El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 226: Determinación

Traducido por Shisai

Editado por Meli


—El barón Messi y el general Gazelle están luchando por Tasmeria. Pero la oposición parece fuerte…

—El abuelo parece valorar la velocidad, solo trayendo algunas de sus mejores tropas a la primera línea. ¿He oído que se enviará más ayuda después?

—En efecto. ¿Se lo dijo la señora?

—Sí.

—Ya veo. La ayuda ha marchado. A su velocidad actual, deberían llegar en uno o dos días.

—Eso suena bien. No importa cuán fuerte sea el abuelo, no puede ignorar una diferencia en los números.

—Además, existe el rumor de que el Reino Towair envió tropas militares y civiles.

—¿Civiles? ¿No son inútiles las personas normales y sin entrenamiento en un campo de batalla?

—Diría que tiene razón en ese aspecto. De hecho, a pesar de que estamos en desventaja en términos de números, las circunstancias en el campo de batalla todavía están cambiando de un lado a otro. Pero parecen muy entusiastas en la batalla… así que no sabemos cuánto tiempo más podemos resistir.

—¿La gente está entusiasmada con la batalla?

Originalmente supuse que era el resultado de una venganza. Pero si ese fuera el caso, no habría sed de sangre.

—Sí. Parece que hubo una hambruna en el Reino de Towair el año pasado.

—Creo que he oído al respecto. Si es así, parece que la guerra es su último recurso.

¿Tenían la intención de enfrentar la muerte juntos en la desesperada situación de no tener comida, recursos ni futuro?

¿O estaban planeando apoderarse de territorios ricos para sus seres queridos… dedicándose a la guerra en aras de la esperanza?

Las personas estaban entre la espada y la pared y se veían obligadas a elegir una sobre otra.

—Tal vez esta soy yo pensando demasiado… pero Divan podría haber decidido utilizar la ocasión de una hambruna, manipulándola para sus propios fines.

Entonces pensé, que no importa qué, si quedarse atrás significa morir, entonces la mayoría de las personas querrían aprovechar lo que estuviese a su alcance, o tal vez buscar su propio valor.

—¿Cómo podría ser?, eso es…

—Solo son conjeturas mías en este momento.

—Pero señorita Iris. ¿Por qué alguien cortaría su propio retiro y se empujaría a un lugar aún más peligroso?

—¿Cuál sería el resultado de eso? Tanya, ¿crees que los humanos arrinconados pueden retener su racionalidad?

—Ah… —Tanya dudó cuando le hice la pregunta.

—Una tierra estéril, presiones financieras acumuladas de la guerra anterior. ¿Hasta dónde pueden sostenerse solo trabajando la tierra? La pobreza, el hambre, la falta de seguridad social resultante de esos factores, más la insatisfacción y la propagación de la inquietud… ¿cuánto tiempo pueden las personas sentarse y soportar todo?

Mientras tanto, había fruta dulce madura para la cosecha que los rodeaba: los territorios ricos y expansivos del Reino de Tasmeria.

No es extraño que alguien se pregunte «¿por qué le está sucediendo esto a nuestro país…?», «¿por qué todo es tan injusto…?», lo que genera envidia e infelicidad.

—Quizás el gobierno decidió ir a la guerra para eliminar la posibilidad de que su gente los acusara de haber actuado mal.

—¿Entonces este es el resultado de la gente esperando conflicto?

—Cada corriente en este mundo coincide con el río. Incluso si cada gota de agua desea girar en una dirección diferente, no pueden esperar traicionar la dirección del flujo más grande. Como tal, incluso si había individuos que deseaban evitar la guerra, no podían oponerse a la corriente más grande. Finalmente, todos se mueven en la misma dirección, pensando «no hay otra manera», «este es nuestro último recurso».

¿No había sucedido esto ya en mi vida anterior? En un remolino de insatisfacción, las personas se reúnen alrededor en grupos y cosas que tienen el potencial de interrumpir su realidad actual. ¿No es así como funcionan la mayoría de las cosas?

—Especialmente si alguien quisiera usar esta situación para instigar a la multitud… cuanto más interfieran, más la situación se degeneraría en una fuerte corriente que barre en una dirección singular. En este punto, el instigador probablemente ya no pueda controlar las cosas.

¿Ahora era imposible saber si los instigadores actuaban para cambiar el objetivo de la insatisfacción, o simplemente para vengarse de nosotros?

La razón no era solo que no estábamos del mismo lado. Probablemente ya ni siquiera sabían la respuesta.

Poco a poco, los métodos se convirtieron en fines. Al final solo pueden dedicarse a la victoria.

Cualquier otro camino que eso probablemente les lleve a un callejón sin salida.

—Nos hemos alejado un poco del tema. Incluso los civiles pueden ser difíciles de tratar para el abuelo.

—Sí. Pero estoy segura de que el maestro llegará rápidamente a la conclusión de que deben luchar en sus propias batallas.

—En efecto. Gracias por tu informe, Tanya. Si hay más novedades, házmelo saber.

—Entendido.

Después de que Tanya se fue, me acerqué a la ventana una vez más. Esta vez no me senté en el alféizar. En su lugar, me quedé allí, mirando el paisaje, luego hacia mis manos.

La guerra había comenzado.

¿Dónde nos arrastraría esta corriente salvaje y cruel?, ¿dónde terminaría?

No podía permitirme ser arrastrada, ni ser tragada. Porque si me rindo, si pierdo el rumbo, no seré la única perjudicada.

Para enfrentar mi propia determinación una vez más, me quedé allí un rato más.

| Índice |

3 thoughts on “El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 226: Determinación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *