La poseída hija del Duque – Capítulo 37.5

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Después de que la Señorita Lilianne se encerrase en su habitación, supe que Su Alteza había roto su compromiso con ella.

Todos en la finca, no solo yo, quedamos impactados con la noticia. Frente a Su Alteza, la Señorita Lilianne se había mostrado dulce y gentil. Parecía que estaba tratando de ganarse su favor. De ninguna manera parecía que Su Alteza mostrase mala voluntad hacia la Señorita Lilianne. Entonces, para romper tan repentinamente el compromiso…

Estaba preocupada por lo que sucedería después, pero en la semana posterior a ese incidente, la Señorita Lilianne no puso un pie fuera de la habitación. Además, no sabía cuándo podía entrar o salir o cuando podría llamarme, por lo que permanecí en espera constante fuera de la puerta.

También abrigaba una verdadera preocupación por el bienestar de la Señorita. Para la Señorita Lilianne, que siempre se comportaba con una independencia temeraria, encerrarse tanto tiempo en su habitación…

Hoy también esperé fuera sin esperar que me llamara, pero la puerta se abrió de repente.

—Ah…

—Tú, parada fuera de la habitación de alguien así, ¿qué podrías estar haciendo…?

La Señorita Lilianne, que había dejado su habitación por primera vez en una semana, parecía de mal humor. Escuchar su voz helada me llenó de una sensación de alivio porque mi Ama había regresado, y también de una inevitable ansiedad por la reprimenda que seguiría de seguro. Al no poder mirarla directamente, mis ojos vagaron y la Señorita Lilianne suspiró profundamente.

Que te gritasen era algo común, pero podía contar con los dedos de una mano el número de veces que me habían suspirado. Cuando lo escuché, mi mente se quedó en blanco. Comencé a preguntarme si la había decepcionado de alguna manera.

—Mmmmm… lo siento mucho, Señorita.

Ofrecí una disculpa y esperé las palabras de la Señorita Lilianne. ¿Sería recibida con desprecio? ¿O me gritaría? O quizás…

—No me importa. Acabo de recibir un poco de trabajo. Lo siento por eso.

Esas fueron… palabras de disculpa. No había manera de confundirlo, mis acciones habían sido perdonadas. Incapaz de creer lo que había oído, rápidamente levanté la cara para mirarla a los ojos. La Señorita Lilianne, en el extremo receptor de la mirada, dio un paso atrás. Ella caminaba y hablaba como ella pero…

—¡Señorita!

—¿Ah? ¿Qué es?

—¿Se siente mal ? ¿Comió algo extraño? Espere aquí, tenga la seguridad de que iré y traeré al médico de inmediato. Así que, por favor, ¡regresemos rápidamente a tu habitación!

No lo hará en absoluto. ¡Debo llevar a la señora Lilianne a la cama y traer al médico de inmediato! ¡La preocupación debe haberla vuelto loca! No se preocupe, señora Lilianne, ¡volveré con el médico inmediatamente!

—Para. ¿De qué estás hablando?

Intenté que la señora Lilianne aceptara volver a la cama, pero ella insistió repetidamente en que estaba bien. Al final, fui anulada. Mi preocupación no desapareció, pero cedí a la voluntad de mi Señorita. Mientras estuviera cuidando de ella, podría correr rápidamente a su lado si algo sucediera.

Después de eso, la Señorita Lilianne intentó irse a algún lugar, pero ya no podía pasarlo por alto, así que la llamé para detenerla. La razón era simple. Ella… apestaba un poco. Por supuesto, no se podía evitar. No había salido de su habitación por una semana.

Y así, esperé la respuesta de la Señorita Lilianne.

—¡Si lo supiste todo el tiempo, dímelo antes!

De repente me gritaron. Tal vez debería haber dicho algo antes. Bajé la cabeza y me disculpé por hacerla enfadar. Al fallarle de nuevo, comencé a temblar de miedo imaginando lo que la Señorita Lilianne me haría. Sin embargo, sus palabras fueron en contra de mis expectativas.

—Eso no es… Esas palabras no fueron dirigidas a ti. Entonces, no te asustes, está bien…

Esas fueron palabras tan amables. Yo era la única otra persona a la vista. Creo que al verme temblar de miedo, debió haber estado tratando de calmarme.

Después de eso, mi Ama me preguntó si olía mal. Fue difícil responder honestamente a una pregunta tan directa… Decir, “sí, apestas” sería una falta de respeto. Sin embargo, mentir tampoco era una opción. No sería bueno que ella enfrentara la inevitable humillación si enfrentara a otros así. Renunciándome, asentí.

—Lo siento, pero ¿podrías prepararme el baño?

Una vez más, me sorprendieron con la guardia baja las palabras de mi Ama. Realmente estaba haciendo una solicitud a una criada como yo. Normalmente, sin lugar a dudas, me lo habría ordenado.

Y luego, me preguntó cuál era mi nombre. Fue desafortunado, pero parecía que se había olvidado de mí. Después de responderle, ella también me preguntó sobre mi edad. Para ser claros, ya había respondido ambas preguntas durante nuestra primera reunión.

—Te convertiré en mi doncella personal. ¿Bien?

Me sorprendió tanto que terminé sin decir nada. En este momento, ya estaba trabajando como sirvienta personal de la Señorita Lilianne. Me entristeció que me hubiera olvidado por completo, pero al mismo tiempo, feliz de que la propia Señorita Lilianne quisiera establecerme como su criada personal. Esa felicidad superó la tristeza que sentí al ser olvidada, y al estar tan abrumada por esa emoción, no pude decir una palabra.

Así, la Señorita Lilianne se fue a bañar mientras yo me quedé estupefacta.

Después de que terminase su baño, declaró que se iba al jardín. Honestamente, la forma en que la Señorita Lilianne había estado actuando últimamente era muy extraña. Ya sea que estuviera cambiando para mejor o no, todavía era increíblemente extraño. Dejarla sola así no fue una buena idea, así que solicité que la acompañara.

Parece que la señora Lilia se había interesado por los macizos de flores de la criada. En nuestro camino, una cosa estaba constantemente en mi mente. Es decir, mi lecho de flores no era algo que pudiera mostrarle.

Mi trabajo consistía en atender todas las necesidades de la Señorita Lilianne. Esto significaba que si cometía un pequeño error, una reprimenda despiadada seguirá rápidamente. Por eso, debía tener mucho cuidado en todo lo que hacía. Y así, era más lento en mi trabajo que las otras criadas. Las criadas mayores sabían por qué trabajaba lentamente, y me dijeron que no me preocupara. Sin embargo, eso no me disculpaba por ser más lenta.

Y así, mis deberes primarios terminan por tomarme tanto tiempo que no me quedaba tiempo para cuidar de mi macizo de flores. Al final, nunca toqué el macizo de flores, pero mis mayores lo habían estado cuidando en mi lugar, asegurándose de que no brotasen malas hierbas. Por lo tanto, no había flores florecientes en mi parterre de flores. No sabrías qué decir cuando lo vieras.

—Alisa. ¿Dónde está tu macizo de flores?

—¿Mi parterre de flores, dice? Es demasiado aburrido. Es mejor si no…

—No importa eso, solo llévame allí ya.

—Uuuh… como quiera…

Mi súplica desesperada se volcó rápidamente. En resignación, llevé a la Señorita Lilianne a mi macizo de flores vacío. Cuando lo vio, se quedó estupefacta. Sus ojos se entrecerraron y me miró con desagrado. Esa mirada me inspiró mucho miedo, así que rápidamente aparté mis ojos.

Y luego, pidió una explicación de por qué mi cama de flores estaba en este estado. Le respondí sin una sola mentira. Por supuesto, no dije directamente que, debido a que mi trabajo era cuidar a la Señorita Lilianne, no me quedaba tiempo para nada más.

—Bueno, entonces, ¿tienes alguna intención de plantar algo?

—No… no puedo decir que sí…

—Es así, ¿eh?

La Señorita Lilianne se hundió en silencio, aparentemente dando vueltas a algo en su mente. La ola de silencio trajo consigo una gran sensación de inquietud, pero no pude decir nada, así que simplemente esperé sus siguientes palabras.


Maru
La verdad es que desde fuera ha de parecer una loca, la pobre xD

| Índice |

One thought on “La poseída hija del Duque – Capítulo 37.5

  1. Dany says:

    Gracias por el.capitulo aunque queríamos ver sangre jejeje, me pregunto quién será??? Propuesta A. La otra noble que Lilia le dio su sitio, propuesta B. Una de sus seguidoras, propuesta C, el príncipe mismo para inculparla. Aunque yo creo que es la A..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *