Mi hermana, la heroína – Capítulo 108

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


El destino fue despedazado.

—… Terminó.

Después de que el debate terminó, regresé a mi cuarto y colapsé en mi cama.

Las suaves sábanas me aceptaron gentilmente en su abrazo.

Yo, por otro lado, no puedo aceptar la cruel realidad.

El final del Destino fue anunciado con claridad.

Para ponerlo claramente, Marywa siempre fue la enemiga del destino. Por lo menos, así fue su juicio en el debate. En el momento en que intenté cambiar mi diálogo para insultar la personalidad de Mishuli, Marywa me detuvo de inmediato. Nunca tuve la oportunidad de jugar según el guión.

Gracias a eso, terminamos teniendo un verdadero debate.

Aunque ese no es el problema.

—Perdí…

Yo, una genio, probé el sabor de la derrota.

Por supuesto, actué bajo la asunción de que yo soy la villana, así que perdí con Mishuli simplemente porque no hice un buen argumento. Si me lo hubiera tomado en serio, nunca hubiera perdido. Mi orgullo sigue intacto.

Dejando eso de lado, el verdadero problema es qué hacer a partir de ahora.

—¿Por qué no funcionó…?

Abracé mi almohada mientras gruñía.

Me esforcé desde que Mishuli se inscribió en la Academia, y ahora estoy al final de mi camino. Mis tres años siguiendo el camino del Destino fueron un desperdicio. ¿Qué debería hacer ahora?

Ya no entiendo nada.

Yaciendo boca abajo en la cama, repentinamente me quedé dormida por un tiempo.

♦ ♦ ♦

Por alguna razón, cuando desperté vi a Surfania sentada en una silla en mi cuarto.

—Te lo mereces, Chris.

Ella cerró el libro cuando notó que me desperté, y me miró con frialdad.

—… ¿Qué quieres?

Por un momento pensé que estaba soñando, pero esta sin lugar a dudas es la realidad.

¿Quién la dejó entrar?

No, ya lo sé. Probablemente fue la sirvienta. Ella debe haber sabido que conozco a Surfania, y por ello la dejó entrar.

¿Pero por qué está aquí?

Desde que entramos a la Academia, nunca se aproximó activamente a mí, así que ¿por qué vino aquí por su propia voluntad? ¿Va a insultarme por perder el debate?

Sí, es lo más probable.

Eso es lo que pensé, hasta que vi algo en la mesa.

—Ha pasado un tiempo, ¿por qué no jugamos a algo?

—…

¿Qué está pensando exactamente?

Dudo que haya venido para divertirse, como en los viejos tiempos. En primer lugar, nunca se acercó a mí incluso durante nuestra infancia.

Pero está bien.

—Muy bien…

Me levanté de la cama y dejé de pensar.

No importa nada ahora que fallé. Perdí los medios para garantizar el brillante futuro de Mishuli.

—Probablemente me animará un poco.

—Ya veo. Es bueno ver que estás siendo razonable.

Estamos sentadas en lados opuestos del tablero. Ha pasado tiempo desde que jugamos juntas.

Pensé que me dejaría ir primero, pero hizo el primer movimiento sin decir nada. Elegantemente, la imité.

Estamos moviendo nuestros peones y piezas sin hacer movimientos drásticos o nuevos.

—Sabes, siempre pensé que te estabas deteriorando con los años. Siempre pensé, “Chris se está volviendo más idiota y causa más problemas”.

—Tu naturaleza realmente es grosera.

—Es lo apropiado. No pienso que sea algo malo, pero me enorgullezco de ser la persona más adecuada para criticarte.

—Deberías pensar que es malo…

Movemos mientras hablamos como en el pasado. Se siente natural por alguna razón, como si nada hubiera sucedido en estos tres años.

Estamos en el medio del juego.

—Pero últimamente noté algo. No es como si te estuvieras deteriorando o algo.

—Obviamente, siempre estoy mejorando-

—No. —Ella me cortó, negando mis palabras. —Simplemente no maduraste para nada.

Me detuve cuando estaba por mover.

No es por sus palabras.

Sino por la intensidad del juego.

El partido todavía no fue decidido, pero mi formación me pone en ligera desventaja.

Levanté la mirada del tablero. Surfania luce normal, sin una pizca de orgullo.

—Estás completamente equivocada si piensas que no puedo derrotarte. No soy una cabeza dura para seguir perdiendo cuando dejaste de mejorar.

—¿Dices que perderé?

Un fuego se encendió en mi interior.

Es cierto. No debería permitirme pudrirme aquí.

Soy una genio, y odio perder.

Salvaré a mi hermana. Incluso si el Destino no está en ninguna parte, incluso si estoy sola, definitivamente la salvaré.

—Sí, perderás.

—No me subestimes, Surfania. Y por cierto, déjame agradecerte.

Finalmente hice mi movimiento.

Siendo provocada por Surfania, mi determinación se renovó.

—Acabo de recordarlo gracias a ti. Haré lo que tengo que hacer. Por esa razón nací.

—Pensé que finalmente estabas yendo en serio, pero luce que sigues siendo una idiota que se rehúsa a enfrentar la realidad. Las personas no nacen por una razón. No hay nada que debas hacer tampoco. Las personas simplemente se esfuerzan en hacer lo que quieren.

En contraste con mi pasión, Surfania permaneció tranquila y en calma.

—Pero sí. Ya que es una buena oportunidad, vamos a hacer una apuesta.

—¿Oh?

Recordé la primera vez durante el Festival hace tantos años, y la primera vez que conocí al Príncipe Endo.

Pero no podemos apostar todo nuestro dinero en oponentes aleatorios o firmar autógrafos en papeles blancos. Bueno, en esas ocasiones fue la culpa de Leon y Endo respectivamente.

—¿Qué apuestas?

—Si pierdes, quiero una disculpa.

—¿Hacia ti…?

—¿Huh?

Surfania luce hosca mientras frunce su ceño.

—¿Qué? ¿Hiciste algo por lo que debas disculparte conmigo? ¿Por qué no lo dices entonces?

—No, por el contrario, tú deberías disculparte

Yo soy la que cortó lazos con ella, pero también me sorprendió cuando me regañó en público. Me mantuve en silencio porque sabía que estaba equivocada, pero su regaño estuvo en otro nivel.

Ese incidente estableció nuestras posiciones en piedra. Pensando en ello ahora, fue lo que causó que el Destino saliera de rumbo.

—Ya veo. Entonces, si pierdo, me disculparé. Por cierto, lo haré en un espacio público.

Maldición.

Estoy confundida.

La dejé establecer las condiciones. Además, luce como si yo lo hubiera pedido. Es difícil retroceder ahora.

—… ¿A quién debería disculparme? ¿Con Mishuli, quizás?

—¿Por qué debería actuar como mediadora entre tú y esa bruja? ¿Eres estúpida?

Surfania bufó con furia.

—Brujas e idiotas deberían permanecer peleando por toda su vida. Eso sería mucho más agradable.

—¿A quién llamas bruja?

—Heh.

La miré mal en reflejo, causando que bufara de nuevo.

—Al final, estás loca por tu hermana como siempre.

Estoy sin palabras.

Mi lengua se patinó demasiadas veces. Estando descorazonada desde mi fallo en el debate, probablemente estoy bajando mi guardia porque es Surfania.

—Bueno, dejando eso de lado, vamos a hablar sobre la persona a la que deberías disculparte. Deberías saberlo si lo piensas. ¿Por qué crees que me tomé el esfuerzo de llamar a la famosa Señorita Toinette a la escuela? Fue una molestia razonar con ella.

—… ¿Huh?

—Discúlpate con la Señorita Toinette.

Mi rostro se puso rígido.

Surfania me miró como si estuviera feliz.

—Hehe. Es cierto. Quería ver esa expresión.

—S-Surfania, t-tú… la razón por la que llamaste a Marywa…

—¿No es obvio?

Mostró su expresión burlesca característica digna de su apariencia inteligente.

—Todo fue para molestarte.

—…

Muy bien.

Iré con todo a partir de ahora.


Sharon
Sharon: Sí, yo también me sorprendí cuando no pusieron el debate… ¿Quizás el autor lo dejó para su otra versión? (Sí, hay otra versión, pero no tengo idea de dónde está o cómo acceder a ella. En esa, tengo entendido que sale la mamá de Chris, que no es Marywa XD.)

| Índice |

One thought on “Mi hermana, la heroína – Capítulo 108

  1. Gilly Silec says:

    Oh, que fuerte, yo estuve pensando desde hace un tiempo que en el juego, si no me equivoco, uno de los finales es que la villana se suicidó, y si fuera el caso de que Chris en una profunda desesperación por no poder ayudar a Mishuli optará por ese camino; yo creo que Chris no haría eso, pero siempre me queda una duda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *