La chica que sostiene el anillo – Capítulo 12: Castigando al mal

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


El Virrey Grohl, salió victorioso en la batalla en la carretera, por lo que su plan es continuar persiguiendo a los rebeldes que huían hacia el norte y recuperar Rockbell. El ejército rebelde, que había sido derrotado, no podía dar una pelea adecuada, por lo que el área controlada por Rockbell se reincorporó, de una forma increíblemente fácil al gobierno de Coimbra. Habiendo escuchado de los ciudadanos de Rockbell el tipo de atrocidades que los rebeldes habían cometido, Grohl había ordenado la ejecución de todos los prisioneros.

—Dejando de lado si, por ejemplo, Bahar estaba detrás de todo esto, la injusticia de levantarse contra los compatriotas de uno no puede ser perdonada. No muestres compasión y termínalos! ¡Mata a los bandidos que escaparon aún si tienes que cazarlos hasta los confines de la tierra!

—Virrey, por favor, espere un momento. Su ira puede ser demasiado para el corazón del pueblo pero, si los mata a todos, no sirve de nada argumentar contra las razones por las que se unieron a la rebelión.

Perius, un funcionario civil, reprendió el método excesivamente cruel de Grohl. Si bien, era cierto que el pago por los crímenes cometidos en Rockbell era la muerte, simplemente ordenar una ejecución masiva sin tener en cuenta el estado de las tropas no serviría para desarraigar por completo el mal que quedaba.

— ¡Cállate, Perius! Después de ver esa desdichada escena, ¡cómo te atreves a decir tal cosa!

Grohl puso su mano en la espada que colgaba de su cintura, enfurecido de que alguien defendiera a los rebeldes, pero Perius respondió con indiferencia.

—Entonces, aquellos que fueron capturados en Rockbell serán ejecutados, además de haber experimentado los horrores del saqueo. ¿Qué tal un plan para proporcionar clemencia a aquellos que participaron en una rebelión que no se podía detener? Por supuesto, cada uno sería juzgado individualmente, creo que, cuando sea apropiado, el reclutamiento sería un castigo adecuado.

— ¡¿Y dejar que se deslicen de mis manos?! Originalmente, la participación en una rebelión, por sí sola, es un crimen atroz. ¡Si soy demasiado blando con ellos ahora, surgirá un segundo desastre!

—A pesar del miedo que causaría, no está del todo bien.

— ¿Qué es exactamente lo que está mal?

—Hay evidencia de que la mayoría de los que se unieron a la rebelión lo hicieron bajo presión. De hecho, Ristih es el que más merece el castigo, no hay duda de eso. Si el Virrey decapita incluso a estas lamentables almas, ¿no será ese hecho el que causará una segunda o una tercera rebelión?

Grohl dudó hasta el final, sin embargo, no por Perius, sino porque los otros funcionarios opinaban lo mismo, retiró su plan de ejecutar a todos los rebeldes. Si los rebeldes restantes se rendían obedientemente, entonces, a todos se les otorgaría clemencia, se hizo un anuncio, absolviendo a todos aquellos pueblos que habían caído bajo la influencia del ejército rebelde.

Al principio, había muchos que sospechaban del engaño pero, como se supo la verdad de la proclamación, los soldados del Ejército del Círculo Rojo se rindieron a Coimbra, uno tras otro. Debido a que su líder Ristih había sido capturado y como nadie más en el Ejército del Círculo Rojo era capaz de comandar, había colapsado como fuerza militar. La mayoría de los que se rindieron se salvaron para poder regresar a sus aldeas, pero hubo excepciones como aquellos que habían sometido a Rockbell. Los ciudadanos sobrevivientes no habían olvidado los rostros de los saqueadores, su odio se desató al enumerar sus diversos crímenes. Después de la audiencia, un juicio informal usurpó brevemente la ley estatal de Coimbra, todos los prisioneros de guerra detenidos en Rockbell recibieron la misma sentencia: decapitación.

Cynthia y Noel caminaban cautelosamente por las calles de Rockbell, ya que una vez más estaba siendo vigilado por el estado de Coimbra. Al parecer, su misión era estar a la espera de los refugiados restantes en la ciudad que fueron acompañados por varios soldados. De hecho, era simplemente que Noel había tenido tiempo libre y había sugerido que fueran a dar un paseo.

—Awww, está aún más abandonado que la ciudad, ¿no es así? No hay nada interesante…

—Recientemente, ha sido saqueado brutalmente, por lo que no se puede evitar. Aún así, es una tragedia que esto haya sido cometido por compatriotas, que dejan de lado su propia ciudad natal. Todavía me cuesta creerlo.

Cynthia arqueó las cejas, mientras miraba la ciudad llena de escombros dispersos. La limpieza de los cadáveres aún no se había completado, el hedor era terrible. Los ojos de las chicas que estaban sentadas por ahí estaban apagados, los rostros de los hombres solo mostraban odio y tristeza. No había ningún rastro de lo que había sido, solo una semana antes, una hermosa ciudad.

—Dices compatriotas, pero nunca se conocieron, ni siquiera se hablaron entre sí antes, ¿verdad?

—Pero…

—Más que matar a una persona cuya cara reconoces, creo que es relativamente fácil matar a varios cientos que nunca has visto. Después de todo, no pasará mucho tiempo antes de que te olvides.

— ¡Eso no es cierto! ¡Estás siendo demasiado extrema!

—Es eso tan~. Realmente, a mí no me importa lo que le pase a las personas que no conozco, ¿no es lo mismo para las demás personas? Es por eso que todos pueden ser crueles ¿sabes? Bueno, así es el camino del mundo y no se puede evitar, ¿eh?

Noel estaba sonriendo suavemente. En comparación con sus sonrisas habituales, algo frío parecía estar presente.

— ¿¡Qu-qué no se puede evitar!? ¡Ese tipo de comportamiento nunca debe ser perdonado! ¡Nosotros…los humanos…no somos bestias!

— ¡Cierto! Así que de ahora en adelante, ejecutaré a esas bestias como un humano orgulloso, ¿está bien?.

Noel tocó ligeramente su dedo y asintió de manera concluyente.

— ¿O, tal vez, quieres defender a los criminales? Como dije, ese tipo de cosas…

— ¿Eh? Aunque no quiero ayudarlos en absoluto…

La respuesta de Noel fue indiferente.

Abucheos y voces enojadas se hicieron cada vez más fuertes en dirección a la plaza. Cynthia se giró para caminar en esa dirección y Noel la siguió casualmente. En la plaza, había varios soldados de Coimbra que habían creado un terreno de ejecución improvisado. Alrededor se encontraban los habitantes de Rockbell. Sus burlas enfurecidas y su tono duro se dirigieron, sin cesar, a los soldados rebeldes. Entre ellos se veía la figura del Kraft de Zoim. Kraft, había participado en el empuje de la tienda del comandante junto con Fraser pero, al ser separado de Fraser durante el tumulto, había huido a Rockbell, por lo tanto, no tenía idea de qué hacer. A medida que los cadáveres de los rebeldes se acumulaban, la muerte inminente de Kraft se acercaba cada vez más. Aunque había estado borracho de sangre y violencia, en el fondo, seguía siendo un cobarde. No había manera de que lograra haber reunido la voluntad de luchar hasta el amargo final.

Cynthia, Noel y los soldados que las acompañaban dividieron a la multitud al entrar en los terrenos de ejecución. Mirut se había sentido incómodo, por ello, había seguido a Noel en su paseo. Al darse cuenta de ellos, las tropas de la guarnición se enderezaron y saludaron.

— ¡Buen trabajo comandante de cien Cynthia!

— Sí, buen trabajo. Actualmente, estamos de guardia. ¿Has encontrado algo anormal?

—No señor, ¡no en particular! Hay un cerdo bastante ruidoso, pero en un rato ya no será capaz de seguir…

Mirando en la dirección que indicaba el soldado, vieron el lugar donde llevaban a los delincuentes a la guillotina. No se escuchó ningún grito y, una vez que el prisionero fue retenido, el verdugo sostuvo su hacha mientras esperaba las órdenes.

— ¡N…no, ayúdame! ¡Realmente solo soy un granjero normal! ¡Por favor perdónenme!

— ¡Muerte al culpable!

— ¡Maten al enemigo!

Ante las airadas voces de la multitud, la hoja de la guillotina cayó rápidamente. La cabeza del rebelde rodó hacia el cubo que habían preparado para él, mientras la sangre salía del cuerpo que quedaba. Rápidamente, los soldados lo retiraron y llevaron al siguiente criminal. El siguiente era, inusualmente, grande, por lo que se necesitaron varios hombres para retenerlo.

—Oi, oi Noel, ese, ¿no es ese Kraft? Mira, con esa cara y esa enorme constitución, ¡no hay error!

Mirut dejó escapar una voz fuerte.

Habiéndolo escuchado, Kraft pidió en voz alta por misericordia, gritando: — ¡Ah, aaah! ¡Son Mirut y Noel! ¡Por favor ayúdenme! ¡Estoy rogando por mi vida! ¡A este ritmo…a este ritmo me matarán!

—Noel, ¿lo conoces?

—Sí, una vez fue un aliado, así que lo conozco, supongo. Es Kraft de la aldea de Zoim, pero ahora es un enemigo, así que no importa…

Noel no expresó mucho interés, dando una respuesta indiferente. Era tan frío que, sin darse cuenta, Mirut se encontró gritándole.

— ¡Oi, oi! ¡¿Acaso no fue obligado a participar en el ejército rebelde?! Sir Cynthia, ¿no puedes hacer algo para salvarlo?

—Si no fuera por lo que pasó en Rockbell, probablemente, podría haberlo hecho. Todos los rebeldes de aquí, por orden del virrey, tienen prohibida la clemencia. Desafortunadamente, mi autoridad no es suficiente para salvarlo. No solo eso, dudo que pueda persuadir a la multitud.

Cynthia negó con la cabeza. Si perdonaran a alguien, la ira de la gente se dirigiría a Coimbra. Por eso, era mejor sacrificar de forma despiadada a todos los prisioneros capturados en la ciudad. Además, no había duda de que había sido uno de los que había saqueado y asesinado violentamente, tanto como pudo. Ella no tenía ninguna simpatía por él.

—Eso es…oye, Noel, ¿realmente vas a verlo morir?

—No se puede evitar, Mirut, porque Kraft hizo su elección y perdió. También es cierto que le hizo algunas cosas terribles a la gente de aquí. Entonces, creo que no se puede evitar que se venguen, ¿verdad?

— ¿No se puede evitar?

—Entonces, Mirut, si tu preciosa hermanita Cal hubiera sido torturada y asesinada, ¿todavía dirías lo mismo?

—Eso es…

—Entonces… ¿dirías lo mismo? ¿Lo harías?

La sonrisa de Noel se desvaneció y miró a Mirut sin expresión alguna. Ella conocía su respuesta, pero después de escuchar eso, ¿había entendido cuán fuera de lugar había sido su sugerencia? ¿O no había pensado mucho en ello? Cynthia no podía entenderlo. Sin embargo, pensó que lo que había dicho Noel era correcto. Aquellos que cometen atrocidades deben estar preparados para recibir su retribución. Si los rebeldes deseaban evitar ese destino, no tenían más remedio que seguir ganando. Por eso, el derrotado Kraft, recibió su “recompensa”.

—Odia el pecado, no el pecador, ¿eh? Esas son palabras increíblemente amables de algún país en algún lugar, pero es difícil de hacer, ¿no es así? Después de todo, no puedes, simplemente, decirles que dejen de odiar.

Noel miró la cara de Mirut y le dió información de segunda mano.

—Lo siento Kraft. Has hecho algunas cosas que ninguna persona debería hacer. Así que, a pesar de todo, no puedo ayudarte.

Con una expresión como si acabara de morder algo amargo, Mirut desvió la mirada.

— ¡No! ¡No, no quiero morir! ¡Por favor, ayúdame!

Kraft fue llevado a la guillotina pero, debido a su gran constitución, su cabeza no encajaba adecuadamente. Además, mientras luchaba con todas sus fuerzas, su cabeza no se alineaba de forma limpia con la cuchilla de la guillotina. Los soldados y el verdugo se apresuraron a poner todo su peso detrás de sus esfuerzos para contenerlo.

—Vamonos, Noel. No necesitamos mirar hasta el final.

Cynthia, preocupada por Noel, sugirió que se alejaran del área, sin embargo, las piernas de Noel no parecían estar dispuestas a moverse.

—Oye, Cynthia.

— ¿Qué?

Noel, sin expresión, observó a Kraft luchar y le preguntó: —Kraft, ¿quieres que lo mate?

—No digas eso. No necesitas cargarte con pecados innecesarios. Matar a un antiguo compañero es algo que tendrás que soportar en el futuro.

—Uno más no cambiará nada. Vamos, ¿puedo? —Noel pidió seriamente.

No parecía que pudiera ser persuadida o que lo pacificara por completo. Cynthia, después de algunas deliberaciones, asintió.

—Gracias.

Noel sacó el martillo de su cinturón y se acercó con cuidado a la guillotina. El martillo, que era tan grande como una espada, tenía un gran peso. Después de florecer ligeramente, ella apretó su agarre.

—Oye, ¿puedo ir allí?

— ¿Quién eres…?

—Soy Noel, líder de Diez. Mira, aquí está mi insignia.

— ¡Disculpe! ¡Lo dominaremos rápidamente, así que espere un momento!

—Lo haré después de que haya terminado, así que me acercaré un poco más.

—Eso es…

—Cynthia, Comandante de Cien, me dio su aprobación, así que…

Empujando su camino más allá de los soldados, habiendo sido liberado de sus restricciones, Kraft se apresuró a los pies de Noel.

—Ayúdame, Noel. ¡No quiero morir, no quiero morir!

—Sí, te estoy ayudando ahora. Mira, levanta la cara y mírame a los ojos.

Kraft, con lágrimas en su rostro, levantó la vista. No podía ver bien su cara, porque los rayos del sol brillaban en sus ojos. Una mano fría apartó suavemente sus lágrimas. Percibió una sensación escalofriante. La agitación de Kraft se calmó. Era como si nunca la hubiera oído mencionar su intención de matarlo. Todo lo que podía oír era su propia respiración y la voz de Noel.

Agarró la mano izquierda de Noel, que había estado en su mejilla, con la suya —Uuuu, gracias, realmente, gracias, Noel. ¿Por qué hice esas cosas terribles? Seguramente, era diferente de alguna manera en aquel entonces.

—Está bien ahora, pronto ya no tendrás miedo… ¿vale, Kraft?

— ¿Noel?

—Adiós.

Con los rayos del sol, la cara de Noel se suavizó. Fue lo último que vio Kraft. La mano detrás de la espalda de Noel hizo caer el martillo contra el cráneo de Kraft. Al mismo tiempo que se escuchaba el sonido de aplastamiento, trozos de su cerebro se dispersaron, como si el contenido de una fruta se hubiera derramado. Poco después, cuando Noel miró el sol, estaba teñida con manchas de color rojo y fragmentos de cerebro. Al ver su figura escabrosa, incluso la multitud amenazadora, quedó sin aliento. Mirándolos una vez, con una expresión indiferente, Noel regresó con Cynthia.

—Gracias, Cynthia. Ahaha, eso fue un poco suave, ¿eh?

—Eres…realmente diferente.

Mientras ella parecía a punto de decir: “Estás absolutamente loca”, Cynthia, apresuradamente, cambió sus palabras. Después de limpiar la cara de Noel con un pañuelo, saludó a los soldados y se fue. Todavía quedaban muchos criminales. Si se demoraban mucho más, es probable que eso cause un alboroto y ella quería irse antes de que eso sucediera. Cynthia no tenía la intención de dejarles ver más de ese tipo de escena.

—Oye…

— ¿Qué sucede, Mirut?

Mirut preguntó con voz temblorosa.

—Si hubiera estado en esa posición, ¿habrías roto mi cráneo sin piedad?

Debido la muerte de Kraft, había recibido una gran conmoción. Era probable que, dado que todavía era un hombre joven, nunca había visto a una persona cercana a él morir.

—De ningún modo, después de todo, eres un compañero.

— ¿Qué significa eso?

—Absolutamente, nunca heriré a mis compañeros. Así que si pareciera que vas a morir, creo que te ayudaría. Sí, definitivamente, te habría ayudado. Pero Kraft era un enemigo, ya sabes. Después de todo, no hay necesidad de ayudar al enemigo.

Noel dijo lo que pensaba, como si fuera una respuesta obvia. Probablemente, ella no podía darle una respuesta clara a Mirut. Eso se debe a que sentía que era extraño poder matar sin vacilar a otras personas y mucho menos a un conocido.

—Oh sí, hablando de eso. Tú también lo entiendes, ¿verdad Mirut?

— ¿Entender qué?

—Qué pasa si no encuentras la felicidad. Como no quiero ser así, estoy buscando la manera de ser feliz. Por eso debemos buscar juntos, Mirut.

Noel estaba sonriendo.

Ya veo, pensó Cynthia, sintió que su comprensión de por qué Noel era tan particular en encontrar la felicidad se había vuelto un poco más profunda. La niña no entendía qué era la felicidad, por lo que se había concentrado en descubrir métodos para alcanzarla. Para ella, es probable que el hecho de no poder encontrar la felicidad sea similar a la muerte más cruel.

Aunque, inesperadamente, sintió que podía sentir lástima por ella, Cynthia se burló de sí misma, al recordar que ella era diferente. Se había convertido en caballero para proteger el prestigio de su noble nombre, tomó la espada a pesar de que era una mujer. Por supuesto, pretendía ser leal al virrey, pero la raíz de todo esto era la protección de su propio respeto. Era un motivo verdaderamente superficial. Cynthia era persistente acerca de mantener su honor y orgullo. No había mucha diferencia entre ella y Noel.

Me considero un caballero adecuado, pero el modo de Noel es mejor que el mío. Lo sé porque he sido derrotada por ella.

Noel la miró, su expresión le preguntaba si algo estaba mal, Cynthia forzó una sonrisa que decía que no había ningún problema. La cara de Kraft, cuando lo habían ejecutado antes, por alguna razón, flotó en su mente. Noel afirmó que así es como la gente termina si no puede encontrar la felicidad pero, al final ¿realmente no había nadie que intentara salvar a ese joven? Al menos, había muerto sin dolor. Cynthia pensó que, en el mundo, morir con tranquilidad no era particularmente algo feliz.

♦ ♦ ♦

Grohl dejó a los guardias en Rockbell y regresó a la capital de Coimbra. Habiendo sido conducido a una esquina por un breve período de tiempo, había exterminado con seguridad la rebelión, logrando capturar al líder rebelde  Ristih, vivo. La victoria no podía ser más completa. No había estado de tan buen humor desde su ceremonia de coronación como virrey. Rápidamente, convocó a sus sirvientes para celebrar la ceremonia en reconocimiento del mérito durante la reciente guerra de subyugación. Originalmente, era anormal elogiar tanto a los contribuyentes en una subyugación, pero su objetivo era enfatizar cómo Bahar había estado respaldando a los rebeldes. Tras haber aplastado espléndidamente sus planes, deseaba apelar enérgicamente, a los virreyes de las otras provincias y a su padre, el actual emperador reinante. Ya había enviado mensajeros para llamar la atención de cada provincia acerca del error de Amil. Luego sería su turno. Grohl era increíblemente entusiasta, al haber superado su difícil situación, ya no era solo un sueño el poder recuperar su posición como el próximo emperador.

Se otorgó una medalla de Honor a Wilm por derrotar al ejército rebelde, Grohl comentó personalmente los méritos de cada comandante y le entregó a cada uno una carta de recomendación. Cynthia y Noel, a quienes normalmente no se les permitiría entrar, habían logrado estar presentes. Habían recibido invitaciones de Grohl para asistir al castillo. Cynthia, una vez más, estaba nerviosa, su rostro se había vuelto rígido. Noel se veía bien con sus gafas favoritas.

—Comandante de Cien, Cynthia Edrich. Es cierto que desobedeciste las órdenes y abandonaste tu puesto, pero si no hubieras galopado, es posible que mi vida se haya perdido. Con sincero agradecimiento, aplaudo su valor.

—S-sí, señor. ¡Estoy agradecida, feliz!

—Tu difunto padre estaría orgulloso. Por sus acciones meritorias, ha sido elevada a la posición de Comandante sénior de Cien. Además, te concedo esta medalla de corona de plata. A partir de ahora, trabaja por mi bien y por el de Coimbra.

La guardia imperial le entregó respetuosamente una medalla grabada con su emblema de rango, una balanza y una corona. Cynthia lo recibió rígidamente y saludó, sonrojándose.

—De ahora en adelante, ¡prometo trabajar con total devoción por el bien del virrey y de Coimbra!

—Eso es bueno. Ahora, hay uno más que ha hecho un trabajo como nunca antes hemos visto. Líder de Diez, Noel, por favor, ven aquí.

Los llamamientos de Grohl fueron reprendidos por Wilm, quien estaba haciendo una mueca.

—Con el debido respeto, se desconoce de dónde proviene dicha persona. Quizás no deberíamos actuar tan despreocupados.

—Jajaja, te estás preocupando de nuevo, Wilm. Si ella está tratando de tomar mi cabeza, seguramente, habrá un mejor momento! ¡Noel, no te detengas y ven!

Riendo, el Virrey Grohl la impulsó a seguir. Junto al trono, su hijo Elgar estaba esperando, observando la compostura de Noel que había surgido de la nada. La chica los saludó sutilmente y los bordes de la boca de Elgar se levantaron en una sonrisa. Con los anteojos, Noel parecía una persona completamente diferente y, Cynthia, sin duda, estaba parcialmente aliviada. Noel caminó lentamente ante Grohl y se arrodilló dócilmente. Cynthia lo observaba todo, mientras seguía increíblemente preocupada. Teniendo en cuenta su personalidad sin reservas, estaba ansiosa por lo que Noel podría hacer. Si ella fuese grosera con el virrey, probablemente, recibiría la pena de muerte. No podía hacer nada más que rezar para que Noel siguiera siendo dócil.

—Al principio solo podía verte como un funcionario civil regular, nunca esperé que tuvieras tanta habilidad marcial. En mi ejército, tal vez solo uno o dos puedan lidiar con tu destreza. Estoy realmente agradecido.

Para el Virrey Grohl, elogiar a los retenedores, era algo realmente inusual. Tan sorprendidos estaban los funcionarios que, involuntariamente, comenzaron a murmurar. el virrey Grohl era un hombre malhumorado que se apresuraba a mostrar sus emociones, dejaba que sus gruñidos y errores salieran de su boca. Como era de buen nacimiento, nunca aprobó a las personas y una sensación de superioridad se desbordaba constantemente de todo su cuerpo. Cuando las cosas iban bien, tenía la capacidad de cautivar a la gente, pero por cometer un solo error era un arrogante increíble. Por eso, había perdido la lealtad de sus sirvientes. Todos los ojos se encontraron con Noel, el líder de Diez, a quien Grohl alabó sin reservas.

—Este, un jinete solitario, mató al capitán enemigo que sostuvo la iniciativa e interrumpió a la caballería enemiga. No solo eso, la vi capturar al detestable líder rebelde Ristih, vivo. Fui testigo de esa escena con mis propios ojos. Personalmente, puedo garantizar que tu habilidad marcial no está en un nivel normal.

Arrodillándose, Noel aceptó la gratitud, —Muchas gracias. Sus amables palabras son un honor demasiado grande.

—He escuchado que sus esfuerzos también jugaron un papel en el rescate de Sara y Elgar. De no ser por esta situación más reciente, lo más probable es que solo haya sido una simple cosa. Si está bien contigo, ¿estarías dispuesta a servir a Coimbra como un caballero? He preparado el puesto de comandante de Cien para ti.

A las palabras de Grohl, la habitación estaba llena de alboroto. Entregar excepciones no sólo con la mención de comandante de cien, sino también la condición de caballero a una niña de dudoso nacimiento. Dejando de lado su juventud, Cynthia también cayó en esa categoría, pero estaba sucediendo al título de su padre. Noel no tenía patrocinadores y solo había pasado un mes desde que ella había comenzado a servir.

—A pesar de esas palabras, las promociones repentinas podrían causar una interrupción en el ejército. Además, la concesión repentina de caballero es demasiado imprudente. Sería mejor por ahora si Noel, líder de Diez, se enfocara en ganar experiencia.

Un funcionario civil lo reprendió, pero el Virrey lo hizo a un lado.

—Eso es idiota. Lo que necesitamos ahora no es la propiedad, sino habilidad. La destreza marcial de esta persona es algo que quiero. Bien Noel, no creo que sea una mala oferta.

Noel levantó la cabeza y, después de pensar un rato, ella asintió.

—Lo aceptaré con mucho gusto.

—Ya veo, prestarás tus servicios. Pues bien, puedes aceptar esta insignia de rango y la medalla de plata de la corona.

—Sí señor.

—También, como caballero, se te permite tener un apellido. ¿Tienes alguna idea? Si no, te puedo dar un poco de tiempo para pensar.

—Vosheit. Me gustaría ser nombrada como Noel Vosheit.

Noel no pareció pensar demasiado antes de inventar un nombre.

—Sir Noel Vosheit, entonces. Un apellido bastante significativo. De acuerdo, para que podamos concluir la ceremonia, Cynthia puede informarle de los detalles. Tengo grandes expectativas para tu trabajo.

— ¡Muchas gracias!

Noel se puso de pie y después de un apresurado saludo, volvió junto a Cynthia. Su forma de caminar enérgicamente mostraba a una persona diferente, después de todo, Cynthia solo era capaz de inclinar su cabeza. El pensamiento de que si este fuese el verdadero ser de Noel, no sería capaz de bromear con ella flotando en su cabeza. Si ese fuera el caso, ella podría asentir con su aprobación a Noel y ver a través del plan enemigo. Cynthia decidió que esta vez lo averiguaría con seguridad.

— ¡Ahora se da por terminada la concesión de honores! Ristih, a quien hemos capturado, ha hablado de todo lo relacionado con la conspiración y su dependencia a Bahar antes de ser ejecutado. He dicho esto antes, pero en los próximos meses es probable que nuestro lote cambie enormemente.

—Virrey, ¿de qué está hablando exactamente?

Preguntó un funcionario civil, con el ceño fruncido. Pensó que lo sabía, pero aún no tenía una confirmación.

—Lo que ya sabemos. Si Bahar solo observara nuestros problemas, hubiera estado bien. Sin embargo, ¡no podemos permitir que Amil evada el martillo que derribaré sobre él!

Por muy firmes que sean las pruebas que obtuvieron de Ristih, Bahar no haría menos que negar todo conocimiento de los hechos. El emperador y los virreyes provinciales podrían disminuir, ligeramente, la buena reputación de Amil con sus chismes, sin embargo, Grohl no tenía intenciones de usar los eventos para elevar su propia reputación. No estaba motivado por cosas como la jactancia y el orgullo, sino por el hecho de que Amil había apuntado a su esposa e hijo. Tenía que hacerle pagar, esa determinación ya se había condensado y él continuó endureciendo su corazón. Así es, se trata de una guerra con Bahar, no una escaramuza menor, esto se había convertido en un concurso brutal para ver cuál reclamaría su lugar como el próximo emperador. El ganador ascendería a la posición de emperador y el perdedor caería en la ruina.

Probablemente, no había manera de que su padre Befnam interviniera hasta que una gran cantidad de personas estuviesen involucradas. No había duda de que Befnam sabía que Bahar había respaldado a los rebeldes. Pero lo toleró porque sabía que era una conspiración para eliminar a un oponente político, sin embargo, su fe en Amil, que había fracasado con la rebelión, debería haber disminuido. Era cierto que Befnam amaba a Amil, pero eso era solo porque veía una gran promesa en él. Grohl también había sido favorecido antes de su fracaso como virrey de Coimbra. En resumen, si Grohl pudiera mostrar cómo superó a Amil, podría robar la posición de futuro emperador. Si uno de sus hijos muriera, mientras se mantuviera la paz en Horsheido, Befnam permanecería satisfecho. Por lo que había experimentado hasta ahora, Grohl había entendido eso hasta el punto de disgusto.

— ¡V…virrey! ¡Serías imprudente! ¡Nosotros y la administración de Bahar somos del mismo imperio, somos hermanos! Para levantar tu espada…

— ¿El mismo imperio? ¿Hermanos? ¿De quiénes crees que fueron sacrificados los hijos por el plan de esos bastardos? ¡Necesito tener la voluntad de enseñarle a ese tonto una lección! ¡Escucha, teoriza todos los escenarios posibles y entrena celosamente! ¡Los días en que mi Coimbra tenía un ejército débil son historia del pasado!

— ¡S-sí, señor!

— ¡Con eso, por hoy, pueden retirarse!

Lanzando duras palabras, Grohl se puso de pie y sus sirvientes hicieron miles de caras mientras saludaban. Hubo aquellos cuyos rostros se encendieron de emoción, aquellos que se volvieron de un azul profundo, otros cuyas bocas se curvaron hacia arriba con esquemas y Cynthia, que parecía a punto de desmayarse por la tensión. Luego, estaba Noel. Habiendo soportado la larga reunión, sus ojos se llenaron de lágrimas, mientras dejaba escapar un gran bostezo. Afortunadamente, nadie más que Cynthia lo había visto, ya que las conversaciones de los caballeros se habían calmado y se habían ido.

El puño de Cynthia salió volando como siempre pero, soportando el dolor, con un “Gracias por abrir mis ojos”, Noel produjo una sonrisa falsa.

— ¡Esta idiota! ¿Hay alguien que bosteza en un lugar así?

—No aliviaré la tensión si lo retengo. Debido a todos esos pensamientos complicados, bostezo por mis sentimientos de angustia. Sir Cynthia, ¿podría perdonarme, por favor?

Noel puso una expresión seria para acompañar sus palabras que suenan como una verdad. Era una actuación que, probablemente, engañaría a cualquiera que la viera por primera vez.

— ¡Deja de mentir y disculparte sin sinceridad!

—Lo siento.

Noel se disculpó rápidamente, después de todo, el puño de Cynthia parecía a punto de volar.

—Aun así, aparte de ser alguien que se destaca en las artes militares, ahora eres un caballero y un comandante de cien. Seriamente…

—No hay esperanza para el futuro, eh.

El puño voló ágilmente hacia la cabeza de Noel, de modo que Noel se agarró la cabeza y se agachó.

—Escucha bien, caballero Noel. Te has convertido en un comandante de cien que dirigirá a los hombres. ¡Separe en su corazón que ahora debe mantenerse digna y siga las regulaciones!

— ¡Lo entiendo muy bien!

De pie y con un exagerado asentimiento, fijó la insignia de rango que acababa de recibir en su pecho. El ícono reluciente y brillante lucía agudo. Mostrandolo con orgullo en su pecho, se encontró con los ojos de Cynthia, mientras una vena se hinchaba en su sien.

—Pareces muy contenta, pero soy un comandante senior de cien. En resumen, ¡significa que todavía tienes que cuidar tus palabras!

— ¡Sí, lo entiendo desde el fondo de mi corazón!

Cynthia suspiró, preguntándose si a Noel no le faltaba comprensión. Después de acariciar suavemente a Noel en la espalda salió, mientras canturreaba una melodía.

—Por cierto, se te ocurrió un apellido muy rápido. ¿Algo te gusta del nombre Vosheit?

—No, realmente no. Pero no pude pensar en nada más, así que pensé que era lo suficientemente bueno, eh, Lord Edrich.

—Eso me hace sentir incómoda, así que llámame Cynthia. No me llames Señor tampoco.

—Ya Veo. Entonces, así lo haré. Es mejor si Cynthia es Cynthia, después de todo.

Noel hizo flotar una sonrisa infantil sin rastro de malicia.

Junto con Cynthia, salió del castillo. La luz del sol brillaba en su nueva condecoración. Asintiendo con satisfacción, Noel comenzó a correr a un ritmo rápido. La pregunta de Cynthia de antes, había sido si ella realmente había pensado un poco antes de decidir su nombre. Preocupada de que si hablaba de eso, se hubiera burlado de ella o incluso la hubiera despreciado, había esquivado la pregunta sin pensar. Era verdad, al usar el apellido Vosheit, ella le había dado “significado” a su propio nombre. Ella tenía el buen nombre de Noel y el mal nombre de Vosheit. Una sombra nació detrás de cada haz cegador del sol. El sol creó tanto la luz como la sombra y ella quería crear un nombre que uniera las dos cosas. El nombre Noel era del gato extraño en el libro de imágenes. Así Noel era un nombre muy adecuado.

Luego estaba “Vosheit”, el nombre tallado en el bident de Noel. Escrito en un diseño rojo sangre que, aunque parecía estar a punto de borrarse, no se eliminaría. Noel no sabía qué significado tenía, pero pensó que no podía ser bueno. La lanza era uno de sus tesoros, pero no había error en que no era un producto maravilloso. Por el contrario, sólo podía verse como un arma maldita. Quemó a todos aquellos que lo tocaron aparte de Noel y, de vez en cuando, sintió que estaba absorbiendo poder. Además, tenía la sensación de que se podía oír algo que salía de ella las noches después de un día lluvioso. Sentía que esa extraña voz la atraía, aunque aparentemente venía de la nada, por lo que en esos momentos siempre se iba a dormir apresuradamente. Más importante aún, mientras ella pudiera soportarlo, podría producir fuego, no se oxidaría, se vería bien y sus manos se habían acostumbrado a ello. Parecía algo de una vez en la vida y como ella no entendía su significado, había pensado que estaría bien si volviera a los siniestros personajes su nombre.

— ¿Un nombre sólo para mí? Probablemente, todos también quieren uno.

Honestamente, cualquier cosa que no fuera un número, estaba bien para ella. Cualquiera que fuera su apellido, su yo actual aún era Noel, después de todo. Noel debía continuar por el bien de todos. Tenía que aguantar, aguantar y seguir aguantando hasta el final. Siempre avanzando como prometió que lo haría.

♦ ♦ ♦

Nota del autor:

Noel Vosheit, Comandante de Cien

Muy distinguido. Ella se ha convertido en una con su propio contingente personal de soldados.

Cada uno tiene su propio salario y como ella debe cuidarlos, debe tener cuidado de no emplear demasiados.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *