Joven esposa del Capitán (de 62 años) – Capítulo 34: Ir a casa

Traducido por Den

Editado por Sharon


Parecía que no habían pensado que quería ser una caballero médico. Esperé por un momento antes de que llegara un hombre mayor. Aparentemente era un caballero médico de la Orden de la Nieve, pero era extraño que un hombre perteneciera a la Orden de las mujeres.

La prueba de ingreso fue una interrogatorio oral:

  1. Si hay quejas sobre estos síntomas, ¿qué clase de respuesta deberías dar?
  2. ¿Cuál es la prioridad en el campo de batalla, y cómo se determina?
  3. ¿Qué hierbas medicinales son efectivas en enfermedades infecciosas, y de qué método se componen?

Todo me lo enseñó el médico del palacio presentado por la reina, así que pude responder sin dudar. Había algunas partes que el caballero médico Julius dijo que no conocía el método actual, por lo que también se las indiqué.

En cuanto a mí, les mostraría las respuestas perfectas.

Anastasia observó mientras respondía hasta el final.

—Julius.

—Es perfecto. Me di cuenta de que todavía me faltan conocimientos. Tiene saberes más completos que un pobre médico. Todo lo que queda es adquirir experiencia práctica. No sería extraño que abriese una clínica y se convierta en médico —dijo Julius, y la jefa Anastasia puso un rostro malhumorado.

—¿Es así…?

Ciertamente, hace un tiempo me dijeron que nunca pasaría. Así que les demostraría mi valía con lo mejor de mis mejores habilidades.

Se podría decir que las personas con conocimientos de medicina y farmacología de mi nivel son poco comunes porque se necesitaba estudiar en una institución especial. Me lo habían enseñado como parte de mis estudios.

Por lo tanto, tengo la intención de mostrar mi conocimiento teniendo en mente que no podría haber ninguna persona que esté tan experimentada.

—Entonces… Julius, ¿qué piensas sobre el resultado de esta prueba?

—Definitivamente la aprobaría. Si le doy un suspenso, entonces también debo retirarme.

—Ya… veo…

Umm, Anastasia se cruzó de brazos y me miró preocupada.

¿Es por lo que dije antes sobre la clase social de mi casa? Sin embargo, en lugar de ser truncada con un suspenso directo, parecía que pude demostrar mi valía hasta tal punto que la incomodé.

—Fuu… —suspiró la jefa Anastasia—. Mis más sinceras disculpas, señorita Carol…

—¿Sí?

—Con respecto a este asunto, no pudo juzgar con mi propia discreción. Por lo tanto… ¿estaría bien si lo pongo en espera por el momento?

—Lo entiendo. Esperaré un buen resultado.

No se podía forzar. Y dado que fue considerado así, debería estar satisfecha por ahora.

Creo que, como no pudo decidir, consultaría el asunto con el señor Wilhelm. Me pregunto si él entenderá mi seriedad.

Estoy decidida a apoyarlo.

—Entonces, Carol, vámonos.

—Sí, madre.

—Si nos disculpa, Capitana Anastasia.

—Sí. Me disculpo por todas las palabras descorteses que dije.

—Por favor no se preocupe. Ciertamente entiendo su punto de vista.

Madre aceptó amablemente la disculpa. Y así, juntas regresamos a la residencia.

Como el señor Wilheim debe patruyar hoy, probablemente sabrá mañana que hice el examen de  ingreso. En otras palabras, parece que la decisión vendrá mañana.

En poco tiempo llegamos a la mansión.

Todavía era de tarde, y falta para que sea el momento de cenar.

—Carol.

—¿Sí?

En el momento que me di la vuelta para entrar a la mansión y dirigirme a mi habitación, mi madre me llamó.

Me pregunto qué será.

—Si eres aceptada en la Orden, por favor, haz el servicio el próximo mes.

—¿Eh…?

Todavía estábamos a principio de mes. Faltan muchos días hasta el próximo.

¿De qué se trata todo esto?

—Hay un negocio que atender al final de este mes. Una vez finalizado, puedes seguir con tu trabajo en la Orden.

—¿Es al final del mes?

—Así es. No tomaré un no por respuesta.

Nunca tuve la intención de desafiar las palabras de mi madre.

Por supuesto, si me dicen que corte lazos y olvide mis sentimientos por el señor Wilhelm, me resistiré. Pero si solo era tener libre este mes, obedeceré.

—Entiendo.

—Eso es bueno.

Mi madre pasó junto a mí y se fue.

No sabía a qué se refería, pero necesitaba acompañarla.

Además, no tenía nada especial que hacer hasta el próximo mes. No había ninguna razón para negarse.

—Natalia.

—¿Sí, señorita?

—Vamos con Chris para aprender a cocinar.

—Entiendo.

Le pedí a Chris que me enseñara a cocinar, pero todavía tenía que aprender adecuadamente.

Creo que al menos necesitaba perfeccionarme, así que aprenderé aunque sea un poco. Todavía había tiempo antes de que deba comenzar con los preparativos para la cena. Estará bien si pudiera aprender incluso por un poco de tiempo.

Tendría que molestar a Chris.

—Antes aprendí una ensalada de patatas, pero le dejé a Chris la distribución de los condimentos.

—Sólo es el principio. “La perseverancia es poder”. Si practica todos los días, mejorará.

—Tienes razón.

Estoy aprendiendo todos los días durante el tiempo libre de Chris. Y entonces, sentí curiosidad.

—Hablando de eso, ¿Natalia puedes cocinar?

—¿Cocinar…?

—Sí.

Si era una buena cocinera, podría aprender cuando Chris estuviera ocupada, así que intenté preguntarle.

Pero la expresión deprimida de Natalia fue fácil de entender.

—Mis más sinceras disculpas… Cocinar es… mi punto débil.

—¿De verdad?

—Eso… desde hace mucho tiempo. No es algo que haga mucho. Principalmente solo cazo presas y se las entrego a mis compañeros….

Al vislumbrar algo extremadamente peligroso, fingí no haberlo oído.

Pero ciertamente era sorprendente. Había algo en lo que Natalia no era buena.

Sin embargo, cada persona es diferente en fortalezas y debilidades. Dicho esto, solo soy capaz de tan poco.

—¿Es así? Entonces, ¿te gustaría aprender a cocinar conmigo?

—No, definitivamente sería impertinente para una sirvienta como yo.

—¿Es así…?

Sin embargo, pensé que sería divertido si pudiera aprender juntas.

Mientras tanto, llegamos a la cocina.

Me pregunto si Chris estaba ocupada.

—Disculpe.

—Ah… señorita. Eh ugh, ¿n-necesita algo? —preguntó el hombre que estaba más cerca de la entrada de la cocina.

Si recuerdo correctamente, se llamaba Michael. Hace poco escuché que era un empleado recién contratado.

—Vine a aprender a cocinar de Chris, ¿sabes dónde está?

—Ah… Eh, uhh, l-lo siento, señorita. Hoy… la c-cocinera jefe se tomó el día libre…

—Oh, cielos, ¿es así?

Chris estaba en su día libre.

A pesar de ser cocineros de la casa ducal, los días de descanso dados eran los habituales, cuatro días al mes, pero era posible tomarse un día libre en un día elegido. La casa ducal Ambrose no tenía a sus empleados en negro. [1]

Pero si Chris estaba asiente, no se podía evitar. Por hoy…

—Señorita~ si es para aprender a cocinar, ¿debería enseñarle?

Al darme la vuelta, era quien pensé.

Robert se acercó lamiéndose los labios con una mirada vulgar.


[1] Negro: La manera que está escrito refiere al lugar de trabajo con condiciones de trabajo terribles/ilegales. Por lo general, se requiere que los empleados trabajen durante mucho tiempo, no se les permite tener un día libre, sin pagarles por el trabajo extra u obligados a enfrentar un estrés mental crónico.

| Índice |

2 thoughts on “Joven esposa del Capitán (de 62 años) – Capítulo 34: Ir a casa

  1. Sara says:

    Gracias por los capítulos, son muy buenos y la trama es muy buena…es preocupante..lo de Robert, siento que algo malo va ha suceder, pero bueno ha esperar qué pasa, Gracias por sus esfuerzos …👏🏼👏🏼👏🏼

  2. Lizsa says:

    Me gusta mucho el capítulo y ver como aprovecho totalmente el hueco que había en la prueba. Ahora a esperar la respuesta del sugar😂
    Siento un mal que se acerca con Robert 😖 Muchas gracias por traducir esta divertida historia para nosotros 💖

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *