Mi hermana, la heroína – Capítulo 114

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


Soy Christina Noir. Soy una genio.

Con la bendición de mi madre, me puse de pie a la edad de un año. A mis dieciséis, destruí el destino en piezas a través del vínculo con mi amada hermana.

Y me gradué de la Academia a la edad de dieciocho.

Así, formalmente entré a la esfera política de la alta sociedad.

Estoy en el salón de espera de una fiesta. Tengo ropas lujosas, y estoy algo nerviosa. Debo decir que estoy completamente preparada para hacer lo que debo, pero sé que tomará más que estar preparada.

El primer paso para salvar a mi hermana es superar a mi padre. Y para ganar su libertad en el sentido pleno de la palabra, debo destruir esta sociedad que se maneja a través de las posiciones sociales.

Incluso para una genio como yo, mi enemigo es fuerte y formidable. A pesar de que tengo varios aliados, mi oponente parece invencible en fuerza y números.

Escuché una voz a mi lado, sin una pizca de nervios.

—Pensar que terminaría debutando en la sociedad —murmuró Surfania pensativa.

Escuchándola, pude relajar mis hombros.

—… Sí. Probablemente eres la que más cambió desde la infancia.

—Es probable.

Ella concordó conmigo, como si recién hubiera notado lo mucho que cambió.

Ya que ambas tenemos la misma edad y somos miembros de la Nobleza, estamos en el mismo cuarto de espera. O mejor dicho, pedimos estar juntas.

Surfania siempre se está conteniendo en los gastos de su apariencia, pero hoy está vestida maravillosamente, y luce como una dama apropiada.

—¿No están felices tus hermanas de que decidieras debutar?

—Cállate. No quiero recordar la imagen de ambas danzando de alegría.

—Ahaha, ni siquiera puedo comenzar a imaginarlo.

Ellas deben tener un serio complejo de hermanas. Viendo a su hermana sombría caminar por un sendero decente en la vida debe haberlas hecho muy felices.

—Por cierto, ¿por qué me estás ayudando, Surfania?

Me refiero a mi plan para salvar a Mishuli.

Charles me ayuda por mi bien. Rona por pura admiración, y Catalina probablemente tomó mi lado para cambiar el sistema social. En cuanto a Leon, él probablemente ayuda por el bien de Surfania.

Sé que ella no tiene interés en mis ideas u objetivos. Tengo que descubrir su motivación.

—¿Es por nuestra amistad? ¿Me ayudas porque somos mejores amigas? Estoy feliz.

—Deja de decir cosas tan estúpidas y molestas.

Surfania arruinó mi broma.

—Después de que todo termine, creo que contaré la historia de tu caótica vida. Entonces viviré pacíficamente y tranquila con las ganancias de la novela. Esa será mi recompensa.

—¿Hmm?

Bueno, si eso es todo lo que quiere, entonces no me importa.

La biografía de mi grandeza definitivamente será un bestseller, además de pasar a la historia.

—Causaré una gran conmoción que tomará años tranquilizar, ¿sabes?

—Está bien. Eso mismo es digno de escribir. Y ya decidí el título. Laberinto del Destino. ¿Qué tal suena?

—No tienes ningún sentido de delicadeza. ¿Puedo quemarlo?

—¡Por supuesto que no!

Surfania me gritó en el rostro. Finalmente encontré a alguien más difícil de lidiar que el Príncipe Endo.

—… Casi es tiempo de entrar a la fiesta. Voy a adelantarme, Señora Noir.

—¡C-Cállate, Señorita Calibrachoa!

Mi rostro se volvió rojo en respuesta a su broma.

Me está llamando Señora en lugar de Señorita. No tengo que explicar lo que eso significa… Me da demasiada vergüenza decirlo.

—Muy bien, muy bien. Te veré en la fiesta entonces. Estoy esperando tus atrevidas acciones.

Surfania me miró con una sonrisa abusiva, quizás satisfecha por molestarme, entonces le permitió a su padre escoltarla fuera del cuarto de espera.

La habitación se volvió silenciosa cuando se fue. Un pensamiento atravesó mi mente, y lo dije en voz alta.

—… Ahora que lo pienso, Marywa siempre será la Señorita Toinette, ¿huh?

—¿Quieres que te calle a la fuerza?

Me atrapó por sorpresa. Miré afuera para ver quién era.

—E-Estás aquí, Marywa.

—Sí. Después de todo vine a acompañarte a ti y a tus amigos.

Es Marywa Toinette. Sus ojos son tan afilados como los de un halcón. No tiene un vestido lujoso, pero sus ropas son sorprendentemente elegantes.

Para mostrar mi resolución en sobrepasar a mi padre, le pedí a Marywa que nos acompañara en nuestro debut en sociedad. Le dije a mi padre que no viniera conmigo, y él lució bastante deprimido.

Honestamente quiero que se relaje un poco. Estoy por hacerlo sufrir de ahora en adelante, pero como regalo, pretendo dejarle vivir una vida pacífica y silenciosa tan pronto como pueda.

—Gracias por aceptar mi petición de acompañarnos… ¿Pero realmente está bien?

Fue una lucha antes de que yo naciera. Cuando Marywa estaba con la Princesa Evelia, ella no se mostraba en público.

Marywa asintió sin pensarlo dos veces, como si entendiera por completo mis dudas.

—No me importa. No pretendo fallar de nuevo, y ya no tengo nada que perder.

Si ella lo dice, entonces mejor. Poseo la misma popularidad abrumadora que la anterior Princesa, quien vivió en la anterior generación. A pesar de que Marywa es de la misma época, ella será de ayuda por sus conexiones. Es muy aliviador.

Marywa me escoltó fuera de la sala de espera y me acompañó a la fiesta.

Mi cuerpo está temblando, no por nervios o miedo, sino por emoción. La lucha que me espera probablemente causará la mayor conmoción en mi vida.

Para liberar a Mishuli de las cadenas de la sociedad hierárquica, voy a destruir a la Nobleza yo misma.

En general, soy una persona a la que le gusta sobresalir. Y mi sentido del propósito nace cuando me enfrento y supero las dificultades. Nunca pensé que un estadio público tan maravilloso me esperaba más allá de mi vida en Laberinto del Destino, del cual me liberé.

—Ahora bien, Señorita Chris.

—Deja de llamarme así, Marywa. Ya no soy una niña.

—Mis disculpas, Señora Noir.

Mis mejillas están teñidas de rojo y fruncí el ceño.

Es mi primer paso para debutar en la sociedad, y mi batalla contra el sistema de gobierno.

Mi corazón está latiendo con expectativas y preparado para la larga y distante batalla que me espera pasando esta puerta. Marywa me miró para una última confirmación.

—Sin vacilar.

—Por supuesto.

—Y no temerás a quien te quiera o te odie.

—Sí.

—Y no importa quién te hiera, no huirás del dolor.

—Estoy completamente preparada.

—Y… ¿No te irás a ningún lugar lejano, sola?

—… ¡No!

Miré directamente los ojos marrones de Marywa. Sabiendo que no vacilaré de aquí en adelante, afirmé todas sus preguntas.

Finalmente, ella asintió.

—En ese caso, vámonos.

—¡Sí!

Es cierto.

Este país sabrá mi nombre.

Este cuerpo es un regalo de despedida de mi madre, y Marywa me crió bien. Me dedicaré por completo a mi hermana, la heroína. Pero en esta historia no soy la villana.

Abrí la puerta a la elegante reunión de damas y caballeros, la puerta al campo de batalla.

A partir de este punto todo es desconocido, pero sé que lo disfrutaré en lugar de temerle. Un mundo donde todo está predeterminado es muy frágil.

—De aquí en adelante, tú eres el personaje principal.

—Por supuesto. —Acepté mi papel orgullosamente. —Soy Christina Noir.

Esa será mi presentación cuando entre. No olvidé los modales y etiqueta que perfeccioné tan bien, sino que intento romper la tradición y encantar a todos al actuar como soy.

Todos me están mirando sorprendidos. Elevé mi voz para anunciar públicamente mis intenciones de comenzar una revolución.

—¡Soy el personaje principal que ama a mi hermana, la heroína, y soy una genio!

El mundo donde yo soy la protagonista acaba de comenzar.


Sharon
No les puedo explicar lo emocionada que estoy ahora. Esta es una novela que me encantó desde su mismísima sinopsis. He reído, he llorado, he querido golpear a Chris, he golpeado mentalmente a su padre, he amado a cada uno de los personajes y los he odiado. Los vi conocerse, crecer y madurar. Realmente no puedo explicar lo mucho que me gustó esta novela, lo mucho que disfruté cada capítulo y lo que me duele haber llegado al final. Pero no me arrepiento, porque sería un desperdicio que ustedes no puedan leerlo y disfrutarlo como yo. No podría elegir a un personaje por sobre los demás, aunque personalmente me identifiqué mucho con Surfania y me gustó mucho verla avanzar. Pero bueno, también tenemos a Chris, Mishuli y Marywa, con sus peculiaridades, a Charles que nos robó el corazón, a Endo que todos parecieron olvidar, y algunos personajes secundarios que el autor tan amablemente llamó como “Personajes inútiles” XD Espero realmente que a todos les haya gustado esta novela aunque sea lo mitad de lo que me gustó a mí. Nos veremos por la página~

Tanuki
No sabría explicar cómo me siento, una parte de mi no quería terminar con la novela, incluso alargue el terminar la edición pero realmente estoy satisfecho con la historia, aunque siento un vacío ya que me hubiera gustado leer más de las aventuras de Chris. Me gustaría darle las gracias a todos los que trabajaron en esta novela, desde el primer grupo de traductor/editor hasta las que están actualmente. En especial a Sharon la traductora por aguantar mi ritmo lento ya que también me encargo de publicar los capítulos en la página y Maru en corrección que tiene que lidiar con mis errores, también a ustedes los lectores por seguir esta genial historia con nosotros. Con esto me retiro antes de ponerme más sentimental, hasta pronto y espero disfruten la lectura. Espero realmente que a todos les haya gustado esta novela aunque sea la mitad de lo que me gustó a mí. Nos veremos por la página~

| Índice |

7 thoughts on “Mi hermana, la heroína – Capítulo 114

  1. Ann says:

    Me dejó un vacío existencial pero amé esta novela.
    Gracias por la traducción y ojalá aya extras de como logra derrotar el sistema y vivir feliz y casarse y todo eso jajaja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *