La chica que sostiene el anillo – Capítulo 32: Lágrimas de payaso de sueños rotos

Traducido por Kiara Adsgar

Editado por Yusuke


Tras retirarse del paso de Yavits, el cuerpo de Noel regresó a Madress por la carretera a través de Rockbell. Habiendo pensado que sería problemático para Noel regresar triunfalmente a la ciudad, Amil ordenó la obstrucción de su marcha. La Caballería del Sol Negro se movió para interrumpirlos, pero se enfrentaron con trampas y emboscadas, por lo que el acoso se logró con el espíritu de nunca perseguir demasiado. Aunque parecía pasivo, Amil les había advertido que Noel probablemente se usaría como cebo mientras viajaban. Por improbable que fuera, si perdiera a su mano derecha, Falid, estropearia incluso una victoria por lo demás impecable, y el consenso común era que no tenían una necesidad real de perseguir fervientemente. Wilm fue enviado adelante con órdenes de asediar la ciudad de Madress donde Grohl se había confinado. Trabajaría con la armada de Ribeldam para presionar a Grohl para que aceptara un ultimátum. Por supuesto, atacarían si fuera rechazado, pero él quería tomar la ciudad sin sangre. Madress tenía el puerto más occidental del continente. Junto con Ribeldam, sería la plataforma desde la cual se lanzarían sus expediciones al Mundonuevo. Si pudieran, usarían a los hombres, suministros e instalaciones tal como estaban.

Noel, por otro lado, se vio obligada a cambiar su ruta a Madress cuando se enfrentaba al acoso del enemigo. Los hombres resultaron heridos y habían disminuido su número a ochocientos. Incluso su comandante Noel se había lastimado la mano. No pudieron simplemente forzar su regreso. Evitada de regresar triunfalmente a Madress, Noel cambió su destino a Bolk, la ciudad al norte de Coimbra que había logrado permanecer bajo su control. Aparte de eso, el señor local ya había traicionado a Coimbra y había huido con cualquier suministro útil, ya que no era un lugar particularmente importante estratégicamente, y la región estaba disminuyendo lentamente a medida que el dinero de las minas de Bolk se agotaba. Bahar no tenía ninguna razón para tomarlo, e incluso los gembitas del norte habían detenido su avance en los puestos fronterizos, convirtiendo casualmente la región en una zona desmilitarizada.

El cuerpo de Noel se enfrentó a innumerables escaramuzas a manos de los traidores señores locales cuando Amil le había ofrecido una gran recompensa. Cegado por las deslumbrantes recompensas, uno había reunido a unos cien hombres a toda prisa y había sacado triunfante a la pequeña fuerza.

—Tienen muy pocos hombres, pero siempre atacan de frente. ¿Realmente les parecemos tan débiles?

Noel se cruzó de brazos. Un ataque directo era una locura a menos que los números fueran casi iguales. Incluso había una posibilidad de una derrota aplastante, incluso con una emboscada si se colocaba mal, por lo que simplemente no podía entender por qué se apresurarían hacia la derrota de un enemigo numéricamente superior repetidamente.

—Sí, él simplemente no sabe cómo pelear. Nos está subestimando porque cree que estamos huyendo.

—En Gemb, lo llamamos caza. Nuestro campesinado toma sus armas, cabezas y todo lo demás.

Era una práctica de matar enemigos que huían y reapropiarse de sus pertenencias. Si un hombre pudiera matar al comandante y presentar su cabeza, sería recompensado.

—Lo entiendo, pero no se puede evitar si las cosas cambian.

—Los señores locales solo son necesarios pa ganá dinero y dá la bienvenía a los invitaos. ¿Pó qué serían buenos peleando?

—Idiota. Eso es prejuicio. Hay muchos señores locales capaces.

—Lástima que nunca he conocío a uno. Los señores locales son nobles, ¿no? Bueno, los nobles son toa una mierda. Como tú, pó ejemplo.

Barbas resopló mientras hablaba, y Riglette le dio su refutación cuando sus labios se torcieron.

—Sir Cynthia también es noble. Solo pensé que te gustaría saberlo.

—Ella es una buena caballero a pesá de su nobleza. Jeje, ella es una excepción.

—No puedo dejar que eso pase.

—Creo que eso es suficiente por ahora. Riglette, suena el retiro. ¡Estamos retrocediendo de inmediato!

Con esas palabras, Noel hizo que fingieran retirarse. Condujeron al enemigo a un lugar que habían preparado de antemano para atrapar a toda la fuerza con una emboscada desde ambos flancos. Sin un plan detallado, pretendían darle a la fuerza enemiga un golpe a su escala. Los nobles al mando por primera vez sin experiencia de combate no eran rival para el cuerpo de Noel. Una vez atrapados, inmediatamente cayeron en desorden y comenzaron a huir. Noel usó su arco para quitarle la vida a un caballo en el que montaba un hombre pomposo. Esta acción se repitió muchas veces.

—E-Espera. Soy de una familia que se remonta a la fundación de la nación de Coimbra…

—Es mejor si no dices nada innecesario. He escuchado mucho sobre los padres fundadores. Entonces, ¿qué estabas diciendo?

—Bien, bueno, no perdamos el tiempo, y solo hagámoslo. Mira, por aquí, por favor.

—¿¡Qué estás haciendo!? ¡Para! ¡Por favor déjame!

Por orden de Riglette, los soldados lo crucificaron y prendieron fuego a la base alrededor de la estaca mientras gritaba. Sus llamas se extendieron lentamente hacia el cuerpo del noble antes de tocar la paja que habían apilado y rugir por su vida, arrastrándolo en llamas. Los chillidos y los gritos de los prisioneros y los nobles resonaron a su alrededor mientras un olor horrible flotaba en la brisa. Después de un rato, la voz del noble desapareció. Una vez que los prisioneros habían sido petrificados, Noel confió su liberación a Barbas. Lo más probable es que no volverían a pelear por otros meses.

—Si no quería morir, podría haberse quedado obedientemente en su tierra. ¿Por qué salió?

—Persiguiendo a alguien fuerte probablemente lo hizo sentir fuerte. Bueno, así es como resultó.

—Hmph, la infamia de la capitana debería estar extendiéndose ahora. Y cuán impactante es la forma en que ella conduce a sus enemigos al infierno. Los tontos deberían dejar de aparecer ahora.

Riglette parecía orgullosa de su trabajo y les preguntó qué pensaban de él.

—Sí, no sé si fue el mejor método. Los ataques no parecen estar disminuyendo. Es como si solo la infamia se estuviera extendiendo.

Noel inclinó la cabeza mientras pensaba. Molesto por el acoso incesante, Noel le había pedido ideas a Riglette, incapaz de pensar en algo especial. Lo primero que se le ocurrió fue arrasar las ciudades de los señores que se atrevieran a atacarla, pero habría enfurecido a Barbas, por lo que Noel no lo mencionó. Fue entonces cuando Riglette pensó en una idea brillante: quemar a los señores capturados para mostrar lo que les sucedió a quienes los subestimaron. Aparentemente, ella ya le había hecho eso al señor anterior sola. Noel pensó que serviría, pero las escaramuzas continuaron como siempre.

—No, los ataques están disminuyendo sin duda. Una vez que hayan visto esto, su moral se desplomará, por lo que todo va bien.

—¿De verdad? Parece que es solo un problema extra. Es una molestia recoger leña cada vez.

—Todo va bien.

Riglette carecía de poder persuasivo cuando dijo eso desde el punto de vista de una persona que no tenía que reunir los materiales. Barbas quería que Riglette fuera quemada en la hoguera, pero Noel había rechazado su propuesta. Al día siguiente una escaramuza los atacó en el próximo puesto de avanzada, aparentemente por haberse convertido en traidores. Se desviaron con facilidad. El día después de eso, el hermano menor del señor asado vino en busca de venganza, y se encontró con su muerte: apuñalado. Riglette se decepcionó y se puso nerviosa muchas veces.

Hacer ejemplos parecía ser efectivo, pero a diferencia de Carness, no había muchos testigos oculares. Ahora solo había gente de la ciudad y soldados en ella, y tomaría algún tiempo que los rumores se extendieran más allá. En el fondo, Noel pensó que cualquier resultado sería sutil. Al encontrarse con la mirada de Noel, Riglette le dijo que era una estrategia a largo plazo y le recordó que incluso un viaje de mil millas comenzó con un solo paso, impresionándola con una actitud tan progresista y provocando elogios. El elogio fue recibido con un tut satisfecho.

Después de diez días de esto y aquello, Noel finalmente puso rumbo a Bolbo. Como el señor local había huido, pudieron hacer uso de su mansión vacía. La primera orden del día, en lo que respectaba a Noel, era apuntar a las pobres defensas de la ciudad. Contratando mano de obra local, cortaron árboles para una empalizada y cavaron un foso para ganar algo de tiempo. Sin ningún tipo de defensas, la caballería enemiga habría sido capaz de irrumpir fácilmente por las calles. Aunque no tenían intenciones de montar una defensa desesperada, sirvió para disuadir las escaramuzas lanzadas por la Caballería del Sol Negro.

—Oye, ¿por qué la gente del pueblo no se refugia?

—Los que se han quedado aquí son todos los que se han rendido. Viven día a día sin pensar en el futuro. No tienen intenciones de irse ahora, así que ¿no está bien dejarlos hacer lo que quieran?

La ciudad de Bolbo había sido una vez una ciudad de la fiebre del oro. Estas personas fueron las que vivieron en la pobreza durante los años de gloria. Los que esperaban avivamiento ya se habían alejado. Una vez que lo supo, Noel los dejó hacer lo que quisieron, y luego, le dio a Barbas una orden además de fortalecer las defensas.

—¿Hacé más piedras de combustión? Bien, si se pué pero tomará tiempo.

—Eso no es un problema, solo, ¿podrías intentar hacer tantos como puedas?

—¿Qué vas a quemá con toas ellas? ¿Tú… no pués está planeando quemá la tierra alrededó de Madress mientras está bajo asedio?

Las tácticas de tierra quemada dañarían al ejército de Bahar, pero probablemente causarían aún más muertes de Coimbra. Ella no tenía intención de tal cosa.

—¡No! Si lo hiciera, probablemente mataría a Cynthia y al joven maestro también. ¿Puedes echarle un vistazo a esto por un momento?

Después de negarlo enojada, Noel sacó un pequeño frasco de su bolsa. Una cuerda se extendía desde la tapa del frasco, y también estaba unida con varias otras. Después de encender el acorde con su bident, ella hizo girar el paquete y lo arrojó lejos. Varios segundos después, el sonido de una explosión sonó, y los frascos se abrieron, lloviendo piedras en llamas sobre la tierra circundante. Afortunadamente, no había nadie cerca, pero si alguien lo hubiera estado, probablemente habría sido escaldado.

—E-Eso es impresionante. Apuesto a que el enemigo tendría que levantar las mandíbulas del suelo, se sorprenderían mucho.

—Quiero saber por qué no pensaron tirarlos ustedes mismos, considerando que los usaron en las minas.

—Sabes, si los arrojáramos en ese lugar altamente boscoso, habría provocado un gran incendio forestal. Prohibimos su uso en el exterior, y nunca quisimos matar a los soldados de Coimbra. Las posibilidades de accidentes también eran altas. Nos aseguramos de ser lo más cuidadosos posible con ellos afuera.

—Lo entiendo. Supongo que realmente no tenías otra opción.

Noel asintió ante sus medidas prudentes. Si los usaran con demasiada frecuencia, el enemigo probablemente también sospecharía y comenzaría a investigar. Habían trabajado para disfrazarlo con aceite y heno, pero no sería extraño que el enemigo lo notará pronto. Antes de que eso sucediera, era mejor para ellos dar un golpe demoledor.

—Entonces, ¿vamos a producir estos en masa?

—Sí. No tiene el poder de matar, pero seguramente los sorprenderá. Pensé que podríamos usar el ataque para despejar un camino a través del cerco y entrar a la ciudad. También podemos usarlos como provocación. Tirarlos mientras están dormidos definitivamente sería una molestia para ellos.

Noel arrojó otro de los frascos a Barbas, quien lo atrapó con un poco de pánico. Sin embargo, estaba vacío, así que no fue un problema.

Noel había estado pensando en una forma de romper el cerco de Madress desde que se enteró de su finalización. Sobre todo, quería estar al lado de Cynthia y sabía que tenía que luchar para proteger a Elgar. Tenía que cumplir su palabra. La chispa vino cuando ella había arrastrado a Riglette a una discusión sobre el asunto. Debían ser las piedras de combustión utilizadas para aprovechar el miedo al fuego del enemigo. Además de eso, las minas de Bolk estaban justo ante sus ojos. Ella llamó a los dispositivos: tipos que como Noel lanzarian proyectiles. Barbas tomó el Bloque de la Hormiga Blanca para comenzar a extraer las piedras de combustión de inmediato. Tenían alrededor de un mes para producir en masa tanto como podían.

Por cierto, mientras eso estaba en marcha, un mensajero de bahar se acercó a ellos y les pidió su entrega; una oferta que Noel rechazó tanto con su palabra como con su pie. El sitio del cual causó que el cuerpo de Noel diera una gran alegría y, por alguna razón, el estado de ánimo se extendió incluso a la gente del pueblo. Noel asintió con satisfacción ya que los hombres no habían retrocedido ante su situación, pero Riglette simplemente hizo una mueca y suspiró profundamente.

♦ ♦ ♦

La sala de reuniones en el castillo de Madress tenía un humor completamente diferente. Wilm se paró ante la palidez enfermiza de Grohl y las mejillas hundidas de su rostro, como un enviado de Bahar. Su uniforme llevaba el glorioso Sol Horsheido en lugar de las balanzas de Coimbra, como si declarara que ya no era un sirviente de Coimbra.

—Realmente ha pasado un tiempo, lord Grohl. No creo que nos hayamos conocido desde el Trais. Es bueno verte a salvo.

Grohl se mordió los labios con ira cuando Wilm se burló de él.

—Wilm, bastardo, ¿te atreves a mostrarte ante mí? Si tienes algún sentimiento de vergüenza, ¡mátate ahora mismo, traidor!

—¡Trabajaste contra nosotros incluso como nuestro comandante más alto! ¡Sir Wilm no tienes el honor de un caballero!

—¡¿No te da vergüenza, traidor?!

Los criados también le lanzaron duras palabras y lo fulminaron con la mirada. Entre ellos, la sangre de Cynthia estaba hirviendo.

—El suicidio es un poco demasiado. Mi lealtad y mi orgullo están en este emblema del sol. Ahí está la prueba de mi juicio correcto. La casa de Grambull ha recibido los más altos honores. No tengo nada de qué avergonzarme.

—Qué descarado. ¿No fue todo esto un plan tuyo, Wilm? ¡Me condujiste a la derrota y moviste tu cola por Amil! ¿Cuándo me traicionaste, bastardo?

—Jajaja, tú fuiste quien peleó y quien decidió implementar mis planes. Por lo tanto, la responsabilidad recae en tus pies, como el comandante supremo. No tienes motivos para acusarme. Ah, y por qué no nos vamos cuando te traicione ante tu imaginación.

Wilm resopló. Incapaz de soportarlo más, la mano de Cynthia alcanzó su espada.

—¡Arreglaré esto ahora, traidor! ¡Te juzgaré ahora mismo!

—Hmph, ¿entonces me vas a matar, un buen amigo de tu padre? No lo aprobaría. La única razón por la que subiste a una posición tan alta a pesar de ser una mujer fue por mí.

—¡Silencio! Si mi padre estuviera aquí, ¡haría lo mismo que yo! ¡Tomaré tu cabeza y enviaré tu alma a él como una ofrenda!

—Entiendo su sentimiento, sir Cynthia, ¡pero cálmese! Si bien es cierto que sir Wilm debería ser odiado como traidor, ¡pero ahora es un enviado de Bahar! ¡Debemos escucharlo para avanzar en las conversaciones de paz!

—¡P-Pero!

—¡¡Templanza!!

La palabra de Perius estuvo a punto de detener a Cynthia por sí misma, pero tuvo que rechinar los dientes por la rabia para mantener su mano temblorosa.

—Jeje, actualmente estoy actuando como el virrey temporal de Coimbra. En pocas palabras: ustedes son los traidores, y no yo. Esa es simplemente la verdad.

—Sir Wilm, por favor continúe las conversaciones. No debemos perder más tiempo del que ya tenemos.

Cynthia no estaba sola en su ira, y la respuesta de Perius fue un testimonio de eso, pero tuvieron que avanzar en las conversaciones. Debían escuchar las condiciones, y Grohl tomaría su decisión. Esa decisión fue dejar las cosas a Perius.

—Lord Amil de Bahar pide tres cosas para la paz: primero, abrir las puertas a Madress y permitir la entrada a nuestras fuerzas así como a la armada Ribeldam sin resistencia.

—¿Entonces?

Wilm parecía disgustado mientras leía el siguiente término.

—Segundo: desarme a todos los soldados de Coimbra a la vez y desista de lanzar otro ataque. Esto se ha adaptado ante la posición de la compañía de Noel en Bolbo. Amil no cree que se pueda mantener la paz si Noel no se rinde.

El propio Wilm había querido su cabeza, pero Amil había rechazado su propuesta, ya que la habría obligado a descender a los campos circundantes.

—¿El último?

—Tercero: Grohl Wardka se responsabilizará de todos sus pecados y aceptará el juicio total por la guerra. Si cumple, la vida de su esposa, hijos y oficiales se salvará. Puede confirmar esto si lo desea.

Wilm sacó una carta del bolsillo de su pecho y se la entregó a Grohl.

Mirándolo con una expresión agotada, Grohl buscó confirmación con una voz áspera.

—¿Se salvarán las vidas de todos mis oficiales y hombres, así como de Sarah y Elgar? ¿No hay ningún error aquí, Wilm?

—Por supuesto que no. Jeje, todo el que no sea usted se salvará. Solo que morirás como el hombre que comenzó una guerra sin sentido y trajo la muerte a muchos hogares. Serás el único etiquetado como un traidor, que actuó por sus propios deseos para tomar el Imperio Horsheido. Incluso un hombre tan incompetente como usted puede entender que este es tu deber final. —Wilm se burló mientras continuaba—. La vida de su hijo y esposa se salvarán, yo, Wilm, lo garantizo. Cumplo mi palabra, así que puedes estar tranquilo.

En lugar del silencio de Grohl, Cynthia habló.

—¡Eso es increíble! ¡No podemos aceptar esas condiciones! Es cierto que Coimbra comenzó la guerra, ¡pero la causa original llegó a manos de Bahar! ¡Todo el asunto debe ser investigado imparcialmente!

—Está bien, Cynthia.

—¡No puedes aceptar la responsabilidad exclusiva, virrey! ¡Los muertos no serán vengados! —indicó Cynthia.

—Está bien. No hay necesidad de sacrificar más vida. Iré a la muerte y pediré perdón.

—¡¡Virrey!!

Cynthia trató de cambiar de opinión, pero su rostro dejó en claro que solo había endurecido su resolución.

—Si mi muerte sola puede salvar la vida de mis hombres, entonces es lo mejor. Sobre todo, Sarah y Elgar normalmente se considerarían implicados en el crimen, pero se pueden salvar. Me rendiré ante Amil y me someteré a mi castigo. Será mi acto final como virrey.

Él asintió débilmente. Ya había aceptado la muerte, ya había perdido su orgullo, ya había perdido de vista sus ambiciones; habían destrozado su confianza en sí mismo.

—Noel, sin embargo, todavía está peleando. Ella no se rendirá. Ella se está moviendo en nombre del joven maestro, y ha prometido buscar la felicidad con él. ¿No se opondrá a esto hasta el final?

—Lo siento mucho por Noel. Su mayor desgracia fue servirme. Todo es mi culpa. Realmente no puedo soportar enfrentarla.

—La lucha aún no ha terminado. Los muros gemelos consecutivos de Madress son fuertes, y cooperando con Noel en Bolbo, podemos continuar la lucha un año más. ¡Si demostramos que estamos preparados para luchar hasta el final, probablemente podamos demandar por mejores condiciones!

Noel nunca abandonaría su palabra. Cynthia es consciente de eso, y una vez más apeló a  Grohl. Todavía tenían diez mil hombres en Madress, y si buscaban, podrían comprar un año, incluso frente a una gran fuerza de asalto. Usarían ese tiempo para demandar por mejores términos.

—Todavía eres joven, Cynthia. Eres muy galante como tu difunto padre, pero incluso si aguantas aquí, lord Amil no retrocederá. Intenta pensar cuántas vidas se perderían en una resistencia inútil. Madress es un castillo formidable, e incluso un comando incompetente podría aguantar aquí durante seis meses, pero los plebeyos sufrirían en masa. ¿Estás preparada para aceptar la responsabilidad de eso? —Wilm habló para persuadirla.

—¡¿Qué estás diciendo, traidor?! ¡¿Cuántos soldados y ciudadanos de Coimbra han muerto por tu cobardía?!

—Todo lo que hice fue para el desarrollo de Coimbra y la vida de su gente. La cifra de muertos es lamentable, pero quería terminar la guerra lo más rápido posible por su bien. Por supuesto, tengo la intención de compensar adecuadamente a las familias de los muertos.

Él la quería y no tenía intenciones de dejarla morir en la guerra. No dañaría a la hija de su difunto amigo sin importar cuánto lo reprendiera.

—¡Qué descarado! ¡Nunca lo aceptaré!

—Piensa con calma. Es cierto que puedes ganar tiempo trabajando con la fuerza de Noel en Bolbo, pero esta es obviamente una guerra imposible de ganar para ti ahora. Deberías saber esto ya que ha peleado en el frente. Sé que quieres luchar hasta el final, pero ¿es eso realmente lo correcto que debe hacer un caballero? ¡No te quedes atrapada en tus emociones y piénsalo bien!

Grohl miró a Cynthia mientras masticaba sus labios.

—Está bien, Cynthia, está bien. Usted, y todos aquellos que han demostrado su lealtad al quedarse conmigo hasta el final, tienen mi más sincero agradecimiento por sus servicios… Wilm, dile a Amil que acepto todas sus condiciones. Abriremos las puertas del castillo mañana y desarmaremos a las tropas. Te dejaré la persuasión de Noel, Cynthia.

—P-Pero, ¡no creo que Noel cumpla!

—Si no la persuaden, pagaremos con la vida de mi esposa y mi hijo. Por favor suplica por la vida de los hombres en el castillo. No se puede evitar si ella se niega a seguir mis órdenes. No estoy en posición de juzgarla. No la culpare por eso —murmuró con una cara tan pálida como la muerte.

Grohl se había rendido por completo, había perdido sus planes, ambiciones y espíritu.

—Jeje, es una decisión redentora, lord Grohl. Puede ser la mejor decisión que haya tomado como virrey de Coimbra. Tienes mi más sincera admiración.

Wilm sonrió y aplaudió, pero Grohl solo lo fulminó con la mirada.

—Wilm, puedo ser insuficiente, pero un día vendrá tu pago. Nunca lo olvides.

—Entonces te contaré una historia diferente. Usted fue el primero en traicionar mis expectativas, no, debo decir que siguió traicionándolas. Eres el único que cosecha lo que has sembrado. Dije esto antes, pero no he hecho nada digno de condena —continuó Wilm—. Tu desgracia fue que te dieron una carga que no podías soportar, pero no te preocupes, esa carga pronto se aliviará. Por favor déjenos eso a nosotros. Reviviremos y le mostraremos una vez más nuestra antigua gloria. Asegúrate de mirarnos de cerca desde allí abajo. Ah, y tu esposa e hijo tendrán suficiente para vivir sus vidas en el exilio.

Con una sonrisa, Wilm miró al silencioso Perius y al resto de su audiencia antes de salir del gran salón. Grohl también se puso de pie tambaleándose, y sus criados lo ayudaron a salir de la habitación. Los rostros de los retenedores restantes contaban cómo se resignaron a su destino. Incapaz de aceptarlo, Cynthia permaneció inmóvil durante un tiempo antes de finalmente ceder y salir a cumplir con su deber. Si hubiera decapitado a Wilm cuando podía, su estado de ánimo habría sido tan claro como el día, pero tenía que considerar las diez mil vidas en juego. La pelea no había terminado. Sabía que Noel probablemente ya había comenzado algo, y tal vez incluso ya había sido decapitada. Su simplicidad la hace claramente comprensible.

Cynthia realmente quería pelear junto con Noel, pero Grohl ya había tomado una decisión. Estaba dolorosamente claro que ahora solo quería evitar desperdiciar más vidas y evitar que Sarah y Elgar murieran.

No se puede evitar, supongo. Este mundo es realmente insoportable, ¿no es así Noel?

Con una respiración profunda, Cynthia endureció una sola resolución.

Una hora después de las negociaciones, Cynthia partió del castillo con cien de sus hombres. Para permitir que se transmitiera el mensaje, el cerco se soltó temporalmente para permitirle pasar. Su destino era el símbolo de la gloria y el declive de Coimbra, la ciudad que poseía a Noel, la ciudad de Bolbo.


Kiara
El virrey Grohl si era realmente un estupido, pero el ser traicionado por quienes más confiaba lo volvió así, su estado tan miserable me da lastima

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *