La chica que sostiene el anillo – Capítulo 17: Martillo de Caza

Traducido por Kiara

Editado por Michi


En la frontera de Bahar y Coimbra a lo largo de la carretera que unía las dos provincias, se había erigido un punto de control desde el que ambos lados se vigilaban estrechamente. En ese mismo lugar se estaban haciendo los preparativos para una gran cerca entre las dos provincias.

Teóricamente, como ambas provincias son parte del imperio Horsheido, no hay necesidad de tal cosa; sin embargo, debido a su reciente alejamiento, ambas partes consideraron que era una necesidad. Antes de que las minas de oro de Coimbra se secaran, la ruta había sido muy popular y las relaciones habían sido muy buenas, pero como Grohl y Amil se habían convertido a su vez en virreyes, la situación se había vuelto cada vez más tormentosa. Al canalizarse aún más la división entre los dos, Coimbra y Bahar habían armado la frontera y continuaron sus esfuerzos de fortificación sin obstruirse hasta hace poco. No tenían un comercio oficial limitado, pero las cosas en la frontera se habían puesto increíblemente tensas. Es fácil comprender por qué los rumores de que la guerra estaba en el aire se habían vuelto tan frecuentes como lo habían sido.

Justo al sur del punto de control, un pelotón baharés que contaba con unos 50 soldados, fue escondido en los vastos bosques de la costa. Habían recibido más refuerzos para su misión actual que nunca antes. No estaban suministrados con equipos baháricos, ni llevaban ninguna bandera consigo, estaban dedicados a disfrazar su afiliación con Bahar, se aseguraron de tener la apariencia de, en el mejor de los casos, una banda de mercenarios, o en el peor de los casos, una banda de ladrones. El anciano al mando de ellos, el líder de su pelotón, puso su dedo en un mapa que había trazado.

—Este pueblo es el objetivo de hoy. Todos, asegúrense de confirmar las rutas de escape por si acaso. Si se pierden, no regresaremos por nadie. Entonces, en caso de que te encuentres en esa situación, piensa en un plan por ti mismo.

—Por supuesto. Estamos enterados de eso.

—No somos como esos burros de Coimbra. Somos el glorioso cuerpo de construcción de Bahar.

—Está bien si lo comprenden.

—Como de costumbre, saldremos a pie y regresaremos en un carruaje, quizás hasta tomemos una siesta en el camino. No habrá problemas.

Un soldado rió con confianza. Los cuerpos de la construcción ya habían logrado tres misiones de reconocimiento y dos misiones de incursión. Habían compilado encuestas muy detalladas, y por eso a menudo se jactaban de saber cómo conocían la tierra mejor que los mismo pobladores de Coimbra. Los suministros para los preparativos de la muralla tenían la forma de vagones de transporte. Su deber era robar esos carros y regresar con los bienes.

—Parece bastante fácil pero aun asi no bajen la guardia. No hagan caso a las turbas frenéticas. Morir a manos de aldeanos, es lo mismo que morir como un perro.

Los informes de las recientes redadas probablemente ya habían llegado a la capital de Coimbra, a pesar de eso no parecía haber muchas tropas aparte de los del área local, ya que no habían descubierto la verdad detrás de quién estaba realizando las redadas. Es posible que hayan pensado que esos acto fueron producto de restos del ejército rebelde, o simplemente de bandidos regulares.

—Es cierto que la defensa se ha puesto bastante tensa, pero atacaremos por la noche.

—Ningún soldado trabajaría tanto en los turnos de noche como lo hace durante el día, el salario es bastante escaso.

Uno de los hombres escupió frívolamente.

— Vaya ¿Eso no nos convierte en soldados modelo?

No podían darse el lujo de ser tan optimistas, aunque era cierto que los estándares baháricos eran más altos que los de otras provincias.

—Hemos sido bendecidos, ya sabes. En primer lugar, recibimos un pago especial por esto.

—Dejen su charla, tenemos nuestras órdenes. Recibiremos aún más cuando Lord Amil se convierta en emperador.

—Lord Amil está prestando mucha atención a nuestro trabajo. Él nos recompensará absolutamente por nuestros trabajos. Todos ustedes son jóvenes, por lo que deben fijarse bien y trabajar para obtener méritos.

Si el saqueo continuaba cerca de la región fronteriza, incluso un tonto notaría que algo estaba mal. Tampoco había manera de que los bandidos desorganizados pudieran mantener tal consistencia. Alguien tenía que haberse dado cuenta de que era obra de Bahar. Las patrullas fronterizas de Coimbra estaban aumentando. Asaltar de nuevo, a pesar de todo eso, no podía ser más que una provocación, pero el comandante supremo de Bahar, Amil, parecía apuntar a eso. El virrey de Coimbra, Grohl, contra todas las expectativas, todavía no había actuado, aunque tenía un temperamento explosivo. Se desconocía si estaba o no sentando las bases de algo o simplemente amasando fuerzas. En cualquier caso, era cierto que Amil había querido atacar al enemigo, y probablemente estaba conspirando para aplastar a su oponente con el pretexto de exterminar a los insurgentes.

—A pesar de que todavía es joven, no va a ser fácil tomar el control. Aunque pensemos que está en condiciones de gobernar el imperio.

— ¿Dijiste algo, capitán?

—No, nada, solo que creo que Amil tiene la disposición de un emperador.

Si iba a convertirse en una guerra entre dos provincias en el imperio del sol, sería una guerra civil, pero se sentía casi como si el emperador Befnam solo estuviera mirando la situación, para saber cuál de los dos estaba mejor preparado para el trono. Befnam también había derrotado a sus hermanos en su intento por obtener el trono, y en el seguía habiendo un sentimiento común de que era necesario derramar algo de sangre al alcanzar una posición tan honrada. Era una forma de pensar que el comandante del pelotón no podía entender, habiendo nacido en una de las cunas más humildes. En cualquier caso, iba a convertirse en una guerra. Amil estaba bien preparado y se iba a preparar para lo que Grohl decidiera hacer en respuesta. Pensó que era mejor si él y los soldados como él simplemente seguían el plan. Quería poder retirarse cómodamente si podía sobrevivir hasta el final de la gran guerra que estaba por venir.

Golpeándose las mejillas para despejar los pensamientos innecesarios, se volvió y llamó a sus subordinados.

—De acuerdo, cuando parezca que es hora de que el sol se ponga, comenzaremos las operaciones. Descansen hasta entonces. Estoy seguro de que lo saben sin que  lo diga, pero…

—No actúen de forma sospechosa, pero mantengan la calma, ¿verdad?. Lo sabemos.

—No queremos que suceda nada malo si no agotamos antes de cumplir la misión, ¿verdad?

—Es bueno que lo entiendan. Lo he dicho antes, pero no bajen la guardia. Lo más peligroso es cuando subestimas al enemigo. Es bueno aprender de sus predecesores — el comandante del pelotón examinó los rostros de sus hombres, cambió su tono y asintió con una expresión seria —, Es por eso que me repito con tanta frecuencia.

Sus hombres eran más cautelosos que el promedio, y su moral era alta. A diferencia  de la financieramente tambaleante Coimbra, Bahar estaba prosperando. Los soldados estaban bien pagados, e incluso si murieran en la batalla, sus familias estaban garantizadas para recibir apoyo. No había manera de que la moral no fuera alta. No cabía duda de que esta misión tendría éxito como siempre. El comandante del pelotón asintió satisfactoriamente mientras patrullaba los terrenos. Si continuaran acumulando experiencia con éxito, sus jóvenes subordinados seguramente podrían apuntar alto.

Estando cerca de sus 50 años, podía sentir sus límites, pero los jóvenes no estaban tan agobiados. Amil y su mano derecha, Falid, eran jóvenes líderes, y su ascenso solo bastó para llenar a los jóvenes de sueños y ambiciones. Cuando el joven Amil había sido nombrado como virrey, pensó que era probable que el pueblo se sometería a una pobreza impensable, pero el mundo era un lugar incomprensible. Nunca hubiera soñado que Amil hubiera podido recaudar tanto dinero como lo había hecho. Si tomara el trono, entonces no solo Bahar estaría bajo la protección de Amil, sino que, en ese caso, todo Horsheido estaría detrás de él, y la prosperidad estaría casi garantizada.

Cualquiera que esté vivo seguramente se encontrará con una prosperidad aún mayor. La nación de Coimbra recibió  el palo mas corto debido a la oposición de su líder de Amil, ya que la provincia también había llegado a tener relaciones frías con las provincias de Gemb y Giv de las cuales mensajeros habían estado visitando repetidamente Bahar en lo que probablemente era un intento de acercarse al próximo emperador. Se habían asociado previamente con Grohl. Circulaban rumores de que el Ejército del Círculo Rojo y su rebelión eran obra de Amil, pero que había terminado en vano. Independientemente de la verdad detrás de la rebelión, con el declive de la fortuna de Coimbra, todos sus partidarios huyeron..

—Esto debe ser el llamado destino. O tal vez la voluntad del dios sol. El futuro cercano es oscuro; Una historia verdaderamente terrible, ¿eh?

— ¿Qué es, capitán?

— Nada, solo me siento mal por Coimbra. Lo que les espera es solo un infierno de aquí en más

— Jaja, qué amable. Pero, ¿cómo los robarás si sientes pena por ellos?

— Entonces, ¿vas a tener lástima de ellos esta vez?

Los soldados se abalanzaron sobre sus palabras. Por supuesto que no tenía ese tipo de intenciones.

—Un trabajo es un trabajo, al final del día. Se debe utilizar toda la fuerza. Así es como funciona el mundo.

Había mantenido su voz bajo control y les mostraba cómo sonreía mientras mataba. Su misiones habían sido tan exitosas que aún no había perdido a un solo hombre. Si pudiera retirarse, y verlos crecer magníficamente, podría haber compensado todos los problemas que había vivido y muerto a su lado. Después de acariciar su barba sin afeitar, el comandante del pelotón descansó contra los arbustos para dormir una siesta. La noche los bañó a la luz de la luna como para anunciar el éxito de su misión.

La luz se estaba desvaneciendo en la aldea fronteriza de Coimbra, y no había rastro de vida humana. No había ninguna razón para recordar el nombre de un pueblo que iba a ser allanado. No se sabía si la aldea había sido abastecida por suministros suficientes o no. Solo importaba una cosa. El comandante del pelotón convocó a sus hombres con una señal de mano. No había ninguna razón para matarlos a todos, pero no dudarían en eliminar cualquier resistencia. Los aldeanos no tenían forma de vigilar de noche, por lo que la infiltración se había logrado fácilmente. El resto debía ser como estaba previsto: prender fuego a un edificio para asustar a la aldea, atar a todos los hombres en un lugar, amenazar al jefe de la aldea, tomar los suministros que estaban allí y retirarse. Las brigadas  reales probablemente se llevarían a algunas mujeres también, pero no había necesidad de cargar con eso. Ellos solo debía tomar bienes y materiales.

—Está bien, en cuanto se extienda el fuego, será la señal para atacar a los aldeanos.

—Sí señor.

El comandante del pelotón señaló a cada hombre a su posición, y los soldados sacaron las brasas que habían preparado. Tomando un bote de aceite de su cinturón, un soldado tiró su contenido al costado de un edificio de madera. Los segundos fueron tensos. Tragando nerviosamente, miró a cada uno de sus hombres. Todos asintieron, señalando la finalización de sus preparativos. Era hora de empezar.

—Está bien, enciende el…

—¡¡Basta, incendiarios !! ¡¡No muevan ni un músculo !!

Junto con una voz audaz, muchas personas aparecieron en los techos de las casas, antorchas en mano. La entrada al pueblo, no, toda la zona circundante se iluminó en la noche. Iracundamente, hombres armados salieron desbordados de la puerta de la casa que iban a quemar uno tras otro. Un número desconocido de ellos se había estado escondiendo en el pueblo.

— ¡Mierda!

Arrugando la cara, uno de sus subordinados desató el fuego y recibió una flecha en la frente. Pasó a través de su cráneo, y golpeó la casa detrás de él. Su boca se abrió y se cerró varias veces antes de que cayera muerto, su lengua se apoyó en el suelo.

—Barbas te dio una advertencia, sabes. Así que moverse es malo. Puedes escuchar, ¿no?

Lo que oyeron fue la voz de una joven de uno de los tejados. Con los ojos atraídos por el sonido, el comandante del pelotón vio a una mujer armada, que ya había lanzado su segunda flecha, después de haber lanzado el disparo anterior. Su único rasgo distintivo en la noche era su cabello rojo que reflejaba un marrón rojizo casi sangriento a la luz de las antorchas.

—Capitán, ¿no está bien matarlos? Sé lo que dije, pero no veo ninguna razón para mantener con vida a estos bastardos de mala calidad.

—Bueno, eso es verdad, ¿eh? Pero, finalmente están aquí, y has dicho lo tuyo, por lo que podría ser un poco tarde. Si los matas, ellos no podrán hablar luego, ¿verdad?

—Curioso como siempre, capitán. Bueno, por eso estoy a su servicio.

—Es divertido hablar con todo tipo de personas. Mira, en un viaje intenta hablar con todo tipo de gente, ¿no crees que hará que tu mundo se expande?

—Nunca lo vi de esa manera.

— ¿De Verdad?

Estaban conversando como si su victoria fuera cierta mientras el comandante del pelotón observaba sus apariciones. Al principio pensó que eran soldados de Coimbra, pero su uniforme era diferente. Sin embargo, si los miraba cuidadosamente, parecía que eran ladrones al igual que su pelotón. No había uniformidad en su equipo, y solo la mujer estaba vestida con la armadura de Coimbra. Podrían haber sido vigilantes o mercenarios. Mirando a su alrededor, ellos eran cien pero los que estaban a su alrededor unos trescientos. No era una trampa de la que pudieran escapar. No estaba seguro de si la negociación era siquiera una opción, pero el comandante del pelotón decidió que era su mejor oportunidad. Hizo un gesto a sus hombres para que detuvieran sus espadas y elevó su voz a la mujer en el techo.

—Oi, hablemos primero. Somos ladrones, y este es nuestro territorio. ¿Nuestros objetivos se superponen?

—Hemos venido a capturar a los villanos secretos que han estado asaltando casas. Tú eres nuestra presa. Mira, estamos con el ejército de Coimbran. Ah, pero Barbas aquí es mi subordinado, y estos que lo siguen también.

Tocó su cuerda de arco para amenazarlos, y su expresión se transformó ferozmente, a pesar de que había estado sonriendo alegremente hasta ese momento.

— En ese caso, ¿estarías dispuesto a dejarnos por un pequeño regalo? Esto es Coimbra, así que estoy seguro de que no te pagan lo suficientemente bien, ¿verdad?

—Aunque creo que seremos bien recompensados ​​por atraparlos, muchachos. Así que realmente no lo necesitamos. Y ni siquiera es tu dinero, es de los aldeanos.

La mujer levantó su mano derecha después de ofrecer un —¿No es cierto?

En ese instante, los soldados circundantes sometieron a sus hombres y los ataron. Él no fue la excepción. Era el peor de los casos, pero al menos su identidad como soldados baháres aún no había sido revelada. Por supuesto, como iban las cosas, estaban a punto de ser ahorcados. Buscó una apertura, pero no hubo oportunidad de escapar.

¿Qué debemos hacer? ¿Qué sería lo mejor?

Mientras él pensaba, la mujer en el techo saltó rápidamente frente a él.

—Soy el Comandante del Cien Noel Bosheit de Coimbra. Ahora comenzaré tu interrogatorio. ¡Barbas!

—Sí señor. ¡Eh, tráeme a esos!

— ¡Mierda, fuera de mi camino!

Uno de sus subordinados se levantó y comenzó a correr hacia la oscuridad. Dos más siguieron en la brecha que él creó.

— ¿Qué estás haciendo, los bandidos? ¡Apúrate y tráelos!

—Ahaha, es como un juego del corre y atrapa.

— ¡Ahora no es momento para actuar despreocupado!

—Sí, será un problema si se escapan.

La mujer que se había presentado como Noel levantó el arco y soltó una flecha con fluidez sin ningún signo de impaciencia o temblor. Penetraba la garganta del que huyó primero. Después de haber sido golpeado, él cayó al suelo tras dar unos pasos, ella siguió lanzando flechas y mató a los dos corredores restantes sin demora.

—Woah. Usas muy bien el arco, ¿eh, capitán? Realmente sentí tu habilidad como arquero.

—Realmente no me gusta, porque si la cuerda se rompe, o si te quedas sin flechas, no puedes luchar. Hmmm, para mi las lanzas y martillos de guerra son el camino a seguir. Puedes seguir usándolos, son agradables y resistentes, y si alcanzas los signos vitales, obtienes un asesinato instantáneo.

Noel se quitó el martillo de guerra de su cinturón mientras hablaba, y ella llevaba una lanza boca abajo en su espalda. Preguntándose quién era ella, el comandante del pelotón sucumbió a su miedo. Tanto antes como después de matar a sus hombres, ella había seguido actuando como si no fuera nada importante.

— ¿Q-qué eres?

— ¿Qué? Dijiste que era Noel, ¿verdad? Por cierto, ustedes son soldados baháricos, ¿verdad? Creo que me gustaría que me dijeras dónde llevaste todos esos suministros que robaste.

— ¿D-de qué estás hablando? S-solo somos bandidos…

—Oh, te castigaré cada vez que mientes o te quedes callado, ¿de acuerdo? Barbas, pásame esos clavos que nos dieron los aldeanos. Además, no queremos molestar a los aldeanos en medio de la noche. Ellos necesitan de su sueño.

— ¿Quieres que yo haga todo lo posible?

—Puedes esperar allí. Voy a hacer esto correctamente.

—N-no, eso no va a pasar.

—Bien entonces. Asegúrate de sostenerlo apropiadamente .

Se agachó después de hablar, y de repente clavó el largo clavo de hierro en la pierna derecha del subordinado que estaba sentado al lado del comandante del pelotón. Tres más fueron golpeados de la misma manera, y su cuerpo se retorció cuando el dolor se manifestó en su rostro. Aunque estaban restringidos y amordazados, su angustia era palpable.

— ¡¿Cómo pudiste?!

—Continuaré con el próximo cuando el esté muerto. Prepárate, ¿de acuerdo?

— ¡Detente!

—El siguiente será en la pierna izquierda. Después de eso las rodillas, manos y brazos. Ah, vamos a romper realmente en sus hombros mientras estamos en eso. La cabeza es la último, así que si vas a hablar, será mejor que lo hagas rápido.

Un clavo oxidado fue clavada en su pierna izquierda cuando ella terminó de hablar. El pobre hombre estaba frenético en ese momento, pero estaba bien sujeto y no podía liberarse. Con sus ojos inyectados de sangre y espasmos desgarradores, su cuerpo se empapó de sudor. Sólo la mordaza evitó que escucharan sus gritos angustiados. Estaba claro que moriría a medida que las cosas progresaban.

— ¡Está bien, ven aquí! Tú eres el próximo. ¡Prepárate como dijo el capitán!

— ¡P-por favor no!

El siguiente sacrificio se negó a moverse. Al ser testigo de la brutalidad que lo esperaba, el hombre comenzó a gritar en señal de que no quería morir. No fue en absoluto como una muerte en el campo de batalla. Probablemente no había nadie que pudiera permanecer tranquilo frente a la horca. Los propios dientes del comandante de pelotón ya estaban haciendo ruido.

—Si quieres que se detenga, todo lo que tienes que hacer es apurarte y hablar, sin embargo. Si dices la verdad, dejaré ir a todos menos a su líder. Ese es el trato. Entonces, ¿dónde llevaste lo que robaste?

—Nggg… n-no cl…

Noel hizo una mueca cuando parecía que iba a fingir inocencia, y sonó alegremente las uñas en su mano. Si él dijera que no lo sabía, tendría otro clavo. El comandante del pelotón se preguntó si era un buen momento para hablar. No pudo hacer nada más que decirles la ubicación de las reservas, pero ese podría haber sido un pequeño precio para pagar las vidas de sus hombres.

— ¡Capitán, ella realmente va a poner esos clavos en nuestros cuerpos!

—Lo entiendo. Voy a hablar ¡Te contaré todo lo que sé! Hay un mapa en mi bolsillo. Te… mostraré dónde están las reservas, así que, por favor, ¡sólo detente!

—Bien ahora…

El hombre de pelo blanco llamado Barbas tomó el mapa, y con manos temblorosas, el comandante del pelotón anotó las ubicaciones en él. Por supuesto, tal acto era imperdonable, pero no podía detenerse ante ningún otro sacrificio. Él aceptaría la plena responsabilidad. Barbas le mostró a Noel el mapa, quien asintio, se dio la vuelta y llamó a un individuo encapuchado.

—Riglette, te dejo el resto. Saldré un poco.

—¿A dónde irás? Dudo que lo haga, pero no podría intentar recuperar las reservas…

— Sí, lo haré. Primero desecharé los suministros de estos tipos, luego destruiré su puesto de avanzada. Después de eso voy a sacar todas las cosas de sus almacenes.

— ¿Q-qué clase de locura es esa? ¡¿No es nuestra mision recuperar  los suministros?!

—Ahaha, es la oportunidad, la oportunidad —, se acercó Noel mientras hablaba, —Oye, no pareces ser flexible.

— ¿Q-qué?

—Te lo estabas tomando con calma. Te hemos estado observando desde que estabas en el bosque. ¿No te diste cuenta?

Inclinándose cara a cara con él, Noel acunó su barbilla con ambas manos. Tenía una suave sonrisa, pero sus manos todavía estaban manchadas de sangre. Como si hubiera sido golpeado por un rayo, sus pensamientos se confundieron.

— ¿T-todo el tiempo?

—Está bien. También te vimos durmiendo tranquilamente. Podríamos haberte matado en cualquier momento, pero pensamos que sería mejor guiarte a una trampa. Si hiciéramos demasiado alboroto, habrías regresado a tu puesto después de todo. Siempre transportaste lo que robaste a caballo, ¿verdad? había marcas de carros en el bosque. Me aseguré de investigar adecuadamente.

—No hay… solo… manera…

Su cuerpo entero temblaba. El monstruo ante sus ojos lo estaba mirando desde la oscuridad. Una hoja presionada contra la parte posterior de su cuello. La cara del comandante del pelotón se encogió de consternación cuando Noel dio sus órdenes.

—Está bien, así que llevemos a ese comandante al virrey. Probablemente no sea suficiente prueba, sin embargo. Cuida de él, Riglette.

—Entendido. Tenga en cuenta, sin embargo, que informaré todo lo que haga. Esto está claramente fuera de lugar.

Riglette combinó sus palabras con un saludo.

—Capitán, estamos listos para irnos. Ah, y siéntete libre de ordenar la muerte de esa maldita mujer en cualquier momento. Sus subordinados aquí amarían su ayuda. Está es la oportunidad, así que hagámosla ahora mismo. Solo una pequeña señal.

Barbas saludó a Noel mientras atestiguaba su odio hacia Riglette, quien chasqueo la lengua una vez más y respondió de manera intencionalmente moderada:

—Disculpe, señor de cabello blanco, ¿podría dejar de respirar tan mal aliento? El hedor a podrido podría causar daño cerebral a los que estamos a su alrededor.

—No quiero escuchar eso de ninguna perra suicida y sombría. No haces nada porque eres débil y estúpida. Si murieras, los malditos impuestos probablemente bajarían. Lo sé, deberías apresurarte y matarte. De esa manera nunca tendríamos que vernos otra vez.

—Eres un perro marcado por tus crímenes que perdió ante el capitán. Por lo menos deberías cuidarte la espalda.

—No soy lo suficientemente senil como para ser apuñalado por ti, perra. El capitán es miles de veces mejor que tú.

—Hablas muy alto, tal como un bandido. Ve a buscar algunas rocas sin valor en las montañas o algo así, o acaso quieres ser  un cebo bárbaro mono.

—¡No te burles de nuestro trabajo vixen! ¡Has tenido una vida de lujo debido al oro que desenterramos!

—Ja, ¿qué clase de idiota solo sabe cavar? Es lo mejor para usted escuchar con obediencia lo que los nobles le decimos que haga como un mono salvaje.

— ¡Hija de puta, te acabaré!

Barbas y Riglette estaban eternamente molestos en la garganta del otro.

Después de divertirse con el espectáculo por un tiempo, Noel finalmente acabó con la situación.

—Bien, bien, eso es suficiente, suficiente.

—Oye, es bueno que se lleven bien, pero estamos muy ocupados en este momento. Tenemos que hacer esto por la mañana.

— ¿Nos llevamos bien? Capitán, ¿tus ojos se están pudriendo? En primer lugar, tomar a estos matones como subordinados es ciertamente absurdo. Creo que deberías limpiar mucho mejor esas gafas.

Riglette repitió sus abusos en rápida sucesión. Barbas la empujó fuera del camino.

—Oye, capitán, deberíamos apresurarnos y descartar esta mierda. Entonces le enseñaremos una lección. A pesar de que ella no puede hacer nada por su cuenta, ¡todavía nos menosprecia! No puedo soportarlo.

—Dije que no tenemos tiempo. ¿Podría ser que no me escuchan? En ese caso, ¿debería decirlo de nuevo para que lo entiendan?

La sonrisa de Noel se convirtió en una expresión seria, y tanto Barbas como Riglette se enderezaron de inmediato, con los rostros rígidos porque en las manos de Noel estaban su martillo de guerra y los clavos de hierro.

—Barbas, toma 100 hombres para seguir adelante y sacar sus suministros. Conseguiré el resto, y destruiré su cuartel general. Nos reuniremos en el almacén.

— ¿No es un plan un poco áspero? ¿Es audaz, o…?

— Es porque el enemigo no está preparado en este momento. Si somos rápidos, estoy seguro de que saldrá bien. En realidad, ahora es el único momento en que podemos hacerlo.

—Si el capitán lo ordena, no sirve de nada, ¿eh? ¿Y si no hay nada allí? ¿ y si mienten por miedo a la muerte?

—Si no hay nada allí, le agradeceremos. Así que, bueno, de cualquier manera estará bien. Si no es bueno, al menos tuvimos un paseo.

Noel se estaba riendo, pero qué cara pondrían si se ella descubría sus mentiras, no lo sabían. Sus mentes produjeron terribles premoniciones.

—Además, aparte del trato, ¿no está mal si alguno de ellos se escapa? Si los liberamos, inmediatamente se lo dirán a sus colegas.

Barbas pateó a algunos de los subordinados.

—Un trato es un trato, así que tenemos que dejarlos ir. Bueno, lo que sucede después de eso es otra historia, sin embargo.

El comandante del pelotón se encontró sorprendentemente enojado por las implicaciones detrás de las palabras de Noel. Él sólo estaba cooperando por su seguridad después de todo. Si eso no iba a suceder, no había manera de que filtrara algo.

— Oi, ¿qué quieres decir con “otra historia” !? ¿No fue el trato para dejarlos ir?

—Sí, según el trato, te pasaremos por alto. Te he perdonado, pero ¿qué pasa con los aldeanos que probablemente serán atacados? Hay rumores de que has venido aquí, ya sabes varias veces. Puede haber algunos que todavía guardan rencor.

—¡No me jodas! ¡El trato era para proteger a mis hombres!

—Ahaha, no te protegeremos activamente, sabes. Con eso fuera del camino, estoy bastante ocupado…

Noel les aconsejó que hicieran todo lo posible, ya que comenzó a alejarse como si hubiera perdido todo interés en ellos. En su lugar apareció una multitud de aldeanos furiosos que llevaban azadas, hoces, hachas y otros implementos agrícolas. No tenían piedad para los que habían quemado sus alimentos y robado sus suministros. Riglette se adelantó, y murmuró en tono escalofriante que había venido a buscar al comandante del pelotón cuando se lo llevó, dejando que los aldeanos persiguieran a sus subordinados aún atados.

—Bastardos, ¿creen que se saldrán con la tuya? ¡Si ustedes también son soldados, deben tener alguna simpatía! ¡Te lo ruego, por favor, salva a mis hombres!

—Como prometí, no los voy a matar. No veo ningún problema con eso. También… —, Noel se volvió, sonriendo ampliamente de una manera agradable,—el mundo está lleno de cosas irrazonables, ¿no es así? Entonces, realmente no se puede evitar. Si no lo crees, al menos un poco, no puedes seguir viviendo.

♦ ♦ ♦

Después de terminar de informar a su padre lo ocurrido después de regresar a la capital, Riglette abrió un cuaderno luego de un breve descanso en su habitación. Wilm había parecido casi como si no creyera lo que estaba oyendo, y Riglette también se sentía ridícula al presentarla. Noel había liderado el Bloque de hormigas blancas en una redada en el almacén en la frontera de Coimbra-Baharan. Una vez que habían retomado los suministros, establecieron un ataque en el puesto desde el que los guardias de la frontera patrullaban, derrotándolos. Habían ido tan lejos como para asaltar las tiendas baháreas, y habían demostrado destreza demoníaca cuando habían atacado con éxito, y habían vuelto a tomar los suministros. Riglette, naturalmente, había dudado de la historia la primera vez que la escuchó, pero no había espacio para dudas cuando le mostraron los almacenes recién llenos. Había suficiente para compartir con las aldeas que previamente habían sido allanadas.

—Un verdadero monstruo. Ella es prácticamente un demonio de los viejos cuentos.

Grohl había estado de tan buen humor que la había elogiado abiertamente y le había otorgado la Cruz de Coimbra. El resultado final fue que Noel sería promovida para convertirse en una comandante principal de cien si ella tenía éxito en su próxima misión. Era como si se estuviera deleitando en su alboroto de arruinar todo continuamente desde la rebelión. El Bloque de Hormigas Blancas, más que simplemente un buen desempeño durante el período de juicio, fue aceptado por el ejército de Coimbra por su éxito. Sin embargo, había un algo más que Noel debía considerar. Los compañeros de Barbas eran alrededor de quinientos ex mineros que habían aceptado posiciones en el ejército de Coimbra. Era bastante obvio que un comandante del salario de cien no tenía suficiente en su capacidad para apoyarlos, pero naturalmente se habían unido a la unidad de Noel.

—Con la destreza militar, el juicio sereno y las habilidades de liderazgo que demostró al someter al Bloque de las Hormigas Blancas, esa chica de campo parece tener el aspecto de una leyenda.

Ella tenía defectos, pero Riglette no creía que ella tuviera la esperanza de imitarla. Se preguntó si la sangre de Wilm y el pedigrí que traía, era lo único que tenía sobre Noel. El resto de sus habilidades se quedaron cortas. Riglette fue incapaz de negarlo. No había duda de que Noel seguiría distinguiéndose en el ejército de Coimbra ahora que se había ganado la confianza del virrey. Como su ayudante, Riglette tendría que ser testigo de todo claramente debido a las órdenes de su padre. Aparte de eso, Noel probablemente sólo sería un héroe por un corto tiempo. Wilm había abandonado a Grohl. La prueba de ello estaba en cómo se estaba acercando a Amil de Bahar. En algún momento, probablemente iba a utilizar su posición como general importante en el ejército de Coimbra para hacer algo. Eso significaría el final de Grohl y se convertiría en el telón final del drama heroico de Noel. Riglette no tenía simpatía hacia Wilm, pero no dudaba de su habilidad con los planes. Ella no tenía intenciones de revelarlo a Grohl. Ella no tenía ningún interés en quién estaba en la cima. Ya, ella era apática de cualquier resultado.

—Tonto, absolutamente tonto.

Riglette tomó su daga y colocó la hoja en su cuello. Ella tenía pensamientos de muerte muchas veces antes; sin embargo, nunca antes había sentido realmente la realidad de lo pequeña que era, y su total falta de habilidad. No había nada bueno que pudiera hacer, ni siquiera si Wilm tomara las riendas de Coimbra. Su padre y su hermano todavía se burlarían de ella, y todos todavía la verían como su hija inútil. Ella había pensado que algún día se establecería, pero eso era solo un sueño. Un tonto siempre sería un tonto. Ese bárbaro Barbas tenía razón, por lo que pensó que sería mejor si acabara de morir.

—Sin embargo, nadie se molestaría si yo muriera. Ah, que tonta.

Esta vez fue diferente, ella tenía la voluntad de seguir adelante. La fatiga era más fuerte que su miedo. Ella le dio las gracias sarcásticamente a Noel en su mente. Wilm y Leue se sentirían aliviados sin duda alguna. La odiaban a pesar de que estaba relacionada. Con un último movimiento, Riglette se preparó para balancear su espada una última vez.

—Oh, es el suicidio estándar de Coimbra. Parece que habrá mucha sangre. La limpieza será un dolor de cabeza estoy segura.

— ¡Pfft! C-Capitán Noel, ¿por qué estás aquí?

—No respondiste a mi llamado, y la puerta estaba abierta, así que me entrometí. ¿Lo siento?

Noel aceleró a través de la brecha entre ellos, sujetando la mano que sujetaba su daga.

—Lo que me enseñaron fue insertar la hoja en el centro. Eso definitivamente te matará. Solo que, eso parece que dolería.

Noel cerró un ojo y se frotó la garganta. Aunque Riglette se sorprendió brevemente, su ira estalló.

— ¿Por qué ha venido aquí, el nuevo héroe de Coimbra? ¿Viniste a reírte de la mujer tonta cuyo único valor es su sangre?

—Um, bueno, Cynthia dijo que no estabas actuando normalmente, así que debería cuidarte. Y, bueno, pensé pasarme mientras estaba en eso.

—Entonces podrías por favor irte ahora. No importa si vivo o muero, ¿verdad? No te afecta en absoluto. Para ser sincero, eres completamente un dolor en el trasero.

Riglette chasqueó la lengua mientras intentaba ahuyentar a Noel. Su rango era técnicamente idéntico, pero no era una actitud que se debía tener hacia un oficial superior. Se estaba arriesgando a ser golpeada por el martillo de guerra en el cinturón de Noel, y completamente de acuerdo con ese resultado, Riglette se aseguró de ser grosera a propósito.

—Bueno, es así. Veras, sería un desperdicio morir en un día tan bello como hoy, ¿no?

Dicho esto, Noel abrió las cortinas, llenando la habitación con la luz de la ventana. Era ciertamente un cielo irritantemente claro.

— ¿Qué tiene que ver el clima con la muerte? ¡Eso es ilogico!

—Están super relacionados. No quiero morir en los días soleados. Estaré demasiado ocupada absorbiendo la luz del sol. Morir en un día soleado no me pasaría nunca por la mente —, Noel soltó una risa despreocupada.

Con un rostro tan estúpido, las hazañas militares de esa chica de campo se volvieron de alguna manera inaceptables. Ya había dos casos en los que había capturado a la cabeza de un grupo rebelde. No era digna del término héroe.

—Entonces muere bajo la lluvia.

—Eso tampoco va a suceder. Morir en un día de mierda bajo la lluvia sería absolutamente horrible. Incluso si mueres, apestaria fuera un dia lluvioso. Tampoco me gustaría morir en un día nublado, sería a medias.

—Soleado no es bueno, la lluvia no es buena, las nubes no son buenas. ¿En qué momento vas a morir?

Riglette parecía disgustada, y Noel asintió profundamente.

—Está bien. No moriré hasta que encuentre la felicidad. Necesito proteger mi promesa a todos.

—La felicidad, ¿verdad? dices que quieres ser feliz, pero no sabes cómo hacerlo. ¿Eres retrasada?

—Sí, por eso lo estoy buscando.

—Si no sabes qué es la felicidad, buscarla es absurdo. ¿En realidad eres retrasado?

Riglette continuó molestándola, pero Noel solo sonrió débilmente después de un leve asentimiento.

—Ahaha, eso podría ser cierto..

—No es podría ser, es absolutamente cierto. Eres retrasada.

—Bueno, si eso es lo que dices, no puede ser ayudado. Hay todo tipo de cosas absurdas en este mundo, después de todo.

Después de murmurar alegremente para sí misma, Noel comenzó a arrugar el cabello de Riglette con ambas manos.

— ¿Q-qué estás haciendo?

— Insultas a la gente, y la tocas, y cuando eso sucede, tus ojos brillan súper oscuro. Eso es lo que obtuviste de tu intrigante familia. Al igual que tu papá.

— ¿Es eso un cumplido?

— No, te estoy alabando, ya sabes.—Murmurando.

Riglette se levantó para irse con su cuchillo, pero se sentó porque necesitaba repensar.

—Oh, ¿has decidido no morir?

—He agotado mi fuerza de voluntad con tu estúpida conversación. Pospondré la muerte por el momento.

—Entonces, ¿te gustaría buscar la felicidad conmigo? Cynthia también está ayudando en la búsqueda, así que si pudiéramos ser tres, apuesto a que rápidamente…

—Tendré que declinar —, Riglette continuó sus palabras con irritación después de enredar su cabello negro alrededor de un dedo, —bueno, incluso si compartieras un poco de felicidad conmigo, podría ayudarte la mínima fracción de tu camino allí.

Con una palmada, detuvo su boca, que se estaba quedando fuera de control, pero era demasiado tarde: el rostro de Noel se iluminó con una sonrisa.

— ¡Sí, lo prometo! Entonces, estamos buscando la felicidad juntos, ¿eh?

Sintiéndose como si un pretendiente arrogante intentara cortejarla, Riglette apoyó la cabeza en la mesa.

Por qué sucedió esto, es como si ella no pudiera entender. Si quiero morir, no puedo dejar que me atrape en su estúpido ritmo. No la entiendo

Mirando furtivamente, vio a Noel estirándose ampliamente mientras se bañaba en la luz del sol. Su cabello originalmente rojo comenzó a brillar cuando estaba iluminado. Su piel pálida estaba teñida de rosa, y Riglette estaba encantada por el brillo aparentemente luminiscente que rodeaba a Noel. Por un momento, Riglette se preguntó si en realidad era un espíritu maligno que había tomado la forma de una flor.

—Aaah, hoy parece que será un buen día también. Ah, podría haber sentido algo de felicidad en este momento .

—Ya ha sido el peor día para mí. Finalmente yo también había hecho las paces. Esto es todo culpa de algunos idiotas.

—Eso es muy malo. En ese caso, te daré algo que te hará feliz.

Después de sus felices palabras, Noel lanzó a Riglette la trompeta que estaba en su cintura. Era una corneta para transmitir órdenes.

— ¿Qué se supone que debo hacer con esto?

—Es un precioso tesoro mío, pero te lo daré. Eres mi preciosa ayudante, después de todo.

—Es un poco tarde, pero no lo necesito, así que te lo devolveré.

Lo sostuvo, pero Noel negó con la cabeza y no lo aceptó.

—No voy a tomar lo que ya he dado. Así es como funciona.

—No lo entiendo en absoluto. Tus acciones son demasiado irracionales.

— ¿Es eso así?

— Sí.

Riglette, suspiro con resignación, mientras sujetaba la trompeta a su cinturón. Si ella se molestara por alguna tontería más, afectaría su capacidad para funcionar en el ejército. Ella había decidido que sería mejor terminar las cosas rápidamente siguiéndole el  juego. Por disgusto e ira hacia Noel, y luego por la pura tontería con que la había bombardeado, la voluntad de morir de Riglette había sido sobrescrita.


Interludio 1 ya disponible en la edición 32 de Kovel Times

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *