exageración.

—Entiendo. Pero si ese es el caso, ¿no significa eso que tenemos aún más razones para empujarla hasta el final de sus posibilidades?

—Viejo, ¿te has olvidado? Todo ya se ha puesto en marcha. Al responder a la propuesta del Reino Towair, no importa cuánto me opuse a todo, mi padre no tiene intención de detenerse. Ya no tenemos poder ni tiempo. Y justo como dije… ella ha estado caminando por un camino rocoso todo este tiempo, y no será derrotada por algo como esto. Lamento mucho que no pueda ver el momento en que esos ojos decididos y conmovedores finalmente se vean envueltos en la oscuridad.

Cuando dije esa última línea, por alguna razón, la expresión del anciano fue rígida por un momento. Luego, como si nada hubiera pasado, sonrió suavemente.

—Bueno, entonces, el Reino de Tasmeria tendrá que trabajar más duro. No importa cuánto trabaje sola la hija del duque Armelia, si todo el país pierde la guerra, entonces, como noble de un país perdedor, tendrá dificultades para interpretar el papel de una reina.

—Sí…

—Entonces, príncipe Mersid, ¿qué quiso decir con «actuar»?

— ¿Hm? Simplemente reutilizando lo que ya hemos usado.

— ¿Reutilizando?

—Piénsalo. En el pasado, ¿esa zorra del Reino Towair no arremetió contra el territorio del duque Armelia? Simplemente creo que es un desperdicio, así que tengo la intención de usar lo que hemos dejado atrás con toda esta prueba, para que podamos obligar a esos idiotas desordenados y sin cerebro a entrar en conflicto una vez más —Solo decir las palabras fue suficiente para emocionarme por el futuro. Sonreí.

Shisai
En serio Dean, ¿le vas a dejar a Iris a un tipo así?

| Índice |

3 thoughts on “El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 224: Esquema (2)

  1. Bolonlo says:

    Que horror en serio no puedo aceptar que mi bella prota se quede con este hombre, necesito que Dean haga algo al respecto ahhhhh

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *