Esta Villana quiere mantener al Jefe Final – Tomo I – Capítulo 4

Traducido por Kavaalin

Editado por Yusuke


—¡Beelzebub, espera!

Beelzebub detuvo sus movimientos antes de que pudiera alcanzar a Aileen.

Aileen dejó escapar una risilla ante el obvio rumbo de los acontecimientos. En el caso de la heroína, ahora hubiera sido gentilmente atrapada por Beelzebub y hubiese sido capaz de experimentar cómo se sentía el volar por el cielo mientras era llevada a la fuerza de vuelta hasta su hogar, pero Aileen estaba bien con no experimentar eso porque este no era un evento que afectara la historia o el afecto entre los personajes.

Tendré que ponerme dramática. Nada de esto tendrá sentido si no te enamoras de mí.

Claude frunció el ceño.

—¿Qué se supone que estás haciendo?

—Si tengo que volver a casa, lo haré por mi propio pie. O, ¿es que intenta dañar aún más mi reputación haciendo que un caballero que no es mi prometido me lleve a casa volando?

—¿Caballero?

Preguntó Beelzebub mientras se apuntaba con su dedo a su propio rostro. Claude se enderezó en su asiento y comenzó a hablar.

—Sólo trataba de enviarte a casa de manera normal.

—No, príncipe Claude. El que Beelzebub la lleve a casa volando no es normal. Su familia se desmayaría si la viera.

—Bien, lo entiendo. Ahora, baja la espada. Es malo para mi corazón.

—Que considerado de su parte.

Aileen bajó su espada mientras le sonreía a Claude. Por su parte, Keith se llevó la mano hasta el mentón, pensativo.

—Puede que tenga mala reputación, pero es una dama con coraje. La familia ducal D’Autriche es una gran casa aristocrática que posee lazos sanguíneos con la familia real y, si no me equivoco, también tienen parte de la sangre de la doncella de la espada santa corriendo por sus venas. No deberíamos dejar pasar esta oportunidad…

—Keith, deja de decir tonterías. En cualquier caso, me niego a escuchar lo que tengas que decir. Vete a casa.

Aileen mostró una sonrisa mientras juntaba ambas manos.

—Si acepta mi propuesta de matrimonio me iré inmediatamente. Es bastante simple, ¿no?

—No entiendo qué es lo que intentas hacer. Esta es la primera vez que nos encontramos. ¿Por qué querrías casarte conmigo? A menos que…

Claude permaneció inexpresivo.

Aileen parpadeó sorprendida ante la suave briza que soplaba dentro de la habitación.

—¿Estés enamorada… de mí?

—Claro que no…

Un fuerte viento comenzó a soplar después de que Aileen diera su respuesta.

Keith se apresuró en tratar de calmar a Claude.

—¡Príncipe, por favor cálmese! ¡O va a crear un tornado!

—¡¿Qué?! ¡¿Por qué…?!

—Mi rey, yo estoy tan confundido como usted.

—¿Cómo podría enamorarme de alguien que veo por primera vez?

—¡Sin embargo, le propusiste matrimonio a una persona que ves por primera vez! ¡Además de que tu compromiso matrimonial con Cedric fue anulado hace nada…!

El viento dejó de soplar.

Probablemente se debía a que Aileen había apuntado su espada hacia Claude.

La habitación se sumió en el silencio. Keith y Beelzebub permanecían tranquilos, aunque había una espada apuntada a su amo. Aileen sabía el porqué, si Claude así lo quisiera, podría desintegrar la espada en un segundo.

No obstante, Aileen permaneció firme en su posición. Necesitaba sacarse estas palabras del pecho.

—¿Entonces debería simplemente ponerme a llorar? No bromee conmigo. No estoy dispuesta a gastar ni un segundo de esta vida por una basura como él.

—¿Basura…? Estás siendo bastante dura.

—Es verdad. A las mujeres sólo les importa el amor. Y yo he decidido amarte a ti, así que cultivemos nuestro amor.

—¿Apuntándonos mutuamente con espadas?

Ante la fría mirada de Claude, Aileen sonrió lo mejor que pudo.

—Si comenzamos a decir que nos amamos terminará convirtiéndose en realidad, ¿no lo crees?

—Ya veo.

Después de responder con un tono indiferente, Claude se acercó a Aileen. Mientras la miraba dubitativo, sus finos dedos tomaron un mechón de cabello que reposaba en el hombro de Aileen, está aún sosteniendo su espada contra su pecho.

—En otras palabras, ¿viniste a seducir al rey demonio?

| Índice |

One thought on “Esta Villana quiere mantener al Jefe Final – Tomo I – Capítulo 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *