Mi hermana, la heroína – Capítulo 102

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


Tres días pasaron desde que Rona y Catalina huyeron.

—Finalmente terminó…

Terminé de desarmar el club de fans y limpié el aula. Enterré mi cabeza en el escritorio, exhausta.

Perseguí a Canaria fuera del cuarto, y me las arreglé para conseguir una lista de todos los miembros del club de fans.

¿Privacidad? Como si me importara. Soy estricta con mis seguidores. Crearon un club de fans sin mi conocimiento, y luego escaparon sin explicar. ¿Por qué me debería importar lo que piensen?

Además, gracias a mis métodos pude reunir información sobre los miembros y convencerles de desmantelarlo.

Mientras estaba haciendo eso, también pude descubrir por qué lo crearon en primer lugar.

Muchas de ellas me pidieron compensación monetaria a cambio de abandonar.

En realidad estoy aliviada de que lo hayan mencionado. Significa que se unieron solamente por su beneficio.

Eso es bueno. No es que en verdad les gustara.

Y los sobornos en realidad son dignos de una villana como yo. Por eso les dejé decidir el precio, siempre y cuando pudiera pagarlo.

Aperitivos amarillos, mi propio apoyo, y cualquier conexión y concesiones que pueda proveer.

Cualquier recuerdo de mi madre, y todas las cosas que Mishuli y yo atesoramos. El club de fans se ha vuelto codicioso gracias a mi generosidad.

Sin embargo, pidieron los botones de mi uniforme, mis lazos, e incluso mi autógrafo.

… ¿Por qué piden cosas inútiles como esa?

¿Qué es este extraño sentimiento que no puedo evitar? Pensé que buscarían por objetos más materiales. ¿Por qué pedirán cosas más inútiles que los recuerdos?

Gracias a ellos, no tengo más botones, y Lydis se dedicó a coser más en mi ropa, hasta el punto que está comenzando a verse molesta. Entonces Freesia sugirió que realizara una sesión de autógrafos.

Todos parecieron satisfechos hasta cierto punto. Gracias a ello, pude manejarlo con tranquilidad.

En realidad fue una buena idea para una idiota como ella, pero firmar cientos de veces honestamente fue agotador.

—Terminó.

Freesia se limpió el sudor después de disfrutar su labor.

Luce tan despreocupada y alegre. Para ser honesta, estoy algo envidiosa.

—Sí, es verdad. Gastamos todo un día….

—¿Eso crees? No me pareció un gasto… Por cierto, Señorita Chris.

Freesia se giró hacia mí en el ahora vació cuarto.

—¡¿Puedo tener tu autograf-?! ¡¿Eeehhh?! ¡¿Q-Qué está haciendo?!

—Muy bien, muy bien. Te daré mi letra así que quédate quieta, idiota.

—¡¿Sí?!

Es una petición tan estúpida. Agarré sus mejillas con una mano y escribí mi firma en su rostro con la otra.

—Pero me pregunto qué harán con las cosas que les di…

—¿No las usarán de decoraciones?

—¿Para qué?

Como siempre, dijo algo que no puedo entender. Mirando a mi autógrafo en su rostro, pareciera como si ella fuera una de mis posesiones.

Dejando a Freesia a un lado, puedo entender por qué lo querían los demás. Pueden obtener algo de dinero si venden mi firma. Es cierto que pueden usarlo para beneficio personal, pero no es algo que me importe.

Por lo menos, no es una preocupación inmediata, a diferencia de los botones de mi uniforme.

—A pesar de que no lo vale, estoy segura que están orgullosas de haber conseguido tu autógrafo, Señorita Chris. Me pregunto cómo debería preservar el mío…

—Sólo lava tu cara.

—¡P-Pero eso sería un desperdicio!

Freesia es una verdadera idiota por maravillarse por esto.

Bueno, me estoy llevando a la ruina, así que dudo que puedan usarlo en el futuro. Por eso pienso que fue una pérdida de tiempo.

En cualquier caso, ya terminó. Gracias a esto, me las arreglé para deshacerme del club. Ahora puedo prepararme para el próximo evento.

—Ahora, Freesia. Sabes sobre la presentación para los nuevos estudiantes, ¿verdad?

—Por supuesto.

Me refiero a la fiesta del último día del Festival de Fundación al que los nuevos inscriptos asistirán.

La Academia presume de la cantidad de estudiantes que tiene.

Es un evento tan grande que incluso Freesia lo conoce.

Los que ya son estudiantes no tienen permitido asistir. En su lugar, tienen una fiesta separada en otra parte del campus. El Príncipe Endo debería estar a cargo de esa fiesta con al ayuda del Consejo Estudiantil…

Rona es uno de los miembros y no está, pero debería salir bien. Endo debería poder manejarlo.

Hay gente que puede molestar a Mishuli de mi parte.

Ahí es donde entra Freesia.

—Quiero que molestes a Mishuli en la fiesta.

—¡Entendido!

Está sorprendentemente emocionada.

Ni siquiera pude entrar en los detalles.

Es una idiota, pero es honesta y tiene buenas intenciones. Pero es una idiota.

Pensé que iba a vacilar en lastimar a las personas, sin embargo ella asintió. Me pregunto si es porque yo se lo ordené…

—¿En serio? Te estoy ordenando molestar a Mishuli, ¿sabes?

—Por favor no te preocupes. No podría pedir más.

Freesia apretó el puño determinada.

—¡Tengo que mostrarle a esa bruja algo de dolor!

—¿Bruja?

—¡Sí!

Es un título que el ángel, la heroína de este mundo, no merece.

Pero no puedo convencer a Freesia de la verdadera identidad de Mishuli. Soy la villana que se supone que es cruel con ella. No puedo dejar que Freesia sepa cuánto amo a Mishuli.

—Sé muy bien lo que estás pensando, Señorita Chris. Tenemos que corregir su personalidad, aunque eso signifique molestarla.

—¿Algo sucedió entre ustedes?

—Bueno, cuando era niña…

Freesia hizo un puchero y desvió la mirada.

—¿Te importaría decirme?

—No es nada importante. Pensé que era una buena amiga, pero me usó una y otra vez, y al final me sentí desechada.

Freesia se está quejando de ella. Me pregunto qué es lo que sucedió en verdad.

No debería decir esto, pero no hay forma en que mi hermana hiciera algo como eso sin un motivo. Después de todo es un arcángel. Pero no parece que Freesia esté mintiendo tampoco.

Lo más probable es que sucediera cuando me separé de Mishuli.

Puedo imaginar que le sucedieron un montón de cosas durante ese tiempo. Debe haberse sentido sola y herida cuando su amada hermana la dejó de lado. Probablemente no estaba preparada en su mente para hacer amigos, y debe haber causado algunos malentendidos.

—En serio…

—Sí. Por eso decidí que no me permitiría ser usada nunca más.

Estoy feliz que su determinación sea tan fuerte, pero es una idiota que está siendo usada.

Yo la estoy usando. Bueno, me siento mal por involucrarla, pero después de escuchar lo que dijo, me siento menos culpable.

—Ya que no hay objeciones, no tengo que perder tiempo para convencerte. Explicaré cómo deberías aproximarte a Mishuli. Sígueme.

—¡Por favor no se preocupe, Señorita Chris! Ya deseché mi debilidad. ¡Ahora no le mostraré piedad!

—Hey, deja de mentir.

Está mostrando su debilidad siendo una idiota.

—No lo estoy. Me deshice de mi timidez, y estuve trabajando en mi inseguridad. ¡El primer paso para la independencia es la confianza! ¡Usted me mostró eso, Señorita Chris!

—¡Estás mintiendo sobre tu timidez e inseguridad, ¿verdad?!

La determinación de Freesia es lo más sorprendente que me pasó en el día.

| Índice |

2 thoughts on “Mi hermana, la heroína – Capítulo 102

  1. Chocomenta says:

    Si soy sincera, no me gusta esto que está haciendo Mishuli, no me gusta la gente metida, y a la vez, quiero que Cris se de cuenta de quién es realmente Mishuli, que no es el ángel que cree que es, perdón, pero nunca me gustaron este tipo de personajes, uno que manipula constantemente, siempre saliéndose con la suya, y otro que siempre termina siendo humillado, y perdiendo no importa cuándo esfuerzo ponga en algo.

    • Jolyne says:

      Yo quiero que Mishuli caiga de una vez, que Cris tenía una buena vida, tenía una buena amiga, un prometido del que esta enamorado, y un buen futuro por delante, y por querer lo mejor para esa víbora, lo tiró todo a la basura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *