¡No aceptaré una Heroína como tú! – Capítulo 16

Traducido por Bee

Editado por Nemoné


Un mes ha pasado desde la fiesta de Navidad, y el día de hoy, Emily y Anna vendrán a visitar la residencia de la familia Asahina.

Como solo hay dos sirvientas en la residencia, las dos han estado muy ocupadas con los preparativos para recibir a los invitados. Sin embargo, conociendo que los visitantes eran parientes de Kaoru, lo que significaba que las sirvientas ya estaban familiarizadas, las preparaciones habían sido especialmente rápidas y todo se terminó en una sola noche.

En su habitación, Tsubaki estaba sentada en una silla del armario, cepillando su cabello después de cambiarse su camisón para dormir.

Anteriormente, cuando Tsubaki todavía vivía con los Mizushima, habían entre una hasta 10 sirvientas que siempre la ayudarían a arreglarse después de levantarse. Pero como el número de sirvientas que trabajan en su casa actual son solo dos, sus padres le dijeron que tendría que hacer todo lo que ella pudiera por sí misma.

Por supuesto, esto no representó ningún problema para Tsubaki, que podía cuidarse sola.

Después de revisar que su apariencia estuviera decentemente arreglada, Tsubaki se lavó el rostro en el lavabo y se dirigió hacia el comedor para desayunar.

—Buenos días.

Habiendo escuchado la voz de Tsubaki, sus padres la voltearon a ver y le devolvieron el saludo.

—Parece que tenemos a alguien somnolienta el día de hoy. (Kaoru)

—Anoche no pude dormir temprano por la emoción de escuchar que Anna-san vendría de visita el día de hoy.

—Bueno, después de todo, ella es tu primera amiga. Tu madre también está esperando con ganas la reunión con Emily-san, ¿sabes? (Yuriko)

—Fufu, estamos en la mismas al parecer.

Tsubaki y Yuriko se miraron la una a la otra mientras sonreían.

Cuando la sirvienta terminó de preparar el desayuno, Tsubaki entonces tomó una pieza del recién horneado Rollo de Mantequilla, y se lo comió lentamente mientras ponía un poco de mermelada de fruta como topping.

La suavidad del Rollo de Mantequilla y lo dulce de la mermelada se mezclan creando un sabor delicioso, Tsubaki siente que ella nunca se cansaría de tal sabor.

Acompañando el pan, los suaves y esponjosos huevos revueltos junto con yogurt casero estuvieron exquisitos.

Nuestro cocinero realmente sabe lo que hace. Tsubaki piensa mientras disfruta su espléndido desayuno.

Acabando con el desayuno, Tsubaki se queda un momento para reposar su estómago, y luego se dirige al baño para lavar sus dientes.

Sabiendo que Anna y su madre llegarían hasta en la tarde, Tsubaki estaba considerando esperar mientras leía un libro. Afortunadamente, hay libros variados entre ilustrados y occidentales en la biblioteca en la residencia Asahina. En pocas palabras, era el prefecto espacio para que Tsubaki perdiera la noción del tiempo.

Habiendo llegado a la biblioteca, Tsubaki entonces comenzó a buscar libros infantiles, y mientras revisa los libreros se dio cuenta de que todos los libros de su categoría se encontraban a una altura ideal para su alcance. Fuera la persona que fuera, ya se su padre o alguna sirvienta, Tsubaki estaba agradecida por el gesto y la consideración

Tsubaki tomó todos los libros ilustrados que se encontraban clasificados alfabéticamente y los comenzó a leer uno por uno.

Para el momento en que terminó de leer todos los libros, los volvió a colocar en el librero. Mientras los acomodaba, Tsubaki releía los títulos de todos los libros, y se percató de que no los estaba ordenando de manera alfabética y se sintió mal por el desorden y las sirvientas, así que comenzó de nuevo, ahora acomodando todos los libros en su posición inicial.

Tal vez estaba demasiado concentrada acomodando los libros, que Tsubaki no escuchó las puertas abrir. Ella se dió cuenta de la otra persona en la habitación hasta que ésta la llamó.

—Señorita, la merienda está lista.

Tsubaki entonces siguió a la sirvienta que fue a avisarle. Una vez más está de vuelta en el comedor. La merienda de hoy era un conjunto de comida China.  Dumplings con relleno, sopa y arroz frito.

Ayer habían tenido todo un buffet al estilo Mediterráneo de Hawaii.

¿Pero qué clase de chef tenemos?

Acabada su merienda, Tsubaki se tomaba su tiempo relajándose en la sala de estar del primer piso, cuando notó que las sirvientas se movían de un lugar a otro con rapidez.

—Oh, ya han llegado.

Tsubaki comprendió que los visitantes que tanto estaba ansiando habían llegado.

Ella se levantó de inmediato y se dirigió a la recepción principal, esperando por la entrada de Anna y su madre. Parece que a Yukino también le había llegado la noticia a través de las sirvientas que se movían de lado a otro, que aguarda junto con Tsubaki en la recepción.

Cuando la sirvienta abrió la puerta principal, una hermosa mujer con una mirada intensa se encontraba del otro lado.

Detrás de la mujer con la poderosa aura, Tsubaki se percató de Anna y le sonrió. Notando la acción, Anna le devolvió el gesto.

Justo en el momento que Tsubaki abrió su boca para decir “Anna, cuánto tiempo sin vernos”, el espacio silencioso súbitamente se llenó de gritos de emoción.

— ¡¡Kyyaa!! ¡¡¡Yuririn, ha sido taaanto tiempo!!!

— ¿Eh? ¡¿Yuririn?! (Tsubaki)

—He estado esperando tanto por este momento, ¡Emilin!

— ¡¿Hah?! ¡¿Emilin?! (Tsubaki)

Sorprendida de escuchar tan empalagosos apodos, Tsubaki quedó de boca abierta al ver la interacción de su madre y Emily.

La energía era demasiada, las dos iban “¡Kyyaa! ¡KYYAA! ” mientras se agarraban con fuerza de las manos.

Las dos se habían visto hace poco en la fiesta de Navidad, ¿no? Solo a pasado un mes desde entonces, ¿de acuerdo? Esto era lo que Tsubaki quería expresar justo en este momento, pero no tenía las agallas para hacerlo.

Mirando a la atónita Tsubaki ante tal situación, Anna palmea el hombro de Tsubaki con entendimiento, explicándole que su relación siempre había sido así.

Ya veo, con que siempre ha sido así eh. Tsubaki vuelve su mirada a Anna, que había vivido este espectáculo una y otra vez, llena de lástima.

Una sirvienta hace la recomendación de que el grupo cambie de locación, a lo que todos se mueven a la sala de estar.

En la sala de estar, otra sirvienta ya ha preparado el té con antelación.

Tsubaki y lo demás toman asiento, con Emily y Yuriko retomando su conversación.

—Yuriko, estaba tan extasiada cuando escuché que te casarías con mi hermano Kaoru porque, después de todo, te convertirías en mi cuñada. ¿Sabes qué? Mi hermano siempre, siempre me ha preguntado por cada detalle sobre ti. Es un alivio saber que él nunca dejó de pensar en ti ni un momento.

— ¿En serio preguntaba por mí?

— ¡Lo puedes apostar! Desde cuál era tu comida favorita, tu película, color, comida, hasta que flor considerabas más especial. Aunque hubiera sido mejor que te hubiera preguntado desde un inicio… Ya ves cómo es mi hermano, un poco patético.

—E-En serio…

El rostro de Yuriko de repente se torna rojo mientras sonreía con ternura.

Sí, sí, gracias por la miel. Tsubaki piensa al observar a su madre.

Viendo que todo lo que ha dicho solo termina deleitando a Yuriko, Emily decide cambiar la conversación a Tsubaki.

—Pero aún así, sus ojos realmente se parecen a Tía. Tsubaki-chan, la gran herencia genética Mizushima corre con fuerza en tu venas, ¿no es cierto? No hay ninguna duda de que crecerás para ser una belleza en el futuro, te lo puedo garantizar.

Emily le lanza a Tsubaki un guiño con ambas manos con un pulgar arriba.

Tsubaki solo deja salir una risa algo incómoda.

—Oh, cierto. Tsubaki, escuché que golpeaste a Leon en la fiesta de Navidad. ¡Qué manera de lucirte, linda!

— ¡Emily-san! No la elogies al respecto.

—Ni sus padres se inmutaron, ¿sabes? Claro, sería una situación diferente si ella hubiera levantado la mano sin razón, pero en ese momento era claro el error de Leon.

Bee
Hasta ahora, sigue siendo mi cap favorito cuando golpea a Leon.

—Aún así…

Al parecer, que una niña levantara la mano contra alguien era algo impensable desde el punto de vista de Yuriko.

—Oh bueno, al parecer sus padres estaban agradecidos con Tsubaki por su respuesta.

— ¿Eh?

—Para que sepas, su madre muy raramente regresa a casa por su trabajo. Las personas que fueron asignadas para cuidarlo son sus abuelos por parte de las dos familias, y tal parece que lo han estado malcriando. Antes de que se dieran cuenta sus padres, Leon había crecido sabiendo cómo ser arrogante y denigrar a las personas, hasta que Tsubaki le puso un alto, claro. Gracias a eso parece que ha reaccionado y se ha dado cuenta de su actitud hasta ahora. Como sea, sus padres están aliviados de que Leon comienza a comportarse teniendo consideración de otras personas.

Oh, así que vivía en tal circunstancias, supongo que el haberlo golpeado realmente estuvo fuera de lugar. Tsubaki piensa con remordimiento.

Sintiendo que el ánimo de Yuriko y Tsubaki había caído por los suelos, Emily cambia nuevamente el tema de conversación.

—Por cierto, ¿cómo está la casa? ¿Tienen algún inconveniente? Sabes, con todo el estilo vintage de casi todos los muebles, seguramente tienes alguno.

—No, para nada. Todo el mueble aquí tiene un toque particular que me gusta mucho.

—Mi madre estaría encantada de escuchar eso. ¿Y sobre los sirvientes de aquí? Quiero decir, sabía que la gente aquí era poca, así que quería saber si había algo en lo que no te hayan podido ayudar.

—Oh, no tienes que preocuparte por eso. Han hecho un gran trabajo, bueno, lo máximo que podían hacer con su experiencia y en ámbitos fuera de su comfort. Había escuchado de la versatilidad en el trabajo de la muchedumbre de los Asahina, pero han superaron todas mis expectativas.

—Originalmente, la casa Asahina era una fábrica de ollas en el periodo Edo. Los sirvientes que trabajaban aquí para nuestra familia son descendientes de los originales que decidieron seguirnos desde entonces. No conozco el número exacto, pero existe un extenso rango de edades, desde muy jóvenes hasta ya mayores, cercanos a la cabeza de la familia Asahina en ese tiempo, y es una de las razones por la cual la familia Asahina es ahora una de las mayores empresas en la producción de cerámica. Pero hubo un tiempo en el que se tuvieron que despedir a una gran cantidad de gente, por la Gran Guerra, que golpeó de manera significativa al sector económico, y causó que las acciones se desplomaran alarmantemente. No se les podía pagar ni el salario mínimo de ese entonces. He escuchado que el abuelo lloró cuando los despidió. ¿Llegaste a escuchar que la gente de la familia Asahina era innecesariamente ingenua? Bueno, por un lado tenían razón. De todas formas, los que se quedaron quisieron convertirse en la fuerza que hoy levanta a la compañía Asahina, a darle fuerzas al abuelo.

—Ya veo, una relación de mutua confianza, eh.

—Sí, bueno, también se puede decir que el abuelo más o menos poseía un carácter especial. Pues él volvió a reclutar a todos aquellos que había despedido en una nueva compañía de seguridad que fusionó con la compañía Asahina.

Lejos de resentir a la compañía que los había despedido, ellos incluso quisieron ser la fuerza que levantara a la empresa que se caía a pedazos en ese entonces bajo su propio juicio, realmente, la cabeza anterior de la familia Asahina debió de haber sido un hombre digno de conocer.

Ojalá hubiera tenido la posibilidad de conocerlo siquiera una sola vez. Tsubaki pensó con tristeza.

—Hablando de él, hace poco me mandó una foto de sus vacaciones en Dubai, es un alivio que sigue fuerte como un roble

Escuchando la reveladora noticia, Tsubaki cayó dramáticamente al suelo. orz

[Nota T: Para poner de ejemplo, es cuando un personaje en alguna serie se “tira/cae al suelo” por ya sea decepción, plot twist, risa, que nada más se ve en el suelo. Ese orz da alusión a una personita de rodillas.]

Tsubaki había pensado que tal persona ya había pasada al otro lado (fallecido) porque el tono que Emily había usado en su relato era uno muy serio y respetuoso.

—Tsubaki, solo hay dos clases de personas en esta familia, ya sea te conviertas en una perdedora o una rara. (Anna)

— ¡¿Por qué esas dos son las únicas opciones?! (Tsubaki)

¿Es que acaso no hay una opción más o menos “normal”? Eso era lo que Tsubaki preguntó, pero Anna solo sacudía su cabeza de un lado a otro.

En ese momento alguien tocó la puerta de la sala con suavidad, las sirvientas abrieron para dejar pasar al representante de los “perdedores” de Asahina, Kaoru.

— ¿Ya han acabado con su reunión de chicas?

— Oh, mi querido hermano, ¿estabas aquí?

— ¡Claro que sí! Estaba en el Atelier, la habitación contigua, todo este tiempo.

En el momento que llegaron Emily y Anna, Kaoru estaba demasiado inmerso en la nueva pintura en cerámica, que no se percató de la llegada de las invitadas.

Después de llegar el momento de tomarse un descanso, se encuentra con que todas ya estaban conversando en la sala.

—Yuriko, como puedes ver a Kaoru-niisan, es una persona muy poco confiable, pero solo por una mujer, él ha persistido ante todo. Él hizo todo lo que pudo al ocultar sus sentimientos por 15 años. Te puedo asegurar que él es una persona muy fiel.

— ¿Podrías refrasear la primera parte de tu enunciado?

—Dios, hermano, que molesto eres.

Escuchando eso, Tsubaki podía adivinar la verdad en la jerarquía de hermanos dentro de la familia Asahina.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *