¡No seré un enemigo! – Capítulo 24: Fuimos a detener a una persona sospechosa, pero…

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


La razón por la que visitamos a la familia del Marqués fue porque recibimos un informe acerca de una persona sospechosa. Esto fue gracias a que se tomaron mayores medidas de seguridad que se habían establecido en las tierras del Marqués.

Como esta persona ya había sido detenida, debíamos examinarla para después llevar al hombre con nosotros al castillo.

Madame Beatrice sería acompañada por Allan, que ahora estaba ayudando con los asuntos relacionados con el territorio, Sir Wentworth, las otras doncellas y yo, dos caballeros y cinco soldados, nos acompañarían como nuestros guardias.

Para ser honesta, soy la única en todo el grupo que no sabe ni puede pelear.

Entonces, ¿por qué me pidieron que fuera? Todo se debió a Madame Beatrice.

♦ ♦ ♦

—Gracias, Kiara. Eres muy hábil con esto.

Durante una mañana después de tomar un desayuno ligero.

Madame Beatrice sonrió y me dio las gracias después de que había terminado de arreglar su cabello.

Como Madame Beatrice haría esta visita como Marquesa, debía mantener su cabello debidamente arreglado. Esto también es una cuestión de estatus. Es necesario que use algo que demuestre que está por encima de cualquiera y no solo eso, también debe estar bien colocado.

Es mi trabajo consultar a las damas o doncellas de hijas de familias nobles y hacer planes para la vestimenta del día, con el fin de vestir de manera elegante y bella a la señora Beatrice.

No hubiese habido problema alguno si Maia o los demás hubiesen hecho este trabajo, ya que su sensibilidad no era menor a la mía. Pero dado que nuestros anfitriones son nobles, sería apropiado que la doncella estuviera, por lo menos, relacionada con nobles. Evitaría cualquier posible problema que pudiera surgir a causa de su origen común.

Y así se convirtió en mi tarea.

A mí me gustaría más cualquier otro trabajo, pero necesitaría tener fuerza para las otras tareas que realiza la marquesa, así que este puesto me queda mejor. Después de todo, he sido criada como la hija de un Conde, así que hablar como un noble no es algo difícil para mí.

Las doncellas de las familias nobles de la zona o pertenecientes a ramas de la familia del marqués, parecían un poco desilusionadas por esta “hija de noble cuna que se había presentado”.

Pero lo siento, este es el disfraz más alto y poderoso que puedo desempeñar. Si alguien pensara tenderme una trampa, probablemente, caería y me encerrarían.

Sin embargo, mientras caminaba en la mansión de la familia de la rama, incluso Allan me preguntaba, — ¿Eres realmente Kiara?

Eso fue grosero. Conozco la etiqueta e incluso me he socializado con hijas de vizcondes y algunos de rango marqués en la escuela dominical. Cuando le recordé esto, dijo.

—Es correcto. Escapaste de esa escuela, ¿no…?

Como si realmente hubiera olvidado que todo eso sucedió.

Pero lo más molesto, fue que incluso Sir Wentworth, que estaba con Allan, me miró con recelo.

En cualquier caso, me alegró mucho que me dieran este papel para mantener la reputación de Madame Beatrice.

Y una de mis responsabilidades como su sirvienta es peinar su cabello.

Como el maquillaje apenas se usa en este mundo, en el rostro se aplica una cubierta ligera muy similar a la base, se peina el pelo y se agregan joyas como accesorios.

Trencé su cabello plateado antes de unirlo y arreglarlo con una horquilla. A la señora Beatrice le gusta mucho cómo la peino. No hay bandas elásticas en este mundo, así que trenzar el cabello y colocarlo resulta bastante difícil. Pero hacer esto resulta en un peinado que no se ve en ningún otro lugar, por lo que pensé que a ella le gustaría.

Estaba girando la cabeza hacia un lado para intentar ver su espalda en el espejo, mientras sonreía.

—Pero tu cabello parece mucho más manejable que el mío. Ojalá pudieras tener algo similar.

—Seguramente, pero mi cabello no sería apropiado para una Marquesa de su nivel…

Había trenzado una parte de mi cabello castaño y colgaba sobre mi cuello con una cinta verde que ate a la punta, el resto fluía libremente. Era un peinado entre infantil y adulto, pero también estaba bien cuidado y, rara vez, se interponía en el camino de mis labores.

En el castillo Everal, Madame Beatrice solía usar un moño simple cuando salía a montar, o lo dejaba completamente suelto. Entonces, aunque un peinado más intrincado es bonito, todavía le resulta más favorable mi simplicidad.

—Estoy segura de que estará bien tener ese tipo de peinado una vez que regresemos.

—Eso es verdad. Pero Kiara, ¿no tienes casi diecisiete años? Creo que la próxima vez que estemos en un lugar así, deberíamos tener el peinado a juego. Después de todo, eres una adulta ahora.

Tenía catorce años cuando llegué por primera vez al castillo Everal. Y cumplí quince años durante el invierno que siguió. Había pasado un año desde entonces, así que ya tenía dieciséis años. Afortunadamente, todos celebraron conmigo.

En aquel entonces, Madame Beatrice dijo, “Ya saben, las doncellas están más cerca de los compañeros que de los sirvientes de sus empleadores. Es por eso que a menudo son elegidas entre buenas familias. Entonces ¿no es normal para nosotros celebrar tu cumpleaños? Solo será con unos pocos amigos cercanos, pero creo que sería bueno para ti divertirte un poco”. Solo unos pocos…pensé, pero resultó ser una definición amplia para ella. No eran sólo Allan y unos cuantos familiares del marqués, sino todos los empleados del castillo. Eran demasiados para considerarse unos pocos. Sin embargo, todo el castillo disfrutó del banquete.

Por cierto, Allan cumplió dieciséis años antes que yo. Fue un asunto muy extravagante, totalmente natural, ya que él es el heredero.

Se invitó a todos los ciudadanos que vivían en la ciudad cercana, se sirvieron bebidas y comida como si se estuviera celebrando un festival.

Durante este evento, escuché que no había suficientes manos en la cocina, así que ofrecí mi ayuda pelando las papas en la esquina. Allan se sorprendió mucho cuando, más tarde, vino a buscarme.

Después de eso, él parecía, excesivamente, comprensivo acerca de que yo fuera capaz de pelar papas. Pero en realidad, fue algo que aprendí al ayudar a mi madre, mientras cocinaba en mi vida pasada.

En cualquier caso, no puedo estar perdida en mis pensamientos de esta manera.

Hoy es el día en que vamos a llevar al prisionero al castillo, sin importar que el criminal, se encuentra capturado y atado, de manera que solo se pondrá en el carruaje, el viaje durará todo el día, por lo que es necesario salir temprano.

Maia, los demás y yo seguimos a Madame Beatrice mientras se dirigía a la entrada de la mansión.

Toda la familia de la rama vino a despedirnos cuando entramos en el carruaje.

Maia, las demás doncellas y yo, seguimos a Madame Beatrice cabalgando cerca de ella. Allan y los caballeros también iban a caballo, mientras que los soldados iban en el carro cubierto con los criminales o en el asiento del conductor de nuestro carruaje. Los tres restantes montaron sus propios caballos.

Sentí una sensación de alivio tan pronto como el carruaje comenzó a moverse. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que me había quedado una noche en un lugar diferente.

En cuanto a la razón por la que Madame Beatrice llegó hasta aquí. Era porque la persona que los guardias habían aprehendido parecía estar en un estado extraño. A primera vista, el hombre parecía haber sido un cazador que, accidentalmente, había cruzado la frontera.

Su cabello estaba despeinado, su cuerpo estaba cubierto de pieles de animales para tratar de disimular su olor humano, incluso llevaba una cerbatana y un arco cuando fue descubierto. Exactamente lo que esperarías de un cazador.

Sin embargo, cuando los guardias fronterizos se le acercaron, el hombre sacó su cuchillo de caza y los atacó. Y así, fue capturado.

Pronto se dieron cuenta de que extrañamente había un número de lobos muertos alrededor de donde estaba el hombre. Los lobos parecían haber vomitado un líquido que era demasiado delgado para ser sangre.

Y este hombre, tenía varias botellas vacías que, cuando se inspeccionaron, mostraban los restos de un líquido rojo delgado pegado al fondo.

Los soldados apostados en ese lugar habían considerado bastante sospechoso el “traer ese líquido rojizo”, cuyo color está estrechamente relacionado con el veneno de los magos fallidos que el marqués está investigando, así que decidieron que lo mejor era atraparlo de inmediato.

[Traducido por Reino de Kovel]

Sin embargo, el Marqués ya tenía programado visitar la casa de un noble diferente. Entonces Madame Beatrice y Allan decidieron partir en su lugar.

Tanto Madame Beatrice como Allan se mostraron cautelosos ante la posibilidad de que el hombre fuera un mago fallido, pero no había ocurrido nada importante.

El hombre aprehendido estaba callado…o tal vez, estaba aturdido. Si bien, no pudimos saber nada de él, tampoco se volvió violento. Sin embargo, todavía estábamos seguros que es mejor tenerlo fuertemente atado.

También recibimos las botellas de las que habíamos oído hablar, ya que era necesario inspeccionarlas cuidadosamente una vez que regresamos.

Ahora, el trabajo estaba casi completo.

Cuando me senté en el carruaje, mi mente comenzó a vagar hacia las tareas que haría una vez que llegáramos al castillo, cuáles eran las más importantes y…

— ¡Woah!

El carro se detuvo repentinamente, resultando en que mi cabeza golpeara contra la pared del carro, que dolor.

— ¡¿Qué pasó?!

— ¡Oh, Madame Beatrice!

Mientras gemía y sostenía mi cabeza, Madame Beatrice había salido corriendo del carruaje.

— ¡Maia, protege a Kiara! ¡Clara, son lobos de viento! ¡Si no hay más de cinco, debería terminar rápidamente con su ayuda!

—Como usted diga, señora.

— ¡¿Qué?!

Estoy en shock, incluso Clara ha saltado del carro.

En todo caso, parecía increíblemente incorrecto que la Marquesa se considerará parte del personal de combate. ¿No era mucho más importante protegerla a ella en lugar de a mí?

Aunque, supongo que se debe a que siempre ha estado patrullando o cazando monstruos como un caballero, su participación en la batalla se había convertido en la norma, no solo en su propia mente, sino también para los demás.

—Pero, ¿por qué hay lobos de viento aquí?

Estamos en la carretera principal, los lobos de viento tendían a evitarla debido al olor de los humanos que pasaban regularmente. Por lo general, sólo atacarían a las personas que habían invadido su territorio.

El viento se precipitaba cada vez que los lobos corrían, lo que dificulta luchar contra ellos, debido al viento y al polvo que obstaculizan la visión.

Los había encontrado a menudo, como una especie de obstáculo en el juego, por lo que conocía sus características.

La única manera de lidiar con los lobos del viento es cortar sus pies para que no puedan correr.

—Pero, ¿este viento no parece demasiado fuerte?

El carro temblaba como si fuera golpeado por un viento increíble.

—De hecho, esto es…

Maia estaba sosteniendo su espada lista para atacar, pero sus cejas se estrecharon.

El viento durante el ataque de los lobos se suponía que era parecido a una cortina de humo. Si el golpe fuera efectivo, tu personaje quedaría ciego durante tres turnos. Y por lo tanto, usualmente usarías una táctica de golpear y correr, que te devolvería rápidamente a cualquier personaje que no pudiera ver.

O al menos, esa era la estrategia a utilizar en el juego.

Ahora el carruaje comenzaba a mecerse, casi como un pequeño bote meciéndose en el mar.

Quería saber qué estaba pasando afuera, pero no tenía ninguna posibilidad de mirar por la ventana. Todo lo que podía hacer era sostenerme en mi asiento.

Además de eso, estaba segura de que una criatura acababa de saltar y estrellarse contra el carro.

— ¡Aaahhh! no pude…

— ¡Kiara!

El carruaje casi había girado de lado.

Frenéticamente apoyé todo mi peso en el lado opuesto y golpeé la puerta.

Fue un escape estrecho. Pude regresar el carro a su posición correcta y evitar que se caiga de lado.

Sin embargo, me había tirado con demasiada fuerza y terminé rodando hacia afuera del carro.

— ¡Ay! —me queje a causa del dolor.

Al menos las puertas se abren desde el exterior. Y aunque había cometido un error tan grave como caer y rodar frente a otras personas, ahora no era el momento de avergonzarme. Me aseguré de que mi falda estuviera en el lugar correcto y decidí retroceder para no estorbar a nadie.

Pensé esto mientras me estaba levantando, pero luego lo vi.

— ¡Madame Beatrice!

A poca distancia del carruaje, la pierna de Madame Beatrice estaba siendo mordida por un lobo de viento, mientras caía al suelo.


[Kiara: Esto ha quedado en un punto crítico, ya quiero saber que pasara ¿y ustedes? De nuevo agradecemos a jawbrie por el excelente trabajo, que hace y por permitirnos seguir traduciendo la novela.]

[Ayanami: No puedes dejarme…dejarnos así  。・゚゚*(>д<)*゚゚・。 mi querer saber qué pasa después XD]

♥ ❤ ♥

               

| Índice |

6 thoughts on “¡No seré un enemigo! – Capítulo 24: Fuimos a detener a una persona sospechosa, pero…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *