La chica que sostiene el anillo – Capítulo 18: Días tranquilos

Traducido por Kiara

Editado por Michi


Aunque los problemas del mundo continuaron proliferando, Noel pasó sus días tan feliz como siempre. Entrenó a todos los miembros del Bloque de hormigas blancas hasta la puesta del sol, y cuando llegó la noche, comenzó a levantar el tumulto con el vino en la mano. Por supuesto, ella no se había olvidado de practicar con su trompeta. Obligó a Riglette a unirse, cada uno de ellos moviéndose con cuidado mientras acostumbraban sus oídos al sonido. Después de dos semanas, sus movimientos habían llegado estaban en tan buena forma que Cynthia comenzó a vigilarlos.

—Maravilloso. Nunca hubiera imaginado que estos eran esos bárbaros… quiero decir, caballeros desordenados. Sí, esto es bastante espléndido.

—Sir Cynthia, no sabemos cómo responder después de cambiar sus palabras de esa manera —, respondió Barbas, riéndose secamente de la rápida corrección de Cynthia.

En su mano estaba la corneta con la que había estado practicando. Tanto a él como a Riglette les habían dadas cornetas por Noel. Riglette era un soldado de Coimbra, y Barbas se hizo mediador para el Bloque de la hormiga blanca.

—Lo siento. Si estás ofendido, me disculpo.

—No, no, no te preocupes por eso. Eres bastante lindo comparado con ese tonta de Riglette. Esa mujer todavía no se ha molestado en vernos como jodidos humanos.

— ¿No te has reconciliado con Sir Riglette, entonces?

—Ha, no hay forma de que me agache lo suficiente para agitar mi cola por esa puta perra que me llama mono. Y sólo hemos reconocido al Capitán Noel, de todos modos. Es por nuestro trato con ella que estamos aquí.

Cynthia asintió vagamente ante la abierta animosidad de Barbas hacia Riglette. El propio estatus de Cynthia era mayor que el de Riglette, pero aún era la hija del general de división Wilm. Su relación padre-hija era aparentemente bastante fría, pero Cynthia todavía se esforzaba por cuidar las apariencias cada vez que se encontraban. Por encima de todo, había que considerar su personalidad. En pocas palabras, a Cynthia tampoco le agradaba. Cada vez que abría la boca, soltaba un torrente de sarcasmo y negatividad. Con toda honestidad, hablar con ella conllevaba el riesgo de iniciar accidentalmente una pelea, por lo que Cynthia se aseguraba de evitarla. Aparte de eso, era impresionante que Noel pudiera siquiera tratar con ella.

—Por cierto, ¿dónde está tu capitán Noel? Vine pensando que ella estaría entrenando contigo otra vez hoy, pero…

—Ah, la capitana dijo que hoy se ha ido a pedir prestado un libro al pequeño príncipe. Hay algo sobre una promesa de mostrar sus libros raros. Estoy a cargo del entrenamiento de hoy.

Era cierto que se había acordado algo en ese sentido. Era difícil imaginar a Noel leyendo algo correctamente, pero las personas no siempre coincidían con sus apariencias. A pesar de la naturaleza ligeramente dudosa de abandonar su entrenamiento para ello, siempre que se relacionara su promesa con Elgar, realmente no se pudo evitar; sin embargo, todavía quería expresar algunas quejas sobre lo importante que Barbas había hablado acerca de estar a cargo del entrenamiento.

—Ya veo, ¿debo mostrar mi cara entonces? No podemos permitir que sea grosera con el joven maestro, después de todo.

—Jaja, puede que ya sea demasiado tarde. Bueno, entonces volveré a mi entrenamiento.

Barbas comenzó a caminar mientras hablaba, corneta en mano. Soltó un tono atronador, y los soldados que estaban enfrentando espadas se lanzaron sobre ellos. Habiendo sido siempre una facción armada, se habían adaptado bastante rápido. Con Noel como su cabeza, estaban seguros de florecer. Cynthia sintió escalofríos cuando se encontró imaginando a su comandante pelirrojo riendo peligrosamente en un caballo al galope, mientras blandía un bident.

—Me pregunto cómo se desarrollará su destino. Hmm, no, no puedo imaginarlo.

Después de una risa tensa, Cynthia levantó la vista hacia el cielo. Recientemente no había llovido, y el buen tiempo también había continuado ese día. Noel estaba probablemente de buen humor por eso.

Cuando entró en los archivos de Coimbra, una voz alegre sonó. Fue cerca de donde estan todas las historias de Coimbra, manuales estratégicos y obras literarias fueron guardadas por los nobles. No parecía particularmente útil en este momento, pero los registros seguían siendo muy importantes. Un bibliotecario especializado estuvo a cargo de la colección. La figura de Noel cruzando sus brazos con un gran cepillo en su boca se hizo visible entre las filas de estanterías, y Cynthia la llamó. Alrededor de ella, Elgar, una doncella y la bibliotecaria se pusieron de pie, mirando con gran intención. Cynthia se acercó sigilosamente, preguntándose qué estaban haciendo, y descubrió que Noel estaba pintando un cuadro en un paño blanco.

—¿Qué es esto? ¿No estabas leyendo un libro raro? Saltar al entrenamiento para pintar es algo muy interesante, ¿no?

— ¡Ueh, Cynthia!

Noel dejó caer el pincel de su boca sorprendida por el repentino llamado de Cynthia a ella desde atrás. Elgar sonrió y rápidamente le ofreció una explicación.

—No estés tan asustada, Noel. Y Cynthia, ya ha terminado el libro arreglado.

—¿Es eso así?

—Sí. Aunque tomó prestados los escritos de un filósofo coimbrano, Noel logró leerlo todo en medio día. No satisfecha con eso, leyó muchos de nuestros manuales militares también.

—¿Es eso cierto, Noel? No trates de engañar al joven maestro.

Cynthia le lanzó a Noel una mirada dudosa después de escuchar la explicación del joven Elgar, ya que Noel parecía estar a punto de declarar con orgullo que había revisado todo el contenido. Siendo Noel, podría haber pasado las páginas con calma incluso en presencia del hijo del virrey.

—Lo leí correctamente, ya sabes. Soy un lector bastante rápido. No pude encontrar lo que quería, pero fue interesante.

—Hm.

—El más interesante es el libro de historia de Coimbra.

—Aunque dudo que fuera tan interesante. Es esencialmente una historia de derrota.

Casi no quedaban registros de la dinastía Coimbran previa a la unificación. Lo que quedó no fue nada más que su patética derrota; Por eso Coimbra tenía la reputación de ser un soldado débil.

—De lo que he concluido, no hay mucho sobre este país, ¿eh? Así es como es el mundo. Lo que importa es lo que hacemos de aquí en adelante.

Noel había comenzado su relato mientras acariciaba grandemente su barbilla. Como ella estaba faltando el respeto al heredero aparente, ella rápidamente recibiría algo de reeducación.

— ¡No hables como quieras, imbécil!

— ¡Ay!

Noel se agarró la cabeza con una expresión miserable después de ser golpeada por el puño de Cynthia.

—Sir Cynthia, por favor, quédese tranquila en el edificio. Hay muchas obras preciosas aquí, por lo que no podemos asumir ningún riesgo.

—M-mis disculpas.

Acompañada por la bibliotecaria, Cynthia se disculpó apresuradamente, extrañando el secreto de Noel, con una sonrisa orgullosa.

— ¡Ah, me sorprendió cuando miré a Cynthia enfadándose! ¡Como se esperaba de Cynthia!

—Oi.

—Solo un minuto…

Girando el pincel una vez, lo puso sobre el paño que empapaba de rojo y, en un abrir y cerrar de ojos, la imagen comenzó a tomar forma. La pieza terminada representaba dos martillos cruzados, probablemente en un intento de crear una insignia. Noel no solo fue sorprendentemente buena pintando, sino que el resultado final fue suficiente para que no fuera vergonzoso mostrarlo públicamente.

— ¿Qué es?

— Los caballeros publican sus insignias familiares en sus pancartas, ¿verdad? Eso fue lo que dijo uno de los libros que acabo de leer. No tengo un escudo familiar, así que pensé que le pediría al joven maestro que me ayudara a pensar en uno.

—Desafortunadamente, no soy bueno en ese tipo de cosas. Sólo montañas vienen a mi  mente cuando pienso en las insignias. Es por eso que todos juntamos nuestras ideas para llegar a algo. La idea era que si era malo, traería vergüenza a Noel.

—Sir Noel, ¿cuál es el significado detrás de los dos martillos? —, Preguntó directamente la criada.

En respuesta, Noel tomó con orgullo la tela blanca y la agitó, proclamando con orgullo.

—Estos martillos cruzados representan mi promesa con el joven señor. Básicamente, este diseño es la prueba del trato. Trabajaré mientras exista esta pancarta de martillo doble.

La doncella y el bibliotecario asintieron con comprensión, y Elgar se perdió con sus palabra, rojo de vergüenza. Al ver el estado en el que se encontraba Elgar, apareció una imagen en la mente de Cynthia: un Elgar y Noel completamente desarrollados, envueltos en un espléndido traje, saludando a las masas plebeyas. Elgar había sucedido a su padre y había gobernado Coimbra, trayendo un gran desarrollo al territorio con el apoyo de Noel como su encantadora esposa a su lado. Cynthia se preguntó dónde estaría en ese momento. Tal vez ella cuidaría y ayudaría a criar a los niños, con días agitados …

—Espera… ¿eso significa que tendría que referirme a Noel como una Dama?

— ¿Qué estás pensando?

—Ah, n-no, no es nada en absoluto! ¡Sí, nada! — Cynthia entró en pánico ante la indagación de Noel sobre su expresión desconectada, y sacudió los salvajes delirios de sus pensamientos.

En cualquier caso, sus estatus sociales eran demasiado diferentes. Probablemente no podría suceder, pero no sería extraño si Elgar tuviera fuertes sentimientos por ella de todos modos. Él daba esa impresión bastante fuerte desde que ella lo había salvado. Además, era una joven hermosa, altamente capacitada, con un futuro prometedor en Coimbra. Pensarlo no era particularmente extraño, pero estaba equivocado en todo tipo de formas, particularmente en el departamento de personalidad de Noel.

Mientras tanto, para aclarar su punto, Elgar habló con una expresión oscura.

—Está bien entonces, llevaré esta insignia a mi padre para su aprobación. Lo siento, pero eso será todo por hoy.

—Sí, eso está bien. No pareces muy bien hoy, de alguna manera, joven maestro. Parecía que estabas cansado cuando te reías y todo eso.

—Ah, sí, la verdad es que la condición de mi madre no está bien. A pesar de que contratamos a un nuevo médico de la corte.

Elgar cerró ambos ojos y suspiró. Tenía solo 12 años, pero su voz sonaba cansada y madura. Sarah había recibido una herida de flecha en el escape de Rockbell. No era grave y no debería haber sido un problema, pero si la herida de la flecha tenía la culpa, Cynthia era responsable.

—Joven maestro, es esto debido a la herida de flecha…

—No, esto es diferente. La herida se curó bien, pero el médico de la corte dice que es una enfermedad maldita. En Coimbra han ocurrido todo tipo de cosas, por lo que la madre probablemente está agotada. Últimamente, ella no ha podido comer lo suficiente y solo puede beber agua. Ella sigue perdiendo peso.

—Es así como es…

— ¿Qué hay de eso, es probable que sea temporal debido al calor. Hemos recibido algunos medicamentos y comidas raras de Gemb, por lo que se recuperará pronto. El padre también se sentiría solo si la madre se hubiera ido.

Elgar estaba forzando su sonrisa. Sin una idea de qué decir, Cynthia no podía hacer nada más que asentir en silencio. Lo mismo podría decirse de la doncella y la bibliotecaria, pero Noel se quedó en silencio y le dio unas palmaditas en el hombro a Elgar.

—Sí, estoy segura de que está bien. Ella será tan brillante y saludable como el sol. Estoy seguro de que así será.

— ¡N-Noel! ¡Eso es una falta de respeto para el joven maestro!

—Está bien. Es cierto que mi madre no estaría feliz si tuviéramos expresiones oscuras. Es por eso que soy el único que necesita mantenerlo. Noel, te lo agradezco.

Después de agradecer a Noel y de mantener a la exasperada Cynthia, Elgar volvió a hablar como si acabara de pensar en algo.

—Así es, mencioné la comida que acaba de llegar de Gemb, ¿verdad? En realidad, una delegación llegó de ellos también. Para darles la bienvenida celebraremos una cena mañana. Si lo desean, todos pueden asistir.

—Sí, claro, quiero decir, entiendo.

—Jaja, no me importa si me hablas informalmente, pero Cynthia se enojaría, así que tal vez sea para mejor.

—Joven maestro, no seas demasiado fácil con Noel. Esta idiota no sabe contenerse, así que debes ser moderadamente duro. moderadamente, no, en realidad, no le muestres piedad.

—¿Eh? no, Cynthia ya es demasiado estricta, ella siempre está regañando, y se pone molesta por cualquier cosa.

— ¿Y de quién es la culpa?

— ¿Hm?

—Jaja, nunca se vuelve aburrido con ustedes dos alrededor. Me encantaría hablar un poco más, pero no se puede hacer. Te dejo el resto a ti Cynthia. Noel, vamos a vernos mañana.

Elgar levantó la mano y, junto con la criada, abandonó los archivos. Confirmando que se habían ido, el bibliotecario volvió a sus funciones.

En el silencio, los ojos de Cynthia y Noel se encontraron. Noel colocó la tela blanca sobre la que ella había pintado la insignia, por encima de su cabeza y giró. Parecía que ella estaba tratando de esconderse. Mientras intentaba deslizarse, Cynthia tomó su cabello por detrás, deteniéndola.

—Gah…

—Ah, perfecto. Teniendo en cuenta la ubicación, ¿por qué no revisamos tu etiqueta y tu discurso de hoy, aquí mismo?

Tirando la tela a un lado, le apuntó con un dedo a Noel.

—Pero hay entrenamiento hoy. Mira, yo soy el capitán, después de todo. Aaah, ocupado, ocupado, ocupado.

—Oh, no te preocupes por eso. Barbas lo estaba haciendo muy bien cuando lo vi

—Sí, bueno, necesito escribir un informe al respecto. Me han dicho que lo haga, ¡así que hay que hacerlo rápidamente!

—Le dejas todo eso a Sir Riglette, ¿entonces qué estás tratando de decir? ¡Y realmente necesitas hacer algo acerca de ese hábito de entregar las cosas para sobrevivir!

—¡Sí, eso es absolutamente correcto! Comandante senior de Cien Cynthia, ¡me disculpo desde lo más profundo de mi corazón!

Noel saludó perfectamente en el estilo Coimbran. Ella había cambiado inesperadamente a movimientos bastante encantadores, pero perdió el punto por completo. Al contrario de lo que ella había querido, Noel había vertido aceite en el fuego.

—Esas fueron palabras espléndidas y un saludo encantador, pero no lo has reconocido en tu mente. No voy a dejar que te vayas sin importar lo que me digas, así que abandona y toma asiento.

Noel se sentó a regañadientes en una silla después de que Cynthia emitiera su advertencia final. Tampoco era que Cynthia tuviera mucho tiempo libre. Había documentos que ella necesitaba resolver también; sin embargo, sabiendo que esto también era parte de su trabajo, ella asintió profundamente y comenzó a explicarle a Noel lo que era ser señor y retenedor. Unas tres horas más tarde, llamó a Noel, que estaba tendida sobre un escritorio.

— He olvidado algo esencial. ¿Tienes un vestido ceremonial?

Ella sacudió la cabeza desinteresadamente,

—Por supuesto que no. La movilidad es una mierda en esas cosas alborotadas, así que pensé que no necesitaba una.

—Entonces, ¿qué es exactamente lo que pretendes vestir para el banquete de la cena de mañana?

—El uniforme que acabo de recibir. Quiero mostrar el esplendor dorado de mis decoraciones. Si solo vamos a comer, estará bien. Quiero decir, estoy en servicio activo, ¿verdad?

Ciertamente, los hombres no tendrían problemas simplemente con el uso del uniforme militar. En los días gloriosos de antaño, sin embargo, la prenda tradicional de Coimbra para las mujeres era el vestido. En primer lugar, los caballeros femeninas eran tan raras que no había un precedente.

—Desafortunadamente, eso no servirá. Es habitual en Coimbra que las mujeres usen vestidos para este tipo de eventos. Puede que no quieras, pero así es como son las cosas, así que trátalo. ¿No es esa tu frase favorita?

“Tal es el camino del mundo” y “No se puede evitar”, eran cosas que a Noel le gustaba decir. Aunque las decía a menudo, no le gustaban especialmente, por lo que no la ayudó mucho. De hecho, en lugar de rendirse más rápidamente, se volvió casi tan obstinada como lo fue con sus “promesas”. Su personalidad había sido extremadamente distorsionada, de modo que su mayor vicio era respecto a lo que no protegería; Lo que ella no quería proteger. Se cubriría con un simple acuerdo y un gesto de asentimiento, pasando por alto el significado total de que entendía lo que quería, pero no haría nada al respecto. Se tranquilizaría con calma y por eso era importante ser cauteloso al tratar con ella.

—Sí, pero no tengo un vestido. Así que iré en uniforme. Está bien, está bien, nadie se preocupará por mí.

Cynthia estaba asombrada por la completa falta de autoconciencia de Noel. Noel ciertamente iba a recibir una cantidad significativa de atención; tanto más porque era una futura líder que había aparecido en Coimbra, además de ser una mujer atractiva. En cualquier caso, Grohl había estado gritando sus elogios en todas direcciones durante algún tiempo, pintando una imagen vívida de su valor en la batalla de la carretera de Kanan. Si Noel cometiera un error, destruiría la reputación de Grohl. Por eso Cynthia le había estado entrenando de forma tan estricta oficial.

—Me preocuparé por eso, así que no puedes hacer eso.

—No, no me importa…

Cynthia interrumpió sus palabras golpeándola con la palma de su mano.

—Está bien, vamos a un sastre a continuación. Estaría bien si pudiera prestarte algo, pero obviamente no tengo nada de tu tamaño. Probablemente no será lujoso, pero apuesto a que podemos resolver algo en un día. Estará bien si modificamos algo de las que ya tienen en los escaparate.

Si pudieran ir a una tienda que ella conocía y pagar la cuenta, las cosas saldrían bien de alguna manera. No pudieron obtener un vestido totalmente hecho a la medida en tan poco tiempo, pero lo más probable es que las modificaciones se terminen lo suficientemente rápido.

—Pero, perdería tu tiempo, y estoy cansado hoy, y mi estómago está vacío, y con toda honestidad, será un dolor.

—Es lo mismo para mí. ¡Mira, si no vamos pronto, las tiendas cerrarán!

—E-espera un minuto. No solo tire…

Ignorando sus quejas, Cynthia la arrastró con fuerza por el brazo. Todos los días habían estado ocupados desde que Noel había venido al castillo. En lugar de estar ocupado, se había vuelto bullicioso. Eso era para decir que no había sido tan malo. Se sentía como si tuviera una hermana pequeña descarada. Se preguntó si su difunto hermano se habría sentido igual respecto a sí misma, aunque todavía no podía entenderlo del todo.

Después de conocerla por primera vez como enemiga, es increíble que terminemos como familia. La vida es una cosa tan misteriosa.

Sonriendo levemente, Cynthia se concentró por completo en encontrar un vestido que se ajustara a Noel, quien, por otra parte, había encontrado que sus ojos daban vueltas.


El siguiente capítulo ya se encuentra en la edición 35 de Kovel Times

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *